Buscar en LA ABEJA:

Miércoles, 21 de Febrero 2018


Frase Cabecera 245px

lepanto

Escribe: Percy Hartley.- Barcelona, la majestuosa capital de Cataluña y su Barrio Gótico. Belleza arquitectónica total, aunque confieso que este emblemático espacio de la algo me recuerda a las callejuelas de Venecia rumbo al Rialto. Pero con todo, simplemente un lugar lleno de encanto, de finura en acabados y de esmerados decorados artísticos. Y coronando el apreciado Barrio, nada menos que la impresionante, muy señorial y muy gótica Catedral de la Santa Cruz de Barcelona, que por cierto aprovecho en esclarecer es ésta y no la Sagrada Familia de Gaudi, la que pues ante todo no es más que una apreciable Iglesia en estilo típico citadino propio del art noveau mezclado con colorido cerámico del 1900 y algo de surrealismo filo-(Salvador) Dalista, que es a lo que me recuerda su sobredimensionada arquitectura inconclusa. ¿Será mejor apreciada ya concluida? Pues quien sabe, pero cuando la vi por vez primera me pareció la Iglesia de Piedradura, donde iban a Misa los Picapiedra y los Mármol. Sinceramente, eso opino, aunque discreparán muchos. Casi que solo le faltan los relojes principales en las torres medio derretidos. ¡Se le pasó a Gaudí ese detalle! Bueno, cuestión de gustos mis lectores y respeto a los que opinen en contra. Y aquella no es del mío, está clarísimo.

Y volvamos al arte gótico. La Catedral en su altar principal destaca en sótano la bendecida presencia de las reliquias de la santa patrona catalana Eulalia, emulando muchas iglesias romanas como Santa María Maggiore (pesebre) y la propia Basílica de San Pedro, ambas en la ciudad eterna.

Pero antes, ingresando y siendo maravillado por su templanza y buena disposición de los altares, del color autóctono, algo sombrío y muy sephia de la piedra pero enaltecido con los multicolores vitrales en genial contraste, los que amparados en la luz dan un toque místico y muy religioso al lugar, debemos ingresar al altar derecho, al del Cristo de Lepanto.

Qué representación tan morena y tan bella de Nuestro Señor, con la dolorosa a los pies en una muy medieval escena, perfectamente encuadrada en el altar. Tuve la dicha de llegar a Misa temprano y poder comulgar delante de las nobles figuras. Verdaderamente un privilegio que originalmente lo tuvieron los santos guerreros y héroes neo-cruzados del SXVI; quizás en plena mar greco- mediterránea, quizás previo al furor de la batalla, quizás siendo próximos testigos del corajudo milagro de Lepanto, de las fuerzas otomanas en doble o triple.

 

Repasemos la historia de Lepanto según Google y cito en crédito, queridos lectores. Es verdad que a muchos más les habrá de sonar más por su famoso “ Manco “ Cervantes Saavedra, autor luego del Quijote, pues es verdad que en aquella batalla perdiera la movilidad de la mano izquierda y de ahí el sobrenombre. Vamos más allá repasando entonces. Tuvo lugar el 7 de octubre de 1571 cerca de la ciudad griega de Náfpaktos (Lepanto en italiano y de ahí al español).

Se enfrentaron en ella la armada del Imperio Otomano contra la de una coalición católica, llamada Liga Santa, formada por el Reino de España, los Estados Pontificios, la República de Venecia, la Orden de Malta, la República de Génova y el Ducado de Saboya.

Los católicos, liderados por Juan de Austria hermanastro de Felipe II, resultaron vencedores, y se salvaron solo treinta galeras otomanas. Se frenó así el expansionismo otomano en el Mediterráneo oriental durante algunas décadas y se provocó que los corsarios aliados de los otomanos abandonaran sus ataques y expansiones hacia el Mediterráneo occidental.

Y es en ese fragor que una bala de cañón enemiga con mucha puntería se acercaba peligrosamente y directo al Cristo, lo que hubiera significado un impacto psicológico terrible y en contra, pues la desmoralización iba a ser fatal. Pero el Cristo, muy torero Él, hizo un milagroso “quite “como todos los testigos afirman y evadió la cuasi fatídica bala de cañón, quedando para siempre y para catalán recuerdo de esa milagrosa escena que es venerada en Barcelona hoy y que al contrario, significó tanto para los heroicos soldados que les dio todo el ímpetu necesario para vencer en batalla y detener la flota turca.

El glorioso y atrevido Lepanto era seguido de forma mística por San Pío V en Roma, quien certificara en vivo y en directo la emocionante victoria. Y estos días, los nuestros, los que se avecinan, ¿Podremos pensar en una histórica nueva victoria en una idealista nueva Lepanto? Otros imperios, otros intereses amenazan la cristiandad entera. ¿Tendremos acaso un Pío V o un Juan de Austria ? Repito la frase anterior final del artículo sobre Lourdes, autoría de San Luis María Grignon de Montfort en su Tratado Mariano, ¡Expectans expectavi !

Col arriba
Correccion Disenso
Columna Contra MundumCol genealogia peruana
Columna Navegando
Columna PinceladasCol 002
Columna 09
Columna Patrimonium
Columna 11Col Dario Enriquez chico
Col Mirada legalCol 04Col Manifesto
Col morrocotudo
Col Ganzalez
Col A primera vistaCol 001Columna Pepe LaddCol dardo en el blanco
Col El higadoCol Libertad bajo palabraCol ElvisCol Homenaje RecuerdoCol 01
Col A tempo
Columna 14
Col La otraCol 02Col B CriolloCol Peruano AColumna 16Correccion Sin sendero
Col Aldea VCol 05Col Desde el solar trujillanoColumna 17Col CEPCol ENTREVISTASCol Varios

EXTRANJEROS TITULO
Extranjeros 01Correccion Pensando en voz altaCol boliviano
Extranjeros 02
EXTRANJEROS LechinCol Rusa sin BanderaExtranjeros 04Col Cubano 06Correccion Agustin LajeExtranjeros 05
Extranjeros 06
Extranjeros 07Col Venezuela futura
Extranjeros 08
Extranjeros 09Correccion Carlos Sanchez BerzainCol 03 CubanoExtranjeros 10

Si desea...

Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *