Buscar en LA ABEJA:

Miércoles, 23 de Mayo 2018


Frase Cabecera 245px

lourdes

Escribe: Percy Hartley.- Un pequeño pueblo bañado por el Gave, una aldea de pastores y la santidad de Bernardette Soubirous cambiaron la historia de esta bellísima región de los altos pirineos para siempre.

Ni el eterno viaje de ocho horas desde Barcelona, cambiando de trenes en Narbonne, Carcassone y Toulouse, el calor abrasador de la estación veraniega europea o cansancio pueden restarle emoción al maravilloso momento de llegar a Lourdes. Beneficiados por la luz de día aún perdurable hasta casi las diez , un breve recorrido turístico basta para darse cuenta que con los años la Fe aquí está más viva que nunca y totalmente reverdecida por los miles de peregrinos de todas partes del mundo que bandera en mano se congregan desde muy lejos para venerar la delicada gruta, lugar de las apariciones y la impresionante Iglesia, cuyo arte decorativo alusivo es tan majestuoso como su imponente estilo de castillo medieval, con ribetes de oro y cuadros en mosaico, deleite del viajero, que reposa la vista y el alma en la belleza del paisaje como en cuadro de cuento, aliviado por la frescura del río, cristalino y sosegado.

Todo es paz, ¡Qué paz! y todo es Fe, ¡Qué Fe! en Lourdes. Lo primero que impresiona, pese a la babel de lenguas que se escucha a cada medio metro es el respeto por la sacralidad y el silencio penitente, enaltecido por la oración. Lourdes es un ejemplo de paz de Cristo porque aquí Él reina y contrasta absolutamente porque en la agitación no se le encuentra.

Ya viéndolo con detalle y nunca mejor recibidos por San José con el Divino Niño en brazos quienes nos dan la bienvenida en el pórtico de ingreso, cada ángulo del Santuario es una notable obra de arte y qué preciso el momento en que el atardecer resalta los dorados y le da un brillo de cielo. Coronados los ingresos por un corredor circular de santos franceses, nos alegra encontrar al marianísimo San Luis María Grignon de Montfort, al que pedimos interceda por nuestras intenciones.

Escribo estas líneas en pleno tren, camino de Barcelona a Madrid, para no olvidar ningún detalle de los vividos ayer, en uno de los días más intensos de mis casi cincuenta de vida. En este justo momento y parando en Zaragoza, detengo mi relato un momento para agradecer desde aquí a la Pilarica, por los inmerecidos obsequios estos días recibidos. Continúa el tren y continúo yo, pidiéndole a la Dama del Pilar que me también me traiga algún día por aquí para rezarle.

Pero vamos a la gruta al lugar real por el que vine. ¡Qué devoción de los peregrinos! No puede negarse la emoción de ver el manantial incompresible para los ojos de la lógica del mundo pero comprensible para la lógica de la bondad de Dios. Tocar sus piedras y sentir el rocío de sus aguas cayendo filtradas desde el techo de la gruta equivale a sentir la caricia de su bendición o el consuelo del remedio del dolor de cuerpo y alma que se anhela para uno o para los suyos.

Tenía una pequeña lista que devino en grande, tratando de recordar a todos mis amigos y familiares, vivos y muertos. Luego de rodillas mirando la pequeña cueva, me atrajo una inscripción que aun no entiendo por qué está en español, dice que era y es la Inmaculada Concepción.

Las bancas frente al candelabro de múltiples velas encendidas te invitan a rezar devotamente el rosario y la suave brisa del Gave, el olor a flor primaveral y la frescura del viento te trasladan a un lugar de oración y petición de gracias, que sin duda son abundantes para el peregrino.

Lo mejor de la fiesta viene después con la multitudinaria procesión de las velas a las nueve de la noche, que aún es día, claro. Los cientos de enfermos en muletas o silla de ruedas venidos de todos los confines de la tierra, ayudados por enfermeras, monjas o voluntarias nos recuerdan uno de los carismas más singulares de la madre Iglesia y cómo sus hijas practican humilde y desprendidamente la caridad. Ellos presiden el cortejo, seguido del anda y luego vienen las miles de cofradías y personas de toda edad, nacionalidad, color y raza que se entremezclan en este universo llamado Lourdes.

La entonación al inicio de la procesión en coro del Credo en latín emociona hasta las lágrimas, seguido de los rezos del Rosario, que por ser viernes fue doloroso. Cada misterio en idioma diferente. Qué dulce fue escuchar un Je vous salue Marie, aunque sorprenden idiomas como el tagalo, coreano, croata o el polaco, pueblo muy católico recientemente bendecido por Dios con un Papa santo. Y cada decena terminada, también por ser viernes con certeza, se entonaba el Stabat Mater Dolorosa.

El cortejo avanza lento por el camino parabólico que da la vuelta a un gran jardín, donde todos siguen a la Virgen como hijos, ondeando sus banderas con firmeza y entusiasmo, elevando las miles de velas encendidas como en oración.
Y como digno fin de fiesta, un juego de campanadas recitaba el Ave María, seguida de doce golpes, indicando que ya es medianoche y el santuario nos dice adiós.

Peregrino, venga un día a llenar y llevarse en galonera su agua de Lourdes bendita. La bebí, me refresqué, hice mil veces la señal de la cruz con ella y le seguí agradeciendo por tanta dicha. Rece en confianza por ello, porque el que busca encuentra la oportunidad si Dios lo permite, como hizo con este humilde servidor.

Francia, qué santidad de tus tierras, qué alegría de tus santos en el cielo, qué manantial de gracias brota de ti, Oh Francia, qué glorioso tu pasado y qué esperanza para tus hijos, futuros custodios de los tesoros que guardas, terminando esta crónica exactamente como el de Montfort en su Tratado de la Verdadera Devoción y a esto aludido, pensando en tu vocación y tu despertar en un futuro de gloria también para ti, Oh Francia, hija primogénita, parafraseando al santo cómo él decía: expectans expectavi.

eslourdes232

 

Col arriba
Correccion Disenso
Columna Contra MundumCol genealogia peruana
Columna Navegando
Columna PinceladasCol 002
Columna 09
Columna Patrimonium
Columna 11Col Dario Enriquez chico
Col Mirada legalCol 04Col Manifesto
Col morrocotudo
Col Ganzalez
Col A primera vistaCol 001Columna Pepe LaddCol dardo en el blanco
Col El higadoCol Libertad bajo palabraCol ElvisCol Homenaje RecuerdoCol 01
Col A tempo
Columna 14
Col La otraCol 02Col B CriolloCol Peruano AColumna 16Correccion Sin sendero
Col Aldea VCol 05Col Desde el solar trujillanoColumna 17Col CEPCol ENTREVISTASCol Varios

EXTRANJEROS TITULO
Extranjeros 01Correccion Pensando en voz altaCol boliviano
Extranjeros 02
EXTRANJEROS LechinCol Rusa sin BanderaExtranjeros 04Col Cubano 06Correccion Agustin LajeExtranjeros 05
Extranjeros 06
Extranjeros 07Col Venezuela futura
Extranjeros 08
Extranjeros 09Correccion Carlos Sanchez BerzainCol 03 CubanoExtranjeros 10

Si desea...

Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *