Buscar en LA ABEJA:

Martes, 24 de Abril 2018


Frase Cabecera 245px

klaus

Escribe: Alberto Mansueti.- El Dr. Václav Klaus, ex Presidente checo, líder de la “Revolución de Terciopelo” de 1989 en su país, y posterior tránsito del comunismo “a la normalidad”, es nuestro mejor referente para América latina. Su vasta experiencia, sus discursos y su obra escrita, mucho alumbran hoy nuestro camino.

Siendo joven economista, en la Checoslovaquia roja de los años ’60, entró a trabajar en el Instituto de Economía de la Academia de Ciencias de Praga. Sus jefes comunistas le encomendaron una misión: refutar a los economistas impulsores del capitalismo, desde los puntos de vista oficiales de la teoría marxista; para lo cual debería leerlos y estudiarlos atentamente. Los autores de la Escuela Austríaca, y otros como los de Chicago y la Opción Pública, estaban prohibidos; pero se hizo una excepción con el joven Klaus, por razones comprensibles, y se le permitió su tranquila lectura.

 

Tras una experiencia educativa de muchos meses, el joven Klaus llegó a una conclusión desoladora y terrible: no encontró argumentos. Es más: sus estudios de Mises, Hayek, Friedman, Coase, Buchanan y Tullock, le habían dejado fascinado, y le habían convertido al liberalismo clásico.

Tras algunas charlas algo acaloradas con sus superiores, fue despedido. El resto es historia sabida: fundó el Partido Cívico, y como Primer Ministro en los ’90, y Presidente en la década pasada, liderizó el proceso de privatización, desregulación, liberalización y aperturas de los mercados en la economía, y de transición a una democracia representativa y pluralista de partidos en la política. Ahora se dedica a escribir libros, y brindar asesorías y dar conferencias por todo el mundo.

Pero sigue siendo rebelde. Es un crítico de la quietud y pasividad de la Sociedad Mont Pelerin y del “Establishment” liberal académico oficial. A sus directivos les dice, en su cara, que se han limitado a repetir las antiguas verdades, que no han dejado de ser verdades ni han perdido validez, vigencia ni actualidad; pero que actualmente hay “nuevas grandes amenazas a la libertad”, que merecen nuevas respuestas. Como consecuencia, en 2014 el Instituto Cato cesó de tenerle entre sus miembros más distinguidos. Otro despido, que le habrá recordado al de medio siglo atrás.

Respecto del cambio de sistema, del comunismo al capitalismo, tan temprano como en 1993, el Dr. Klaus formuló sus “10 Mandamientos para la transición sistémica”. En mi traducción libre, son:

(1) No hay soluciones económicas puras; muchos otros factores entran en la ecuación. El proceso de cambio debe ser radical y rápido, para crear pronto la necesaria masa crítica de apoyo. Sin embargo es dinámico; no es un “experimento controlado” de laboratorio, como querrían muchos académicos.

(2) Las reformas en macro y micro economía son inseparables; los cambios legales se hacen indispensables; y el tránsito en la economía debe acompañarse de reformas políticas. La ayuda externa es sólo marginal; y la asesoría externa debe ser minimizada, porque los “consultores” buscan un proceso largo y complicado, para maximizar sus cobros de honorarios.

(3) El “gradualismo” es un pretexto para no hacer reformas. Pero la palabra “shock” es tramposa; es un insulto mentiroso de los enemigos de las reformas: no se trata de “chocar” con nadie, excepto con los comunistas, los burócratas, los propagandistas de izquierda, y los empresarios mercantilistas.

(4) Se requiere firmeza y determinación para hacer políticas macroeconómicas restrictivas del gasto público, del deficit y de los impuestos, quitar subsidios, liberar precios, abrir compuertas al comercio exterior, y a la vez procesar las privatizaciones, que son la clave de todo el proceso.

(5) Las políticas macroeconómicas deben sostenerse en el tiempo. Se requieren privatizaciones masivas, a partir de la micro-economía; no hay otro camino de salida. Y deben ser acompañadas de desregulaciones masivas, para no meramente convertir monopolios estatales en monopolios privados.

(6) Las privatizaciones no son para ganar mucho dinero el Estado; y vale atraer capital extranjero, capital nacional, y capital “popular”, a través de precios accesibles para el común de la gente.

(7) Los costos de las reformas deben ser ampliamente compartidos; no pueden recaer solamente sobre las espaldas de los sectores políticamente más débiles y menos articulados.

(8) La sinceración de precios debe ser sostenida y defendida. Hay que explicar las realidades todo el tiempo, las palabras satanizadas no pueden evitarse. Decir siempre la verdad es la mejor política; y lo que conviene es prometer libertad y oportunidades, no resultados, porque los resultados dependerán de la gente, de cómo emplee la libertad, y aproveche las oportunidades.

(9) Se requieren mercados abiertos en el exterior, para ayudar con las exportaciones.

(10) Indispensables son políticos profesionales para el tránsito, no improvisados ni anti-políticos. La transición es un asunto ideológico, pero no un problema académico, sino un cambio político, a cargo de partidos preparados para hacer campañas, ganar elecciones, e impulsar y apoyar las reformas.

Hasta aquí el camino de reversa: desde el socialismo clásico al capitalismo liberal. Pero ¿qué hay con el marxismo cultural? El Dr. Klaus le ha dedicado casi todos sus discursos más recientes, porque allí están las “nuevas grandes amenazas a la libertad”, que el Establishment liberal parece ignorar, quizá porque no tiene las respuestas y soluciones creativas.

El 1 de diciembre pasado el Dr. Klaus los enumeró en Forli, Italia, en la Escuela de Ciencia Política de la Universidad de Bologna, tras contar que los peligros vienen de la Unión Europea y de la ONU, cuyas ideologías y prácticas se parecen mucho a las soviéticas del pasado.

Entre otros: (1) el fraude del “cambio climático antropogénico”; (2) la abolición de las naciones soberanas, por mano de un Super-gobierno mundial unificador en la sombra, (3) que promueve las inmigraciones masivas, con el pretexto del “multiculturalismo”; (4) la abolición del matrimonio y la familia, por mano de la Agenda LGBTI; (5) la abolición de la democracia representativa, la política standard y los partidos, tras engañosas ilusiones de democracia directa, con el pretexto de “los avances tecnológicos”, y que fomentan la tiranía imperial de arrogantes burocracias no elegidas.

El Dr. Václav Klaus ya confirmó que va a estar con nosotros en Guatemala.

Col arriba
Correccion Disenso
Columna Contra MundumCol genealogia peruana
Columna Navegando
Columna PinceladasCol 002
Columna 09
Columna Patrimonium
Columna 11Col Dario Enriquez chico
Col Mirada legalCol 04Col Manifesto
Col morrocotudo
Col Ganzalez
Col A primera vistaCol 001Columna Pepe LaddCol dardo en el blanco
Col El higadoCol Libertad bajo palabraCol ElvisCol Homenaje RecuerdoCol 01
Col A tempo
Columna 14
Col La otraCol 02Col B CriolloCol Peruano AColumna 16Correccion Sin sendero
Col Aldea VCol 05Col Desde el solar trujillanoColumna 17Col CEPCol ENTREVISTASCol Varios

EXTRANJEROS TITULO
Extranjeros 01Correccion Pensando en voz altaCol boliviano
Extranjeros 02
EXTRANJEROS LechinCol Rusa sin BanderaExtranjeros 04Col Cubano 06Correccion Agustin LajeExtranjeros 05
Extranjeros 06
Extranjeros 07Col Venezuela futura
Extranjeros 08
Extranjeros 09Correccion Carlos Sanchez BerzainCol 03 CubanoExtranjeros 10

Si desea...

Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *