Buscar en LA ABEJA:

Miércoles, 16 de Agosto 2017


Frase Cabecera 245px

Col Dario Enriquez

por la igualdad

Una falsa lucha LGTBAiPQ que es en verdad una lucha contra la realidad

Escribe: Darío Enríquez.- Desde hace unas semanas, venimos desarrollando punto por punto la enumeración de hasta diez mitos emitidos, difundidos y propagados por la denominada “Ideología de Género”. Entre la gran cantidad de mentiras, falacias y medias verdades que desde ella se emiten, difunden y propagan, comentaremos en esta oportunidad sobre que el matrimonio gay sería una lucha por la igualdad. Nuestro planeta sufre una ola de falso igualitarismo que afecta múltiples espacios de actividad humana. Se ha pervertido el principio fundamental de igualdad frente a la Ley con el desquiciamiento de circunstancias, valores y personas para que la igualdad se dé incluso retorciendo ya no solo ideas o intenciones, sino hechos objetivos de la realidad misma.

La invocación de un principio de igualdad para “crear” derechos aplicables a homosexuales es una de las tantas variantes que asume el falso igualitarismo propulsor de derechos artificiales en el mundo de hoy. La igualdad fundamental por la que todos debemos reclamar, sostener y difundir es la igualdad frente a la Ley. Esta igualdad ante la ley se basa en elementos objetivos, es decir no podemos exigir igualdad cuando las características intrínsecas son diferentes. Es lo que sucede con los falsos derechos que pretenden justificar el llamado matrimonio gay.

 

Toda ley exige atributos objetivos para su aplicación. El matrimonio tal como está concebido hoy desde la cultura occidental para el resto del mundo como concepto dominante, es producto de una evolución cultural e histórica que nos lleva a considerar incluso los 50,000 años pre-civilizatorios del Homo Sapiens. No fueron ni juristas eminentes ni colectivos delirantes ni lobbies poderosos los que lo definieron a-priori. En esos 50,000 años pre-civilizatorios, la especie humana literalmente probó de todo. Muchísimas formas de organización social, comunitaria y familiar se fueron decantando en forma paralela en las más diversas culturas humanas que podamos imaginar. En los inicios de la civilización, el matrimonio monógamo (heterosexual, ahora hay que aclararlo de este modo) inicia el imbarajable camino para convertirse en el modelo familiar dominante por excelencia para la civilización humana desde entonces hasta nuestros días.

Leer más...

omosexualismo no es una enfermedad

Científicos eliminaron homosexualidad de la lista de patologías 

Escribe: Darío Enríquez.- Desde hace unas semanas, venimos desarrollando punto por punto la enumeración de hasta diez mitos emitidos, difundidos y propagados por la denominada “Ideología de Género”. Entre la gran cantidad de mentiras, falacias y medias verdades que desde ella se emiten, difunden y propagan, comentaremos en esta oportunidad sobre dos de ellos: la absurda acusación de que se le considere una enfermedad microbiana o viral, lo mismo que cómo así en su momento se eliminó la homosexualidad de la lista de patologías psicológicas.

En efecto, la homosexualidad no es una enfermedad ni viral ni microbiana. Pero desde la ideología de género, sus militantes usan el término “enfermedad” atribuyéndolo en forma intencional contra los que combatimos esa ideología, para hacer uso de una falacia que apela al ridículo: “si es una enfermedad entonces es contagiosa y puede propagarse como una gripe”. Es evidente que no existe el microbio o el virus de la homosexualidad. Pero en tanto expresión de preferencias y gustos -en este caso referida a prácticas sexuales- puede propiciar su propagación por imitación, moda o simple curiosidad, especialmente entre los más jóvenes. Empero, no hay evidencias de un enraizamiento masivo de esta propagación hasta la fecha.

Si embargo si hay un elemento que los militantes homosexuales tratan de ocultar y prefieren que no se trate: el síndrome de inmunodeficiencia adquirida y su elevada tasa de contagio en varones que incluyen en su sexualidad actos de tipo homosexual, tanto frecuentes como ocasionales. Cuando el SIDA se convirtió en un grave problema de salud pública en el mundo, se trató por todos los medios de negar las evidencias y se decía en forma condescendiente que cualquiera puede contagiarse. En efecto, cualquiera puede contagiarse, no interesando el tipo de actos sexuales que se practiquen. Empero, la probabilidad de contagio es elevadísima entre varones que practican actos homosexuales, tanto anal como oral por la ingesta de semen que proviene de un portador del virus. La bisexualidad hizo elevar la tasa de aparición del síndrome entre mujeres, lo que pretendió usarse como una “prueba” de que no sólo aparecía SIDA entre homosexuales varones, sino también en mujeres heterosexuales. Además, se incluía en la estadística a quienes se contagiaban por contaminación en una transfusión sanguínea. Con todas esas cifras, incluyendo mujeres heterosexuales, prostitutas y contagiados en una transfusión, se reducía la incidencia en la población homosexual y bisexual. Si no exigimos rigor, las cifras siempre pueden ser manipuladas.

Luego de un largo período en que la ciencia médica ha venido luchando contra este flagelo, se han mejorado notablemente los protocolos y las pruebas previas en las donaciones de sangre, lo mismo que el diagnóstico temprano, de modo que el contagio por transfusiones se ha reducido a mínimos históricos. Igualmente, las cifras se han reducido entre mujeres heterosexuales y prostitutas. Pero las últimas estadísticas realizadas en países desarrollados son contundentes: 95% de los nuevos casos de SIDA en el último lustro, corresponden a miembros de las diversas comunidades agrupadas hoy bajo las siglas LGTBiAPQ, sobre todo varones. Se impone entonces, información oportuna y calificada para que conozcan el riesgo que toman con esos actos que no son para nada inocuos. En especial para esa población joven heterosexual que incursiona ocasionalmente en actos homosexuales siguiendo moda, imitación o curiosidad por el tratamiento ligero y hasta “cool” que le dan los medios de comunicación. No puede seguir ocultándose esta realidad por más dura que sea.

Leer más...

atrimonio Gay no le h

No debemos trivializar instituciones fundamentales como el matrimonio y la familia

Escribe: Darío Enríquez.- El Matrimonio es una institución que se ha decantado culturalmente durante al menos 30,000 años o hasta 50,000 años previos a la civilización y que al consolidarse se convierte en un elemento fundamental del proceso civilizatorio que cubre los últimos 5,000 años. Esta linea de consolidación que se funda en la praxis humana y sigue una evolución cultural espontánea, define también tanto a la familia grande y a la familia tradicional, que son a su vez elementos centrales e irreemplazables en la estructuración de la sociedad civilizada. Si bien es cierto que podemos encontrar incluso hoy mismo diversas formas de unión en el gran mosaico de culturas del mundo, es innegable que la unión matrimonial monogámica y con la misión de procrear hijos, formar nuevos ciudadanos y sostener el desarrollo de la sociedad, es hegemónica y signo inmanente de la civilización cristiana occidental, que hoy es universal.

Cuando se abrió el divorcio no como solución excepcional sino como algo tan trivial que puede otorgarse hasta sin expresión de causa, se advirtió que afectaría en forma irreversible a la sociedad. El respeto a los contratos -algo en lo que el Perú no es precisamente una virtud social- se pone en cuestión cuando se trivializa el matrimonio disponiendo que un contrato pueda resolverse sin más expresión que la voluntad ni siquiera de las dos partes, sino de una sola. Pero ese no es el mayor efecto negativo de la trivialización del contrato matrimonial. Muchos en su momento adujeron que la oposición al “divorcio-express” era un tema de religiosos, chupacirios y cucufatos. Ahora ya enfrentamos al menos 50 anos de experiencia con el “divorcio-express”. Medio siglo después, las ciudades del mundo “desarrollado” se llenan de gente anciana que en algún momento de sus vidas formaron una familia pero la perdieron por uno o varios divorcios. Hoy mueren lentamente en una soledad espantosa, tanto que el número de fallecidos cuyos cuerpos no son reclamados por nadie en los mortuorios crece día a día.

Leer más...

mbre y mujer es cultural pero se nace gay

Conceptos seudocientíficos que se imponen a través de la Ideología de Género

Escribe: Darío Enríquez.- Continuamos desarrollando punto por punto la reflexión que propusimos en un articulo anterior. Se trata de poner en evidencia manifestaciones tangibles de la denominada “Ideología de Género”. Entre la gran cantidad de mentiras, falacias y medias verdades que difunde y pregona, hemos identificado diez mitos propagados por esta ideología, de modo que su reconocimiento nos ayude a comprender la magnitud del fenómeno y el peligro de su penetración progresiva, cuando no su instauración violenta en nuestras sociedades. Veamos ahora el segundo mito: SER MUJER O SER HOMBRE ES CONSTRUCCIÓN CULTURAL, PERO SE NACE GAY

Se parte de establecer una falsa diferencia entre sexo biológico y género social, para luego asegurar que el sexo no determina el género, sino que es definido por la cultura. Esto forma parte de una suerte de guerra de guerrillas semántica y terminológica que sostiene el marxismo cultural como una de sus pràcticas más difundidas, para desvirtuar significados y vaciar contenidos, redefiniéndolos luego a voluntad. Es lo que los franceses llaman “Auberge espagnole” , con lo que podremos “demostrar” lo que queramos, más allá de la razón. Sexo y género no son sinónimos perfectos. En ciertos contextos, hasta sería absurdo su uso como tales. Eso lo sabemos. Pero los ideólogos de género arman un “muñeco de paja” con esa posible sinonimia levantando lo que es un evidente despropósito, para luego llegar a lo obvio y postular falazmente -frente a la evidencia que sexo y género no son lo mismo- que ni siquiera habría relaciòn alguna entre ellos.

Luego, se pretende negar el hecho comprobado y comprobable de que en un mínimo de 92% de los casos, el sexo y el género son compatibles, determinado en forma inequívoca el segundo a partir del primero, según estadísticas en países como EEUU, Francia, Italia, Gran Bretaña y Canadá . Por añadidura, estas estadísticas no son suficientemente confiables porque se trata de muestras en que la aleatoriedad -requisito fundamental de cualquier toma de datos- es bastante discutible. Desde que el informe Kinsey estableció falazmente el mítico 10% como porcentaje de homosexualidad en EEUU (Pacquiao y Carney, 2000) se ha insistido en sostener cifras poco confiables. Las estadísticas mostradas en el pie de página son las que más se acercarían al fenómeno y las más recientes, aunque hay otros estudios como el efectuado por el Williams Institute de la Universidad de Harvard que reduce la homosexualidad “pura” a un 1,1% en varones y 0,6% en mujeres, en el universo de EEUU, Canadá y Europa Occidental (Jones, 2012)

Leer más...

Col arriba
Correccion Disenso
Columna Contra MundumCol genealogia peruana
Columna Navegando
Columna PinceladasCol 002
Columna 09
Columna Patrimonium
Columna 11Col Dario Enriquez chico
Col Mirada legalCol 04Col Manifesto
Col morrocotudo
Col Ganzalez
Col A primera vistaCol 001Columna Pepe LaddCol dardo en el blanco
Col El higadoCol Libertad bajo palabraCol ElvisCol Homenaje RecuerdoCol 01
Col A tempo
Columna 14
Col La otraCol 02Col B CriolloCol Peruano AColumna 16Correccion Sin sendero
Col Aldea VCol 05Col Desde el solar trujillanoColumna 17Col CEPCol ENTREVISTASCol Varios

EXTRANJEROS TITULO
Extranjeros 01Correccion Pensando en voz altaCol boliviano
Extranjeros 02
EXTRANJEROS LechinCol Rusa sin BanderaExtranjeros 04Col Cubano 06Correccion Agustin LajeExtranjeros 05
Extranjeros 06
Extranjeros 07Col Venezuela futura
Extranjeros 08
Extranjeros 09Correccion Carlos Sanchez BerzainCol 03 CubanoExtranjeros 10

Si desea...

Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *