Buscar en LA ABEJA:

Jueves, 19 de Octubre 2017


Frase Cabecera 245px

angel de la paz 0

Escribe: Percy Hartley.- Y pido perdón por lo que no creen, no esperan, no adoran y no os aman. Así de sencilla, así de bella es la oración del Angel de Portugal. Esta crónica viajera es nuevamente matizada por un aire religioso, porque el destino de viaje es necesariamente religioso.

Entao, meus amigos, inicio esta narración partiendo (ayudado por cancelación de un vuelo desde Alemania) de la dulce ciudad de los azulejos, la encantadora Porto (crónica asegurada aparte ) , por una nueva, impensable pero feliz coincidencia hacia Fátima y en preparación a la experiencia que obliga limpieza de corazón para poder recibir, cual Comunión espiritual, la misma presencia de nuestra Divina Madre y sus advertencias a la humanidad hace cien años a tres humildes campesinos, solo dueños de una fe engrandecida por la oración.

 

Así también como el Angel de Portugal nos enseñó esta oración preparatoria a la venida de Nuestra Señora de Fátima el año previo a 1917, en tres ocasiones, he considerado pertinente recordarla y asumir ese estado de espíritu y tomada como una impensada bendición, ya que este año, precisamente del Centenario de las apariciones , creo y espero poder amar y adorar a Dios, y que mejor que desde Cova de Iría, desde el lugar que fuera escogido en el encantador Portugal, para conservar la Fe y advertir al mundo, que no olvide de hacer la voluntad de Dios, con el auxilio de la oración y reparar las ofensas con que es ofendido, que es el tema en que ubico propiamente a este artículo y no en detalles de profecías ni interpretaciones de las mismas.

Es así que en ese ánimo, medito en las apariciones del Ángel con la finalidad de intentar prepararme convenientemente en oración para el momento en que pueda tener por nuevo e impensado milagro, esa futura y nueva experiencia turístico-religiosa y que complemente maravillosamente la vivida en Lourdes el pasado junio y qué mejor, cerrando las celebraciones del Centenario.

Nos encomendamos a todas las oraciones y pedidos de nuestros lectores, familiares y amigos y con el corazón contrito, les prometo rezar por cada uno de ustedes en Fátima.
Solo pídanlo a mi muro de Facebook o al pie de este artículo en nuestra columna viajera de Laabeja.pe, que serán especialmente considerados.

Pero ¿qué enseñanza nos dejó el Angel, qué quizo Dios preparar?

Lo mejor que puedo hacer de buena fe y sin pretender asumir conocimientos de un tema que no domino, es transcribirlo en resumen. Y aquí va mi transcripción, tomada de la fuente directa que tengo a mano, lo que reveló mi búsqueda en google.

Entonces es así y abro comillas : “ Antes de las apariciones de Nuestra Señora, Lucía, Francisco y Jacinta (Lucía de Jesús dos Santos, y sus primos Francisco y Jacinta Marto, todos residentes en la aldea de Aljustrel, parroquia de Fátima) tuvieron tres visiones del Ángel de Portugal, o de la Paz.

Primera Aparición del Ángel
La primera aparición del Ángel tuvo lugar en la primavera o en el verano de 1916, en una gruta del “outeiro do Cabeço”, cerca de Aljustrel, y se desarrolló de la siguiente manera, conforme narra la Hna. Lucía:

Sólo habíamos jugado unos momentos cuando un viento fuerte sacude los árboles y nos hace levantar la vista para ver qué pasaba, pues el día estaba sereno. Comenzamos a ver, a cierta distancia, sobre los árboles que se extendían en dirección al este, una luz más blanca que la nieve, con la forma de un joven transparente más brillante que un cristal atravesado por los rayos del sol.

A medida que se aproximaba fuimos distinguiendo sus facciones: era un joven de unos catorce o quince años, de una gran belleza. Estábamos sorprendidos y absortos; no decíamos ni una palabra.

Al llegar junto a nosotros nos dijo:
– “No temáis, soy el Ángel de la Paz. Rezad conmigo”.
Y arrodillándose, inclinó su frente hasta el suelo. Llevados por un movimiento sobrenatural, le imitamos y repetimos las palabras que le oímos pronunciar:
– “Dios mío, yo creo, adoro, espero y te amo. Te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman”.
Después de repetir esto tres veces se irguió y dijo:
– “Rezad así. Los Corazones de Jesús y de María están atentos a la voz de vuestras súplicas”.
Y desapareció.

El ambiente sobrenatural que nos rodeaba era tan intenso, que casi no nos dimos cuenta de nuestra propia existencia durante mucho tiempo y permanecimos en esta posición en que nos había dejado repitiendo siempre la misma oración. La presencia de Dios se sentía tan intensa y tan íntima que ni entre nosotros nos atrevíamos a hablar. Al día siguiente todavía sentíamos nuestro espíritu envuelto por esa atmósfera, que sólo muy lentamente desapareció.

Ninguno pensó en hablar de esta aparición ni en recomendar secreto. Se imponía por sí solo. Era tan íntima, que no era fácil decir sobre ella la menor palabra. Quizá nos hizo tan fuerte impresión por ser la primera en que así se manifestaba.

Segunda Aparición del Ángel
La segunda aparición ocurrió en el verano de 1916, sobre el pozo de la casa de los padres de Lucía, junto al cual jugaban los niños. Así narra la Hna. Lucía lo que entonces les dijo el Ángel a ella y a sus primos:

– ¿Qué hacéis? Rezad, rezad mucho. Los Corazones de Jesús y de María tienen sobre vosotros designios de misericordia. Ofreced constantemente al Altísimo oraciones y sacrificios.

– ¿Cómo nos tenemos que sacrificar?, pregunté.

– De todo lo que podáis, ofreced a Dios un sacrificio de reparación por los pecados con que Él es ofendido y de súplica por la conversión de los pecadores. Atraed así la paz sobre vuestra patria. Yo soy su ángel de la guarda, el Ángel de Portugal. Sobre todo, aceptad y soportad con resignación el sufrimiento que Nuestro Señor os envíe.

Y desapareció. Estas palabras del Ángel se grabaron en nuestro espíritu como una luz que nos hacía comprender quién era Dios, cómo nos amaba y quería ser amado; el valor del sacrificio y cómo le era agradable; y cómo en atención a él, convertía a los pecadores.

Tercera Aparición del Ángel

La tercera aparición ocurrió al final del verano o principio del otoño de 1916, nuevamente en la Gruta del Cabeço y, siempre de acuerdo con la descripción de la Hna. Lucía, transcurrió de la siguiente forma:

En cuanto llegamos allí, de rodillas, con los rostros en tierra, comenzamos a repetir la oración del Ángel: “Dios mío, yo creo, adoro, espero y te amo...” No sé cuántas veces habíamos repetido esta oración cuando advertimos que sobre nosotros brillaba una luz desconocida. Nos incorporamos para ver lo que pasaba y vemos al Ángel trayendo en la mano izquierda un cáliz sobre el cual está suspendida una hostia de la que caían, dentro del cáliz, algunas gotas de sangre. Dejando el cáliz y la hostia suspendidos en el aire, se postró en tierra y repitió tres veces la oración:

– Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo: yo te adoro profundamente y te ofrezco el preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Jesucristo, presente en todos los sagrarios de la tierra, en reparación por los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con que Él mismo es ofendido. Y por los infinitos méritos de su Santísimo Corazón y del Inmaculado Corazón de María, te pido la conversión de los pobres pecadores.

Después se levantó, tomó de nuevo en la mano el cáliz y la hostia, y me dio la hostia a mí. Lo que contenía el cáliz se lo dio a beber a Jacinta y a Francisco, diciendo al mismo tiempo:

– Tomad y bebed el Cuerpo y la Sangre de Jesucristo, horriblemente ultrajado por los hombres ingratos. Reparad sus crímenes y consolad a vuestro Dios.
De nuevo se postró en tierra y repitió con nosotros otras tres veces la misma oración: – “Santísima Trinidad...” Y desapareció.

Las apariciones del Ángel, en 1916, fueron precedidas por otras tres visiones, de abril a octubre de 1915, en las cuales Lucía y otras tres pastorcitas (María Rosa Matías, Teresa Matías y María Justino) vieron, también en el Outeiro do Cabeço y suspendida en el aire sobre la arboleda del valle, como una “nube más blanca que la nieve, algo transparente y con forma humana”. Era “una figura como si fuese una estatua de nieve a quien los rayos del sol hacían algo transparente”. La descripción es de la propia Hna. Lucía“. Cierro comillas.

Acompáñenme queridos lectores en esta nueva aventura, la que anhelo saber describir con lujo de detalles viajeros y con especial atención a las temas propios de Fe, pero también con espacio para hablar de la muy famosa cozinha portuguesa que ya fue un placer probar, del dulce de nata que parece una leche asada, de “ Lisboa cidade prata terra mais linda nao há “ , como reza el fado y de Belem, torre orante, pues habrán historias lisboetas bañadas por el Tejo (teisho) , con certeza, en nuestra próxima crónica viajera. ¡Que Deus os abencoe sempre!

Col arriba
Correccion Disenso
Columna Contra MundumCol genealogia peruana
Columna Navegando
Columna PinceladasCol 002
Columna 09
Columna Patrimonium
Columna 11Col Dario Enriquez chico
Col Mirada legalCol 04Col Manifesto
Col morrocotudo
Col Ganzalez
Col A primera vistaCol 001Columna Pepe LaddCol dardo en el blanco
Col El higadoCol Libertad bajo palabraCol ElvisCol Homenaje RecuerdoCol 01
Col A tempo
Columna 14
Col La otraCol 02Col B CriolloCol Peruano AColumna 16Correccion Sin sendero
Col Aldea VCol 05Col Desde el solar trujillanoColumna 17Col CEPCol ENTREVISTASCol Varios

EXTRANJEROS TITULO
Extranjeros 01Correccion Pensando en voz altaCol boliviano
Extranjeros 02
EXTRANJEROS LechinCol Rusa sin BanderaExtranjeros 04Col Cubano 06Correccion Agustin LajeExtranjeros 05
Extranjeros 06
Extranjeros 07Col Venezuela futura
Extranjeros 08
Extranjeros 09Correccion Carlos Sanchez BerzainCol 03 CubanoExtranjeros 10

Si desea...

Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *