Buscar en LA ABEJA:

Sábado, 19 de Agosto 2017


Frase Cabecera 245px

Cab Varios

La bestia feminista

Escribe: Tomás González Pondal.- Días pasados y por la noche, se encontraba en una parada de colectivos una muchacha de unos veinticinco años. Detrás de ella, como a metro y medio, frenó un chico que por sus apariencias no debía tener más de diecinueve años. Yo caminaba rumbo al centro, pues me iba a juntar con unos amigos a cenar. Al pasar delante de la joven, escucho que me llama. Me volví y le pregunté qué deseaba. En voz baja me dijo: “Flaco, no me haces el aguante; el loco que se paró detrás me da miedo”. Me quedé al lado de ella y permanecimos conversando hasta que llegó el ómnibus. Cuando vi que subió al móvil, emprendí nuevamente la caminata. El chico sospechoso no subió al autobús; él se fue cuando vio que nos fuimos. Sí quedó claro que no tenía la intención de viajar en autobús.

La anécdota –que por esas vueltas de la vida me tocó vivir- se constituyó en una suerte de tratado elemental contra el feminismo. En un simple hecho está cifrado todo lo medular acerca del respeto, y todo lo medular acerca del desquicie feminista. No hace falta crear un movimiento que entre sus banderas de batalla predique con firmeza el derecho a matar al ser humano en gestación, para decir que es preciso que el hombre debe respetar a la mujer, y que, por tanto, no debe ser violento con ella. No hace falta crear un movimiento que insista sobre la necesidad de generar gente que se inmole matando a otras, para defender el medio ambiente de incendios malintencionados. En resumidas cuentas, para luchar por el respeto mutuo de hombres y mujeres, no hace falta recurrir a banderas insanas propuestas por movimientos insanos.

El feminismo no quiere que se hablé de él, salvo que sea a su favor.Y por las dudas que algún desubicado se atreva a criticarlo, ya tiene dispuestas estratégicamente un centenar de frases descalificativas. Lógicamente, la campaña “mordaza” debe ser aplicada. Bien. Aquí hablaremos igual.

Frente a la anécdota contada, una persona con un juicio moderado dirá: “había que proteger a la chica, el sospechoso le podría haber hecho cualquier cosa”. Pero una persona con juicio feminista dirá: “eso es machismo, la mujer no es inferior al hombre para venir a recibir protección de él”. La lógica feminista está diciendo lo siguiente: “que si un grandulón está en una parada de colectivos y detrás de él se pone una chica de diecinueve años algo sospechosa, el grandulón puede frenar a una joven que pase caminando y decirle: ‘oye, flaca, quédate aquí porque tengo miedo de la señorita que está detrás mio”. Lógicamente serán también las mismas feministas quienes se encargarán de iniciarle al hombre una causa judicial por discriminación, ya que considerarán que había en él una intención machista patriarcal de esclavizar. El feminismo no puede ver que la protección de un hombre hacia una mujer no es en modo alguno un acto de desprecio o indicativo de inferioridad, sino que es algo natural que tiende a la complementariedad, y que conduce al bien y al amor.

Sin darse cuenta, el feminismo arruina lo que defiende y exalta a lo que ataca. Nunca vi tanta bestialidad como cuando se dice que asesinar a un ser humano en gestación es un derecho de la mujer; y nunca leí tanto la vida ejemplar de los patriarcas como en estos días en donde con fervor encendido se habla del patriarcado.

Una feminista -siguiendo a la partidaria del aborto Gloria Steinem- defenderá que «una mujer sin un hombre es como un pez sin bicicleta», con lo que nos viene a enseñar que es “tan prescindible” el hombre que lo precisan hasta para dedicarle la frase.

Una feminista dirá que«el “Feminismo” es noción radical de que las mujeres son seres humanos»”, y en prueba de ello tenemos que las feministas no temen hacer un tetazo en el Obelisco y no temen hacer sus necesidades en Iglesias, demostrando lo que quieran menos humanidad.

Leer más...

bebellora

Deus non irridetur

Escribe: Tomás González Pondal.- El día 15 de marzo de este año, el diario Los Andes (Mendoza - Argentina), publicó una nota de mi autoría titulada «La RAE en tiempos tormentosos» (escrita contra el feminismo), que concluía diciendo: “Me temo que de seguir este circuito enloquecedor, así como hoy se pide a la RAE que desconozca una realidad, mañana se pedirá como medida obligatoria que, en miras a no violar la absoluta igualdad que se pretende, las clínicas de natalidad hagan nacer, sea como sea, a todos los seres asexuados”. Nunca imaginé que en tan pocos días aquel temor se haría de algún modo realidad.

Le tocó ahora a un pobre bebe de Canadá haber devenido en conejillo para ser sometido a experimentos. Se le puso por nombre Searyl Atli. Nació varón, pero su progenitora, una tal Kori Doty, perteneciente por decisión propia al oscuro planeta Contranaturam; auto-identificada conforme a la variopinta nomenclatura trans-formers como “transgénero no binario” (también conocido como genderqueer, esto es, no identificados con los queer – como se ve, términos muy conocidos en las tradiciones humanas-), optó de manera arbitraria y egoísta, convertir a su hijo en un experimento, consistente en que no lleve indicado en su documento de identidad cuál es su sexo. ¿La razón? Argumentó que no quiere imponerle nada, sino que, cuando el pequeño crezca, que sea él quien elija si desea identificarse con algún sexo o no.

Kori Doty - un prototipo de avanzada – impone con trampas. Como hoy resulta que hasta lo evidente –si posible fuera- debe ser aclarado, aclaro que imponer algo no tiene nada de malo dada las debidas condiciones. Si a un chico se le ocurriera hacer de las ventanas del vecino un blanco para poder arrojar piedras, está muy bien que el padre se imponga con sus advertencias impidiéndole perpetrar el daño. Es fastidioso tener que estar haciendo tales aclaraciones, y todos en su sano juicio sabrán poner un sinnúmero de ejemplos. Pero decíamos que Doty engaña, porque pretende ser una acérrima enemiga de imposiciones, pero ella, le guste o no, impone.

Leer más...

184286

Escribe: Alberto Mansueti.- En América latina ya no hay golpes militares. De elección en elección, elegimos presidentes, y Legislaturas; pero no hay reformas de fondo: básicamente todo sigue igual, y nada cambia. ¿Por qué?

Los militares están en sus cuarteles, muertos de miedo: una de las principales estrategias de la izquierda dura, la del Foro de Sao Paulo, fue meter entre rejas a los viejos generales anticomunistas y “golpistas” del siglo pasado, tras exhibirlos en espectaculares juicios públicos, con mucho circo mediático. Fue un mensaje para los oficiales de este siglo; y surtió efecto. Ya no hay golpes ni dictaduras militares; aquellos “gobiernos de facto” pasaron a la historia del siglo XX.

Sin embargo, la realidad social y política, como la realidad natural, no puede suprimirse. En América latina muchos presidentes están destinados a ser como el “fusible” de un sistema eléctrico: es un componente hecho de un material conductor, con bajo punto de fusión, colocado para “saltar” si la tensión se hace excesiva, interrumpiendo así el flujo. ¿Para qué? Para proteger todo el sistema.

Así pasó en enero de 2000 en Ecuador, con el presidente Jamil Mahuad; y en noviembre de ese año, en el Perú, con Alberto Fujimori. Al menos el primero alcanzó a decretar la dolarización, tras 15 meses en su cargo, y el segundo a hacer reformas “de primera generación”, tras 10 años en el suyo, antes de “saltar” como fusibles. Pero al año siguiente en Argentina, se “quemó” el fusible De la Rúa, por no haber hecho absolutamente nada.

El sistema que protegen la derecha mala y las izquierdas no es eléctrico, es político: el social-mercantilismo, con su “apartehid” entre los de arriba, disfrutando las mieles del capitalismo de amigotes en el sector privado, y los de abajo, padeciendo las amarguras del socialismo en el “público”: escuelas que no enseñan, hospitales que no curan ni atienden, jubilaciones miserables. Y empresas “micro”, las PYMES, una especie de salvavidas para apenas sobrevivir. Le llaman estado “de Bienestar”, y lo es, pero ya vemos a quiénes toca el bienestar, y a quiénes el malestar.

Es inevitable: si la tensión sube de repente, el fusible se quema, sea de la derecha mala, como en los tres casos antedichos, o de izquierda. Sucedió en 2003 con “Goni” Sánchez en Bolivia, de derechas, y en 2004 con “Titide” Aristide en Haití, de izquierdas, y también con casi todos los otros presidentes que fueron depuestos o presionados a renunciar, indefinidos como Lucio Gutiérrez en Ecuador (2005), de izquierda como Manuel Zelaya en Honduras (2009) y Fernando Lugo en Paraguay (2012), o derecha pésima como Otto Pérez Molina en Guatemala.

Leer más...

bachelicidas

Escribe:Tomás González Pondal.- Cuando decimos que una ley no admite excepciones, queremos decir que no admite más validez de casos que ella misma: o el hombre respira oxigeno o muere, no existe alguna excepción a la regla. No puede una persona (jamás) vivir respirando monóxido de carbono. Otro tanto ocurre con la inviolabilidad de la vida de un ser humano inocente. No hay excepción alguna que admita la validez de una voluntad enderezada directamente a matar a un ser humano en el vientre materno. Y es por tal razón que lo del Senado chileno –apoyado e impulsado por Bachelet-, no aspira a una ley para excepciones, sino que aspira a ser una ley contra otra ley; se trata por eso mismo de una medida asesina contra una ley de vida.

Las noticias nos dicen que «el Senado chileno aprobó este miércoles uno de los proyectos de ley fundamentales del segundo Gobierno de Michelle Bachelet (2014-2018): la despenalización del aborto en caso de riesgo de vida de la madre, inviabilidad fetal y violación. Con esta resolución de la Cámara Alta, que se someterá a votación en la Cámara de Diputados este jueves, Chile se halla a un paso de dejar el grupo de los siete países que persiguen las interrupciones del embarazo en todas las circunstancias (Nicaragua, República Dominicana, El Salvador, Haití, Malta y Honduras)».

Repito algo que vengo diciendo hace mucho: dado que todo el mundo puede acceder fácilmente a Google, pongan y miren algún video en donde se practique un aborto. Háganlo, principalmente si se encuentran apoyando algún tipo de maniobra abortiva. Cuando lo hayan hecho, automáticamente comprenderán porqué eso que ven no es la “interrupción de un embarazo” como arteramente lo llaman los abortistas; comprenderán fácilmente, con horror y hasta con lágrimas en los ojos, que están en presencia de uno de los más macabros asesinatos; comprenderán que los proabortistas deben llamar al aborto «interrupción del embarazo», porque si les dijeran que les están brindando un “derecho” a la destrucción vital de un inocente, seguramente no conseguirían adeptos; comprenderán también –es algo más sutil- porqué esta muchachada abortista nunca mostró por los medios de comunicación en qué consiste realmente lo que ellos llaman derecho al aborto.

Leer más...

Col arriba
Correccion Disenso
Columna Contra MundumCol genealogia peruana
Columna Navegando
Columna PinceladasCol 002
Columna 09
Columna Patrimonium
Columna 11Col Dario Enriquez chico
Col Mirada legalCol 04Col Manifesto
Col morrocotudo
Col Ganzalez
Col A primera vistaCol 001Columna Pepe LaddCol dardo en el blanco
Col El higadoCol Libertad bajo palabraCol ElvisCol Homenaje RecuerdoCol 01
Col A tempo
Columna 14
Col La otraCol 02Col B CriolloCol Peruano AColumna 16Correccion Sin sendero
Col Aldea VCol 05Col Desde el solar trujillanoColumna 17Col CEPCol ENTREVISTASCol Varios

EXTRANJEROS TITULO
Extranjeros 01Correccion Pensando en voz altaCol boliviano
Extranjeros 02
EXTRANJEROS LechinCol Rusa sin BanderaExtranjeros 04Col Cubano 06Correccion Agustin LajeExtranjeros 05
Extranjeros 06
Extranjeros 07Col Venezuela futura
Extranjeros 08
Extranjeros 09Correccion Carlos Sanchez BerzainCol 03 CubanoExtranjeros 10

Si desea...

Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *