Buscar en LA ABEJA:

Domingo, 18 de Noviembre 2018


Frase Cabecera 245px

Vinaora Nivo SliderVinaora Nivo Slider

Cabecera de ida y vuelta

UTRERA

Escribe: Antonio Moreno Ruiz.- 

Mi querido y admirado Don José:

Parece ser que en estos últimos tiempos, los mejores se empeñan en irse demasiado pronto, y aquellos que no les llegamos ni a la suela de los zapatos nos vamos quedando cada vez más huérfanos. Como le dije en aquella inolvidable ocasión en la que hablamos por teléfono, siempre le tuve una auténtica reverencia, pues no en vano en mi casa hemos conservado como oro en paño varias fotografías de mi abuelo con usted; a la sazón, siendo mi abuelo alcalde de Bollullos de la Mitación y siendo usted gobernador civil de Sevilla. Los que vivieron la guerra y la postguerra, como ustedes, fueron los que ayudaron a levantar el país. En cambio los que vinieron después, mirando acomplejadamente a Mayo del 68, fueron los que lo volverían a tumbar. Y de mi generación, mejor ni hablemos. Y de los que han venido después… Que Dios nos coja confesados.

Encarnó usted, con la sincera y admirable magnanimidad que siempre le caracterizó, el mayor y el mejor ejemplo de política social. Suyo fue el empeño del derecho a la vivienda, aquella que se sellaba como familiar e inembargable, acabando allá donde pasó con el chabolismo. Suyo fue, asimismo, el empeño por las universidades laborales, para que los hijos de los pobres pudieran estudiar; es decir, para que la consecución de los estudios fuera obra del mérito por encima del apellido o del dinero. Como dejó dicho el general peruano Manuel Odría, “hechos, no palabras”. ¡Ojalá Odría hubiera gobernado mucho más tiempo! La realidad del Perú, donde resido desde hace seis años, hubiera sido muy diferente. Tenía un espíritu muy regeneracionista.

Leer más...

17760281 10155208142511803 1161925398 n

Escribe: Antonio Moreno Ruiz.- José León Castro es torero, galguero, caballista, rociero, y como feliz consecuencia, poeta, que se dice muy pronto. Natural de Villanueva del Ariscal, pueblo que comparte con el mío –Bollullos de la Mitación- el formar parte de la comarca del Aljarafe, esto es, el conjunto de pueblos que, cual jardín deleitoso, se extiende cerca de la ciudad de Sevilla anunciando, a su vez, la cercanía del Atlántico; se ha convertido, por derecho propio, en un referente de nuestra cultura.

Y por si fuera poco, hay un vínculo personal nada desdeñable. Las cosas pasan por algo, y cada vez creo menos en las casualidades y más en la Providencia. El caso es que, estos años atrás, ya establecido un servidor en Lima, escuchando una y otra vez los poemas musicalizados de José León, me pongo a darle vueltas a la cabeza y resulta que nuestro mentado torero poeta está presente en un hecho fundamental en mi vida: Resulta que yo emigro al Perú en el 2011. Y en el 2014, mi amigo Francisco Abellán, digno hijo de Castilla la Vieja y buen conocedor y amante de las tradiciones españolas, me refiere la obra de un tal José León, en la cual se combina la poesía y la música al alimón de galgos, toros y caballos. Cuando escucho la primera vez "Mañana de cacerías", se me llegan a saltar las lágrimas (en absoluto exagero) recordando a los galgueros de mi pueblo, entre los que se encontraba mi tío Manolo, otro grande que también se nos fue ya; y que con toda la ilusión del mundo me llevaba a la Cabreriza, en la calle Larga, allí al lado de la ermita de Roncesvalles, a enseñarme aquellos galgos con los que cortaba el viento por los cotos. Asimismo, recuerdo a su hijo, mi primo Mario, cómo entrenaba con otros galgueros del pueblo, con aquellas motillos de los cuales tiraban como en Siberia y Norteamérica tiran los huskies, los samoyedos y los Alaska malamuten de los trineos. Así las cosas, entre diciembre del 2014 y enero del 2015 pasé veintipocos días de vacaciones en el terruño, luego de dos años de ausencia. Cuando me encontré con mi primo Gonzalo Moreno Castro (1) y le hablé del poeta que no paraba de escuchar a través de múltiples versos musicalizados, me aclaró que el artífice de los trabajos "Galopando por los sueños", "Que Dios reparta suerte" y "De casta le viene al galgo", amén de paisano suyo, también forma parte de su rama Castro.

Yo me quedé asombradísimo de la coincidencia, pero hasta ahí, no caí en que había otro vínculo definitivamente sublime. Y es que reitero: Las cosas pasan por algo. Porque resulta que se acabaron aquellas intensas y fructíferas vacaciones y yo seguí pendiente de los trabajos de José León, encogiéndome el corazón con cada verso; y al cabo de los meses, mi primo Gonzalo me refirió que también estoy ante el dueño de la Bodega “El Potro”. Conste que a mí me sonaba mucho el sitio pero no acababa de identificarlo. Con todo, me meto en su página de facebook (2) y en seguida identifico el lugar donde por última vez vi a mi muy querido, admirado y añorado tío José María, a la sazón, padre de Gonzalo. Bicheando más fotos, puedo identificar a una hermana de José León como la persona que nos atendió aquella otoñal y plácida noche, pocos días antes que mi tío se nos fuera tan intempestivamente.

Leer más...

mora

Escribe: Antonio Moreno Ruiz.- Hoy más que nunca, el toreo tiene una misión artística. Morante de La Puebla es uno de los que más y mejor se ha dado cuenta de eso, y actúa en consecuencia. Porque el que es artista, lo es hasta para vestirse.

Durante años, los mismos taurinos no han valorado las repercusiones que pudiera tener la perniciosa ideología animalista como enésimo paso del marxismo cultural. A falta de clientes proletarios en los estados del bienestar, bueno es utilizar lo que sea para una revolución que parece no acabarse nunca. Y como los animales no hablan (bueno, salvo los loros), mejor que mejor.

Las discusiones sobre la tauromaquia vienen de muy antiguo, y siempre ha habido defensores y detractores ilustres. El problema es que en nuestro tiempo, durante muchos años, muchos taurinos han querido defender la tauromaquia desde un punto de vista materialista. “Da mucho trabajo”, “da mucho dinero”, “es bueno para el turismo”. Sí y no. Quiero decir: Que da trabajo y dinero, por supuesto. Pero el turismo, fatalmente, ha supuesto una masificación y una pérdida de arte y tradición para ser reconvertido en espectáculo, para hacerlo “comprensible” a quien en verdad no quería comprenderlo. La mercantilización de la fiesta ha sido un fenómeno que, si bien hizo ganar mucho dinero, la llevó por una senda de mediocridad y pesadez que muy fácilmente han aprovechado los animalistas, al alimón de las subvenciones recibidas por España (1) y por Holanda. No es casualidad que el PACMA (2) tenga su sede en la calle más cara de España.

No es casualidad tampoco que sea un partido apoyado por la burguesía farandulera, la misma que, como la periodista Julia Otero, brama contra los toros para hacerse fotos disfrutando de mariscadas. De todas formas, hay que reconocerles mérito: Siguen en su militancia, no caen en el “voto útil” ni en el “mal menor”, y aun pudiendo ir con el partido ultraprogre “Podemos”, no lo hacen y siguen su propio camino. Mientras que el mundo taurino sigue sin saber qué hacer, dividido y pendiente de politiquillos; y los animalistas, a río revuelto, ganancia de pescadores.

Y es que el toreo, o se defiende poéticamente, o mejor no se defiende. El materialismo no cuaja, y eso bien lo saben hasta los marxistas. Por eso tienen que estar reinventándose continuamente.

Leer más...

pancors

Escribe:Antonio Moreno Ruiz.- Gracias a Dios Nuestro Señor y a la incansable gestión de buena gente como Yhonatan Luque Reyes, disponemos regularmente de misa tradicional en Lima, concretamente en el Santuario de Nuestra Señora de la Soledad, cerquísima de la Basílica de San Francisco que no osa esconder su monumental barroco frente a la concurrencia de las palomas y el subsuelo de unas catacumbas que parecen llevarnos a Roma. Lima siempre será conocida por la Ciudad de los Reyes.

Por eso, para andar por su centro histórico, me gusta ir bien vestido. No en vano existió la expresión “jironear”, porque no de cualquier manera se pasea por aquellos céntricos jirones, como bien recuerda el ilustre filósofo limeño Víctor Samuel Rivera. Así que en los calurosos días, un servidor, ni corto ni perezoso, se pone su guayabera, su sombrero de alas anchotas y sus lentes oscuros, y para adelante, gracias al metropolitano. Y así de hecho compruebo que los antiguos eran mucho más prácticos y menos tontos que nosotros. A saber: La guayabera, que allá en mi andaluza tierra, en la época de mis abuelos era más conocida como “camisa cubana”, es una prenda tan fresca como elegante, y el sombrero, sencillamente nos tapa del sol. Para muchos climas americanos, así como para las Islas Canarias y el sur de la Península Ibérica, con razón era usada por los antiguos. Con razón esos mismos antiguos usaban boinas en invierno y sombreros el resto del año.

Lo que no es normal es que con este solazo que parece rebotar en el Pacífico para arder en los Andes vayamos con la cabeza descubierta o usemos determinadas ropas que, amén de hacernos parecer eternos adolescentes, o dan más calor de la cuenta o no saben proteger del frío. Y visto lo que fue Mayo del 68 y sus consecuencias, más nos valiera la generación de nuestros abuelos que la de nuestros padres. Y barruntando estas cosas, se me viene a la memoria Pancorvo. ¡Cómo se va pasando el tiempo! Como el que no quiere la cosa, resulta que llega el primer aniversario de la muerte del gran José Antonio Pancorvo Beingolea. Y digo “el gran” no por decir poca cosa, sino por decirlo todo. Porque sería injusto definir a Pancorvo como poeta, escritor, historiador, paracaidista, espadachín, pintor… Porque Pancorvo era eso y mucho más: Pancorvo era un arquetipo que antes de írsenos ya figuraba en la inmortalidad, a fuer de unir la borgoñona cruz de San Andrés con el estandarte supremo del sol. Pancorvo superó todas las contradicciones que se han hecho en torno al término “criollo”, en puridad, mucho más amplio y clarificador que una supuesta “limitación costeña”, y que no se contradice con lo andino.

Esta superación sólo la puede hacer alguien de su categoría: Un grande. Como los sabios buenos y clásicos, era humilde, pero no humilde por falsa modestia, sino humilde por generoso, porque, amén de que siempre estaba dispuesto a aprender, también le gustaba compartir su saber y porque sabía que, como reza el castizo proverbio castellano, nadie es más que nadie, o por lo menos hasta que no se demuestre.

Leer más...

Col arriba
Correccion Disenso
Columna Contra Mundum
Columna PinceladasCol 002
Columna 09
Columna Patrimonium
Columna 11Col Dario Enriquez chico
Col Manifesto
Col morrocotudo
Col Ganzalez
Col A primera vistaCol 001Columna Pepe Ladd
Col El higadoCol Libertad bajo palabraCol Elvis
Col A tempo
Columna 14
Col 02Col B CriolloColumna 16Correccion Sin sendero
Col Aldea VCol 05Col Desde el solar trujillanoColumna 17Col ENTREVISTASCol Varios

EXTRANJEROS TITULO
Extranjeros 01Correccion Pensando en voz altaCol bolivianoEXTRANJEROS LechinCol Cubano 06Correccion Agustin LajeExtranjeros 05
Extranjeros 06
Extranjeros 07Col Venezuela futura
Extranjeros 08
Extranjeros 09Correccion Carlos Sanchez BerzainCol 03 CubanoExtranjeros 10

Si desea...

Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *