Buscar en LA ABEJA:

Martes, 17 de Octubre 2017


Frase Cabecera 245px

monta

Escribe: José Luis Orella.- Tayikistán y Kirguistán son las repúblicas del Asia central más desconocidas, procedentes de la desmembración de la antigua URSS en 1991. A la sombra de sus hermanas Kazajstán, Uzbekistán y Turkmenistán, más famosas por sus importantes recursos energéticos, no obstante, no dejan de tener una gran importancia geoestratégica en el ajedrez del Asia central.

El nombre de tayico viene del persa y significa árabe, era el apelativo que se dio a los invasores musulmanes en el siglo VIII. Después el término ayudó a calificar a los musulmanes sedentarios, que de manera mayoritaria hablaban el parsi, mientras los nómadas lo hacían en alguna variedad de lengua turca.

Los tayicos a finales de siglo XVIII quedaron englobados en el emirato de Bujara y a finales del siglo siguiente formaron parte del imperio ruso, aunque la zona de Pamir, donde habitan los tayicos montañeses quedó en la parte de Afganistán y de la India británica de entonces. Bajo el comunismo la zona persófona de Jujand y Samarcanda, el habitat de los tayicos, pasó a ser una república autónoma de Uzbekistán hasta 1929. A partir de este año las autoridades stalinistas decidieron crear una nueva república soviética para los tayicos tomando como base la autónoma que se segregó de la república uzbeka. Como la ciudad histórica de Samarcanda quedó bajo la férula de Uzbekistán, la nueva Tayikistán tuvo que crear de la nada una ciudad en el poblado de Dushambe que se llamó Stalinabad, aunque a partir de 1991 recuperó su primitivo nombre tayico. Después de la muerte del dictador georgiano, Tayikistán entró en los planes de colonización y explotación agraria de Nikita Kruschev y la república se trasformó a favor de la producción algodonera.

 

En 1991 con la caída del comunismo y la disolución de la URSS el presidente Rajmán Nabiyev proclamó la independencia de la república. Sin embargo, su cercanía al Afganistán de los muhaidines planteó el problema de contagio islamista a la joven república. En el sur del país se acrecentó la actividad guerrillera islamista que tomó la capital Dushambe y las autoridades excomunistas tuvieron que contar con ayuda militar rusa para retomar el poder en 1992. La guerra civil tayiko causó 50.000 muertos. Desde entonces, el gobierno tayico guarda una estrecha alianza militar con Rusia para impermeabilizar su frontera del Afganistán fundamentalista y del tráfico de opio. La aportación militar rusa se compone de una división motorizada y varias unidades de guardias de fronteras, en total una fuerza de unos 18.000 hombres.

Esta guarnición es la base de la estabilidad de la república, mantiene a las partidas fundamentalistas y de narcotraficantes fuera del país, ayudando a mantener a la república dentro del ámbito geoestratégico ruso. Desde 1994, Emomali Rahmon, antiguo colaborador de Nabiyev, y artífice de la reconquista del país a los islamistas, es el presidente de la república hasta el día de hoy. A pesar de la guerra civil, el régimen negoció una tregua y tras una negociación, acordó la actividad política de la oposición islámica, aglutinada en el partido del renacimiento islámico. Los gubernamentales están organizados en el partido democrático popular. Sin embargo, a pesar de todo el país todavía no pertenece a la Unión Euroasiática, aunque si forma parte del resto de asociaciones transfronterizas que lideran Rusia y China. Durante la guerra civil afgana, contra el dominio talibán. La oposición antitalibán afgana formada principalmente por hombres de las tribus minoritarias, estuvo liderada por Massud "el león de Panshir", líder político-militar de los tayicos montañeses de Afganistán.

Los tayicos exsoviéticos pronto tomaron contacto con él y le ayudaron en lo que pudieron. Cuando Vladimir Putín, presidente de Rusia decidió ayudar militarmente a la Alianza del Norte del desaparecido Massud (asesinado por miembros de Al Quaeda el 9 de septiembre de 2001). Los tayicos acrecentaron su alianza con Rusia, incluso los fundamentalistas islámicos tayicos, que se manifestaron contrarios a los talibán. Recordemos que los tayicos fundamentalistas eran favorables a los opositores antitalibán y aliados de Irán por su cercanía cultural, ambos son persófonos. Por tanto, Tayikistán se encuentra en una difícil situación económica por su pobreza, sus exportaciones se reducen al algodón y al aluminio, por lo que depende de la ayuda militar rusa para mantener en el poder a la antigua oligarquía comunista y por su cultura persa se ve más cercana al Irán chiita que a la Turquía laica proamericana.

El país no cabe duda es un amigo estrecho de Rusia en el Asia central, por su dependencia militar y económica. Aunque la guerra civil propició la vuelta de 200.000 colonos rusos a Rusia. La república asiática quiere evitar que los rusos, que son la élite cultural del país, se marchen para evitar el posible colapso de su economía por la desaparición de sus cuadros especializados. En cuanto a la religión, el Islam reúne al 97 % de la población. La minoría cristiana se encuentra formada por ortodoxos (rusos y ucranianos), y católicos (alemanes del Volga, polacos y lituanos). En cuanto a los católicos, son en la actualidad unos 300. Desde el año 2002 el Estado mantiene relaciones diplomáticas con la Santa Sede. El nuncio apostólico reside en Kazajstán.

Eclesiásticamente Tayikistán es una “misión sui iuris”, es decir, un territorio de misión que no depende de un Vicariato o Prefectura apostólica. Está regida por un superior, el padre Carlos Ávila, un sacerdote argentino miembro del Instituto del Verbo Encarnado, a quien el 29 de septiembre de 1997 el papa Juan Pablo II le encargó la misión de establecer la Iglesia Católica en esta región. Con él colaboran sacerdotes y religiosas de la Familia del Verbo Encarnado.

Con respecto a Kirguistán, los kirguises son un pueblo de cultura turca, aunque mestizado con elementos mongoles. En el siglo XII, se convirtieron al Islam suní de la escuela Hanafí, pero mantuvieron sus costumbres nómadas de pueblos de la montaña. Durante un tiempo estuvieron bajo el control de los mongoles oirates. A principios del siglo XIX, el territorio que forma, en su mayor parte el actual territorio kirguís, cayó bajo el dominio del kanato uzbeko de Kokand. Pero las revueltas internas de las tribus kazajas y kirguises contra el dominio uzbeko propicio la intervención rusa. El imperio del Zar quería abrir la ruta del Asia central a su comercio, y el general ruso Mijaíl Skóbelev anexionó el Kanato de Kokand en 1876 al imperio ruso. Sin embargo, el proceso de rusificación y de sedentarización de los nómadas llevó a estas a sublevarse, y tras ser aplastadas, a exiliarse en gran número en China.

Después de la revolución bolchevique, muchas tribus apoyaron a los rebeldes basmachis (musulmanes antibolcheviques), pero sin éxito. El 5 de diciembre de 1936, se estableció la República Socialista Soviética de Kirguistán integrada en la URSS, hasta su disolución en 1991. Entonces se inicia el periodo de independencia de la actual república de Kirguistán bajo la presidencia de Askar Akayev, quien sucumbirá, después de las elecciones parlamentarias del 27 de febrero y del 13 de marzo de 2005, ante la Revolución de los Tulipanes, organizada al mismo estilo que las revoluciones de colores del año anterior en Ucrania y Georgia, que dio el poder a políticos pro-estadounidenses. Su sucesor fue el ingeniero Kurmanbek Bakíev, quien también fue acusado de prácticas autoritarias y corruptas por lo que, aunque ganó en las elecciones presidenciales de 2009, fue derrocado al año siguiente por una revuelta popular, ala que intentó hacer frente, con más de 40 muertos. La presidencia fue ocupada por Roza Otunbayeva y en octubre se celebraron las primeras elecciones parlamentarias limpias. Almazbek Atambayev fue elegido primer ministro, aunque era el líder de la segunda fuerza política, pero en coalición con la primera y la tercera. En el 2011 Almazbek Atambayev fue elegido presidente de la República hasta el día de hoy, con un 63 % de apoyos.

Kirguistán es un país pobre, pero no aislado, su economía depende de su ganadería y agricultura, y una minería en ascenso, aunque también podría explotar su potencial turístico al ser conocida por sus paisajes como la Suiza del Asia central, por sus montañas, todavía salvajes. Sin embargo, también tiene dos importantes problemas, el primero viene del control de gran parte del valle de Fergana, el más fértil de la región, con una fuerte presencia uzbeka, con lo que surgen fuertes tensiones interétnicas, como las que provocaron en el 2010 la salida de miles de uzbekos étnicos al país vecino. Aprovechándose de ese foco de tensión, se encuentra el ilegal Movimiento Islámico Uzbeko, principal aliado local del yihadismo radical mundial. En segundo lugar, las revueltas populares del 2005 y del 2010 causaron la salida masiva de las comunidades minoritarias del país, por lo que el nivel de kirguises ha pasado de un 65 % a un 70,1 %. Por el contrario los rusos han bajado de ser más del 12 % a un 7,7 %, del mismo modo ucranianos y alemanes del Volga, estos últimos casi ya en su totalidad en la actual Alemania. En la actualidad, el 20 % de la población es cristiana ortodoxa, el resto musulmana suní, entre los que hay que incluir un 14 % de población uzbeka, concentrada en el valle de Fergana, mientras los eslavos se sitúan al norte, principalmente en la capital. Pero la pérdida de una parte importante de su comunidad alemana y eslava ha traído la desaparición de su parte de su élite económica e intelectual.

A su vez, Kirguistán es miembro de la Organización de Cooperación de Shanghai, la Comunidad de Estados Independientes, la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC) y la Organización de Cooperación Islámica. El 8 de mayo de 2015, fue el último en incorporarse como país miembro de pleno derecho a la Unión Euroasiática.

En resumen dos países con las puertas culturales abiertas a Irán y Turquía, las económicas a China, y las política-militares a Rusia, en un orden estable y controlado que beneficia a todos. Estas dos repúblicas tienen a gran parte de su población joven masculina trabajando en la construcción en Moscú y en San Petersburgo, sus ingresos son uno de los principales ingresos de divisas a sus países. Las buenas relaciones con Rusia son primordiales, también por el acceso a la tecnología y a los medios de seguridad, que les proteja del terrorismo islámico y del tráfico de opio afgano. Pero también deseosos de relaciones con la Unión Europea a la hora de encontrar mercados y desarrollar sus países a través de la nueva ruta de la seda.

Col arriba
Correccion Disenso
Columna Contra MundumCol genealogia peruana
Columna Navegando
Columna PinceladasCol 002
Columna 09
Columna Patrimonium
Columna 11Col Dario Enriquez chico
Col Mirada legalCol 04Col Manifesto
Col morrocotudo
Col Ganzalez
Col A primera vistaCol 001Columna Pepe LaddCol dardo en el blanco
Col El higadoCol Libertad bajo palabraCol ElvisCol Homenaje RecuerdoCol 01
Col A tempo
Columna 14
Col La otraCol 02Col B CriolloCol Peruano AColumna 16Correccion Sin sendero
Col Aldea VCol 05Col Desde el solar trujillanoColumna 17Col CEPCol ENTREVISTASCol Varios

EXTRANJEROS TITULO
Extranjeros 01Correccion Pensando en voz altaCol boliviano
Extranjeros 02
EXTRANJEROS LechinCol Rusa sin BanderaExtranjeros 04Col Cubano 06Correccion Agustin LajeExtranjeros 05
Extranjeros 06
Extranjeros 07Col Venezuela futura
Extranjeros 08
Extranjeros 09Correccion Carlos Sanchez BerzainCol 03 CubanoExtranjeros 10

Si desea...

Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *