Buscar en LA ABEJA:

Jueves, 23 de Noviembre 2017


Frase Cabecera 245px

Vinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo Slider

Cabecera de ida y vuelta

SANTOS Y CHAVEZ1

Escribe: Antonio Moreno Ruiz.- Hace unos meses escribíamos sobre la situación palpitante que atraviesa Colombia (1) y, aunque no ha pasado mucho tiempo, luego de contactar con amigos colombianos, procedemos a apuntillar algunas cuestiones rabiosamente actuales. A saber:

-Colombia siempre ha sido un país con fuerte tendencia hispanista y crítico con el proceso de independencia, y no es algo que venga de ahora. El político e historiador Pablo Victoria Wilches (2) siempre recuerda cómo los separatistas, venidos en muy buena medida de Venezuela, hicieron auténticas tropelías en suelo bogotano. Los colombianos nunca han olvidado eso. Dentro del virreinato neogranadino, el actual territorio colombiano era prolífico en sapiencia, y durante el siglo XVIII atrajo numerosa inmigración ibérica. No puede decirse lo mismo de la capitanía venezolana, más pensada para sus relaciones agrícolas con Santo Domingo. Para los colombianos, no deja de ser una humillación surreal el estar sojuzgados por venezolanos, máxime cuando todo se debe a la errática y traicionera política de Juan Manuel Santos, cuyo entreguismo al chavismo, por más que ahora quiera recular un poco, ha sido demencial y ha avivado unos odios nunca extinguidos. Y esto es complejo, porque como decía el escritor Gabriel García Márquez, antes de la invasión gringa de Panamá, Colombia oscilaba entre dos ejes: El Caribe y el Ande, siendo que acaso en su primer ciclo de independencia primaba más la región caribeña; pero luego de la pérdida de Panamá, fue el Ande el que tomó las riendas. Y en el Ande colombiano hay mucha conciencia criolla como estilo de vida, de pensamiento. En Colombia quien manda es el criollo, y ser mandados por otros como que nunca ha gustado.

Leer más...

chavodel6

Escribe: Antonio Moreno Ruiz.- Todavía a día de hoy, mis amigos de México y del resto de Hispanoamérica se sorprenden de mi pasión por “El Chavo del Ocho”, el mítico programa ideado por Roberto Gómez Bolaños y que se hizo sensación desde México a la Patagonia a partir de los años 70. En España fue conocido más tarde, a principios de los 90, pero de igual manera, pronto caló hondamente en el público, convirtiéndose ipso facto en un programa que veían desde los más viejos a los más nuevos. Fue entrañable esa fuerza con la que entró, demostrando muy pronto, a través de una serie de lo más cotidiano, las posibilidades que nos llevan a una natural unidad en la diversidad dentro del mundo hispano que al final se acaba reconociendo. La buena salud de nuestro cervantino idioma (con una unidad muy fuerte y fundamental concretamente en el español de América) hace que, si mantenemos un nivel más o menos neutro, o más menos formal, se entienda a uno y otro lado del charco estupendamente. Incluso alguna que otra palabra puntual, como “menso”, se acababa entendiendo por la lógica del contexto.

En Colombia, el Chavo hizo tal furor que se decía que los niños hablaban más como mexicanos que como colombianos. Y es que como dice mi amigo el historiador ecuatoriano Francisco Núñez del Arco, el Chavo ha hecho más por la unidad hispana que muchas otras cosas en teoría más “elevadas”.

Además de la fuerza del idioma, está el “hecho cultural”: La vecindad mexicana, al igual que la quinta peruana o el corral de vecinos español, hunden sus raíces en una antigüedad muy remota, pues ya en el Imperio Romano (del que somos herederos, y no se olvide que el libro de cabecera de Hernán Cortés era la Guerra de las Galias de Julio César) existía ese estilo de vida. Recordaba a un pasado cercano, entrañable. Invitaba a que fuera visto por la familia. De hecho, yo lo veía con mis abuelos. Recuerdo cómo mi abuela materna le cogió un grandísimo cariño al programa, y todas las tardes me pedía que se lo pusiera. Y por desgracia, estamos ante un formato prácticamente extinto. Entre otras cosas, porque los horarios laborales son cada vez más asfixiantes, y en esta suerte de Segunda Revolución Industrial globalista, el mismo concepto de familia parece estorbar. Aparte, la televisión, a la par que todo el mundo de la comunicación, camina en una dirección de sectarismo barriobajero y manipulador. No sólo en las series de ficción: Basta ver las noticias o los deportes. El mal gusto impera por doquier. Esto afecta a muchas otras disciplinas, como el arte. Y con esto no se dice que, necesariamente, cualquier tiempo pasado fuera mejor. También había programas malos en épocas pasadas. Pero creo que todo tiene un límite.

Enfocándonos en el programa, probablemente Ramón Valdés, a través de su personaje Don Ramón, fuera uno de los que más llamaba la atención. En cambio yo siempre me fijé más en el Profesor Jirafales interpretado por Rubén Aguirre. Con el devenir de los años y mi experiencia en la enseñanza, no puedo sino hasta sentirme identificado con aquel profesor grandón, aficionado a los puros y a la tauromaquia, cursi y romántico; y según el propio Rubén Aguirre QEPD, tanto la persona como el personaje eran de lo más parecido, sin saber ahí quién se superaba, si la realidad o la ficción. Esa, probablemente, es la clave del realismo mágico que es real como la vida misma. Asimismo, nuestro mentado y dilecto actor refrendaba lo que decimos en cuanto al éxito del Chavo: Porque era un programa sano, sin ofensas graves ni salidas de tono, ni palabrotas, ni cosas raras. Se podía ver con cualquiera y a cualquier hora. Y se reía uno. Y al final, siempre se acariciaba alguna moraleja.

Leer más...

Padillaas

Escribe :Antonio Moreno Ruiz :

El gran océano Atlántico,
en Sanlúcar de Barrameda,
te lleva cual galeón,
conquistador hacia América,
descubriéndote una azul
inmensidad que es
como un poema de leyenda.

Juan José Padilla:
Atlante de garra épica.

Los caballos de escuela jerezana,
bailan con enorme solera.
¡Jerezano eres tú! Mito vivo
de Jerez de la Frontera,
cuna y crisol de artistas,
al son de bulerías eternas.

Juan José Padilla:
La Andalucía atlántica te siembra.

Los charros mexicanos,
su vestimenta te prestan.
Los caballos de paso peruanos,
como chalán te anhelan.

Leer más...

morantefuma

Escribe: Antonio Moreno Ruiz.-

El río que va al hacia el Atlántico,
acariciando el Mediterráneo antes,
a tus pies:
¡Betis/Guadalquivir!
El silencio tiembla.

Vega florecida,
mastines en la niebla,
incienso habanero,
mágica chistera.

Un viejo mundo
que señala otro nuevo,
desde la orilla marismeña,
uniendo geologías,
con predicciones toreras.

El silencio tiembla:
Morante de La Puebla.

¡Oh, Atlántida perdida y hallada
como puente entre Iberia y América,
con el norte de África,
estando muy cerca!

Leer más...

Col arriba
Correccion Disenso
Columna Contra MundumCol genealogia peruana
Columna Navegando
Columna PinceladasCol 002
Columna 09
Columna Patrimonium
Columna 11Col Dario Enriquez chico
Col Mirada legalCol 04Col Manifesto
Col morrocotudo
Col Ganzalez
Col A primera vistaCol 001Columna Pepe LaddCol dardo en el blanco
Col El higadoCol Libertad bajo palabraCol ElvisCol Homenaje RecuerdoCol 01
Col A tempo
Columna 14
Col La otraCol 02Col B CriolloCol Peruano AColumna 16Correccion Sin sendero
Col Aldea VCol 05Col Desde el solar trujillanoColumna 17Col CEPCol ENTREVISTASCol Varios

EXTRANJEROS TITULO
Extranjeros 01Correccion Pensando en voz altaCol boliviano
Extranjeros 02
EXTRANJEROS LechinCol Rusa sin BanderaExtranjeros 04Col Cubano 06Correccion Agustin LajeExtranjeros 05
Extranjeros 06
Extranjeros 07Col Venezuela futura
Extranjeros 08
Extranjeros 09Correccion Carlos Sanchez BerzainCol 03 CubanoExtranjeros 10

Si desea...

Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *