Buscar en LA ABEJA:

Miércoles, 29 de Marzo 2017


Frase Cabecera 245px

Vinaora Nivo SliderVinaora Nivo Slider

Cabecera Contra Mundum

bill oreilly donald trump the oreilly factor 2

Escribe: Gianfranco Sangalli.- Ayer domingo 5 de febrero, el periodista de Fox News, Bill O’Reilly, entrevistó al presidente Donald Trump. Una de las preguntas en la entrevista consistió en cuestionar al presidente acerca de cómo puede respetar al presidente de Rusia siendo este “un asesino”. La respuesta del presidente Trump fue: “…hay muchos asesinos, el mundo está lleno de asesinos, ¿por qué, usted piensa que nuestro país es tan inocente... tan inocente? No dudo en calificar la respuesta de Trump como valiente y honesta, a la vez que histórica, pues nunca un presidente americano había reconocido que el maquiavelismo de la “razón de Estado” formaba parte del modo de gobernar americano. Por otra parte, para nosotros Putin y Rusia lo que está demostrado sí son es un baluarte de resistencia al mundialismo globalista, a la agenda de la ideología de género, a la homosexualización de la sociedad, a la descristianización activa que el Occidente con estas lacras pretende exportar a Rusia; además, ha sido la defensora de los cristianos en el conflicto sirio; todo lo cual, poco no es.

En realidad, la pregunta de O’Reilly fue impertinente y ha generado, como habría sido lógico suponer, una petición rusa de excusas; en definitiva, estaba demás . Sin embargo, descolla como hecho clamoroso el carácter histórico y revolucionario de la respuesta del presidente americano.

Donald Trump tiene toda la razón: los EE.UU. tienen a sus espaldas una historia de actos para nada inocentes, ¿mencionamos algunos? Bien:
1) Se dice -sin pruebas concluyentes- que el presidente Vladimir Putin ha hecho eliminar a líderes opositores políticos, pero y ¿acaso un presidente americano no ordenó a la CIA el derrocamiento (desastroso por su consecuencia: la involucración americana en la guerra de Vietnam) de Ngo Dihn-Diem, presidente católico (y exitoso en contrastar la subversión comunista) de Vietnam del Sur, que concluyó en su asesinato y el de sus hermanos, el 2 de noviembre de 1963?;

2) y ¿acaso un presidente americano no ordenó en septiembre de 1973 el apoyo al Golpe que -felizmente- derrocó al presidente comunista de Chile, Salvador Allende y terminó con su "suicidio"?;

3) es que ¿acaso un presidente americano no dio "luz verde" a intentos -fallidos- de asesinato del tirano comunista Fidel castro?.

Entonces se dice: No, es que ¡Putin también ha bombardeado poblaciones civiles en Siria!

4) Y es que ¿acaso un presidente americano no ordenó la operación Linebacker II, también conocida como el "Christmas Bombing" en la que, en diciembre de 1972, 129 bombarderos estratégicos B-52 arrasaron Vietnam del Norte (y principalmente la capital Hanoi) con 759 incursiones nocturnas en las que descargaron 20.000 toneladas de bombas?;

5) y ¿acaso un presidente americano no ordenó el masivo bombardeo diario entre 1942 y 1945 contra la población civil de las ciudades alemanas, reduciéndolas a escombros durante la última guerra mundial?;

6) y ¿acaso acaso un presidente americano no aniquiló dos ciudades enteras de Japón el 6 y 9 agosto de 1945, calcinando vivas a la casi totalidad de sus poblaciones con el estreno de sus bombas atómicas?.

Leer más...

 

cristorey

Escribe: Gianfranco Sangalli Ratti.- Siendo éste un Medio de Comunicación declaradamente católico, y no pudiendo permanecer impasibles e indiferentes frente a la lastimosa imagen que proyectan de sí el Mundo y la Iglesia de estos tiempos, afligidos por toda suerte de males, que tienen en permanente zozobra la existencia cotidiana del género humano y la unidad de la Barca de Pedro en sus tres notas caracterizantes (doctrina, gobierno y liturgia) el Espíritu nos ha movido a redactar este –para nuestro estilo inusual- artículo, que por sus rasgos apologéticos quiere ser un ardiente alegato de reivindicación de la Realeza de Cristo como única respuesta y medio de sanación posible.

***

Hace dos semanas, el 25 de diciembre, como cada año desde hace dos mil, celebramos el nacimiento del Niño Dios, de Jesucristo, “Rey de Reyes y Dominador de los que Imperan” (Ap. 19, 16.) origen y soporte de toda soberanía en este desquiciado mundo nuestro, pues la suprema Ley es Cristo Rey. Esta es la Fe de la Iglesia, esta es nuestra Fe católica, aunque sabemos que el inmundo y des-graciado espíritu laicista de estos modernos tiempos rechaza la Realeza de Cristo; inmundo y desgraciado, sí señores, porque solo del inmundo demonio puede venir la teorización de destronar a Cristo de Su reino, privarlo de sus soberanos derechos sobre todo lo creado y viviente, lo cual naturalmente incluye a los individuos, a las sociedades y a los Estados, como enseña la constante sana doctrina cristiana.

En efecto, Cristo es Rey, pues así lo dijo de Sí mismo 3 veces a Pilatos: “Luego en definitiva ¿Tú eres Rey? –Tú lo has dicho -o sea “estás en lo cierto”- Yo soy Rey, para esto he nacido y para esto vine al mundo, pero mi Reino no es de aquí”, afirmación esta tercera de que se asen los laicistas e incluso los mal llamados “católicos liberales” para pretender la separación de la Iglesia y el Estado, el extrañamiento de Cristo y de Su ley de la cosa pública. Sin embargo, como explica el padre Leonardo Castellani, Cristo dijo “no es de aquí”, no dijo “no está aquí”, es decir que Cristo usó el adverbio latino “hinc” que indica movimiento y no existe en la lengua castellana, y que significaba tres cosas juntas: “Mi reino no procede de este mundo; mi reino está en este mundo; mi reino va de este mundo al otro mundo”; se trata pues el reino de Cristo de uno que abarca ambas esferas de la realidad, la sobrenatural y la natural, la espiritual y la temporal.

La frontal oposición a la Realeza de Cristo la ofrece el Laicismo, hijo directo del Liberalismo filosófico, y último putrefacto fruto del proceso de descomposición de la Filosofía que constituye la historia de la llamada filosofía moderna. Ésta (que es la historia de un colosal fracaso), es la continua, sostenida, pretensión de alcanzar la independencia –e incluso contraposición- de la razón respecto de la fe, afirmando la centralidad del hombre, de su razón y de su libertad; el Syllabus de Pío IX condenó como falsa tal proposición: (3) La razón humana, sin tener en cuenta relación alguna con Dios, es el árbitro único de la verdad y de la mentira, del bien y del mal; es ley de sí misma, y con sus fuerzas naturales se basta para procurar el bien de los hombres y de los pueblos.

Esta filosofía representa cuatro siglos de despeñadero intelectual, desde el humanismo renacentista hasta el general relativismo actual, pasando por naturalismo, racionalismo, positivismo, idealismo, liberalismo, marxismo, existencialismo, para mencionar los principales. Y ha conducido al Mundo a la carnicería monstruosa de dos guerras mundiales, a los genocidios de las reingenierías sociales y étnicas, al caos en que está sumido, pues todo lo ha juzgado y decidido mal (incluso el mayor uso de sus reales avances técnicos y tecnológicos) porque en su aproximación cognitiva a la realidad ha usado de su razón con prescindencia de la fe.

Leer más...

trump wins 678x381

Escribe: Gianfranco Sangalli.- Contra viento y marea, inasequibles al desaliento, a costa de las habituales incomprensiones de propios y ajenos y del estupor de los "bienpensantes" y políticamente correctos (y de la izquierda, con su usual insufrible e hipócrita pretensión de superioridad moral), racional y moralmente defendimos la oportunidad y necesidad de la causa de la candidatura de Donald J. Trump. Hoy, con su elección a la presidencia de los EE.UU., los hechos abrumadoramente nos dan la razón, confirmando el acierto de nuestro juicio político y la infatuación y divorcio de la realidad profunda de nuestros adversarios.

Trump ha triunfado, y con él un partido Republicano remozado en su naturaleza y mensaje, cercano ahora a los sentimientos e intereses del genuino hombre común americano y lejano de las corruptas refinadas élites político-financiero-mediáticas de la progresía izquierdista liberal, mundialista y anticristiana.

Estas degeneradas élites globalistas, antinacionales y anticristianas, en su resuelta pretensión prometeica de imponer su programa de muerte (con aborto de niños a las 36 semanas), de ideología de género (deconstruyendo los paradigmas culturales derivados del orden natural, en primer lugar el de la familia) de consolidar el sometimiento económico de los pueblos del mundo (con la producción globalizada) de llevarnos a la zozobra mundial a través de la guerra permanente (con la demencial política internacional de los neocones) han mordido, después de 45 años, el polvo de una derrota epocal.

Con esta épica derrota, el Establishment globalista, antinacional y anticristiano de los EE.UU. (y del mundo) ha sido sacudido hasta sus raíces. Para evitar esto, de nada les ha valido la manipulación, tergiversación, mistificación y distorsión de la realidad, a través de su luciferina altanera e impúdica movilización de todos los resortes de su desconsiderado poder: una Prensa parcializada en extensión búlgara, el endose prácticamente unánime de las "celebridades artísticas" de Hollywood y la música, el poder económico-financiero totalmente volcado a favor de la candidata demócrata (con el siniestro Soros a la cabeza); by the way, poderes fácticos encarnados y controlados por los paisanos de siempre...

La de Hilaria Clinton es también una derrota en toda regla de la Masonería y de los ambientes ocultistas (New Age incluido), que verán seguramente muy afectados sus esfuerzos de reingeniería social para destruir el orden natural. Todos estos ambientes apuntaban a hacerse con la llave maestra de la Corte Suprema de los EE.UU. y marcar con sus perversos planes el derrotero de los principios rectores de la Nación, de manera probablemente irreversible.

Leer más...

witch hillary

Escribe: Gianfranco Sangalli.- El próximo 8 de noviembre los EE.UU. elegirán al nuevo ocupante de la Casa Blanca, y las pasiones que este proceso está levantando, mucho más allá de las fronteras de dicho país, ponen de manifiesto la trascendencia de lo que está , sin exagerar, en juego: el destino del mundo.

Es general, al mundo actual le embarga una percepción de extrema precariedad: crisis económicas y financieras, tensiones geopolíticas entre grandes y medianos actores de la escena internacional. La estrategia del caos (oportuna generadora de la necesidad del Gobierno Mundial) con sus guerras, terrorismo y migraciones de masa piloteadas, fomentadas por el Establisment “Occidental” (lunga manus de los discretos –ya ni tan ocultos- fautores de la globalización a ultranza, habitués de las reuniones del Club Bilderberg y otras organizaciones mundialistas) agudiza de manera relevante este cuadro.

En este contexto de un mundo cada vez más revuelto y violento, la elección presidencial americana será un acontecimiento crucial, pues dependiendo de quién saldrá victorioso, más allá de la continuidad o discontinuidad de tal o cual política interna, se determinará si los EE.UU. continuarán en la senda de lo que se ha definido como su “activismo diplomático y militar”, que es el que precisamente ha exacerbado los problemas del mundo, o si se volcará. al menos en cierta medida, hacia su otrora posición “aislacionista”.

Hay que observar que más allá de los nombres de los candidatos (Trump vs. Clinton) o de las siglas de los partidos (Republicano vs. Demócrata) aquí se asiste (como en Europa) a una auténtica rebelión popular frente a un oligárquico Establishment, que se nutre de privilegios económicos y malas prácticas (de espíritu para-mafioso), y que está constituido por el consorcio entre la mayoría de los grandes Medios de Comunicación, las grandes Corporaciones económico - financieras y la Casta de profesionales de la política, comprometidos todos con la Agenda mundialista, y al que, por ende, poco le preocupan los intereses nacionales. Este Establishment, como recordaba recientemente Juan Manuel de Prada, promueve denodadamente, el multiculturalismo que diluye las identidades nacionales, la destrucción de la familia a través de la subversión de su estructura natural, el sometimiento de las economías nacionales a los intereses de la plutocracia transnacional, así como el fomento de la inestabilidad y de la tensión internacionales mediante irresponsables y temerarias políticas exteriores, subvertidoras, intervencionistas, belicistas (como las elaboradas en el seno del Consejo para las Relaciones Exteriores – CFR). Y nadie se deje llevar a engaño: el Establishment es transversal a los partidos demócrata y republicano.

Leer más...

Col arriba
Correccion Disenso
Columna Contra MundumCol genealogia peruana
Columna Navegando
Columna PinceladasCol 002
Columna 09
Columna Patrimonium
Columna 11Col Dario Enriquez chico
Col Mirada legalCol 04Col Manifesto
Col morrocotudo
Col Ganzalez
Col A primera vistaCol 001Columna Pepe LaddCol dardo en el blanco
Col El higadoCol Libertad bajo palabraCol ElvisCol Homenaje RecuerdoCol 01
Col A tempo
Columna 14
Col La otraCol 02Col B CriolloCol Peruano AColumna 16Correccion Sin sendero
Col Aldea VCol 05Col Desde el solar trujillanoColumna 17Col CEPCol ENTREVISTASCol Varios

EXTRANJEROS TITULO
Extranjeros 01Correccion Pensando en voz altaCol boliviano
Extranjeros 02
EXTRANJEROS LechinCol Rusa sin BanderaExtranjeros 04Col Cubano 06Correccion Agustin LajeExtranjeros 05
Extranjeros 06
Extranjeros 07Col Venezuela futura
Extranjeros 08
Extranjeros 09Correccion Carlos Sanchez BerzainCol 03 CubanoExtranjeros 10

Si desea...

Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *