Buscar en LA ABEJA:

Jueves, 15 de Noviembre 2018


Frase Cabecera 245px

trump 667634

Escribe: José Luis Orella.- La llegada a la presidencia de los Estados Unidos de Donald Trump, ha convulsionado el mundo de las relaciones internacionales, por su fuerte carácter, aparentemente impredecible, y las salidas de tono de sus exclamaciones en su campaña electoral. Sin embargo, las primeras actuaciones responden a la más pura tradición del partido republicano, anterior a la revolución conservadora de Ronald Reagan.

El marco de las relaciones entre Estados Unidos y Europa siempre ha sido uno de los principales nexos de su política internacional. Desde la independencia de USA, con apoyo de Francia y España frente a la Gran Bretaña, inició un paulatino crecimiento continental, a la vez que mostró su cariz de futura potencia eliminando la presencia europea en el continente occidental. La compra de la Luisiana a Francia en 1803, la compra de Alaska a Rusia en 1867, la guerra contra España en 1898, que le dio el control sobre Cuba, Puerto Rico, Filipinas y Guam, y la compra de las islas vírgenes a Dinamarca en 1917. Pero la intervención en las dos guerras mundiales, bajo administración demócrata en ambas ocasiones, proyectará a los Estados Unidos como gran potencia por encima de los viejos imperios europeos.

La guerra fría confirmará la hegemonía estadounidense de la Europa occidental en todos los niveles, militar, cultural, social y político. En 1956, cuando la nacionalización del canal de Suez por Gamal Abdel Nasser, provocó el intento de intervención militar franco-británico, fue el presidente Dwight Eisenhower, quien lo impidió, demostrando de forma pública el fin de la hegemonía europea. Durante todo el periodo de la guerra fría, los países europeos fueron fraguando un proyecto europeísta que nos devolviese un lugar bajo el sol, pero también aparecieron luchas intestinas para ver qué país europeo gozaba de mejor relación con la primera potencia. Sobre este punto, aunque el brazo armado de la defensa de USA y Europa occidental sea la OTAN, el verdadero primer círculo de máxima interrelación de información y tecnología está formado por la comunidad UKUSA, formada por USA, Gran Bretaña, Canadá, Australia y Nueva Zelanda. Después de este centro neurálgico, vienen los amigos estratégicos como Alemania, España, Italia, Taiwán, Japón, Filipinas, Turquía, Arabia Saudí, Paquistán, Israel que ayudan a sostener la presencia de la primera potencia a nivel global.


En el contexto europeo, el proyecto de una Europa unida y fuerte fue un elemento estratégico necesario de la política exterior norteamericana. La unidad de la Europa occidental se consideraba indispensable en el marco de la defensa del mundo libre frente al expansionismo comunista de la URSS. El próximo 25 de marzo se conmemorará el sesenta aniversario de los Tratados de Roma, que fue el nacimiento del Mercado Común Europeo. Desde entonces la interrelación transatlántica ha ido cada vez a más. En este momento, ambos polos representan el 10 % de la población mundial, monopolizan el 40 % del comercio mundial y suman el 60 % del PIB mundial. En el 2010 se valoró el intercambio entre ambas orillas en $546 billones, dando trabajo directo a 15 millones de trabajadores. La fuerte relación económica se mantiene fluida a través de las cumbres anuales entre los Presidentes de la Comisión Europea y del Consejo Europeo y el Presidente de los Estados Unidos, que constituyen el vértice de este diálogo permanente. El objetivo central bajo la presidencia Obama era la firma por ambas partes del Acuerdo de Libre Comercio e Inversiones (TTIP), que crearía un inmenso mercado transatlántico y beneficiaría a las grandes empresas multinacionales. Este último punto ha sido rechazado por el actual presidente, más favorable, tomando como base la administración de los presidentes republicanos Warren G. Harding y Herbert Hoover, que fueron grandes protectores de los trusts industriales, proteccionistas ante competidores internacionales, y aislacionistas en política internacional.

En el bando opuesto se encuentra el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, que fue acusado, cuando estuvo al frente del ejecutivo de Luxemburgo, de favorecer acuerdos secretos a más de 300 empresas multinacionales, con beneficios fiscales, a cuenta de beneficios obtenidos en otros países europeos. también, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, se ha destacado como uno de los principales enemigos del nuevo presidente norteamericano, cuando envió una carta a los veintisiete jefes de Estado y de Gobierno de los países miembros de la Unión Europea, subrayando al estadista como una nueva amenaza, semejante al expansionismo ruso o al islamismo radical. Pero Donald Tusk ocupa su actual cargo, cuando en su país se destapó la implicación de su hijo en una empresa, Amber Gold, que malversó capitales de pequeños ahorradores, y el impidió desde su puesto de primer ministro a la formación de una comisión de investigación del parlamento polaco. Su descrédito le obligo a buscar nuevos horizontes. No es extraño que el ideal europeísta no cale en la sociedad, si comparamos a sus actuales representantes con los firmantes de los Tratados de Roma

Otro punto importante son las consecuencias del Brexit, la salida de Gran Bretaña de la UE, que a su vez ha incrementado sus acuerdos bilaterales con USA, ha estimulado los movimientos contrarios al proceso de unificación europeo, y los candidatos populistas de derechas, como Marine Le Pen, en Francia, y Geert Wilders, en Holanda, con próximas elecciones, han mostrado sus simpatías públicas por el actual presidente estadounidense, creando un mayor distanciamiento entre USA y UE. Otro aspecto a tener en cuenta, es el rechazo del presidente de los Estados Unidos a mantener a su país como garante exclusivo de la seguridad en Europa. El mandatario exige cambios dentro de la OTAN, donde los países europeos estén obligados a invertir un 2% de su PIB en defensa. Tras el final de la guerra fría, la presencia militar en Europa se fue reduciendo, excepto en el sur de Europa, donde es imprescindible su presencia por la proximidad a la región del próximo oriente. Polonia y los países bálticos, con un fuerte temor ante el incremento del protagonismo internacional rusa, han reforzado su estrecha relación con los Estados Unidos y con la OTAN. La Unión Europea es un gigante económico, pero ha procurado siempre mantener un perfil bajo en el aspecto militar, y su participación en misiones de paz, ha tenido que ir incrementándose con el tiempo. En el caso de España, el presupuesto está reducido a mínimos, y la entrada en la OTAN se hizo de forma inconsciente, dejando fuera de su cobertura la defensa de las ciudades norteafricanas de Ceuta y Melilla, españolas desde hace cuatrocientos y quinientos años respectivamente, en un caso de conflicto. Sin embargo la OTAN sólo defiende objetivos que interesan a los Estados Unidos.

En la situación actual, las numerosas amenazas que se perciben, como la proliferación de armas de destrucción masiva, el terrorismo internacional, o el frágil proceso de paz en el Próximo Oriente obligan a un mayor compromiso con la paz, y a enterrar la política de intervenciones que ambos partidos, bajo la presidencia de los Bush, Clinton o Obama han desarrollado fomentando la disolución de Iraq, Siria o Líbia.

Col arriba
Correccion Disenso
Columna Contra Mundum
Columna PinceladasCol 002
Columna 09
Columna Patrimonium
Columna 11Col Dario Enriquez chico
Col Manifesto
Col morrocotudo
Col Ganzalez
Col A primera vistaCol 001Columna Pepe Ladd
Col El higadoCol Libertad bajo palabraCol Elvis
Col A tempo
Columna 14
Col 02Col B CriolloColumna 16Correccion Sin sendero
Col Aldea VCol 05Col Desde el solar trujillanoColumna 17Col ENTREVISTASCol Varios

EXTRANJEROS TITULO
Extranjeros 01Correccion Pensando en voz altaCol bolivianoEXTRANJEROS LechinCol Cubano 06Correccion Agustin LajeExtranjeros 05
Extranjeros 06
Extranjeros 07Col Venezuela futura
Extranjeros 08
Extranjeros 09Correccion Carlos Sanchez BerzainCol 03 CubanoExtranjeros 10

Si desea...

Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *