Buscar en LA ABEJA:

Domingo, 19 de Agosto 2018


Frase Cabecera 245px

33802492 1003943546439296 7319514211082567680 n

Escribe: Tomás González Pondal.- Apareció un video en donde se ve al Ministro de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires, Enrique Avogadro, comiendo una porción de torta que tiene la forma del cuerpo de Jesucristo crucificado. La hechura blasfema fue expuesta en la Feria de Arte Contemporáneo Argentina (FACA). En un momento cortan la torta y comen de ella. Según las noticias, la obra satánica fue hecha por dos impresentables que se autodenominan Pool&Marianela, “dos artistas rosarinos que suelen armar presentaciones que generan polémica.” Adelanto tres cosas que hace tiempo tengo muy claro: primero, que gran parte de lo que se denomina arte contemporáneo es pura basura; segundo, que gran parte de los que se denominan artistas solo dan pruebas acabadísimas de que de artistas no tienen nada; tercero, que a gran parte de esos macaneadores que se hacen llamar artistas, les encanta ofender y blasfemar contra Dios y sus cosas.

La palabra calve ahora es decir “arte”. Para la mentalidad macabra que muchos comparten, basta con que alguien englobe las más terribles ofensas bajo la denominación “arte”. Y entonces, como si fuera por encanto, toda la basura más detestable y cuyo hontanar debe buscarse en las regiones de Satán, al parecer, deben ser respetadas y bien vistas.

El referido Ministro de “¿Cultura?”, frente a las críticas recibidas, ha intentado una suerte de disculpas, y dijo: “El jueves pasado estuve en la inauguración de FACA, una feria privada de arte contemporáneo, en la cual se desarrollaron diferentes intervenciones artísticas (...). Recibí muchos comentarios en las redes (...) y quería expresar que lamento sinceramente si alguien se vio ofendido en sus creencias más íntimas por mi presencia en la misma”. Por lo pronto se aprecian dos cosas: que el Ministro sigue considerando algo artístico a lo que es una blasfemia y terrible ofensa; dos, que no se trataba de su presencia, sino de su participación y apoyo. Alguien puede estar presente pero repudiar de varias formas el mal que se le aparece, y en tal caso la presencia sería motivo de loas. Pero no fue el caso del Ministro.

Continuando con algo que intentó tomar formas de disculpas, el Ministro expresó: “Como persona tengo una opinión muy clara a favor de la libertad de expresión, particularmente cuando está vinculada con temas que nos interpelan, nos hacen reflexionar o son opuestos a las propias convicciones. Creo además que el lugar del arte es muchas veces precisamente el de incomodarnos y sacudirnos. Entiendo, por otro lado, que los funcionarios tenemos un rol que trasciende lo personal, y, por lo tanto, somos responsables de nuestras intervenciones. Es por eso mismo que quiero disculparme”. Sencillamente esto no es una disculpa, amén de lo que me salten a decir los santos e impecables que circulan por las redes haciendo saber su descollante caridad. Lo que dice el Ministro es lo siguiente: “estoy totalmente de acuerdo con el llamado arte moderno, y hasta con las hechuras opuestas a nosotros”. Pero esto es de lo más descarado. ¿Se han preguntado por qué esos llamados “artistas” nunca hacen algo que saben que ofenderá a sus preciados afectos? Es tan abierto el señor Ministro, que no deja dudas sobre el hecho de que permitiría que hagamos una escultura de su madre bien ridícula, y grabemos en ella las frases más antojadas y viles que se nos antoje; no solo estaríamos abalados por la palabra mágica llamada “arte”, sino que, incluso, por las “sabias” lecciones dadas ahora por Enrique Avogadro: es, como él enseña, algo opuesto a sus propias convicciones, y es algo que responde a su creencia de que el arte debe muchas veces incomodarnos y sacudirnos. Muchos precisarían ciertamente unas buenas sacudidas, desde luego siempre bajo la invocación de que es algo artístico. En resumen: alguien que ve como algo bueno a un “arte” ofensivo, ¿a título de qué pide realmente disculpas? Hartan con la palabrería huera; en verdad, dan sobradas pruebas de que responden acabadamente al perfil de la mayoría de los políticos de turno.

Frente al hecho dañino, no se verá aparecer al hipócrita INADI con los tapones de punta (¡oh, INADI: ¿te enojaste con eso que dije? Va dicho en forma artística!); ni a las entidades que se jactan de estar tras las discriminaciones; ni a los maniáticos que permanentemente andan diciendo “no queremos saber nada de religión” (cuando se trata de atacar lo católico, bien que les gusta lo religioso).

Por la blasfemia expuesta y por tantas otras, debemos elevar nuestras oraciones al cielo en desagravio. Así estamos. Un Ministro que dice ser de cultura, dando sobradas pruebas de incivilidad y apoyo a un ataque hacia lo religioso. Sin vueltas: no es un Ministro de Cultura, es un servidor de Satanás.

Col arriba
Correccion Disenso
Columna Contra MundumCol genealogia peruana
Columna Navegando
Columna PinceladasCol 002
Columna 09
Columna Patrimonium
Columna 11Col Dario Enriquez chico
Col Mirada legalCol 04Col Manifesto
Col morrocotudo
Col Ganzalez
Col A primera vistaCol 001Columna Pepe LaddCol dardo en el blanco
Col El higadoCol Libertad bajo palabraCol ElvisCol Homenaje RecuerdoCol 01
Col A tempo
Columna 14
Col La otraCol 02Col B CriolloCol Peruano AColumna 16Correccion Sin sendero
Col Aldea VCol 05Col Desde el solar trujillanoColumna 17Col CEPCol ENTREVISTASCol Varios

EXTRANJEROS TITULO
Extranjeros 01Correccion Pensando en voz altaCol boliviano
Extranjeros 02
EXTRANJEROS LechinCol Rusa sin BanderaExtranjeros 04Col Cubano 06Correccion Agustin LajeExtranjeros 05
Extranjeros 06
Extranjeros 07Col Venezuela futura
Extranjeros 08
Extranjeros 09Correccion Carlos Sanchez BerzainCol 03 CubanoExtranjeros 10

Si desea...

Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *