Buscar en LA ABEJA:

Lunes, 20 de Noviembre 2017


Frase Cabecera 245px

pracatalu

Escribe: Juan Manuel de Prada.- En esta hora trágica, escuchamos constantes invocaciones a la legalidad, a la Constitución, al Estado de Derecho. Ciertamente, no hay supervivencia de ninguna comunidad política sin sometimiento a las leyes; y así lo hemos defendido. Pero, como nos recordaba Gómez Dávila, no debemos olvidar que «las sociedades agonizantes luchan contra la historia a fuerza de leyes, como los náufragos contra las aguas a fuerza de gritos». Quien piense que de este naufragio vamos a salir invocando leyes se equivoca. Sólo hay dos tipos de leyes: las que son concreción jurídica de costumbres arraigadas, que no necesitan invocarse porque son la savia que mantiene vivas las sociedades vigorosas; y las que las sociedades agonizantes elaboran artificialmente, que acaban siendo percibidas como una imposición (sobre todo si esas mismas sociedades agonizantes divinizan a la vez el sufragio universal, haciendo creer a la gente que echando unos papelitos en una urna sale siempre la Verdad).

En esta hora trágica, pretendemos salvarnos pírricamente del naufragio con leyes de urgencia que restauren la legalidad conculcada en Cataluña. Pero somos incapaces de reconocer que ha sido esa legalidad finalmente conculcada la que propició y fomentó el naufragio. Las leyes de urgencia que ahora se impongan tal vez impidan la independencia de Cataluña (pero será a costa de muchas lágrimas y no de forma “quirúrgica”, como pretenden los memos); en cambio, no harán sino enconar la enemistad de muchos catalanes. Y la dura realidad es que una unidad amasada de enemistades y antagonismos es al menos igual de mala que la división. Sólo quienes profesen la idolatría legalista pueden llegar a creer que se habrá solucionado el problema evitando que Cataluña se independice.

Un hombre puede conducir hasta el río un caballo; pero ni cien hombres pueden obligarlo a que beba de su agua. Tal vez una ley pueda evitar pírricamente la independencia de Cataluña; pero ni cien leyes podrán conseguir que los catalanes que hoy odian España vuelvan a amarla (tampoco, por cierto, que muchos españoles vuelvan a amar Cataluña). La recomposición de ese amor hecho añicos exige mucha piedad humilde y abnegada, casi tanta como el cuidado de un abuelo impedido o una madre con alzéimer. Y es que no hay otro patriotismo sino el que se funda sobre la virtud de la piedad, que es la reverencia que se profesa a las cosas que consideramos especialmente valiosas, aunque sean defectuosas o frágiles. Nadie siente piedad hacia un texto legal, nadie ama reverencialmente las abstracciones jurídicas; por la sencilla razón de que sólo se veneran las cosas delicadas y valiosas a las que podemos servir con sacrificio y abnegación, las cosas que mantenemos vivas con nuestro amor y nuestro dolor, entregándoles nuestra vida.

Con este patriotismo piadoso acabó la idolatría legalista propia de las sociedades agonizantes, considerándolo una antigualla vergonzante (un abuelo gagá que se hace pis en los pantalones, una madre paleta que nos avergüenza ante los amigos) y sustituyéndolo por un pálido e inane “patriotismo constitucional”.

Pero el problema catalán que ahora empieza exige patriotas llenos de amor piadoso. No hay “ley de dependencia” capaz de suplirlo. Me pregunto si en nuestra sociedad agonizante, tan acostumbrada a salvarse de todos los naufragios mediante leyes, sobrevive todavía este amor; o si, por el contrario, tal enjambre de leyes nos ha convertido a todos en egoístas y odiadores que en mitad del naufragio prefieren hundirse antes que extender sacrificadamente al prójimo una mano salvadora.

 

(*) Publicado originalmente en ABC. Reproducido en La Abeja con autorización del autor

Col arriba
Correccion Disenso
Columna Contra MundumCol genealogia peruana
Columna Navegando
Columna PinceladasCol 002
Columna 09
Columna Patrimonium
Columna 11Col Dario Enriquez chico
Col Mirada legalCol 04Col Manifesto
Col morrocotudo
Col Ganzalez
Col A primera vistaCol 001Columna Pepe LaddCol dardo en el blanco
Col El higadoCol Libertad bajo palabraCol ElvisCol Homenaje RecuerdoCol 01
Col A tempo
Columna 14
Col La otraCol 02Col B CriolloCol Peruano AColumna 16Correccion Sin sendero
Col Aldea VCol 05Col Desde el solar trujillanoColumna 17Col CEPCol ENTREVISTASCol Varios

EXTRANJEROS TITULO
Extranjeros 01Correccion Pensando en voz altaCol boliviano
Extranjeros 02
EXTRANJEROS LechinCol Rusa sin BanderaExtranjeros 04Col Cubano 06Correccion Agustin LajeExtranjeros 05
Extranjeros 06
Extranjeros 07Col Venezuela futura
Extranjeros 08
Extranjeros 09Correccion Carlos Sanchez BerzainCol 03 CubanoExtranjeros 10

Si desea...

Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *