Buscar en LA ABEJA:

Viernes, 26 de Mayo 2017


Frase Cabecera 245px

Cab 001

conejito

Escribe: Parcy Hartley.- Desde niño me llamó mucho la atención en particular la presencia de los conejitos de pascua (especialmente de chocolate) que adornaban de manera curiosa los días próximos a las fechas de Semana Santa y no encontraba mucha explicación entre la fecha, la celebración y los graciosos animalitos saltarines.


Muchos años después en mi primer viaje a Alemania tuve la oportunidad de vivir allí precisamente los Cinco Domingos de Cuaresma, el Domingo de Ramos, Jueves y Viernes Santo y la Pascua de Resurrección.


Coincidente con la cercanía de la primavera, era sorprendente ver las decoraciones propias del tiempo de pascua, conejos de todas las formas, tamaños y colores pero sobretodo los maravillosos huevos de chocolate en platinas multicolores. Y claro, mi consigna fue encontrar la respuesta a la pregunta, en su fuente de origen por excelencia.

Los pueblos antiguos del norte europeo tienen en la liebre un símbolo de inocencia, alegría y espíritu de gozo. Sin duda hay alguna relación a los vocablos “ Easter “y “ Oster “ con festividades paganas y en las concepciones mitológicas antes de Cristo.

El conejo fue siempre tomado también como símbolo de la fertilidad y en Alemania se convirtió en una tradición el Osterhase (conejo de pascua). Pero esta leyenda es trasladada de forma bellísima y propia del alma inocente alemana adaptando la fiesta pagana en las tradiciones cristianas. Y cuenta la misma que una vez colocado el cuerpo de Cristo en el sepulcro, había dentro de la cueva un conejo escondido, el que muy asustado veía como todos lloraban y le dio también tristeza ver a Nuestro Señor muerto.

Leer más...

retssda

Escribe: Percy Hartley.- Et Verbum caro factum est (Jn. 1,14). Los Evangelios nos manifiestan con alegría la dichosa frase corolario del Angelus, motivación sin duda e inspiración del afamado artista toscano Guido de Pietro da Mugello, para nosotros conocido como Fra Angelico. A propósito del dilecto día cuya fiesta se celebra precisamente hoy, me vino el recuerdo de su excelsa mise-en-scene pictórica llamada Anunciación en el retrato perfecto y notablemente inocente, casi diría medieval en su estilo pese a ser hecho en pleno renacimiento italiano. ¡Qué trazos tan genuinamente contemplativos, qué colores tan suaves! Contra todos mis pronósticos, ¡Era un retablo! Pues sí queridos lectores. La famosísima Anunciación de Fra Angelico no es cuadro. Es un maravilloso conjunto pictórico compuesto de un cuadro principal y cinco predelas o cuadros secundarios que forman un conjunto artístico magnífico, originalmente realizado (queda clarísimo) para una Iglesia dominica y que ahora forma parte de la extraordinaria colección que alberga para mí uno de los museos más bellos de Europa (quien sabe, del mundo entero). Estoy refiriéndome por supuesto al majestuosamente encantador Museo del Prado.

Notable en su arquitectura y ubicación de privilegio, tan cerca del afamado Hotel Ritz como del magnífico Ayuntamiento y Cibeles, cierra con lujo una reciente visita a Madrid, tan pendiente como necesaria, tan grata para el bien del alma.

No podemos restar méritos y vaya que lo tienen, por lo que albergan y por lo que son el Louvre y los afamados museos parisinos como Orsay o Rodin, el Vaticano y la gloria de sus techos y gobelinos en las paredes de los corredores coronados por celebérrima Capilla Sixtina e incluso la intrépida National Gallery en Trafalgar Square. Pero el Prado, es el Prado.
¡Qué selección de lujo! Tintoretto, Veronés, Rubens, Rembrandt, Caravaggio, Poussin, Zurbarán, Murillo, van Dyck, Sorolla, Durero (aquí está su autorretrato) , El Bosco, Rafael, Tiziano, Moro , Mantegna…

Leer más...

rue bac

Escribe : Percy Hartley.- Este dato es la dirección de un lugar imperdible en Paris. Tome usted cualquier conexión de Metropolitain que lo lleve a Sevres-Babylone. Camine derechito al parque que se mostrará de frente. Siga y confíe.

Prepárese para un gran acto de admiración anímica (del alma). No es precisamente el conocido taller de Louis Vuitton en el Bon Marché (no Mes Dames no estaba pensando en eso) tampoco es la Sorbonne (algo más lejos) el Museo Rodin o los fastuosos Jardines de Luxemburgo. Es la pintoresca y atrevida Rue du Bac, humilde, sencilla y casi inadvertida, pero que pasaría a ser el lugar donde en 1830, parte de la historia del mundo contemporáneo cambió.

En realidad el dato de calle y número es solo eso. Un dato. No se necesita, realmente. Vaya usted querido lector de Fe, siga caminando y lea con cuidado estas precisas instrucciones. Luego respire algo de dulzura de vivir parisina y dese una vueltita por la Maison du Chocolat y todos los templos de gateaux que le circundarán, pase por la Grand Epicerie y deléitese con la majestuosa colección de epicería en ese templo inconfundible del complemento del sabor que hace Francia de Francia, envidia de nuestro mercado central caponés. ¡Aret! Deje de lado este ritual terrenal, que lo bueno viene a continuación. Nada de mapas, ni preguntas. Solo déjese llevar por la gracia y bendición del lugar. ¿Ya sintió los ángeles? Pues sí, no se necesita el dato. Siga por la Rue de Babylone y doble a la izquierda en la Rue du Bac. La bendición del lugar a metros de distancia es impresionante. Los ángeles que custodian el lugar ya hicieron contacto con el suyo de la guarda y con gusto lo estarán guiando y recibiendo. ¿Bonjour Monsieur, va bien? Merci.

Estamos en la Capilla de la Medalla Milagrosa. Ingrese Usted por el pasaje principal, lea algo de la historia de las Hijas de la Caridad descrita en las paredes. Conozca algo de Santa Catalina Labouré. ¿Tiene ya su medallita? En la tiendita hay múltiples opciones. Una amable monjita le dará la bienvenida en su idioma, solo háblelo. ¿Está preparado para ver lo que sigue? Si llegó en horario de Misa pues… ¡Touché! Bonus adicional. Ingrese y contemple. En ese momento eran las cinco de la tarde. La luz del sol daba en los ventanales como rayos de misericordia. Los cánticos celestiales le imprimían un único ambiente de recogimiento e invitaban a rezar de rodillas. ¿Es que Ella está aún ahí? Sí pero no. Bueno, ese es el lugar, la silla, el altar, quizás los atriles, los ornamentos. Pero dejó su presencia sin duda. Nadie lo podrá dudar. El aire que se respira es sagrado. Los impulsos de sensibilidad son infalibles. Se siente en Lourdes, lo sentí en el Monte Tepeyac (Guadalupe, México ) , en Las Lajas ( sur de Colombia) y en cada santuario mariano que he tenido la gracia de visitar. A rezar. A pedir. A agradecer. ¡Casi cincuenta años y tercera vez en Paris para poder recién ver esto! No importa. Las voces no mentían…

Leer más...

saintchappell1

Escribe: Percy Hartley.- Hubiese sido genial escribir estas líneas degustando de un buen café y crépe de chantilly (gusto que sí tuve) desde una estratégica mesa al lado del ventanal, en el café que contempla en pleno el bello pórtico y frontis del Palacio Real (hoy Ministerio republicano revolucionario de Justicia) en la Isla de la Cité del Río Sena, en el corazón de Paris que alberga, entre otras maravillas, la Catedral de Notre Dame y la estatua ecuestre del gran Carlomagno. Nunca antes en anteriores visitas a Paris, tuve el placer tan celestial de visitar esta genuina joya. Pero a la tercera fue la vencida.

El privilegio de ser la Hija Primogénita de la Iglesia sin duda hizo de Francia una inspiración en el arte y las costumbres de su pueblo y eso es parte de su arquitectura, pero en especial del llamado gótico radiante, lleno de vida, de color y de luz.

San Luis IX Rey de Francia, hijo de Blanca de Castilla encargó a Pierre de Montreuil en el año 1241 la construcción dentro del Palacio Real de una Capilla que albergase, con toda grandeza pero a la vez dulzura, las reliquias que había obtenido en Siria y Constantinopla, nada menos que de la Corona de Espinas, leño de la Cruz, el hierro de la lanza y otras piezas de culto. No cabe la menor duda de la inspiración angélica de ambos al idear tan maravillosa muestra de arte enaltecido por la Fe y nobleza de sus almas. ¡Si pudiéramos por un momento visitar el cielo y tener un recuerdo de esta visita en la tierra, esta sería la Sainte Chapelle!

Cuanto esplendor, cuanta belleza y sacralidad. Se accede primero a una Capilla Baja, dedicada a la Santísima Virgen, donde ya parece ser un amigable salón de recepción del Cielo. Y cuánta razón en el simbolismo de tan augusta recepción.

Las columnas revestidas en fondo azul con flores de lis doradas ya nos refieren a la Francia gloriosa y los castillos dorados en fondo rojo el homenaje a su linaje español, en recuerdo de la madre del Rey. Qué maravillosa sensación se tiene al subir unas estrechas escaleras, literalmente tomado por la sensación de estar subiendo al Cielo y de pronto maravillarse con el impresionante juego de vitrales inspirados en el Antiguo Testamento que rodean el relicario (lamentablemente hoy vacío) que forman en conjunto uno de los ambientes más sublimes creados por la mano del hombre para guardar tan divinas piezas. El rosetón tiene como motivos el Apocalipsis. ¡Un souvenir del cielo en la tierra para guardar legados en la tierra del cielo! Eso fue la Sainte Chapelle sin duda.

Leer más...

Col arriba
Correccion Disenso
Columna Contra MundumCol genealogia peruana
Columna Navegando
Columna PinceladasCol 002
Columna 09
Columna Patrimonium
Columna 11Col Dario Enriquez chico
Col Mirada legalCol 04Col Manifesto
Col morrocotudo
Col Ganzalez
Col A primera vistaCol 001Columna Pepe LaddCol dardo en el blanco
Col El higadoCol Libertad bajo palabraCol ElvisCol Homenaje RecuerdoCol 01
Col A tempo
Columna 14
Col La otraCol 02Col B CriolloCol Peruano AColumna 16Correccion Sin sendero
Col Aldea VCol 05Col Desde el solar trujillanoColumna 17Col CEPCol ENTREVISTASCol Varios

EXTRANJEROS TITULO
Extranjeros 01Correccion Pensando en voz altaCol boliviano
Extranjeros 02
EXTRANJEROS LechinCol Rusa sin BanderaExtranjeros 04Col Cubano 06Correccion Agustin LajeExtranjeros 05
Extranjeros 06
Extranjeros 07Col Venezuela futura
Extranjeros 08
Extranjeros 09Correccion Carlos Sanchez BerzainCol 03 CubanoExtranjeros 10

Si desea...

Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *