Buscar en LA ABEJA:

Jueves, 23 de Noviembre 2017


Frase Cabecera 245px

por la igualdad

Una falsa lucha LGTBAiPQ que es en verdad una lucha contra la realidad

Escribe: Darío Enríquez.- Desde hace unas semanas, venimos desarrollando punto por punto la enumeración de hasta diez mitos emitidos, difundidos y propagados por la denominada “Ideología de Género”. Entre la gran cantidad de mentiras, falacias y medias verdades que desde ella se emiten, difunden y propagan, comentaremos en esta oportunidad sobre que el matrimonio gay sería una lucha por la igualdad. Nuestro planeta sufre una ola de falso igualitarismo que afecta múltiples espacios de actividad humana. Se ha pervertido el principio fundamental de igualdad frente a la Ley con el desquiciamiento de circunstancias, valores y personas para que la igualdad se dé incluso retorciendo ya no solo ideas o intenciones, sino hechos objetivos de la realidad misma.

La invocación de un principio de igualdad para “crear” derechos aplicables a homosexuales es una de las tantas variantes que asume el falso igualitarismo propulsor de derechos artificiales en el mundo de hoy. La igualdad fundamental por la que todos debemos reclamar, sostener y difundir es la igualdad frente a la Ley. Esta igualdad ante la ley se basa en elementos objetivos, es decir no podemos exigir igualdad cuando las características intrínsecas son diferentes. Es lo que sucede con los falsos derechos que pretenden justificar el llamado matrimonio gay.

 

Toda ley exige atributos objetivos para su aplicación. El matrimonio tal como está concebido hoy desde la cultura occidental para el resto del mundo como concepto dominante, es producto de una evolución cultural e histórica que nos lleva a considerar incluso los 50,000 años pre-civilizatorios del Homo Sapiens. No fueron ni juristas eminentes ni colectivos delirantes ni lobbies poderosos los que lo definieron a-priori. En esos 50,000 años pre-civilizatorios, la especie humana literalmente probó de todo. Muchísimas formas de organización social, comunitaria y familiar se fueron decantando en forma paralela en las más diversas culturas humanas que podamos imaginar. En los inicios de la civilización, el matrimonio monógamo (heterosexual, ahora hay que aclararlo de este modo) inicia el imbarajable camino para convertirse en el modelo familiar dominante por excelencia para la civilización humana desde entonces hasta nuestros días.

 

Es cierto que coexistió y aún coexiste con muchos otros modelos (imposible no recordar a Badani), pero éstos quedaron instalados como excepcionales y hasta diríamos marginales, excéntricos, pintorescos. Incluso en el mundo musulmán, la poligamia es posible pero excepcional, siendo norma la monogamia. Hablamos de evolución cultural como proceso espontáneo cuyo origen se pierde en la noche de los tiempos pre-civilizatorios. Si dos personas del mismo sexo no califican según los atributos exigidos por la transmilenaria institución del matrimonio, su unión no puede forzarse como tal. Deben ser de sexo diferente para que proceda el matrimonio, como también ser mayores de edad, tener la capacidad física y mental requerida para la firma de un contrato, no formar parte de un matrimonio aún vigente, que los contrayentes no sean parientes de primer grado de consanguinidad, etc. La igualdad que se postula es una impostura. Su supuesta lucha es en verdad una negación de la realidad. La misma negación de la realidad desde el enfoque de género que se carga lo que diga la genética, la fisiología humana, la endocrinología u otras disciplinas científicas, y pretende ideológicamente que ser hombre o ser mujer es lo que “sienta” la persona, la forma como se “autodefina” prescindiendo de los datos objetivos de la realidad.

Terminamos con una cita de alguien que difícilmente se le pueda estigmatizar como homofóbico o que proponga violentar las libertades individuales, el Dr. Alberto Venegas Lynch, notable libertario argentino: “Lo que no se entiende es por qué en algunas ocasiones se pretende asimilar la unión entre homosexuales con la institución matrimonial. Da la impresión que en esos casos hubiera un deseo morboso de quebrar y desnaturalizar una figura [como el matrimonio] que tiene una larguísima tradición, un significado muy distinto y que se lleva a cabo entre hombre y mujer”

Col arriba
Correccion Disenso
Columna Contra MundumCol genealogia peruana
Columna Navegando
Columna PinceladasCol 002
Columna 09
Columna Patrimonium
Columna 11Col Dario Enriquez chico
Col Mirada legalCol 04Col Manifesto
Col morrocotudo
Col Ganzalez
Col A primera vistaCol 001Columna Pepe LaddCol dardo en el blanco
Col El higadoCol Libertad bajo palabraCol ElvisCol Homenaje RecuerdoCol 01
Col A tempo
Columna 14
Col La otraCol 02Col B CriolloCol Peruano AColumna 16Correccion Sin sendero
Col Aldea VCol 05Col Desde el solar trujillanoColumna 17Col CEPCol ENTREVISTASCol Varios

EXTRANJEROS TITULO
Extranjeros 01Correccion Pensando en voz altaCol boliviano
Extranjeros 02
EXTRANJEROS LechinCol Rusa sin BanderaExtranjeros 04Col Cubano 06Correccion Agustin LajeExtranjeros 05
Extranjeros 06
Extranjeros 07Col Venezuela futura
Extranjeros 08
Extranjeros 09Correccion Carlos Sanchez BerzainCol 03 CubanoExtranjeros 10

Si desea...

Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *