Buscar en LA ABEJA:

Domingo, 25 de Junio 2017


Frase Cabecera 245px

Vinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo Slider

17760281 10155208142511803 1161925398 n

Escribe: Antonio Moreno Ruiz.- José León Castro es torero, galguero, caballista, rociero, y como feliz consecuencia, poeta, que se dice muy pronto. Natural de Villanueva del Ariscal, pueblo que comparte con el mío –Bollullos de la Mitación- el formar parte de la comarca del Aljarafe, esto es, el conjunto de pueblos que, cual jardín deleitoso, se extiende cerca de la ciudad de Sevilla anunciando, a su vez, la cercanía del Atlántico; se ha convertido, por derecho propio, en un referente de nuestra cultura.

Y por si fuera poco, hay un vínculo personal nada desdeñable. Las cosas pasan por algo, y cada vez creo menos en las casualidades y más en la Providencia. El caso es que, estos años atrás, ya establecido un servidor en Lima, escuchando una y otra vez los poemas musicalizados de José León, me pongo a darle vueltas a la cabeza y resulta que nuestro mentado torero poeta está presente en un hecho fundamental en mi vida: Resulta que yo emigro al Perú en el 2011. Y en el 2014, mi amigo Francisco Abellán, digno hijo de Castilla la Vieja y buen conocedor y amante de las tradiciones españolas, me refiere la obra de un tal José León, en la cual se combina la poesía y la música al alimón de galgos, toros y caballos. Cuando escucho la primera vez "Mañana de cacerías", se me llegan a saltar las lágrimas (en absoluto exagero) recordando a los galgueros de mi pueblo, entre los que se encontraba mi tío Manolo, otro grande que también se nos fue ya; y que con toda la ilusión del mundo me llevaba a la Cabreriza, en la calle Larga, allí al lado de la ermita de Roncesvalles, a enseñarme aquellos galgos con los que cortaba el viento por los cotos. Asimismo, recuerdo a su hijo, mi primo Mario, cómo entrenaba con otros galgueros del pueblo, con aquellas motillos de los cuales tiraban como en Siberia y Norteamérica tiran los huskies, los samoyedos y los Alaska malamuten de los trineos. Así las cosas, entre diciembre del 2014 y enero del 2015 pasé veintipocos días de vacaciones en el terruño, luego de dos años de ausencia. Cuando me encontré con mi primo Gonzalo Moreno Castro (1) y le hablé del poeta que no paraba de escuchar a través de múltiples versos musicalizados, me aclaró que el artífice de los trabajos "Galopando por los sueños", "Que Dios reparta suerte" y "De casta le viene al galgo", amén de paisano suyo, también forma parte de su rama Castro.

Yo me quedé asombradísimo de la coincidencia, pero hasta ahí, no caí en que había otro vínculo definitivamente sublime. Y es que reitero: Las cosas pasan por algo. Porque resulta que se acabaron aquellas intensas y fructíferas vacaciones y yo seguí pendiente de los trabajos de José León, encogiéndome el corazón con cada verso; y al cabo de los meses, mi primo Gonzalo me refirió que también estoy ante el dueño de la Bodega “El Potro”. Conste que a mí me sonaba mucho el sitio pero no acababa de identificarlo. Con todo, me meto en su página de facebook (2) y en seguida identifico el lugar donde por última vez vi a mi muy querido, admirado y añorado tío José María, a la sazón, padre de Gonzalo. Bicheando más fotos, puedo identificar a una hermana de José León como la persona que nos atendió aquella otoñal y plácida noche, pocos días antes que mi tío se nos fuera tan intempestivamente.

Le consulto a mi primo Gonzalo, que a su vez le consulta a su madre, mi tía Pilar, y así me lo confirman: Allí estuvimos juntos por última vez. Por todo ello, reitero que para mí, esto es algo netamente providencial que, al cabo de los años, con paradójica felicidad me sacude en plena cara como un dulce cante de ida y vuelta. Que no en vano el flamenco es eso, producto de muchas idas y muchas vueltas. El mismo flamenco que tanto nos une a todos los referidos protagonistas de esta historia tan sorprendente, y que tanta importancia tienen para este que les intenta expresar con palabras lo que sale a borbotones del alma.

Empero, todo aquello que José expresa en rimas cortas y constantes (hermosa tradición ibérica que asimismo heredaron los gauchos), en comunión con la calidad poética y a la lejanía, me provoca una constante melancolía, que al final, es la que siempre acaba inspirando para escribir.

Dice José León que a los artistas la sensibilidad se nos exacerba tanto para lo bueno como para lo malo, y yo digo que eso es verdad. Y añado: Estando fuera del terruño, peor todavía. Escuchar a José León es como viajar en una máquina del tiempo, como sembrar una senda a partir de mi infancia con una esencia de identidad que jamás me abandona, recordándome lo que fueron los míos y lo que seré yo siempre por más lejos que esté. Y así, tuve la oportunidad de encontrarme con José en las vacaciones navideñas que viví con mi familia entre el 2016 y el 2017, volviendo a “El Potro”, lugar de culto y referencia, de sabor tradicional y arquetípico, donde uno puede degustar las mejores carnes ibéricas, así como los frutos de las dos aguas que nos bañan como la eterna y homónima rumba de Paco de Lucía QEPD. Calidad y cantidad garantizadas. Y a un muy buen precio. Allí uno siente ganas de torear, de declamar, de lanzarse por tierra a caballo y por mar en el más intrépido navío. ¡Qué bien se siente uno allí! Y a pesar de los pesares, en Andalucía nos resistimos más y mejor a muchas embestidas pretenciosamente modernas, y somos muy celosos de lo nuestro, que asimismo, tenemos a bien compartir con todo el mundo hispano.

Así las cosas, para resumir esta serie de raudos acontecimientos, que calle la prosa y que hablen los versos mientras que el arte, la intrahistoria y la Providencia nos siguen encontrando:

AL TORERO POETA JOSÉ LEÓN

Luz del Aljarafe que entra
por rubias ventanas rocieras,
fusionando caballos y toros,
como antiguas divinidades iberas.

Alpacas de paja que se estremecen,
con una voz de flamenco rasgueo;
mientras una hermosa collera de
galgos exhibe su ágil movimiento.

Pintura de barrocas costumbres,
que se pasea entre olivos y encinas,
el color y el olor de una bodega,
entrando cual ráfaga divina.

Una casa encalada con
bien dispuestos ladrillos,
mirando hacia una primavera,
que sabiamente habla del destino.

Hombría de honrado paisanaje,
altura de peregrinación espiritual,
sol que pide sombrero y chaquetilla,
garrocha que en Bailén supo triunfar.

Botos de atesorados recuerdos,
azahar desparramado por arrobas,
aire de llanura marismeña,
río de oceánicas horas.

Silencio: Que me estoy inspirando
en el poeta José León. He aquí
mis motivos. He aquí lo que es
mío y nuestro, y nunca va a morir.

Por eso, va pasando el tiempo, y sigo escuchando y admirando a José León, alimentando con mayor facilidad los motivos literarios de ese Macondo aljarafeño que estoy construyendo y espero que vea la luz algún día, al igual que mi poemario de cantos ibéricos taurinos. En ello estoy.

¡Ah! Y por si algún día quieren ustedes argumentos contra los antitaurinos, ecolojetas, animalistas y compañía, les dejo para terminar, por supuesto, al maestro José León: "No me gusta poner nada en Facebook de mi vida personal, pero hoy he recibido por privado un mensaje de un miembro de una asociación animalista llamándome poeta asesino y no me puedo callar, pues traicionaría a ese bello animal como es el toro bravo. Ese animal al cual le tengo que agradecer la época más feliz de mi vida. Por eso tengo que defenderlo. Sepa usted señora que uno de los parques forestales más grande de Europa es España, por las miles de hectáreas destinadas al toro bravo. Gracias a ello perdura la perdiz roja, el águila, muchas aves de Doñana, el lince y muchas más especies en peligro de extinción. También quiero decirle que en ningún matadero español se le perdona la vida a ningún ser vivo, como ha podido ver este año en la Maestranza de Sevilla, y no me venga con la misma demagogia de siempre: "yo como carne para comer, no para divertirme". Usted se divierte saboreándola y con una buena copa de vino rodeada de amigos. Y si ya me dice usted que es vegetariana, más a mi favor, porque la lechuga que usted se come no se cría en el Mercadona, y hay que eliminar plagas de conejos, topos, insectos a miles, antes de que esté en su plato. Soy un poeta asesino, como lo fue Lorca, Miguel Hernández y como lo fue Alberti. Y todos encontraron en esta fiesta su inspiración. Yo no podría ser menos. Ellos dejaron un legado y yo, aunque a usted le pese, lo voy a continuar. SOY ESPAÑOL Y TAURINO y no me avergüenzo de ello. No espero que usted me entienda, pero respéteme."

 

-------------

NOTAS:
(1)Sobre mi primo Gonzalo Moreno Castro:
https://www.youtube.com/user/Gonmoca

(2) José León:
https://www.facebook.com/quediosrepartasuerte.joseleon/?ref=ts&fref=ts
Bodega “El Potro”:
https://www.facebook.com/Bodega-EL-POTRO-de-Villanueva-del-Ariscal-117749911574401/?ref=ts&fref=ts
Fin de la conversación de chat

Col arriba
Correccion Disenso
Columna Contra MundumCol genealogia peruana
Columna Navegando
Columna PinceladasCol 002
Columna 09
Columna Patrimonium
Columna 11Col Dario Enriquez chico
Col Mirada legalCol 04Col Manifesto
Col morrocotudo
Col Ganzalez
Col A primera vistaCol 001Columna Pepe LaddCol dardo en el blanco
Col El higadoCol Libertad bajo palabraCol ElvisCol Homenaje RecuerdoCol 01
Col A tempo
Columna 14
Col La otraCol 02Col B CriolloCol Peruano AColumna 16Correccion Sin sendero
Col Aldea VCol 05Col Desde el solar trujillanoColumna 17Col CEPCol ENTREVISTASCol Varios

EXTRANJEROS TITULO
Extranjeros 01Correccion Pensando en voz altaCol boliviano
Extranjeros 02
EXTRANJEROS LechinCol Rusa sin BanderaExtranjeros 04Col Cubano 06Correccion Agustin LajeExtranjeros 05
Extranjeros 06
Extranjeros 07Col Venezuela futura
Extranjeros 08
Extranjeros 09Correccion Carlos Sanchez BerzainCol 03 CubanoExtranjeros 10

Si desea...

Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *