Buscar en LA ABEJA:

Martes, 16 de Octubre 2018


Frase Cabecera 245px

295029 603345

Escribe: Juan Carlos Puertas Figallo.- El director mexicano Luis Estrada usando el género de la sátira produjo en el año 2014, quizás la mejor película cómica – política (no por ser cómica, sino quizás por ser tan cercana a la política real) evidenciando las novelas que se fabrican para las masas con el eficiente objetivo de que perciban una realidad distinta. La película raya el paroxismo del absurdo cuando narra cómo los medios “recreados” en tan rica cinta convierten a un gobernador asesino y corrupto relacionado al narcotráfico, que es filmado recibiendo un millonario soborno y transmitido por cadena nacional, en Presidente de la República nada menos, gracias al haber contratado los servicios de imagen de los mismos dueños de tan serias televisoras. Esa película, por supuesto, es de obligatoria vista a mis alumnos, punto de partida para comenzar cualquier camino al aprendizaje de eso llamado política.

Por estos parajes, el domingo último, un actor un poco forzado que no reflejaba mucha naturalidad ante las cámaras y su telepronter, hacía esfuerzos titánicos para aparentar indignación sobre un tema que parecía de una urgencia impostergable. No, no era la reconstrucción de las devastadas ciudades del norte; no, tampoco era que otro año consecutivo habían muerto de frio niños en las altas sierras de nuestra hermosa región de Puno; tampoco era el estancamiento económico, era el tema de la corrupción en el Poder Judicial.

Audios que todos los peruanos al oírlos no podemos sentir más que repulsión, como cuando vemos un asalto en la calle o tenemos la mala suerte de presenciar un atropello mientras caminamos por la acera. Nada como ver las miserias de nuestra nación en directo para que compartamos el mismo asco.

Vizcarra, “comunicaba” – con una practicada actitud de agresividad y determinación – que emplazaba a una sesión extraordinaria al Congreso dado que sus cuatro reformas constitucionales (modificación del CNM, financiamiento de partidos, bicameralidad y no reelección de congresistas) eran las soluciones impostergables a este endémico, grave y complejo problema de la corrupción: “como claro gesto de la importancia que nuestro gobierno le da al tema, me dirigí personalmente al Congreso junto con el Premier, para entregar cuatro proyectos para la urgente reforma política y judicial, que requieren de una reforma constitucional para poder avanzar”. Ese domingo 16 el transitorio Vizcarra manifestaba “invoco la aplicación del artículo 133, planteamos la cuestión de confianza al Congreso de la República, para aprobar las cuatro reformas constitucionales presentadas al Congreso”.

Como era natural, de inmediato hubo una inusitada unanimidad en todos los Constitucionalistas y profesionales de la materia en que este pedido era evidentemente inconstitucional, García Belaunde, Alvarez Miranda, García Toma, Natale Amprimo, César Landa, el propio izquierdista Enrique Bernales, Lourdes Flores, etc. La Asociación Antonín Scalia esa misma noche indicaba que la “propuesta... era completamente inconstitucional. El Congreso debe declarar improcedente pedido de confianza conforme al artículo 86 de su Reglamento y artículo 206 de la Constitución Política”.

Todo esto, como consecuencia de la “realidad comunicada” del “mundo hablado” por Vizcarra. En este mundo de lo transmitido, no era posible atar una Cuestión de Confianza a una Ley y menos a una modificación constitucional. Esto, por la sencilla razón que es el Congreso quien legisla, y más aún, el proceso de modificación Constitucional recae, como indica el artículo 206 de la Carta Magna, solo en el Congreso (cuyos integrantes no están sujetos a mandato imperativo alguno), quien a su vez, puede realizar la modificación o por votación calificada en dos legislaturas o por votación aprobatoria y posterior referéndum.

No había duda en este tema, salvo para la bloguera y operadora política del progresismo Rosa María Palacios junto a los demás progresistas de la Ex PUCP y el Gobierno, que se limitaban a repetir que el artículo 133 de la Constitución permitía al Presidente someter una Cuestión de Confianza al Congreso. Pero ello, nadie lo niega, lo que sucede es que lo que puede someter a confianza al Congreso el Presidente es aquello que el Presidente puede hacer, y lo que el Presidente puede hacer es lo que la Constitución le dice que puede hacer, es decir, básicamente dirigir las políticas de gobierno. El Presidente no legisla, el Presidente no Juzga, etc.

Otros más atrevidos, en este “mundo hablado” pretendían inventar una nueva forma de interpretación que consiste en algo así como interpretar el texto constitucional desde “las justas aspiraciones del pueblo”; esta exquisita clase de interpretación constitucional la propuso nada menos que el Director de Derechos Humanos del MINJUS (1). Otro profesor progresista de la Ex PUCP, Gorky Gonzales, criticaba a quienes leían la Constitución conforme a lo que las palabras de ellas dice y les imputaba que seguían un constitucionalismo “que dejó de leer hace más de 20 años y hoy vive de las reelaboraciones que se muerden la cola” (2). En todo caso, ya conocemos por estos lares quienes son los que enseñan activismo y aquellos que enseñan derecho. Los unos tuercen o desaparecen las palabras para hacer lo que su asolapado comunismo quiere (como la Corte IDH y los 4 archiconocidos Vocales del TC), y los otros, más allá de sus posiciones políticas se esfuerzan en aplicar lo que en realidad dice la Constitución.

Pero todo esto pasaba en el “mundo hablado”, en una recreación mediática sonora, producto del tramposo o torpe (ya lo sabremos), mensaje a la nación de Vizcarra.

La realidad jurídica de lo que sucedía empezaba a plasmarse en el Decreto Supremo Nº 097-2018-PCM que formalizaba el trámite de la “Cuestión de Confianza”, y esa confianza estribaba en: “que el Presidente del Consejo de Ministros sustente la cuestión de confianza respecto de los ejes 1 y 2 de la Política General de Gobierno, aprobada mediante Decreto Supremo Nº 056-2018-PCM sobre la integridad y lucha contra la corrupción, y fortalecimiento institucional para la gobernabilidad, sustentados en los cuatro (4) Proyectos de Ley de Reforma Constitucional presentados por el Poder Ejecutivo al Congreso de la República.”

El tinte de leguleyada saltaba a la vista, la cuestión de confianza sí era válida sobre los ejes 1 y 2 de la Política General de Gobierno, pero no sobre los cuatro proyectos de Ley de Reforma Constitucional. Por ello, Vizcarra camufla lo que sabe es inconstitucional, colocando que esos ejes se “sustentan” en los cuatro proyectos de reforma. Hasta aquí, habría alguna duda para que el Congreso objetara el pedido de confianza o eventualmente, así planteado pidiera una aclaración o de plano lo declarara improcedente.

Pero cualquier duda sobre lo que pasaba en el “mundo real” se disipaba en el Oficio No.237-2018 enviado al Congreso por Vizcarra y Villanueva. En dicho Oficio, la primera parte es una narrativa introductoria, pero el pedido de confianza es expreso, se convocaba a la sesión: “a fin que el Presidente del Consejo de Ministros plantee cuestión de confianza sobre los ejes 1 y 2 de la Política General de Gobierno, haciendo uso de la facultad conferida en el artículo 133 de la Carta Magna”.

Entonces, en el “mundo real” lo que se discutió ayer 19 de Setiembre, era un pedido de confianza debidamente planteado, tanto conforme a lo establecido por el artículo 133 de la Constitución, como por el artículo 86 del Reglamento del Congreso (que prohíbe atar cuestiones de confianza a la aprobación de leyes) dado que naturalmente eso es competencia del Congreso. (3)

Pero el “mundo comunicado”, el “mundo virtual” aquel destinado a la masa y a los mass media para fines ulteriores, era otro, a lo que se prestaban los actores que trabajaban para recrear y distorsionar la realidad. El oficialismo de un lado, cuando el discurso de Villanueva en casi nada, habla o sustenta su pedido de confianza en la realidad (ejes 1 y 2 de la Política General de Gobierno) (4). Hace referencia e ellos solo en la primea parte, luego más bien empieza el discurso a la tribuna metiendo de contrabando las benditas cuatro reformas y concluía con un muy populachero ¡Reforma Ya! ¡Referéndum Ya!, el “mundo virtual” estaba recreado.

Luego las interminables notas de prensa, intervenciones hablando sobre las reformas, sobre un tema o el otro, otras intervenciones pensando que la Cuestión de Confianza estaba atada a la aprobación de los proyectos de reforma constitucional siguieron consolidando ese “mundo virtual”.

En este panorama, la preocupación de los que creemos en el orden constitucional, que es algo que va más allá de la reelección, no reelección, unicameralidad o bicameralidad, estábamos más alertas que el Congreso no cometiera la tontería de pronunciarse sobre una Cuestión de Confianza atada a la aprobación de una Reforma Constitucional. Este precedente sería desastroso a largo plazo, porque mañana (como hoy) cualquier mequetrefe pondría de rodillas al Congreso cuando quisiese aprobar cualquier norma o reforma constitucional, alterando para siempre el equilibrio de poderes, que hasta hoy, ha funcionado a pesar de los pésimos Presidentes y Congresistas que hemos tenido. Era un pavor que el Congreso obedeciera al “Mundo Virtual” y no al “Mundo Real”.

Finalmente lo que se votó y aprobó, fue lo solicitado por Vizcarra “el transitorio”, se votó lo del “Mundo Real”, sobre la “cuestión de confianza sobre los ejes 1 y 2 de la Política General de Gobierno”, sobre el documento oficial, ¿Quién podría estar en desacuerdo con esos ejes de política de gobierno? ¿Por qué razón habría que negar la confianza, más allá de la insistente pugna por ampliar los antagonismos Ejecutivo – Congreso siguiendo la política del anti?:

coc1

Y tan es así que el Congreso le ha comunicado formalmente al Presidente, que la cuestión de confianza aprobada recae sobre aquello solicitado (ejes 1 y 2 de la Política General de Gobierno):

cartaee

Llegados acá, no debemos dejar de precisar que esto no puede obedecer a un descuido (más allá que algunos actores en el Congreso quizás no lograron diferenciar el mundo real del virtual durante el debate o quisieron una figuración particular) por parte de Vizcarra y la maquinaria progresista mass media.

Esto claramente tiene un fin político populista, que en principio está dirigido a la masa, aquella que solo ha visto el “mundo virtual”, con el claro propósito de generar más antagonismo ante el Congreso. Pero nunca se debe subestimar a las personas, y todo apunta a que ese progresismo que maneja los hilos del “transitorio” apunta a por todo. La generación de más y más pasiones no puede tener otra intención que un fin perverso, un fin que a la larga pretenda (ojala sin suerte) controlar de una u otra forma todo el aparato estatal, todos los indicios de un Presidente golpista están sobre la mesa, y todo el “mundo virtual” que genera en cada capítulo de su charlatana gestión, apuntan a lo mismo. ¡Dios proteja al Perú!

 

----------------------------------------

 

1.- Ver:
https://www.facebook.com/permalink.php?story_fbid=2117069165278063&id=100009250003821&comment_id=2117078605277119&reply_comment_id=2119025518415761¬if_id=1537454678536271¬if_t=feed_comment

 

 

2.- Ver:
https://www.facebook.com/plugins/post.php?href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2Fgorki.gonzalesmantilla%2Fposts%2F1472380122906534

3.- “No procede la interposición de una cuestión de confianza cuando esté destinada a promover, interrumpir o impedir la aprobación de una norma o un procedimiento legislativo o de control político.”

4.- DECRETO SUPREMO Nº 056-2018-PCM DEL 23 DE MAYO DEL 2018
Artículo 4.- ....
1. Integridad y lucha contra la corrupción.
1.1 Combatir la corrupción y las actividades ilícitas en todas sus formas.
1.2 Asegurar la transparencia en todas las entidades gubernamentales.
2. Fortalecimiento institucional para la gobernabilidad.
2.1 Construir consensos políticos y sociales para el desarrollo en democracia.
2.2 Fortalecer las capacidades del Estado para atender efectivamente las necesidades ciudadanas, considerando sus condiciones de vulnerabilidad y diversidad cultural.

Col arriba
Correccion Disenso
Columna Contra Mundum
Columna PinceladasCol 002
Columna 09
Columna Patrimonium
Columna 11Col Dario Enriquez chico
Col Manifesto
Col morrocotudo
Col Ganzalez
Col A primera vistaCol 001Columna Pepe Ladd
Col El higadoCol Libertad bajo palabraCol Elvis
Col A tempo
Columna 14
Col 02Col B CriolloColumna 16Correccion Sin sendero
Col Aldea VCol 05Col Desde el solar trujillanoColumna 17Col ENTREVISTASCol Varios

EXTRANJEROS TITULO
Extranjeros 01Correccion Pensando en voz altaCol bolivianoEXTRANJEROS LechinCol Cubano 06Correccion Agustin LajeExtranjeros 05
Extranjeros 06
Extranjeros 07Col Venezuela futura
Extranjeros 08
Extranjeros 09Correccion Carlos Sanchez BerzainCol 03 CubanoExtranjeros 10

Si desea...

Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *