Buscar en LA ABEJA:

Viernes, 26 de Mayo 2017


Frase Cabecera 245px

Col Dario Enriquez

atrimonio Gay no le h

No debemos trivializar instituciones fundamentales como el matrimonio y la familia

Escribe: Darío Enríquez.- El Matrimonio es una institución que se ha decantado culturalmente durante al menos 30,000 años o hasta 50,000 años previos a la civilización y que al consolidarse se convierte en un elemento fundamental del proceso civilizatorio que cubre los últimos 5,000 años. Esta linea de consolidación que se funda en la praxis humana y sigue una evolución cultural espontánea, define también tanto a la familia grande y a la familia tradicional, que son a su vez elementos centrales e irreemplazables en la estructuración de la sociedad civilizada. Si bien es cierto que podemos encontrar incluso hoy mismo diversas formas de unión en el gran mosaico de culturas del mundo, es innegable que la unión matrimonial monogámica y con la misión de procrear hijos, formar nuevos ciudadanos y sostener el desarrollo de la sociedad, es hegemónica y signo inmanente de la civilización cristiana occidental, que hoy es universal.

Cuando se abrió el divorcio no como solución excepcional sino como algo tan trivial que puede otorgarse hasta sin expresión de causa, se advirtió que afectaría en forma irreversible a la sociedad. El respeto a los contratos -algo en lo que el Perú no es precisamente una virtud social- se pone en cuestión cuando se trivializa el matrimonio disponiendo que un contrato pueda resolverse sin más expresión que la voluntad ni siquiera de las dos partes, sino de una sola. Pero ese no es el mayor efecto negativo de la trivialización del contrato matrimonial. Muchos en su momento adujeron que la oposición al “divorcio-express” era un tema de religiosos, chupacirios y cucufatos. Ahora ya enfrentamos al menos 50 anos de experiencia con el “divorcio-express”. Medio siglo después, las ciudades del mundo “desarrollado” se llenan de gente anciana que en algún momento de sus vidas formaron una familia pero la perdieron por uno o varios divorcios. Hoy mueren lentamente en una soledad espantosa, tanto que el número de fallecidos cuyos cuerpos no son reclamados por nadie en los mortuorios crece día a día.

Leer más...

mbre y mujer es cultural pero se nace gay

Conceptos seudocientíficos que se imponen a través de la Ideología de Género

Escribe: Darío Enríquez.- Continuamos desarrollando punto por punto la reflexión que propusimos en un articulo anterior. Se trata de poner en evidencia manifestaciones tangibles de la denominada “Ideología de Género”. Entre la gran cantidad de mentiras, falacias y medias verdades que difunde y pregona, hemos identificado diez mitos propagados por esta ideología, de modo que su reconocimiento nos ayude a comprender la magnitud del fenómeno y el peligro de su penetración progresiva, cuando no su instauración violenta en nuestras sociedades. Veamos ahora el segundo mito: SER MUJER O SER HOMBRE ES CONSTRUCCIÓN CULTURAL, PERO SE NACE GAY

Se parte de establecer una falsa diferencia entre sexo biológico y género social, para luego asegurar que el sexo no determina el género, sino que es definido por la cultura. Esto forma parte de una suerte de guerra de guerrillas semántica y terminológica que sostiene el marxismo cultural como una de sus pràcticas más difundidas, para desvirtuar significados y vaciar contenidos, redefiniéndolos luego a voluntad. Es lo que los franceses llaman “Auberge espagnole” , con lo que podremos “demostrar” lo que queramos, más allá de la razón. Sexo y género no son sinónimos perfectos. En ciertos contextos, hasta sería absurdo su uso como tales. Eso lo sabemos. Pero los ideólogos de género arman un “muñeco de paja” con esa posible sinonimia levantando lo que es un evidente despropósito, para luego llegar a lo obvio y postular falazmente -frente a la evidencia que sexo y género no son lo mismo- que ni siquiera habría relaciòn alguna entre ellos.

Luego, se pretende negar el hecho comprobado y comprobable de que en un mínimo de 92% de los casos, el sexo y el género son compatibles, determinado en forma inequívoca el segundo a partir del primero, según estadísticas en países como EEUU, Francia, Italia, Gran Bretaña y Canadá . Por añadidura, estas estadísticas no son suficientemente confiables porque se trata de muestras en que la aleatoriedad -requisito fundamental de cualquier toma de datos- es bastante discutible. Desde que el informe Kinsey estableció falazmente el mítico 10% como porcentaje de homosexualidad en EEUU (Pacquiao y Carney, 2000) se ha insistido en sostener cifras poco confiables. Las estadísticas mostradas en el pie de página son las que más se acercarían al fenómeno y las más recientes, aunque hay otros estudios como el efectuado por el Williams Institute de la Universidad de Harvard que reduce la homosexualidad “pura” a un 1,1% en varones y 0,6% en mujeres, en el universo de EEUU, Canadá y Europa Occidental (Jones, 2012)

Leer más...

Mitosex

Escribe: Darío Enríquez.- En nuestra anterior entrega hicimos una enumeración de hasta diez mitos emitidos, difundidos y propagados por la denominada “Ideología de Género”. Entre la gran cantidad de mentiras, falacias y medias verdades que desde se emiten, difunden y propagan desde ella, comentaremos en esta oportunidad sobre la confusión que proponen entre el instintivo contacto sexual animal y la compleja sexualidad humana.

Lo que encontramos en otras especies de mamíferos no es comparable a la sexualidad humana. En los animales hay automatismos definidos por su programación genética, a diferencia de la sexualidad humana que, a partir de una carga genética, está definida sobre todo en términos culturales. Esos automatismos algunas veces llevan al error cuando el macho reacciona al estímulo sensorial (comúnmente a través del olfato) e intenta copular con una hembra o con otro macho y es rechazado violentamente.

Sin embargo en forma tendenciosa, ciertos colectivos tratan de extrapolar casos reales de cópula entre machos para llevarlos a la sexualidad humana y “demostrar” entonces que se trata de algo natural. No es necesario demostrarlo, la cópula sexual entre mamíferos del mismo sexo es un hecho materialmente posible y real. El término contra-natura sólo es un giro de las lenguas humanas, que refiere a la evidente función natural del aparato excretor. La sexualidad humana es un tema fundamentalmente cultural, al que se le adiciona inevitables elementos materiales que encontramos en la naturaleza de cada individuo. Entre los animales no humanos el concepto de “sexo consentido” no existe, mientras entre humanos es tan fundamental que simple y sencillamente, la sexualidad humana no puede definirse ni por asomo sin el consentimiento mutuo.

Debemos entonces evitar errores, tergiversaciones o manipulaciones de los divulgadores periodísticos que difunden estudios científicos al respecto. Barron y Brown (2012), investigadores de las universidades de Macquaire (Australia) y la Real Holloway de Londres (Reino Unido) -según una publicación del diario ABC de España- pedían no relacionar el contacto sexual en animales con los comportamientos exclusivamente humanos como la homosexualidad y el lesbianismo. En referencia a las personas transgénero, nosotros agregamos que si bien entre los animales hay raros casos de hermafroditismo, en ninguna circunstancia los animales tienen disponible un tratamiento de reconversión hormonal hacia el género que no tienen pero que “sienten”, como si sucede en los transgénero.

Leer más...

genderfd

Escribe: Darío Enríquez.- En la perspectiva de poner en evidencia manifestaciones tangibles de la denominada “Ideología de Género”, entre la gran cantidad de mentiras, falacias y medias verdades que difunde y pregona, hemos identificado diez mitos propagados por esta ideología, de modo que su reconocimiento nos ayude a comprender la magnitud del fenómeno y el peligro de su penetración progresiva, cuando no su instauración violenta en nuestras sociedades:

1.- HAY HOMOSEXUALIDAD EN EL REINO ANIMAL
Lo que encontramos en otras especies de mamíferos no es comparable a la sexualidad humana. En los animales hay automatismos definidos por su programación genética, a diferencia de la sexualidad humana que, a partir de una carga genética, está definida sobre todo en términos culturales. Esos automatismos algunas veces llevan al error cuando el macho reacciona al estímulo sensorial (comúnmente a través del olfato) e intenta copular con una hembra o con otro macho y es rechazado violentamente. En ningún momento hay expresión de voluntad por parte de esos animales, sólo reacciones pre-programadas a estímulos que no siempre son correctamente interpretados por sus automatismos. Entre los humanos, el sexo consentido es una atributo exclusivo en tanto es expresión de voluntad y está ligado a prácticas culturales. La sexualidad humana sólo incorpora en parte ciertos automatismos genéticos (como la erección o la lubricación espontáneas) y su despliegue sin control cultural está sancionado por las leyes. El sexo consentido no existe en el mundo animal no humano. En estricto sentido, entre los animales encontramos casos de cópula anal entre machos, muchas veces como un sometimiento del más fuerte contra el más débil. Ni hablar de lesbianismo porque éste sólo puede materializarse a partir de artefactos y/o prácticas culturales.

2.- SER MUJER O SER HOMBRE ES CONSTRUCCIÓN CULTURAL, PERO SE NACE GAY
Se parte de establecer una falsa diferencia entre sexo biológico y género social, para luego asegurar que el sexo no determina el género, sino que es definido por la cultura. Sexo y género no son sinónimos perfectos, pero se desliza esa posibilidad para luego llegar a lo obvio y postular la falacia de que no hay relaciòn alguna. Se niega el hecho de que en un mínimo de 92% de los casos, el sexo y el género son compatibles, determinado en forma inequívoca el segundo a partir del primero, según estadísticas en países como EEUU, Francia, Italia, Gran Bretaña y Canadá . Por otro lado, lo que resulta un agravante contra toda lógica, se sostiene al mismo tiempo que ser gay es genético. No hay un solo estudio serio que muestre tal origen genético, todas las evidencias hasta la fecha nos hablan provisionalmente de cierta predisposición genética que puede validarse o no desde la cultura.

3.- EL MATRIMONIO GAY NO LE HACE DAÑO A NADIE
El Matrimonio es una institución que se ha decantado culturalmente durante al menos 30,000 años anteriores a la civilización y que al consolidarse se convierte en un elemento fundamental del proceso civilizatorio que cubre los últimos 5,000 años. Esta linea de consolidación que parte de la praxis humana y sigue una evolución cultural espontánea, es la base de la familia, que a su vez es elemento central e irreemplazable en la estructuración de la sociedad. Cuando se abrió el divorcio no como solución excepcional sino como algo tan trivial que puede otorgarse hasta sin expresión de causa, se advirtió que afectaría en forma irreversible a la sociedad. Muchos adujeron que la oposición al “divorcio-expreso” era un tema de religiosos, chupacirios y cucufatos. Medio siglo después, las ciudades del mundo “desarrollado” se llenan de gente anciana que en algún momento de sus vidas formaron una familia pero la perdieron por uno o varios divorcios. Hoy mueren lentamente en una soledad espantosa, tanto que el número de fallecidos cuyos cuerpos no son reclamados por nadie en los mortuorios crece día a día. Hay quienes en busca de una falsa libertad, en la práctica se “divorcian” incluso de sus hijos. Las familias monoparentales -el elemento más agudo en la caracterización de la pobreza en el mundo “desarrollado”- ya son mayoría en ciertos espacios urbanos. Muchos males de las sociedades “avanzadas” tienen que ver con ese proceso de trivialización del matrimonio y de la familia, donde el “divorcio-expreso” es sólo uno de sus elementos propiciadores. El “gay-monio” es otro de esos elementos.

4.- EL HOMOSEXUALISMO NO ES UNA ENFERMEDAD
En efecto, no lo es. Pero desde la ideología de género, se usa el término “enfermedad” en forma intencional para hacer uso de una falacia que apela al ridículo, porque “si es una enfermedad entonces es contagiosa y puede propagarse como una gripe”. Es evidente que no existe la bacteria o el virus del homosexualismo. Pero en tanto expresión de preferencias y gustos -en este caso referida a prácticas sexuales- puede propiciar su propagación por imitación, moda o simple curiosidad, especialmente entre los más jóvenes. Empero, no hay evidencias de un enraizamiento masivo de esta propagación hasta la fecha.

Leer más...

Col arriba
Correccion Disenso
Columna Contra MundumCol genealogia peruana
Columna Navegando
Columna PinceladasCol 002
Columna 09
Columna Patrimonium
Columna 11Col Dario Enriquez chico
Col Mirada legalCol 04Col Manifesto
Col morrocotudo
Col Ganzalez
Col A primera vistaCol 001Columna Pepe LaddCol dardo en el blanco
Col El higadoCol Libertad bajo palabraCol ElvisCol Homenaje RecuerdoCol 01
Col A tempo
Columna 14
Col La otraCol 02Col B CriolloCol Peruano AColumna 16Correccion Sin sendero
Col Aldea VCol 05Col Desde el solar trujillanoColumna 17Col CEPCol ENTREVISTASCol Varios

EXTRANJEROS TITULO
Extranjeros 01Correccion Pensando en voz altaCol boliviano
Extranjeros 02
EXTRANJEROS LechinCol Rusa sin BanderaExtranjeros 04Col Cubano 06Correccion Agustin LajeExtranjeros 05
Extranjeros 06
Extranjeros 07Col Venezuela futura
Extranjeros 08
Extranjeros 09Correccion Carlos Sanchez BerzainCol 03 CubanoExtranjeros 10

Si desea...

Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *