Buscar en LA ABEJA:

Viernes, 20 de Octubre 2017


Frase Cabecera 245px

20728011 781395162021519 1811343600906595522 n

Escribe: Tomás  González Pondal.- Un medio de prensa festejó que en una universidad se ha construido el primer “baño sin género”. Se trata de una nueva celebración de la ideología de género. Mientras muchos dirán que son cosas baladíes que deben dejarse pasar, otros celebran un nuevo triunfo sobre el terreno cedido, tomándose la lucha muy en serio. No hay que lavarse las manos a modo «pilatezco», pues no se trata de mirar para un costado y de lo que uno va a poder seguir haciendo, sino de lo que ya no se podrá hacer.

Hace falta una aclaración previa, muy breve pero muy necesaria. No pasa el tema porque hombres y mujeres asistan a un mismo lugar. Normalmente todos en nuestra casa compartimos el baño con alguien del sexo opuesto. En lo que respecta a lo social, siempre reinó más que nada una cuestión de seguridad, preventiva, y que a la gente común nunca le molestó, de ahí que hayan baños de hombres y baños de mujeres. Dejaré la premisa bien clara: en el pensamiento de los ideólogos, el baño es solo una excusa más para machacar que sus invenciones ideológicas de fondo son muy buenas.

Es otro intento de decirnos que las transformaciones contranaturales están muy bien. Me hacen acordar a una tira cómica del humorista Caloi (aparecida en el 2004), en donde dos señores en un baño controlaban la realidad moviendo un plano de papel. Si el plano estaba en un sentido, ellos se encontraban debajo del inodoro; pero si lo giraban, se estrellaban contra el suelo. Un absurdo que prueba la imposibilidad de querer hacer lo que se quiera con la naturaleza de los seres.

 

La expresión ladina “baño sin género” encierra muchas cosas. En realidad, de seguir la lógica de los ideólogos, habría que decir “baño genérico”, “baño todo género”, “baño mezcla de géneros” (o algo más representativo de una transformación rebelde como sería escribir simplemente “vaño”, así, con “v”), ya que según ellos y sus propias prédicas hay más de treinta géneros (se ve que les importa distinguir cuando quieren), y es en honor a ellos que se alzó precisamente el invento. De modo que las manifestaciones “sin género” o “sin distinción de géneros” no son muy acertadas para sus propósitos.

Entiendo perfectamente que en una época de tantas crisis económicas, usar una expresión y un lugar común para el “cosmopolitismo de géneros”, libera de serias dificultades. De otro modo debería construirse con sus respectivos dibujos: baños de mujeres; baños de hombres; baños de transgéneros; baños de andróginos; baños de gender bender; baños de robotechs; baños de megatrones; baños de robocops; baños de walle´s; baños de terminators, etc., etc. No debe tomarse a la ligera la nomenclatura robótica, pues nada impide que alguien pueda sentirse un robot si así lo desea.

Es más, alguien puede sentirse de alguna especie de ave u otro animal, lo que implicaría hacer baños de gaviotas; baños de torcazas; baños de pitojuanes (aunque esto último suena demasiado a patriarcado –descartémoslo mejor), baños de mamuts, baños de titanosaurios rex, etc., etc. Más que una universidad, tendríamos un edificio de baños levantados en honor a la infinita gama de géneros.

Amén de la contradicción discursiva que probé en el párrafo anterior, la prensa incurre en otra torpeza, y es que, al no existir géneros sino un sexo femenino y un sexo masculino, al decir “baño sin género”, la sola expresión sería discriminatoria de la ideología que vienen a apoyar.

Nunca pensé en tener que escribir algo tocante a los baños. Calculo que más allá del interés arquitectónico y de higiene, no hay mucho más que decir sobre la materia. Lo esencial de tales sitios se cifró siempre en que sirven para hacer nuestras necesidades y para asearnos. Pero ahora los ideólogos transformistas hicieron de los retretes y mingitorios otro caballito de batalla, no precisamente en el sentido figurado con el que siempre hemos entendido la expresión «batalla» al concurrir a la zona en donde se encuentran los firmes inodoros.

De modo cómico podíamos decir que allí se libraban guerras porque hay bombas de todo tipo y explosiones de las más variadas. Pero los ideólogos han generado otro tipo de guerra, nada cómica desde luego. Han lanzado un ataque hacia el espíritu de las personas, para inyectar en él cosas como: “también desde los inodoros queremos que triunfe la ideología de género”. Ellos deben pensar muy seriamente –no me cabe la menor duda de eso-, que cada asistente a tales modernos baños, cuando se siente en el trono de lanzamiento estará rindiendo un homenaje a tan grandiosa ideología.

En eso sí que dieron en la tecla, pues nunca se vio un homenaje más preciso: una porquería ideológica es homenajeada con lanzamientos de porquerías físicas.

Los ideólogos de género quieren que se sigan viendo novedades. Desde una perspectiva feminista se pretende que se vea a la separación de baños de hombres y de mujeres como una construcción que siempre representó una discriminación. Ahora, ¿a usted se le hubiera ocurrido algo así? Jamás. Nunca nadie vio a esa división como una discriminación (entendido esto último al modo ideológico). Es más, si nos fijamos detenidamente, quedaba expresada de manera maravillosa una igualdad matemática respetable: la igualdad de las mitades locales. Una igualdad que se tradujo siempre como: ustedes con lo suyo nosotras con lo nuestro, mitad para ustedes mitad para nosotros, baño de damas (una mitad), baño de caballeros (otra mitad).

Y todo, lo reitero, con un trato sumamente respetuoso: «damas« y «caballeros». Por otra parte, una cuestión así, implicaba una temática de seguridad personal, y, en todo caso, se lo hizo para evitar mayores inconvenientes. Reitero: jamás se me ha cruzado por la mente (y pienso que a nadie con sentido común tampoco) que estar yendo a un baño de los aludidos, apuntaba una discriminación contra algún integrante del género humano. Todos sabemos qué es lo que discriminamos cuando vamos a realizar actividades de evacuación, y todos estarán de acuerdo en que eso no implica en modo alguno tener la intención de discriminar a una persona.

Por otra parte –y creo yo que esto toca más el fondo de lo pretendido por los ideólogos-: ¿dónde principalmente ven ellos la discriminación? En que las mujeres pretendan un baño exclusivo para ellas y los hombres un baño exclusivo para ellos. Puesto que hay otras nuevas invenciones “constructo sociales transformistas” que no se identifican ni con el sexo femenino ni con el masculino, al no haber otro sitio que los nombrados, luego... se sienten discriminados. Dirán: “¿a dónde irá quien no se sienta hombre o mujer, siendo que solo hay baños de hombres o de mujeres en los lugares públicos?”

Por tanto, nada mejor para los ideólogos que, una vez más, despreciando (discriminando malamente) lo natural (hombre-mujer), producir un espacio que caiga bien a quienes alteraron su natura, siempre bajo la cantinela de la victimización. De ahí que las autoridades de la facultad en donde el “baño sin género” fue incorporado, refirieron que el hecho forma parte del “Protocolo de acción institucional para la prevención e intervención ante situaciones de violencia o discriminación de género u orientación sexual”.

Entonces, los baños cuestionados son un intento de homenaje a los transformistas, y, también, un llamado a hombres y mujeres para que se unan (casi obligatóriamente) a la causa común de los transformados. Los “baños sin género” son una patraña más de los ideólogos de género para discriminar a la naturaleza; son un nuevo empujón al todo social, para que se adecue a una parte desencajada.

Las autoridades también agregaron que la “iniciativa (...) invita a repensar el diseño de los espacios comunes y sus prácticas desde una perspectiva inclusiva”. Los diseñadores de las más de treinta opciones de modificación, han logrado hace rato que la palabra «inclusivo» tenga, en su discurso, siempre una connotación positiva, buena. Todo lo que ellos llaman «inclusivo» debe ser necesariamente loable, y quien se opone a su inclusión debe ser sancionado. Pero uno debe analizar y hacerse una sencilla pregunta: lo inclusivo, ¿qué incluye? Un paquete puede ser inclusivo de caramelos y de píldoras mortales, y no por el solo hecho de «incluir» ha de afirmarse que es algo bueno. He ahí otro engaño puesto al descubierto. Paradójicamente los ideólogos son terriblemente exclusivos: han excluido el orden recto dado por Dios, y también a la naturaleza, a la verdad y al bien.

Debemos darnos cuenta que la ideología criticada busca denodadamente descalabrar el orden social, y lo del baño es una pieza más para el aumento de la confusión y el caos. Me causa profunda tristeza imaginar lo que deberán ver los menores en caso de que medidas como las aquí criticadas se extiendan, y, acaso, comiencen a quedar como exclusivas.

Quienes propugnan el desquicie consabido juegan con fuego, pero si alguien se quema, la culpa no será del fuego sino del patriarcado. Podrá un hombre ponerse a revolear su miembro creyéndose un cowboy con lazo en mano, y ante una acusación de acoso o exhibicionismo justificar su hazaña diciendo simplemente que se estaba secando. Podrá una mujer defecar en un mingitorio sin que nadie le pueda decir nada, porque para ella la materia fecal en realidad es orina. Si alguien siente que un líquido le cae sobre su cuerpo mientras está en el reino del revés, probablemente haya alguno muy cerca que se ha transformado en una ducha; y no quiero imaginar si se transforma en meteorito. Aún sin contar con esos modernos lugares, en la actualidad el desquicie se plasma de múltiples maneras: bien puede un hombre presentarse perfectamente en un baño de mujeres y, ante el rechazo de estas a la presencia del sujeto, escuchar de él: “me siento mujer, aquí vengo”.

«Damas» y «Caballeros»: «El verdadero problema de asistir tranquilamente a un “baño sin género”, es que en realidad se asiste a una ideología demoledora».

caloi

Col arriba
Correccion Disenso
Columna Contra MundumCol genealogia peruana
Columna Navegando
Columna PinceladasCol 002
Columna 09
Columna Patrimonium
Columna 11Col Dario Enriquez chico
Col Mirada legalCol 04Col Manifesto
Col morrocotudo
Col Ganzalez
Col A primera vistaCol 001Columna Pepe LaddCol dardo en el blanco
Col El higadoCol Libertad bajo palabraCol ElvisCol Homenaje RecuerdoCol 01
Col A tempo
Columna 14
Col La otraCol 02Col B CriolloCol Peruano AColumna 16Correccion Sin sendero
Col Aldea VCol 05Col Desde el solar trujillanoColumna 17Col CEPCol ENTREVISTASCol Varios

EXTRANJEROS TITULO
Extranjeros 01Correccion Pensando en voz altaCol boliviano
Extranjeros 02
EXTRANJEROS LechinCol Rusa sin BanderaExtranjeros 04Col Cubano 06Correccion Agustin LajeExtranjeros 05
Extranjeros 06
Extranjeros 07Col Venezuela futura
Extranjeros 08
Extranjeros 09Correccion Carlos Sanchez BerzainCol 03 CubanoExtranjeros 10

Si desea...

Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *