Buscar en LA ABEJA:

Jueves, 20 de Setiembre 2018


Frase Cabecera 245px

Dec de Guerra
Escribe: Walter Guerrero.- Mientras unos se esfuerzan en demostrar su intolerancia, aprendida en las canteras del marxismo cultural y desconocen o no les interesa conocer que un día como hoy en 1879 Chile declaró la guerra al Perú (y a Bolivia), otros difunden rumores de golpe de estado aprovechando el desorden de la marcha de esos peones de la izquierda marxista y violentista. Entonces, el salitre fue la excusa chilena para apropiarse de las provincias de Arica y Tarapacá. La excusa del marxismo local y de los bisoños marchantes es la pataleta que les causa una candidatura que no les gusta.

Hoy como entonces, nos olvidamos de la historia y de recordar que la ignorancia es un enemigo que aún queda por vencer.

Hace exactamente 137 años, Chile aprovechó el incremento de impuestos decretado por el gobierno boliviano de entonces a la Compañía de Salitres y Ferrocarriles de Antofagasta (CSFA) que explotaba los nitratos del Salar del Carmen y las respectivas salinas. Casi cuatro décadas antes, el descubrimiento de grandes yacimientos de fertilizantes naturales en las provincias sureñas peruanas despertó la codicia chilena: en 1842, el presidente Manuel Bulnes envió una expedición para explorar estos territorios peruanos. Ese mismo año el Congreso chileno corrió la frontera con Bolivia, fijándola unilateralmente en el paralelo 23, mientras Bolivia oficiaba vagos reclamos señalando que su frontera estaba en los paralelos 26 (río Salado) o el 25 (río Paposo).

La práctica de “correr” la frontera y desconocer tratados no es novedosa. Los chilenos la volvieron a repetir con el “triángulo terrestre”, desconociendo la Línea de la Concordia, fijada por el Tratado de Lima (1929).

En 1873, Manuel Prado intentó controlar el comercio del salitre creando el correspondiente estanco; aunque para regular el comportamiento de los precios recurrió a la estatización de sus minas. El gobierno peruano, a través de Enrique Meiggs, representante de la Casa Gibbs, agente salitrero de Perú y Chile y propietaria del 34% de las acciones de la CSFA, compró las licencias bolivianas al sur de río Loa, para controlar los precios del salitre e imponer una mediación con Argentina y definir las fronteras bolivianas. Para eludir este riesgo, Chile terminó cediendo a Argentina la Patagonia a perpetuidad.

A principios de 1878, los chilenos de la CSFA continuaron produciendo salitre, a pesar que la Casa Gibbs presionó para limitar la producción del salitre boliviano advirtiendo eventuales presiones de este gobierno que dispuso el remate de los bienes de la CSFA. Así las cosas, en febrero de 1879 en Antofagasta había expectativas sobre una eventual participación del cónsul peruano, Manuel Antonio Seguín, en el remate de la CSFA.

Todo esto ocurría cuando Chile ya tenía en su poder los blindados Cochrane (1874), Blanco Encalada (1875), la cañonera Magallanes (1873), los transportes Amazonas (1874), Loa (1873), Rímac (1972) y Toltén, ese mismo año. Luego vendrían el Angamos (1879) y las torpederas Janaqueo y Vedette.

El bajón de precios del salitre condicionó a los sucesivos gobiernos peruanos a descuidar la defensa nacional, olvidando la doctrina Castilla: “Si Chile compra un barco, Perú debe comprar dos”. Chile optó por la talasocracia y la invasión. Perú por Lima.

El último blindado adquirido por el Perú fue el Manco Cápac (1869) y era un monitor, no estaban diseñado para combate en alta mar y fue usado como batería flotante de defensa costera. Terminó hundido por su propia tripulación en Arica para evitar cayera en manos del enemigo como ocurrió con el Huáscar que le sirvió a la Armada chilena para atacar puertos y caletas peruanos.

Ese 5 de abril de 1879 Chile tenía ya la agresión preparada. Ese mismo día la escuadra chilena bloqueó el puerto de Iquique. Unas semanas después, Grau, desde el Monitor Huáscar en la rada del Callao, escribiría a su esposa: “Como la vida es precaria en lo general, y con mayor razón desde que va uno a exponerla a cada rato, en aras de la patria, en una guerra justa, pero que será sangrienta y prolongada, no quiero salir a campaña sin antes hacerte por medio de esta carta varios encargos; principiando por el primero, que consiste en suplicarte me otorgues tu perdón por si creyeras que yo te hubiera ofendido intencionalmente… Nada más que pedirte, sino que me cuides a mis hijos y les hables siempre de su padre”.

Eso es lo que se olvida este 5 de abril y que reclamamos para nuestra patria. Se olvida por la misma razón que ocurrió la Guerra del 79: el desconocimiento y descuido de la misión que un gobernante y un elector deben tener por su país. Basadre nos habló de la promesa de la vida peruana y Gonzales Prada de un porvenir que nos debe una victoria. Promesas, porvenir y victorias de un país se construyen con esfuerzos colectivos que empiezan con educación y no con esos colectivos de medio pelo que hoy se reúnen al grito de “fraude”, agitando carteles de “todo está podrido”, “nueva constitución” o damitas que renunciando al pudor se pintan las piernas de aseptil rojo.

Mientras nuestros futuros dirigentes se alimenten de falacias en lugar de estudios que les permitan conocer de verdad, tendremos una gobernabilidad venida a menos. No formaremos esa elite reclamada por Basadre hasta su muerte. Seremos cómplices (y víctimas) de ese marxismo cultural empecinado en manipular a las masas que no podrá jamás conquistar en las urnas.

Pertenezco a una generación que culminó sus estudios universitarios en 1979. Ese año, varias promociones tomaron el nombre de “Nuestros Héroes de la Guerra del Pacífico”. Un compañero de estudios escribió esta mañana: “En estos momentos en que el país se pierde en nimiedades y discursos triviales, nos olvidamos de quienes son ejemplo de heroicidad y entrega por la Patria. Honor y Gloria a Nuestros Héroes de la Guerra del Pacífico”. Este es el 5 de abril que nunca debemos olvidar.

El Comercio

Col arriba
Correccion Disenso
Columna Contra MundumCol genealogia peruana
Columna Navegando
Columna PinceladasCol 002
Columna 09
Columna Patrimonium
Columna 11Col Dario Enriquez chico
Col Mirada legalCol 04Col Manifesto
Col morrocotudo
Col Ganzalez
Col A primera vistaCol 001Columna Pepe LaddCol dardo en el blanco
Col El higadoCol Libertad bajo palabraCol ElvisCol Homenaje RecuerdoCol 01
Col A tempo
Columna 14
Col La otraCol 02Col B CriolloCol Peruano AColumna 16Correccion Sin sendero
Col Aldea VCol 05Col Desde el solar trujillanoColumna 17Col CEPCol ENTREVISTASCol Varios

EXTRANJEROS TITULO
Extranjeros 01Correccion Pensando en voz altaCol boliviano
Extranjeros 02
EXTRANJEROS LechinCol Rusa sin BanderaExtranjeros 04Col Cubano 06Correccion Agustin LajeExtranjeros 05
Extranjeros 06
Extranjeros 07Col Venezuela futura
Extranjeros 08
Extranjeros 09Correccion Carlos Sanchez BerzainCol 03 CubanoExtranjeros 10

Si desea...

Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *