Buscar en LA ABEJA:

Lunes, 11 de Diciembre 2017


Frase Cabecera 245px

59befcb72ffbd.r 1505688780288.16 44 965 590

Escribe: José Romero.- Los rumores sobre la conformación del “nuevo” gabinete se confirmaron con el juramento del mismo en Palacio de Gobierno teniendo como “asistente y garante” al virtual congresista pepekausa Kenji Fujimori.

Fue el corolario de una maniobra que se orquestó con la “asesoría” de opinólogos antifujimoristas quienes pensaron que la mejor manera de enfrentar a la bancada mayoritaria en el Congreso era provocando una situación conducente a un cierre del Congreso.

¿Pero cuál fue la razón de esta maniobra? ¿Fue preservar un trabajo exitoso? ¿Acaso el Poder Ejecutivo presenta escasos resultados por el freno que representa la labor fiscalizadora del Congreso? Claro que no. La incapacidad de la gran mayoría de los exministros es la gran razón para que el Perú en vez de evolucionar haya involucionado. Así lo entiende la gran mayoría de peruanos cuya opinión se refleja en las encuestas de opinión que los propios medios afines al “desgobierno” han publicado.

 

Ante la amenaza que la entonces ministra de “educación” sea censurada, se orquestó un pedido de “reiteración de confianza”, figura no contemplada en la Constitución por lo que tuvieron que reformular su pedido pidiendo “un voto de confianza” para el Gabinete. ¿Era pertinente ello? Claro que no. Aquí no estaba en juego ninguna “política de gobierno” que defender e incluso siquiera “la cabeza” de la exministra Martens. Volvemos a decirlo. Aquí lo que estaba en juego eran ideas descabelladas o quizás frenar el trabajo de la Comisión Lava Jato y de esa manera que algunos presuntos implicados no tengan que afrontar los cuestionamientos sobre su participación en presuntos actos de corrupción.

Lo cierto es que el “pedido de confianza” no era procedente y lo que debió hacer el Congreso es devolver la solicitud indicando su improcedencia y presentar el pedido de censura contra Martens. El haber aceptado siquiera debatir el “pedido de confianza” sienta jurisprudencia y “castra” al Congreso en sus atribuciones para fiscalizar y consecuentemente interpelar o censurar ministros incapaces o corruptos. Cualquier intento para ello será frenado con “un segundo pedido de confianza” y al ser negado, procedería el consiguiente cierre del Congreso y convocatoria a nuevas elecciones parlamentarias. Cabe señalar que algunas encuestas arrojan aún resultados más alarmantes para el gobierno, una mayoría de Fuerza Popular aún más aplastante, pero que siendo ese riesgo aún distante, están dispuestos a afrontarlo.

Tras la negación del voto de confianza, pedido que se hizo a nombre del Gabinete, entendiéndose pedido de confianza para TODOS Y CADA UNO de sus integrantes, el Gabinete en pleno presentó su renuncia (como constitucionalmente correspondía). Frente a ello salieron algunas voces “pechando” al Congreso (sobre todo los congresistas de Belaúnde y Costa) que promovían una opción provocadora para que presidiera el Consejo de Ministros el censurado ex ministro Jaime Saavedra e incluso, volver a presentar de nuevo a todo el gabinete.

Cabe señalar que la Constitución no contempla una fórmula clara sobre qué hacer en estos casos y siendo así quedaba la posibilidad de una interpretación constitucional, habida cuenta que no se ha dictado normas de desarrollo constitucional que cubran esos vacíos.

Acto seguido, comenzaron a circular rumores sobre solo 6 cambios de un total de 18 ministros y un Presidente de Consejo de Ministros. Como respuesta, voceros de Fuerza Popular negaron toda posibilidad de que esta burla se consumara, incluso en el mismo día de la discusión de la “moción de confianza”.

¿Por qué decimos que ello era una burla? Pues sencillamente apelamos al sentido común para explicar esto. Si se presentan a un examen o concurso 19 candidatos y ninguno aprueba los requisitos de éste, no es posible que ni todos ni una parte de los reprobados tengan la posibilidad de volverse a presentar a un nuevo concurso donde se busquen – bajo las mismas condiciones- los 19 que ocupen los puestos ofrecidos. Tan simple como que “1 + 1=2”.

Sin embargo y como que en el Perú “puede llover hacia arriba”, el Presidente presentó un “nuevo gabinete” donde a 13 de sus miembros ya se les había denegado la confianza. Una burla más que se consumó con la actitud timorata de la principal fuerza opositora. ¿Qué diferencia podía haber si el Presidente presentaba de nuevo todo el gabinete sin confianza como nuevo? Ninguna. ¿Qué más daba 13 o 19? ¡Nada!

Luego de la juramentación del “nuevo gabinete” entre gritos y aplausos, la lideresa del Fujimorismo, Keiko Fujimori; el Presidente del Congreso, Luis Galarreta, miembro de la bancada de Fuerza Popular así como el vocero de esta bancada, Daniel Salaverry lanzaron sendos tuits al ciberespacio mostrando su complacencia por el “nuevo” Gabinete Araoz compuesto por 13 ministros a los cuales se les había retirado la confianza y seis “nuevos” ministros, dos de los cuales ya se han puesto el fajín en los pasados gobiernos de Perú Posible (Alejandro Toledo) y el APRA (Alan García); otro ha sido viceministro de la cartera que hoy preside en los dos mencionados gobiernos y una cuarta ya ha sido viceministra en el actual régimen. Solo dos “nuevos”. ¿No hay más a quién recurrir?

¿Qué debió hacer la bancada de Fuerza Popular? Anunciar que la Comisión de Constitución iba a evaluar la pertinencia de esta burla y una vez tomada una posición principista comunicar al Presidente de la República que para fines de un “pedido de confianza”, el Gabinete estaba incompleto y que debían completarlo con 13 nuevos ministros. Incluso creo que debería –en ese caso- evaluarse si se habría cometido alguna infracción constitucional o se estaría provocando un “golpe constitucional” a todas luces ilegal, por su origen y sus motivaciones.

Lamentablemente, repetimos, el actual Congreso no solo “se ha puesto la soga al cuello y se ha castrado” sino que ha sentado jurisprudencia para que a partir de ahora la incapacidad y la corrupción no tengan freno alguno. Tanto que se apelaba a preservar la “Institucionalidad” y terminamos capando a las Instituciones. Cómo dice el dicho, “dos veces no se capa al gato”; por lo que ya no será necesario hacerlo de nuevo. Bastará llamar al “fantasma del cierre del Congreso” para que todos “recobren la conciencia”.

¡Pobre Perú!

Col arriba
Correccion Disenso
Columna Contra MundumCol genealogia peruana
Columna Navegando
Columna PinceladasCol 002
Columna 09
Columna Patrimonium
Columna 11Col Dario Enriquez chico
Col Mirada legalCol 04Col Manifesto
Col morrocotudo
Col Ganzalez
Col A primera vistaCol 001Columna Pepe LaddCol dardo en el blanco
Col El higadoCol Libertad bajo palabraCol ElvisCol Homenaje RecuerdoCol 01
Col A tempo
Columna 14
Col La otraCol 02Col B CriolloCol Peruano AColumna 16Correccion Sin sendero
Col Aldea VCol 05Col Desde el solar trujillanoColumna 17Col CEPCol ENTREVISTASCol Varios

EXTRANJEROS TITULO
Extranjeros 01Correccion Pensando en voz altaCol boliviano
Extranjeros 02
EXTRANJEROS LechinCol Rusa sin BanderaExtranjeros 04Col Cubano 06Correccion Agustin LajeExtranjeros 05
Extranjeros 06
Extranjeros 07Col Venezuela futura
Extranjeros 08
Extranjeros 09Correccion Carlos Sanchez BerzainCol 03 CubanoExtranjeros 10

Si desea...

Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *