Buscar en LA ABEJA:

Jueves, 19 de Octubre 2017


Frase Cabecera 245px

beastmvll

Escribe: Tomás González Pondal.- La empresa Coca-Cola ha lanzado una propaganda donde sale un hombre apoyando el rostro sobre la panza de su mujer, a los efectos de sentir cómo el pequeño se mueve. Cifro ahora mi interés en cierto contenido de la publicidad, aunque sé que otros se quedarán con la gaseosa. Para un hombre de mundo (¡bien de mundo!) como Vargas Llosa a quien lo mueven intereses de moda, algunos mensajes tienen raíz “cavernícola”. Posiblemente el escritor peruano crea que lo que el padre siente es un garrotazo proveniente desde el interior materno, o, tal vez, que sea el Fantasma de la Opera generando una ilusión. Otros más “agudos” celebrarán el hecho de que el papá está sintiendo “un conjunto de células”, y algunos todavía más “brillantes” se regocijarán en que una “una parte del cuerpo de la mujer” llamada tercera pierna emite señales; aunque, claro está, no nos podrían dar una explicación racional de por qué no sienten el mismo regocijo cada vez que recuestan su cabeza sobre el hombro de una dama. Si el escritor peruano no se empeñara en negar el sentido común, se daría cuenta que, a lo largo y a lo ancho de las cuatro esquinas del mundo, lo que se percibe a través de la panza materna es el movimiento de un ser humano en gestación, y dejaría de usar esas cuatro esquinas para llevar unas ideas brutales.

 

El novelista sostuvo: "Habrá parlamentarios más civilizados que esos, que representan una derecha cavernaria. Ésa no es una derecha liberal, que cómo no va a admitir el aborto. Es una absoluta necesidad si se cree en los derechos de las mujeres, que decidan si quieren tener niños o no". La barbarie del pensamiento de Vargas Llosa llega a llamar civilizado a quien vota a favor del destroce de un pequeño. Ni los legisladores que votan en favor de cualquier tipo de aborto, ni los escritores que como el mencionado se creen civilizados apoyando asesinatos, son en modo alguno civilizados.

Don Mario es de la clase de falsificador que, sin documentos que prueben el crimen, supone mal del hombre antiguo; pero con documentos que prueban aberraciones supone bien de tribus indígenas. En otras palabras –y admitiendo tan solo de momento la existencia de un hombre que haya vivido en una caverna-, sin pruebas acusa al cavernícola de torpe, pero con pruebas de prácticas antropofágicas perpetradas por varios indígenas habla de “culturas originarias”. Vargas Llosa es de los pocos que tienen el don de penetrar en lo que llaman prehistoria: ven los hechos del hombre en el tiempo y, no obstante ello, los registran en algo fuera de la historia.

Es realmente una genialidad comprobar cómo los mismos argumentos usados para denigrar al hombre antiguo, son los que hablan muy bien del hombre antiguo y muy mal de modernos como el escritor. Si los congresistas chilenos que defendieron la vida son unos cavernícolas, entonces los cavernícolas con quienes se los compara eran personas con corazón noble que amaban la vida y la respetaban, lejos de la imagen deforme que se nos presenta de ellos. Si Vargas Llosa se detuviera tan solo unos minutos a reflexionar sobre los disparates que ha aseverado, lograría dar con una realidad sorprendente: y es que de haber existido el hombre de la caverna, hubiera usado su garrote para defender la vida de sus hijos contra los malhechores. Es el hombre moderno el que utiliza la succión y la pinza para destrozar al hijo. Claro, tal vez esto sea un garrotazo muy fuerte para el «Nobel» peruano. Algo parecido expuse hace tiempo en el diario «Uno» de la Provincia de Mendoza (exactamente el 8 de diciembre de 2015), cuando se atacó a un médico sirviéndose del mismo tópico denigratorio usado por el afamado autor. Dije en esa oportunidad: “Si, tal como algunos pretenden, el prestigioso doctor Abel Albino es un cavernícola por estar a favor de la vida, entonces la lógica nos ha de llevar a concluir de manera irrefutable que aquel personaje de la antigüedad no era un salvaje, un inhumano, un ser que mataba a sus semejantes, sino que, por el contrario, alguien que bregaba por la vida. Pretendiendo hacer quedar como un ser retrógrado a quien defiende la ley natural y la ley divina tildándolo de hombre de las cavernas, terminan elogiando al hombre antiguo, y probando sin quererlo, que gozaba de salud mental y de bondad en su corazón. Vienen igualmente a desmentir su antojadiza invención de que aquellos seres eran más bien dados a la brutalidad, y se adjudican (sin verlo) de forma superlativamente obtusa, el calificativo de «brutales» en tiempos modernos, por venir a defender vivamente, por ejemplo, la licitud de matar indefensos niños” (http://www.diariouno.com.ar/.../lecciones-las-cavernas-201512...).

Ya se sabe de sobra que asesinar no es un derecho.

Vargas Llosa tampoco focaliza bien el asunto: el tema no pasa principalmente por si “las mujeres deciden tener niños o no”, pasa con lo que se hace con los que ya se tiene, pues, desde la concepción la mujer ya tiene un nuevo ser humano. El aborto es un tema que recae sobre lo que se tiene, no sobre lo que aún no llega.

Vargas Llosa también dijo que el aborto es “una necesidad en nuestro tiempo”. Espero que algunos musulmanes no le rindan reverencia, si no va a salir diciendo que los atentados también son “una necesidad en nuestro tiempo”. Como servidor y predicador del «novus ordo seclorom», el literato cumple muy bien el punto de la agenda que insiste sobre la reducción de la población mundial.

Otra ocurrencia del novelista sobre las maniobras asesinas: “Si se cree en la justicia social, si se quiere respetar el derecho de las mujeres, entonces es absolutamente fundamental. Por eso es que hay cada vez menos países en el mundo -y sobre todo entre los países modernos y civilizados- que toleran el aborto”. La justicia y el derecho son cosas buenas; pero si el aborto realmente fuera algo justo y bueno, ¿a cuenta de qué hablar de tolerancia? ¿Desde cuándo es lo bueno lo que debe ser tolerado? Vargas Llosa piensa bajo el dictado del número: “la mayoría lo sigue, luego si la mayoría lo hace debe ser bueno”. Podría ser materia opinable hace unos siglos atrás qué calificación adoptar respecto de los que se oponían al aborto. Pero en estos tiempos de avances científicos donde a quedado probado que hay vida humana desde la concepción, sostener en nombre de la “modernidad y la civilización” que quien se opone al aborto es un cavernario, es una inferencia que no la hace ni un chico de jardín.

Para Mario somos estúpidos: “Cuando una señora es violada, está obligada a tener el niño porque hay una derecha completamente cavernaria que no admite el aborto. Eso es una estupidez, una barbaridad, y hay que decírselo claramente a esa derecha: que esa derecha no es liberal, esa derecha no entiende lo que son los derechos humanos”. Que se tenga al niño no lo exige una “derecha completamente cavernaria”, lo exige un precepto que dice “no matarás”. Los mandatos de Vargas Llosa se fundan en su endiosada derecha liberal. ¡Impresionante las “razones” del “civilizado” con premio Nobel! Diré las cosas aún más claras, tal como parecen gustarle al escritor peruano: -«Mario Vargas Llosa: sus pensamientos sobre el aborto son mucho más que una barbarie, son una bestialidad. Usted está predicando el crimen. Sus derechos humanos tienen el agrado de matar al indefenso pero no al violador. Y a quienes trata como hombres cavernarios gozan de todo lo civilizado que usted desconoce».

La estupidez lanzada por Vargas Llosa no solo alcanza a los congresistas de Chile que se opusieron a las maniobras asesinas, sino a todo aquél que comparte esa oposición. Es hermoso saberse parte de una “caverna bárbara” en donde se ha enseñado el respeto al ser humano; y causa repulsión saber que hay quienes son parte de una “mansión civilizada” en donde enseñan como derecho el más cobarde de los asesinatos.

Col arriba
Correccion Disenso
Columna Contra MundumCol genealogia peruana
Columna Navegando
Columna PinceladasCol 002
Columna 09
Columna Patrimonium
Columna 11Col Dario Enriquez chico
Col Mirada legalCol 04Col Manifesto
Col morrocotudo
Col Ganzalez
Col A primera vistaCol 001Columna Pepe LaddCol dardo en el blanco
Col El higadoCol Libertad bajo palabraCol ElvisCol Homenaje RecuerdoCol 01
Col A tempo
Columna 14
Col La otraCol 02Col B CriolloCol Peruano AColumna 16Correccion Sin sendero
Col Aldea VCol 05Col Desde el solar trujillanoColumna 17Col CEPCol ENTREVISTASCol Varios

EXTRANJEROS TITULO
Extranjeros 01Correccion Pensando en voz altaCol boliviano
Extranjeros 02
EXTRANJEROS LechinCol Rusa sin BanderaExtranjeros 04Col Cubano 06Correccion Agustin LajeExtranjeros 05
Extranjeros 06
Extranjeros 07Col Venezuela futura
Extranjeros 08
Extranjeros 09Correccion Carlos Sanchez BerzainCol 03 CubanoExtranjeros 10

Si desea...

Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *