Buscar en LA ABEJA:

Viernes, 20 de Julio 2018


Frase Cabecera 245px

inteligencia artificial google

Escribe:Alberto Mansueti.- Según la Encyclopedia Britannica, “concepto” es una clase general o representación mental de hechos, realidades o experiencias particulares, formada mediante un proceso de “abstracción” de sus rasgos característicos “esenciales” más relevantes o “propiedades”. Por ejemplos: los conceptos de “piedra”, “gato” y “automóvil”, son generalizaciones o abstracciones que la mente humana se va “formando”, a partir de observaciones y experiencias con piedras, gatos y automóviles individuales.

Pero la izquierda ha declarado una “guerra contra la inteligencia”; título de un curso que dicta el Profesor Olavo de Carvalho, brillante filósofo político de Brasil, y buen conocedor del Foro de Sao Paulo. En los canales de “ciencia” de la televisión, nos ponen una larga serie de crápulas con bata blanca, que presentan como “profesores de prestigiosas universidades”, a decir que no hay gran diferencia entre animales y humanos. Y reciben una gran difusión las fotos y videos de tiernos y graciosos animalitos que nos presentan como “inteligentes”.

 

Los conceptos son “abstractos”, y los animales son incapaces de pensamiento abstracto. Un perro come un día un bistec, y reconoce otro bistec al siguiente, y siempre; disfruta la experiencia cada vez, y se acostumbra, pero no tiene la facultad intelectual de formarse un concepto abstracto de “bistec”. Los humanos sí; y además formulamos “juicios”, ligando conceptos mentalmente, e hilamos “razonamientos”, a partir de juicios.

En esta guerra hay tres batallas decisivas. (1) “No quiero abstracciones”; dame “hechos, casos y ejemplos concretos. ¡Y no pongas etiquetas!”, ladra cierta gente cuando se le trata de dar alguna información o explicación. Es la batalla contra los conceptos. Sí, puse “ladra”, porque “diría” un perro si trato de comunicarle el concepto de “bistec”, y si hablara. Pero no habla, porque el lenguaje es una capacidad ligada a la facultad racional: el concepto se liga con una palabra, la cual ayuda a pensar, y no sólo a expresar un pensamiento. (2) “No me juzgues, ¿por qué siempre tienes que andar juzgando?”. Esta es la batalla contra los juicios. (3) “No me vengas con razones; ¡debes tener sentimientos, no argumentos!” Es la batalla contra los razonamientos.

La guerra busca avanzar un gradual y masivo proceso de “imbecilización colectiva”, le llama el Profesor de Carvalho; y en buena parte se ha logrado. La meta última es impedirnos pensar y razonar, al menos correctamente, y así vedarnos el poder de cuestionar el sistema liberticida. Otros le llaman proceso de “animalización colectiva”: quieren convertirnos en animales; para poder domesticarnos, y tenernos mansitos y obedientes, como perritos falderos.

Nos dicen que “las máquinas pueden pensar”. Sí, las máquinas son programadas por humanos para procesar toda clase de algoritmos y fórmulas, incluso muy complejas, y a increíble velocidad; pero jamás van a cuestionar el liberticidio. Ni los animales: si están bien domesticados, lo que hacen, tal como computadoras, es seguir las instrucciones del programador; ¡eso quieren que hagamos!

El Profesor Carvalho describe y explica esta guerra en Brasil; pero es igual en todas partes. “No es novedad”, dice, “que el IQ promedio de la población cae a gran velocidad. Ni que nuestros estudiantes quedan sistemáticamente en los últimos lugares en las pruebas mundiales. Ni que de los universitarios graduados cada año, el 50 % son analfabetos funcionales”. Pero la inteligencia, bien distingue Olavo, no es como el dinero y la salud: “cuanto más se pierde, menos se advierte, y no se extraña su falta”. ¡Lo peor es que de esto nadie opina, no se sabe, no se discute!

La “imbecilización” afecta no sólo a los jóvenes y a las clases populares; ha trepado hasta los altos niveles. Entre las causas, anota Carvalho las siguientes:

(1) Los comunistas se adueñaron de la vida cultural; desaparecieron a los mejores elementos, y promovieron a los peores, pero políticamente dóciles. (2) La Universidad fue burocratizada paso a paso, ahogada su labor con reglamentos e imposiciones estúpidas, y puestos los profesores a gastar largas horas en llenar planillas, formularios y papeleo, o escribir “papers” en rígidos formatos, cuyas metodologías y contenidos deben ser “políticamente correctos”. (3) La identidad ideo-partidista se hizo criterio principal para los juicios de valor, por sobre la religión, la ciencia, el derecho, el arte, el comercio, la literatura, etc. Gracias a manipulaciones politiqueras, la tropa de mediocres paniaguados se elevó a los sitiales de la alta cultura, que Jean-Francois Revel llama “el mandarinato cultural”, y se perdió su anterior poder valorativo independiente.

A estas causas se debe la degradación educativa, según Carvalho, y Revel. Concuerdo a plenitud; y es más: a ellas se debe también la lamentable inoperancia de los “tanques de pensamiento” liberales, que no han logrado su meta de cambiar el clima cultural, a 70 años ahora del célebre consejo de Hayek a Sir Anthony Fisher. Lo que le dijo, palabras más o menos, fue que “esta es una guerra de ideas, de las que conducen los intelectuales, no los políticos, que son meros seguidores”.

Hayek despreciaba el marxismo por sus fallos teóricos, refutados en la ciencia y en la práctica. Pero el marxismo no es una ciencia, pese a que lo afirmaron sus iniciadores; es un proyecto político, y lo que importa no es su base teórica, sino sus fines y propósitos (verdaderos, no declarados), y sobre todo los medios (brutales) que emplean. Y son de naturaleza política, es evidente. La tal “guerra de ideas” contra el liberalismo y el capitalismo, fue y sigue siendo conducida por políticos profesionales (de izquierda), usando medios políticos, y con (aviesos) propósitos políticos. Los intelectuales liberales han sido vencidos, y casi todos expulsados del campo de la cultura.

Hayek era un genio excepcional, pero los genios a veces se equivocan, y sus seguidores, no todos genios, a veces no lo ven, ni corrigen. Los políticos liberales tenemos el propósito de recobrar terreno para la causa del capitalismo. Pero eso no va a ser de arriba hacia abajo, sino al revés, si Dios quiere, ganando primero a la “mayoría silenciosa”, base a la cual apelaron en sus días tanto Barry Goldwater como Richard Nixon, y Thatcher y Reagan con más éxito. Ni va a ser un combate desde “tanques de pensamiento”, sino desde los movimientos y partidos políticos que estamos creando y articulando en varios países, porque hoy no existen. Estamos edificando la “Internacional Capitalista”, que tampoco existe, para oponerla a la “Internacional Socialista”, y al Foro de Sao Paulo.

Col arriba
Correccion Disenso
Columna Contra MundumCol genealogia peruana
Columna Navegando
Columna PinceladasCol 002
Columna 09
Columna Patrimonium
Columna 11Col Dario Enriquez chico
Col Mirada legalCol 04Col Manifesto
Col morrocotudo
Col Ganzalez
Col A primera vistaCol 001Columna Pepe LaddCol dardo en el blanco
Col El higadoCol Libertad bajo palabraCol ElvisCol Homenaje RecuerdoCol 01
Col A tempo
Columna 14
Col La otraCol 02Col B CriolloCol Peruano AColumna 16Correccion Sin sendero
Col Aldea VCol 05Col Desde el solar trujillanoColumna 17Col CEPCol ENTREVISTASCol Varios

EXTRANJEROS TITULO
Extranjeros 01Correccion Pensando en voz altaCol boliviano
Extranjeros 02
EXTRANJEROS LechinCol Rusa sin BanderaExtranjeros 04Col Cubano 06Correccion Agustin LajeExtranjeros 05
Extranjeros 06
Extranjeros 07Col Venezuela futura
Extranjeros 08
Extranjeros 09Correccion Carlos Sanchez BerzainCol 03 CubanoExtranjeros 10

Si desea...

Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *