Buscar en LA ABEJA:

Domingo, 23 de Setiembre 2018


Frase Cabecera 245px

Vinaora Nivo Slider

Cabecera de ida y vuelta

16507323 10155025228316803 1634733386 n

Escribe: Antonio Moreno Ruiz .- Hombre Domingo, que me he enterado que te nos has ido. ¿Cómo se te ocurre irte tan joven? Porque no recuerdo exactamente cuándo nos conocimos, pero habida cuenta de que yo tengo ya treinta y cinco tacos, la primera vez que pude departir contigo hará, como poco, trece años, y quizá me quedo corto. Y ya entonces estabas más joven que yo. Siempre con esa sonrisa tan diligente de empática campechanía, siempre con ese talante de caballero simpático tan propio de nuestro querido sur de estampas cofrades y toreras; siempre con la humildad de recibir como hijo pródigo al recién llegado sin por ello caer en falsas modestias, derrochando el talento de la oratoria cuando la ocasión lo requería; siempre como una caja de sabias sorpresas, de anécdotas que podían ser serias o chispeantes según el momento. Porque siempre sabías estar. Porque siempre estabas.

Fueron unos cuantos viajes juntos por tierras de Aragón y Castilla. ¡Y hasta Roma! Como para olvidar aquel viaje a la Ciudad Eterna, hasta ahora, la única vez en mi vida -hasta ahora-. ¡Y compartí el viaje contigo, entre otros! ¡Qué orgullo! Y es que tú estabas siempre donde había que estar, moviéndote más rápido que todos los entusiastas jovenzuelos. Tú siempre dando la cara, siempre presente, siempre dispuesto, siempre caritativo. Y qué decir de los recuerdos de nuestras reuniones, empezando por el local de la calle Jovellanos, aquella calle que anticipa el olor a incienso de la Semana Santa y también nos riega los paladares con vinos y tapas; lugar que siempre me recordará a Aurelio Barrau, que como otros tantos carlistas, comparten contigo la morada celestial. ¡Y tu padre! Que se dice pronto tu padre, Domingo: Don Manuel Fal-Conde. ¡Lo que me hubiera gustado conocerlo! Tu padre, aquel prohombre que se enfrentó a Franco cuando estaba vivo y al que un cacique comunista le quitó la calle en una de las zonas más humildes de Sevilla... ¡Esa es la memoria histórica de los progres y también la de los que callan y otorgan! En fin, tu padre, querido correligionario; el mismo gran adalid tradicionalista cuyo nombre pronunciado ya te iluminaba los ojos. De él heredaste, entre otras muchas virtudes, la gallardía y la generosidad que desprendías con ese porte como de otro tiempo, porque en verdad, de otro tiempo son los hombres de vuestra categoría, de un tiempo que se adelanta a la eternidad.

¿Pero qué vamos a hacer sin ti, hombre? Mira que os vais los mejores y, contradiciendo a Bécquer, los vivos nos quedamos muy solos. Que esto está todo muy decadente, que no pinta nada bien lo que se viene, y eso que todavía no hemos tocado fondo... Que contigo me cercioro de que se nos va la última gran generación de españoles. Que lo que está quedando, vaya tela...

Leer más...

plaza toros ronda origen

Escribe: Antonio Moreno Ruiz.- Dice Fernando Sánchez Dragó (1) -que además de escritor es licenciado en filología románica- que la tauromaquia es lo único que queda en pie del mundo antiguo, algo equiparable a la edad de los titanes, a la “Eneida” de Virgilio, y que en el sur de Francia, España e Hispanoamérica ha sobrevivido el rito más antiguo de la tierra, ya descrito por Platón en el “Critias” y en el “Timeo”. El filósofo griego, discípulo de Solón, si bien no desveló del todo el hermetismo iniciático que había escuchado sobre la Atlántida, sí dejó escrito que los doce reyes de la confederación atlante se reunían una vez al año, y que para celebrar tal acontecimiento, todo el pueblo se congregaba en un teatro circular presidido por los mentados monarcas y en el centro, un individuo armado con un trapo y un instrumento de hierro, daba muerte a un toro.

En muchos pueblos de la Antigüedad, las respectivas/primitivas religiones tenían al toro como un icono de fuerza y fertilidad, entre otras muchas características. Empero, sólo en el mundo ibérico y en sus influjos es que se ha conservado este “sacramento antiguo” que dice Sánchez Dragó, donde se para, se templa, se manda, se liga y se carga la suerte como máximos símbolos vitales.

La estética del toreo en verdad es “metaestética”: Es algo que va más allá: Es una ceremonia. En ello convergía el filósofo Gustavo Bueno (2), defendiendo que la fiesta de los toros, si bien no es algo ininterrumpido desde el amanecer de los tiempos, sí que encierra, aun en su evolución, un halo de ceremonia de religiones primarias, con una relación “especial” entre el hombre y el toro, pues el toro no se ve como un mero depósito de proteínas, sino que está dotado de una luminosidad que va más allá de la bravura física, puesto que reproduce una situación simbólicamente similar a los toros que están dibujados ya en las pinturas rupestres, y que también tuvieron su culto en Creta. No es una “mera caza”, sino una relación de respeto y de intención, que se ha ido transformando y que ya constituye todo un acto cultural.

Gustavo Bueno defendía que lo esencial de la tauromaquia no es el dolor del animal. Ni los aficionados a la fiesta van para disfrutar de un destrozo. Eso es pura demagogia. El animal es tratado, desde luego, con mucho más respeto y cuidado que los que acaban en el matadero. Atribuir “tortura” o “barbarie”, decía el nombrado filósofo español, es una reacción ridícula de gente que no quiere ver la realidad, de una falsa sensibilidad que no quiere ver de frente ni la vida ni la muerte. Y lo interesante es que D. Gustavo no daba por válidos los argumentos “materiales” sobre los toros: Es decir, “hay que mantener los toros porque dan trabajo/dinero”; la validez de la tauromaquia está precisamente en su especificidad como arte, en su modo genuinamente hispánico de no huir ante la realidad. Como decía el poeta Gabriel Celaya, “soy un ibero, y si embiste la muerte, yo la toreo”. Y como insistía otro filósofo también, José Ortega y Gasset, la historia de los toros está íntimamente ligada a la historia de España.

Leer más...

1974 fidel castro ap 629 1

Escribe: Antonio Moreno Ruiz.- José Legrá, boxeador cubano nacionalizado español muy querido por su carisma, nunca ha sabido ser falso, lo cual le ha costado alguna que otra antipatía e incomprensión. Tal vez por ello nunca ha renegado de sus simpatías y agradecimientos hacia Franco (al contrario que muchos que decían ser antifranquistas de toda la vida a partir de la muerte del general), y recuerdo que una vez comentó que, yendo a Cuba y sin saber cómo lo recibiría Fidel Castro, para su sorpresa, fue muy bien recibido, diciéndole el comandante que en Cuba querían mucho a los gallegos, y al gallego que más querían era a Franco.

Franco, como buen gallego, era implacable con sus enemigos mas agradecido con sus amigos. La variopinta amistad que mantuvo con Fidel sin duda merecería desde tesis doctorales hasta novelas. Empero, también se ha descubierto gracias a archivos desclasificados que Fidel tuvo excelentes relaciones con el argentino Videla.

Definitivamente: El mundo de las ideologías siempre ha sido mentira. El siglo XXI nos despertará a la fuerza, más pronto que tarde. Ni los mismos ideólogos se la acabaron creyendo en su tiempo.

Prosiguiendo con Fidel: En cuanto a su “galleguidad”, también creo que también hay mucho mito. Fidel era hijo de gallego, sí, pero cuando el político Manuel Fraga (hijo de gallego emigrado a Cuba) fue a Cuba y se encontró con el comandante, le dijo algo de “meigas” y a Fidel le sonó a chino. “Meiga” es probablemente una de las palabras más usadas en el noroeste de España, pues amén de “bruja”, se utiliza en según qué contextos. Pero Fidel no pareció estar muy enterado. Y es que si hay algo que califique la tiranía castrista, entre otras muchas consideraciones, ha sido el fraude. En todos los sentidos. Y su diarreico hijo, el llamado “socialismo del siglo XXI” propagado desde la surrealista tiranía bolivariana, no iba a ser menos.

Con todo, luego del apretón de manos entre Raúl Castro y Barack Hussein Obama, no pocos en Cuba se apresuraron para poder exhibir la bandera estadounidense. ¡Esta era la resistencia antiimperialista! Y uno no quiere ser muy conspiranoico, ¿pero acaso no escama que Estados Unidos, que ha metido las narices violentando más de medio mundo que ha considerado su tablero de ajedrez, no haya derrocado a los Castro cuando sí han derrocado a otros muchos? Se me viene a la mente un dato: J. Jairo Velásquez, “Popeye”, uno de los sicarios más destacados del famoso narcotraficante colombiano Pablo Escobar, lleva años diciendo que el cartel de Medellín negociaba con Cuba. A lo mejor por ahí van los tiros.

Aunque la verdad sea dicha, no todo empezó con el fraude de Fidel. La verdad es que Cuba y Puerto Rico constituyeron lo mejor de la América Española del XIX, porque aparte de su solera tradicional, allá fueron a confluir, entre otros, muchas familias realistas huidas del continente que se negaron a reconocer las repúblicas inventadas luego de desastrosas guerras cuyo mayor beneficiario fue el imperio británico. Aun con la ineptitud propia de los gobiernos liberales españoles del siglo XIX, no fue hasta la invasión estadounidense que estas perlas antillanas comenzaron a venirse abajo. Los que habían rechazado a Bolívar y compañía se veían ahora en la misma tesitura que el continente. Cuba, por una guerra cruenta donde en verdad los separatistas (siempre con deseos de ser anexados por Estados Unidos) llevaban las de perder; Puerto Rico, que ni guerra tuvo, y se vio forzada a ser extirpada de su patria de la manera más humillante, quedando como tierra de nadie.

Estados Unidos no tocó las Antillas de Francia, Holanda o Gran Bretaña; y hasta hoy. Sin embargo, comenzó una ofensiva contra España, rescatando la Leyenda Negra, e inventándose que fue España la que explotó el barco “Maine”, que menos de un siglo después ya reconocieron como mentira. Un tragicómico antecedente de las armas de destrucción masiva de Irak.

Leer más...

DSC 7965roc

Escribe: Antonio Moreno Ruiz.- A todos aquellos estereotipadores endófobos que se avergüenzan de la España profunda y sus costumbres, y a todos aquellos que hacen lo mismo en la América Hispana, teniendo a la tauromaquia como marco predilecto de su odio: Lamento informarles de que la tauromaquia en modo alguno se corresponde con el estadio de la barbarie por más que ustedes lo pretendan con su demagogia ideológica.

La cultura trascendental taurómaca coincide en varias orillas del Mediterráneo, desde Creta a Iberia. En la mitología griega el toro es todo un símbolo, plasmado en el Minotauro, entre otros. Platón ya hablaba de la figura del toro en la Atlántida, cuyos reyes realizaban un ritual con paño y hierro luego de una ceremonia (tal y como acostumbra a recordar el escritor español Fernando Sánchez Dragó); lo cual coincide con lo que los cronistas griegos nos dejaron sobre Tartessos, la mítica civilización del suroeste de la Península Ibérica. Asimismo, sabemos que Orissón, régulo oretano (territorio del centro al sureste de la Península Ibérica), enfrentó la invasión cartaginesa mediante toros con los cuernos encendidos a través de hachones, que despistaron y acobardaron al soberbio e incipiente imperio de aristocracia fenicia y mercenarios bereberes y celtas que arrancaba desde el norte de África. Entre los iberos, el toro era un animal totémico, al igual que el caballo y el león. No es casualidad que, siguiendo la relación helenoibérica, Hércules, uno de los héroes más conocidos de la mitología griega, tenga como décimo trabajo que luchar contra Gerión, gigante y señor de rebaños vacunos ubicado en la zona más meridional de la Península Ibérica (actual Cádiz). Asimismo, entre los iberos, la figura del toro se correspondía con rituales de iniciación. Si vemos los Sanfermines de Navarra, algo ha quedado de esa antropología.

El mitraísmo, religión nacida en Persia y extendida por el imperio romano a través de los legionarios, también implementa esa cultura taurómaca ya presente en el Mediterráneo, puesto que el toro, amén de un símbolo, también es todo un ritual de iniciación y explicación metafórica entre la vida y la muerte. Todavía queda en Cabra (en la actual provincia de Córdoba, centro de Andalucía) la llamada villa de Mitra, tesoro arqueológico que nos atestigua el ritual con el toro a través del poder de la escultura.

Leer más...

Col arriba
Correccion Disenso
Columna Contra MundumCol genealogia peruana
Columna Navegando
Columna PinceladasCol 002
Columna 09
Columna Patrimonium
Columna 11Col Dario Enriquez chico
Col Mirada legalCol 04Col Manifesto
Col morrocotudo
Col Ganzalez
Col A primera vistaCol 001Columna Pepe LaddCol dardo en el blanco
Col El higadoCol Libertad bajo palabraCol ElvisCol Homenaje RecuerdoCol 01
Col A tempo
Columna 14
Col La otraCol 02Col B CriolloCol Peruano AColumna 16Correccion Sin sendero
Col Aldea VCol 05Col Desde el solar trujillanoColumna 17Col CEPCol ENTREVISTASCol Varios

EXTRANJEROS TITULO
Extranjeros 01Correccion Pensando en voz altaCol boliviano
Extranjeros 02
EXTRANJEROS LechinCol Rusa sin BanderaExtranjeros 04Col Cubano 06Correccion Agustin LajeExtranjeros 05
Extranjeros 06
Extranjeros 07Col Venezuela futura
Extranjeros 08
Extranjeros 09Correccion Carlos Sanchez BerzainCol 03 CubanoExtranjeros 10

Si desea...

Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *