Buscar en LA ABEJA:

Martes, 21 de Noviembre 2017


Frase Cabecera 245px

Vinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo Slider

Cabecera de ida y vuelta

rocarreey

Escribe: Antonio Moreno Ruiz.- Propios y extraños reconocen que Roca Rey hace furor en España. De éxito para arriba califican sus faenas. En –relativamente- poco tiempo se ha ganado sobremanera el cariño de la afición. Plazas tan exigentes como Las Ventas de Madrid o la Maestranza de Sevilla se han quedado prendadas por el arte y el valor del gallo criollo. Algunos periodistas han tildado de exageración este derroche de aplausos. Pero por encima de determinados “tecnicismos”, es muy normal que España quiera a Roca Rey. Lo que el público ibérico ve en el diestro peruano es entrega y compromiso. Cada pase riesgoso, cada geometría imaginativa, cada instante suspirante, van desarrollando el toreo del que por derecho propio es genio y figura. Andrés Roca Rey lo vive, lo suda, lo sangra, lo reza. Y todo eso también se valora de México a Colombia. Y no digamos en el Perú, de norte a sur, pasando por esos Andes que, probablemente, encarnan el mayor entusiasmo taurino del mundo.

No deja de ser curioso cómo en la España de Franco, el hispanoamericano era visto como un familiar, y así, el chileno Bobby Deglané, el argentino Luis Aguilé, el cubano José Legrá (nacionalizado español) o el peruano Kiko Ledgard eran tan bien acogidos como lo está siendo Roca Rey. Siguiendo con la “curiosidad”, durante el franquismo se firmaron tratados de seguridad social con los países hispanoamericanos (el de España-Perú todavía está vigente) y no había tanto lío de visados como hay ahora. De hecho, el peruano que estaba en España, podía solicitar la nacionalidad española que sólo tenía que firmar, y lo mismo acontecía con el español que estaba en el Perú, para con la nacionalidad peruana. No es que esto lo inventara el franquismo, puesto que lo cierto es que desde inicios del siglo XX, y sobre todo más en el mundo de la cultura que en el mundo de la política, ya se daba un hispanismo latente. Sin embargo, todo eso se acabó en los tiempos de Alan García y Felipe González, y hasta hoy.

Leer más...

lamarssq

Escribe: Antonio Moreno Ruiz.- El mes de abril del 2017 va a ser recordado por mucho tiempo. La eclosión de los ensayistas argentinos Agustín Laje y Nicolás Márquez, autores de “El libro negro de la nueva izquierda”-entre otros-, nos deja un panorama bastante interesante. Con ánimo de ser exhaustivos, podemos decir lo siguiente:

-El Perú se confirma como vanguardia contra la ideología de género. Desde la manifestación “Con mis hijos no te metas” hasta las conferencias y presentaciones de Laje y Márquez no han pasado ni dos meses y ni las más optimistas previsiones hubieran acertado en la aceptación, así como en el vigor, la rapidez y la concreción de esta sana reacción. En todo ello ha jugado un papel importante el comunicador Mauricio Málaga Fuenzalida (1), de cuya amistad me honro y, como nobleza obliga, su papel reivindico. Por motivos laborales no he podido asistir pero gracias a Dios que está youtube (2), y viendo los múltiples vídeos, no puedo sino afirmar el exitazo.

-Los papelones de Ariana Lira y el “wikipediano” Pablo Sánchez en la PUCP, así como la teta frustrada de Patricia del Río y la rajada por la espalda “feisbukera” (permítanme ciertos neologismos, pues no sólo de neologismos progres vive el hombre) de Alejandra Costa de RPP, nos confirman que los progres se han visto absolutamente desbordados. Antiguamente, tener un amigo rojo era al menos tener alguien con quien poder conversar, porque el rojo solía venir leído de casa. A día de hoy, tener un amigo progre es caer en un perenne aburrimiento aliñado de vergüenza ajena. Están piconazos pero justamente por su bajísimo bagaje cultural y su cerril sectarismo, que los hace impotentes ante una avalancha de verdades contrastadas.

Leer más...

UTRERA

Escribe: Antonio Moreno Ruiz.- 

Mi querido y admirado Don José:

Parece ser que en estos últimos tiempos, los mejores se empeñan en irse demasiado pronto, y aquellos que no les llegamos ni a la suela de los zapatos nos vamos quedando cada vez más huérfanos. Como le dije en aquella inolvidable ocasión en la que hablamos por teléfono, siempre le tuve una auténtica reverencia, pues no en vano en mi casa hemos conservado como oro en paño varias fotografías de mi abuelo con usted; a la sazón, siendo mi abuelo alcalde de Bollullos de la Mitación y siendo usted gobernador civil de Sevilla. Los que vivieron la guerra y la postguerra, como ustedes, fueron los que ayudaron a levantar el país. En cambio los que vinieron después, mirando acomplejadamente a Mayo del 68, fueron los que lo volverían a tumbar. Y de mi generación, mejor ni hablemos. Y de los que han venido después… Que Dios nos coja confesados.

Encarnó usted, con la sincera y admirable magnanimidad que siempre le caracterizó, el mayor y el mejor ejemplo de política social. Suyo fue el empeño del derecho a la vivienda, aquella que se sellaba como familiar e inembargable, acabando allá donde pasó con el chabolismo. Suyo fue, asimismo, el empeño por las universidades laborales, para que los hijos de los pobres pudieran estudiar; es decir, para que la consecución de los estudios fuera obra del mérito por encima del apellido o del dinero. Como dejó dicho el general peruano Manuel Odría, “hechos, no palabras”. ¡Ojalá Odría hubiera gobernado mucho más tiempo! La realidad del Perú, donde resido desde hace seis años, hubiera sido muy diferente. Tenía un espíritu muy regeneracionista.

Leer más...

17760281 10155208142511803 1161925398 n

Escribe: Antonio Moreno Ruiz.- José León Castro es torero, galguero, caballista, rociero, y como feliz consecuencia, poeta, que se dice muy pronto. Natural de Villanueva del Ariscal, pueblo que comparte con el mío –Bollullos de la Mitación- el formar parte de la comarca del Aljarafe, esto es, el conjunto de pueblos que, cual jardín deleitoso, se extiende cerca de la ciudad de Sevilla anunciando, a su vez, la cercanía del Atlántico; se ha convertido, por derecho propio, en un referente de nuestra cultura.

Y por si fuera poco, hay un vínculo personal nada desdeñable. Las cosas pasan por algo, y cada vez creo menos en las casualidades y más en la Providencia. El caso es que, estos años atrás, ya establecido un servidor en Lima, escuchando una y otra vez los poemas musicalizados de José León, me pongo a darle vueltas a la cabeza y resulta que nuestro mentado torero poeta está presente en un hecho fundamental en mi vida: Resulta que yo emigro al Perú en el 2011. Y en el 2014, mi amigo Francisco Abellán, digno hijo de Castilla la Vieja y buen conocedor y amante de las tradiciones españolas, me refiere la obra de un tal José León, en la cual se combina la poesía y la música al alimón de galgos, toros y caballos. Cuando escucho la primera vez "Mañana de cacerías", se me llegan a saltar las lágrimas (en absoluto exagero) recordando a los galgueros de mi pueblo, entre los que se encontraba mi tío Manolo, otro grande que también se nos fue ya; y que con toda la ilusión del mundo me llevaba a la Cabreriza, en la calle Larga, allí al lado de la ermita de Roncesvalles, a enseñarme aquellos galgos con los que cortaba el viento por los cotos. Asimismo, recuerdo a su hijo, mi primo Mario, cómo entrenaba con otros galgueros del pueblo, con aquellas motillos de los cuales tiraban como en Siberia y Norteamérica tiran los huskies, los samoyedos y los Alaska malamuten de los trineos. Así las cosas, entre diciembre del 2014 y enero del 2015 pasé veintipocos días de vacaciones en el terruño, luego de dos años de ausencia. Cuando me encontré con mi primo Gonzalo Moreno Castro (1) y le hablé del poeta que no paraba de escuchar a través de múltiples versos musicalizados, me aclaró que el artífice de los trabajos "Galopando por los sueños", "Que Dios reparta suerte" y "De casta le viene al galgo", amén de paisano suyo, también forma parte de su rama Castro.

Yo me quedé asombradísimo de la coincidencia, pero hasta ahí, no caí en que había otro vínculo definitivamente sublime. Y es que reitero: Las cosas pasan por algo. Porque resulta que se acabaron aquellas intensas y fructíferas vacaciones y yo seguí pendiente de los trabajos de José León, encogiéndome el corazón con cada verso; y al cabo de los meses, mi primo Gonzalo me refirió que también estoy ante el dueño de la Bodega “El Potro”. Conste que a mí me sonaba mucho el sitio pero no acababa de identificarlo. Con todo, me meto en su página de facebook (2) y en seguida identifico el lugar donde por última vez vi a mi muy querido, admirado y añorado tío José María, a la sazón, padre de Gonzalo. Bicheando más fotos, puedo identificar a una hermana de José León como la persona que nos atendió aquella otoñal y plácida noche, pocos días antes que mi tío se nos fuera tan intempestivamente.

Leer más...

Col arriba
Correccion Disenso
Columna Contra MundumCol genealogia peruana
Columna Navegando
Columna PinceladasCol 002
Columna 09
Columna Patrimonium
Columna 11Col Dario Enriquez chico
Col Mirada legalCol 04Col Manifesto
Col morrocotudo
Col Ganzalez
Col A primera vistaCol 001Columna Pepe LaddCol dardo en el blanco
Col El higadoCol Libertad bajo palabraCol ElvisCol Homenaje RecuerdoCol 01
Col A tempo
Columna 14
Col La otraCol 02Col B CriolloCol Peruano AColumna 16Correccion Sin sendero
Col Aldea VCol 05Col Desde el solar trujillanoColumna 17Col CEPCol ENTREVISTASCol Varios

EXTRANJEROS TITULO
Extranjeros 01Correccion Pensando en voz altaCol boliviano
Extranjeros 02
EXTRANJEROS LechinCol Rusa sin BanderaExtranjeros 04Col Cubano 06Correccion Agustin LajeExtranjeros 05
Extranjeros 06
Extranjeros 07Col Venezuela futura
Extranjeros 08
Extranjeros 09Correccion Carlos Sanchez BerzainCol 03 CubanoExtranjeros 10

Si desea...

Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *