Buscar en LA ABEJA:

Martes, 21 de Agosto 2018


Frase Cabecera 245px

31108337 901879449973089 7186173519699378176 o

Señor Congresista de la República, Juan Carlos Gonzales;
Profesora Alicia Rubio Calle,
Magister Giuliana Caccia Arana,
Estimados amigos:

Se me ha invitado para brindar una breve exposición sobre las recientes medidas que desde diversos órganos del Estado se vienen promoviendo en el Perú, y que de alguna manera afectan a la institución familiar.

Ya hemos oído a la Profesora Rubio disertar sobre las graves consecuencias que las políticas basadas en esta ideología irrogan a la familia, ella, quien ha sufrido por sí misma la persecución totalitaria de la ideología de género en España.

Lamentablemente, debo señalar que este panorama que pudiera parecernos distante desde acá en el Perú, en Lima, no es tan lejano, todo lo contrario, ésta embestida no solo no está cerca sino que la tenemos empujando la puerta de nuestros hogares.

La familia que es el lugar natural de transmisión de valores morales, tales como el respeto, la jerarquía natural de padres a hijos, el pudor, la responsabilidad, el cumplimiento de deberes y obligaciones, la disciplina, o bien es el lugar de transmisión de los valores religiosos, que enseña a los individuos a mirar la vida con un sentido de trascendencia y de respeto a la dignidad humana de nuestros vecinos, viene siendo atacada desde hace años por distintos flancos, tanto a nivel interno como externo.

 

Como breve introducción al tema es importante recordar que la ideología, enfoque, teoría o como quiera llamarse de “género” parte de un supuesto ideológico confrontacional y reduccionista, que puede resumirse en que “todos los problemas que pueden aquejar a las mujeres y niños, se debe a que vivimos en un mundo regido por reglas y normas hechas por y para varones, algo que ellos llaman ‘patriarcado’”.

En consecuencia, lo que pretenden lograr es una radical transformación social, la misma que, en palabras de la propia Judith Butler “no ocurre solo reuniendo masas a favor de una causa, sino precisamente a través de los modos en que las relaciones sociales cotidianas son rearticuladas, y nuevos horizontes conceptuales son abiertos a prácticas anómalas o subersivas”.

Con estas breves palabras de la más nombrada ideóloga de género, nos queda claro que esta ideología no trata de buscar la igualdad de oportunidades de varones y mujeres, sino que pretende rearticular, cambiar, suplantar las relaciones sociales, siendo evidentemente la más básica de las instituciones sociales: la familia.

No es por ello casual, que la promoción de la promiscuidad, la poca temporalidad de las relaciones afectivas, el aborto, la normalización de las conductas sexuales atípicas, la negación de las jerarquías naturales y el potente ataque a la cristiandad, sean producto inmediato de esta estrategia progresista.

Todos estos elementos van contra los valores ya indicados que definen la familia; la trascendencia, la permanencia, la fidelidad, el respeto a las jerarquías naturales, entre otros.

Puestos acá, y para entrar en el tema, debemos recordar que ya durante el gobierno anterior se trató de instaurar sin éxito, y gracias a nuestros representantes en este Congreso, el matrimonio homosexual encubierto bajo la falsa denominación de unión civil.

A pesar de ello lograron una ilegal regulación del aborto terapéutico.

Esta pretensión de legislar el matrimonio homosexual no ha cesado, existiendo hoy proyectos de Ley en el Congreso con esta misma pretensión; de igual forma, desde la Corte Interamericana de Derechos Humanos, pretenden imponernos de manera antijurídica y en clara violación a nuestra soberanía una supuesta obligación para aceptar este tipo de uniones anómalas.

Los activistas de género recurren a la falaz pregunta ¿en qué les afecta a ustedes? Pues bien, en primer lugar, nos afecta porque la institución matrimonial se reduce a un mero tema de relación afectiva, de manera que no es más una institución fundamental de la sociedad.

La propia corte, ha reducido el matrimonio a una cuestión de sentimentalismos, de “love is love”. El “love is love” de Obama, de Clinton.

Si meditamos con un mínimo de profundidad este tema, encontramos que las relaciones afectivas no ofrecen ninguna razón de relevancia para trascender frente a la comunidad, sino que las relaciones de permanencia son importantes para la comunidad solo cuando son generadoras de compromisos fuertes y lazos de parentesco, los que se crean únicamente por su potencialidad de generar prole.

Si el matrimonio es solo algún tipo de afecto se cumple uno de los fines de la ideología de género que es, citando de nuevo a Butler: “liberar al matrimonio de su lugar de precondición para la obtención de derechos de distintos tipos. Esta clase de gesto buscaría activamente desmantelar el término dominante (es decir, la familia), y volver a formar alianzas no centradas en el Estado que aumenten las posibilidades de (relaciones) formas múltiples...”. [Lo puesto entre paréntesis es propio]

Para Butler entonces, y para cualquiera que conozca un mínimo de lógica, es claro: SI TODO ES MATRIMONIO, NADA ES MATRIMONIO.

No solo ello, las prestaciones asistenciales están construidas bajo el supuesto de proteger a una prole desamparada en mérito a la solidaridad social, proteger relaciones que no contribuyen con nuevos ciudadanos, es pues, un gasto sin retorno.

A nivel educacional, legalizar este tipo de uniones por el solo afecto, lanza un mensaje a nuestros niños y jóvenes de que no hay compromisos importantes, se promueve un individualismo hedonista, donde lo importante es lo efímero, dado pues, que todo da igual.

El matrimonio señores, significa que hombres y mujeres son complementarios antropológicamente, implica el hecho biológico de que la reproducción procede de un hombre con una mujer y significa la realidad social y psicológica de que los hijos necesitan de una madre y un padre.

A pesar de todo ello, y a pesar que nuestra Constitución protege este matrimonio natural, aparece un activista y genuflexo Presidente del Poder Judicial que sale a todos los medios de prensa a defender esta antijurídica opinión de la Corte IDH, a pesar que existen en trámite procesos judiciales que pretenden tal reconocimiento.

Es indecible que los órganos de control no hayan tomado cartas sobre tamaña intromisión judicial.

De otro lado, este Gobierno ha insertado la ideología de género en el currículo escolar de nuestros hijos de manera inconsulta y en contra del mandato expreso constitucional, haciéndolo obligatorio para todos los centros educativos.

Igualar a nivel moral una supuesta libre elección de género o comportamiento sexual no es ni por asomo promover la tolerancia.

La tolerancia no es establecer que todas las posturas son iguales, tolerancia no es que toda opción de vida u opinión tiene el mismo valor, tolerancia es respetar a quien piensa de determinada manera, no es aceptar sus ideas.

Lo contrario sería caer en un absurdo relativismo donde ponemos en los mismos planos un trastorno psiquiátrico con una conducta normal.

Inculcar estos hechos anticientíficos o pretender normalizar patologías a nuestros hijos es atentar contra nuestra labor de padres, contra nuestro derecho a formar moralmente a nuestros hijos.

No solo resulta un atentado contra nuestras familias sino que esta pretensión del Estado de normalizar conductas patológicas que generan expectativas de vida de 40 años, esta pretensión de normalizar comportamientos sexuales que multiplican los riesgos de adquisición de enfermedades de transmisión sexual, no es pues, una forma de enseñar la no discriminación.

Indicar que todo da igual, es un atentado no solo contra la familia sino contra la salud pública.

Pero no solo el Estado y este gobierno pretenden afectar a la familia mediante su relativización jurídica y mediante una indebida intromisión en la educación escolar.

Este gobierno, también emitió el Decreto Legislativo 1297, cuya observación se escapó lamentablemente a este Congreso.

En esta norma se amenaza “intervenir” y quitar la patria potestad de los padres cuando existen situaciones de “riesgo de desprotección familiar” y esa situación de riesgo se da cuando el ejercicio de los derechos del niño o adolescente es amenazado o afectado.

No nos engañemos, hoy en los tiempos del pensamiento débil y donde los derechos son entes abstractos e indefinidos según nuestro propio Tribunal Constitucional y la activista Corte IDH, significa que cualquier burócrata activista de género puede intervenir en nuestro hogar a la menor restricción que le impongamos a nuestros hijos.

Recuerdo que en un debate el señor Bruce, alegó burlonamente que esto era una burda exageración, pero días después una Fiscal de Familia en la ciudad de Arequipa amenazó públicamente a los padres con quitarles la patria potestad si se negaran a enviar a sus hijos al Colegio para que estudien este Currículo Escolar de género.

Pero esto que era una exageración es ahora una trágica realidad. Hoy ya está reglamentada esta norma y se ha generado una Tabla de Riesgos, donde el Estado puede intervenir en nuestras familias si a nuestros hijos los comparamos, criticamos, restrinjimos su autonomía, los amenazamos con algún castigo, o el padre toma ocasionalmente alcohol. (Resolución Ministerial 065-2018 MIMP) Resulta ser ahora un peligro tomar una copa de vino en la cena.

Lo que parece una broma no lo es más. Y no hablamos de castigos físicos, hablamos de restricciones que cualquier puede usar como acto de disciplina tal como no permitirle salir a jugar con niños que no los consideramos una buena influencia o acudir a determinados lugares. Todo ello recae en la decisión de un ajeno a nuestras familias, en manos de cualquier burócrata.

Esos son los peligros de hoy señores.

Vemos pues, que los valores de compromiso, permanencia, respeto a las jerarquías naturales, ya está siendo vulnerado.

Pero no solo ello, ya tenemos una norma que criminaliza los discursos disidentes con la ideología de género cuya derogación está en manos del Congreso y hasta la fecha no se promulga por insistencia. Ruego a Ud. Señor Congresista, ponga sus mejores oficios ante su bancada para no dejar encarpetado este pendiente y procedan a derogar el Decreto Legislativo 1323, de lo contrario, nos colocaríamos al nivel del totalitarismo español o canadiense.

Si hasta acá la familia ya está sufriendo embates a los valores propios de la misma, no hay que olvidar tampoco que en plenas “coordinaciones” de transferencia de funciones con el anterior gobierno de Ollanta Humala, se emitieron normas dedicadas a cercenar el derecho de objeción de conciencia; y, otra destinada a que menores accedan a métodos anticonceptivos de cualquier tipo y riesgo. No solo preservativos sino la ingesta de todo tipo de hormonas.

La lista continuaría pero temo aburrir al público. El hecho ampliamente demostrado, es que vivimos en una lucha política hoy mismo, en este momento, y es una lucha por nuestras familias, por nuestros hijos.

Hoy, y eso es lo más irónico, la lucha contra la corrupción es el tema que genera consenso entre los peruanos.

Resulta por demás absurdo y contradictorio que en estas circunstancias se adopte una ideología que ataca a la familia, cuando:

- Una familia que eduque hijos con respeto a sus padres, generara ciudadanos que respeten a sus autoridades.

- Una familia que eduque hijos con respeto a las reglas de su hogar, generará ciudadanos que respeten las leyes de su país.

- Una familia que eduque hijos disciplinados, generará ciudadanos que trabajen con ahínco y hagan grande a su patria.

No es el Estado quien trajo al mundo a nuestros hijos, ni es el Estado quien debe imponernos una forma equivocada de pensar, hasta hoy el Perú es un Estado que dice garantizar la libertad y proteger a la familia, depende de cada uno de nosotros que así sea, y que así sea siempre.

Nosotros estamos siempre abiertos al diálogo, pero un diálogo debe partir de datos reales. El problema de imponer ideologías es que distorsionan la realidad para que la realidad encaje en sus ideologías, cuando debe ser exactamente al contrario. Un diálogo que no se basa en la realidad será un diálogo infructuoso,

Estamos en tiempos en que nos visitan los mismos totalitarismos de ayer, antes se vestían de rojo comunista, hoy se visten de color arcoíris.

No lo permitamos.

Muchas gracias.

Col arriba
Correccion Disenso
Columna Contra MundumCol genealogia peruana
Columna Navegando
Columna PinceladasCol 002
Columna 09
Columna Patrimonium
Columna 11Col Dario Enriquez chico
Col Mirada legalCol 04Col Manifesto
Col morrocotudo
Col Ganzalez
Col A primera vistaCol 001Columna Pepe LaddCol dardo en el blanco
Col El higadoCol Libertad bajo palabraCol ElvisCol Homenaje RecuerdoCol 01
Col A tempo
Columna 14
Col La otraCol 02Col B CriolloCol Peruano AColumna 16Correccion Sin sendero
Col Aldea VCol 05Col Desde el solar trujillanoColumna 17Col CEPCol ENTREVISTASCol Varios

EXTRANJEROS TITULO
Extranjeros 01Correccion Pensando en voz altaCol boliviano
Extranjeros 02
EXTRANJEROS LechinCol Rusa sin BanderaExtranjeros 04Col Cubano 06Correccion Agustin LajeExtranjeros 05
Extranjeros 06
Extranjeros 07Col Venezuela futura
Extranjeros 08
Extranjeros 09Correccion Carlos Sanchez BerzainCol 03 CubanoExtranjeros 10

Si desea...

Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *