Correccion Agustin Laje Grande

abortion

Escribe: Agustín Laje (Argentina).- La razón abortista es, en rigor, muy poco razonable. Y es que lo razonable en una discusión seria sobre el aborto, en el marco de una sociedad que considere a la vida humana como primer derecho humano, estribaría en determinar en qué momento empieza la vida humana como tal. En efecto, si la vida es un bien que hemos de proteger, nuestro conocimiento sobre ella debería ser tan riguroso como fuera posible.

Pero semejante debate, en el marco de una sociedad moderna, merecería ser dado fundamentalmente por las ciencias que se ocupan de estudiar las condiciones naturales del ser humano. Los increíbles avances científicos y tecnológicos las hacen a ellas las candidatas más indicadas a la hora de brindar conocimiento riguroso al respecto.

Leer más...

drdrrrddddr

Escribe: Agustín Laje (Argentina).- En los 60, el malestar era moneda corriente en las izquierdas que procuraban desplegar una política radical en aquellos lugares del mundo que ya habían ingresado en la llamada “fase avanzada del capitalismo”. Y había, al menos, tres motivos para ello.

Primero, la clase obrera había sido integrada al sistema de mercado tras el sustancial aumento de riqueza que trajo la denominada “época de oro del capitalismo”. Segundo, en el proceso de trabajo, la energía mental pasó a ocupar un lugar cada vez más destacado en detrimento de la energía física, lo que afectó a la clase obrera en términos de cantidad, cohesión e identidad. Tercero, la propiedad se separó de la administración, lo que hizo que la estratificación social, lejos de simplificarse, se volviera más compleja.

De tal suerte, las esperanzas del advenimiento socialista se derrumbaban allí donde, conforme al marxismo clásico, debería llegar más rápido: en el mundo capitalista avanzado. Lo que se veía era exactamente lo contrario: socialismo en sociedades que ni siquiera se habían industrializado, como la cubana.

Pero la crisis de la izquierda pasaba, además, por otro lado. Stalin había muerto hacía no mucho, Khrushchev lo había condenado públicamente en 1956, y sus monstruosos crímenes ya eran tan patentes para todos que mirar para el costado no siempre era posible. La Unión Soviética, después de unas cuantas décadas de socialismo real, no se parecía al “reino de la libertad” que preanunciaba Marx; en rigor de verdad, parecía todo lo contrario.

Leer más...

3femimoda

Escribe: Agustín Laje.- La composición etaria de los movimientos sociales que devienen rápidamente en movimientos de masas dice mucho, no sólo sobre ellos mismos, sino sobre la sociedad en general. Y, en este sentido, nunca ha dejado de llamarme la atención el hecho de que el movimiento feminista, contracultural en sus orígenes, se haya convertido hoy en el lugar de encuentro de adolescentes que, ahora como antes, precisan abordar el tren de la moda para no desentonar con su entorno social.

La moda no es un mero capricho humano. Es, más bien, la respuesta social al contradictorio deseo humano de integrarse y, al mismo tiempo, distinguirse. Tal es la dialéctica de la moda, bien reconocida por Georg Simmel cuando anotaba que “La moda nunca se limita a ser. Existe en un permanente estado de devenir”.

Leer más...