Buscar en LA ABEJA:

Lunes, 20 de Noviembre 2017


Frase Cabecera 245px

BAMBA

Escribe: P. Mario Arroyo.- Realmente da risa la reciente campaña mediática orquestada por la Asociación Peruana de Ateos intitulada “sincérate”, con el fin de motivar a personas no practicantes a no reconocerse como católicas, y de paso, engrosar un poco sus ya de por sí exiguas filas. Pero como son conscientes de que es prácticamente irrelevante la proporción real de personas que abiertamente se reconocen ateas en el país, en un intento desesperado por alcanzar notoriedad, mandan un mensaje equívoco, confuso, una clara falacia, con la esperanza de que el engaño les permita escalar algunos puntos porcentuales. Quizá así, para el próximo censo, el ateísmo pueda aparecer como una opción a escoger entre las importantes, pues en el presente apenas es tomado en cuenta (irónicamente tienen que elegir el recuadro “otra religión”, y poner “ateo”, como una de las posibilidades, colocada incluso después de Hare Krishna).

 

Ahora bien, los ateos no son ignorantes. Son bien conscientes de la falacia que están utilizando: “Si no estás de acuerdo con Cipriani, no eres católico”. Bajo ese criterio, y sin entrar en ningún género de chisme de sacristán, Monseñor Bambarén no es católico, pues es sabido que si el cardenal dice “A”, Monseñor Bambaren dirá “B”. Lo cual, de otra parte, nada tiene de particular, pues es expresión de la libertad y pluralismo de la que gozamos dentro de la Iglesia; es decir, no hay una única manera de resolver los problemas, no se dictan monolíticamente las formas de afrontar las situaciones y los retos en la Iglesia. Eso a nadie le causa conflicto. Pero claro, el intento de engrosar un poco las estadísticas no es vano, sobre todo cuando APERAT en sus reuniones difícilmente supera los dos dígitos de asistentes mientras observan, impotentes, a las multitudes que siguen al Señor de los Milagros. Hay que reconocer, sin embargo, que la mentira les ha servido para ganar una visibilidad de la que carecían.

Las falacias desesperadas pueden seguir, ya han dado lugar a una abundancia de “memes”: “si no estás de acuerdo con las políticas de PPK, no eres peruano” y un largo etcétera. Otro recurso falaz es: “si no vives algún precepto del catolicismo, no eres católico”. Nuevamente resulta curioso cómo quién no es católico se siente en el deber de indicarnos a quienes sí lo somos cómo debemos ser. Más aún, se sienten autorizados a establecer según su particular criterio ateo, los requisitos de pertenencia a la Iglesia católica. Obviamente tal argumento raya en la estupidez, pues equivale a decir: “si no sacas veinte en todos los cursos de la carrera, no eres estudiante”.

Máxime cuando el criterio de pertenencia a la Iglesia es simple y llanamente estar bautizado. Si lo estoy, pero no quiero formar parte, basta que así lo desee, nadie me obligará a permanecer dentro. De otra parte, precisamente Jesucristo, el fundador de la Iglesia y quien tiene por ello derecho a establecer los criterios de pertenencia a la misma, dejó muy claro que “no vino a llamar a los justos, sino a los pecadores”, “no son los sanos los que necesitan de médico, sino los enfermos”. Resulta obvio entonces, que ser pecador, lejos de separarme de la Iglesia, me otorga un particular título para gozar una especial atención por parte de ella y a tener un lugar especial en el Corazón de su Fundador.
Sin embargo, y más allá de todos los posibles manejos ideológicos y políticos poco claros a los que se pueda prestar el censo y su interpretación, es verdad que resultaría bueno sincerarse. Ni la Iglesia, ni nadie quiere engrosar artificialmente las estadísticas. Si alguien no se considera católico, nadie lo obliga a reconocerse como tal aunque haya sido bautizado. Pero lo cierto es que ser católico no implica estar de acuerdo con Cipriani, o no me excluye de ser católico el no ir con frecuencia a misa o no vivir alguno de los preceptos del catolicismo. Por eso “sincerarse” supone ser conscientes de la verdad, y cuando una campaña, de forma estudiada induce al error y la confusión con base en la palabra sinceridad, claramente muestra una intencionalidad manipuladora. Por ello, yo llamaría a los ateos de APERAT a “sincerarse” y a reconocer lisa y llanamente que han mentido e inducido al engaño debido a su desesperación por ser tan pocos. Pero así como a los católicos de nada nos sirve engrosar las estadísticas con falsos creyentes, a los ateos tampoco engrosar sus filas con falsos ateos.

Mejor será que hablen con INEI anticipadamente, de forma que para el próximo censo aparezca con claridad la opción “ateo”, aunque representen menos del 1 %. Podría parecer un gasto inútil de tinta, pero las minorías tienen derecho a ser reconocidas

Col arriba
Correccion Disenso
Columna Contra MundumCol genealogia peruana
Columna Navegando
Columna PinceladasCol 002
Columna 09
Columna Patrimonium
Columna 11Col Dario Enriquez chico
Col Mirada legalCol 04Col Manifesto
Col morrocotudo
Col Ganzalez
Col A primera vistaCol 001Columna Pepe LaddCol dardo en el blanco
Col El higadoCol Libertad bajo palabraCol ElvisCol Homenaje RecuerdoCol 01
Col A tempo
Columna 14
Col La otraCol 02Col B CriolloCol Peruano AColumna 16Correccion Sin sendero
Col Aldea VCol 05Col Desde el solar trujillanoColumna 17Col CEPCol ENTREVISTASCol Varios

EXTRANJEROS TITULO
Extranjeros 01Correccion Pensando en voz altaCol boliviano
Extranjeros 02
EXTRANJEROS LechinCol Rusa sin BanderaExtranjeros 04Col Cubano 06Correccion Agustin LajeExtranjeros 05
Extranjeros 06
Extranjeros 07Col Venezuela futura
Extranjeros 08
Extranjeros 09Correccion Carlos Sanchez BerzainCol 03 CubanoExtranjeros 10

Si desea...

Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *