Buscar en LA ABEJA:

Jueves, 13 de Diciembre 2018


Frase Cabecera 245px

09528466 13db 4424 8060 c5f4e7d7c95e

NUESTRO COLABORADOR MANUEL CASTAÑEDA JIMÉNEZ HA ENVIADO ESTA CARTA DE PROTESTA AL DIARIO "EL COMERCIO". POR CONSIDERARLA DE INTERÉS PÚBLICO LA REPRODUCIMOS PARA INFORMACIÓN DE NUESTROS LECTORES

 

Lima, 26 de marzo de 2018

Señor
Francisco Miró Quesada Cantuarias
Director General del diario El Comercio
Presente.-

De mi consideración:

En mi condición de antiguo colaborador de la página Editorial y posteriormente página de Opinión del diario, hacia el cual, como usted imaginará, conservo el mayor afecto, debo protestar enérgicamente por el deleznable artículo escrito por el señor Santiago Roncagliolo que, bajo el título de “Cipriani y Dios” publicó el día 23 próximo pasado el diario que usted dirige.

De un tiempo a esta parte, valgan verdades, muchos antiguos colaboradores y ciudadanía en general, venimos observando un decaimiento de la línea de equilibrio y sensatez que durante décadas fue la principal de las características de El Comercio, y que le granjeó el respeto del público y el aprecio de todos cuantos constataban en sus páginas el ejercicio del periodismo en forma noble y alturada.

 

Esa conducta grupal encomiable, característica del diario, parece hoy haber cambiado, y actualmente muchas noticias y comentarios son presentados con desenfado y hasta con insolencia. Tal es el caso del artículo que me motiva a esta protesta en que, en términos irrepetibles y sin consideración alguna, deslizando falsedades e imputando arteramente conductas o dichos que no se dieron, el articulista señor Roncagliolo dirige sus críticas hacia la más alta autoridad religiosa de la diócesis de Lima, que comprende la mayor concentración de población católica del Perú.

Es más, Su Eminencia Juan Luis Cipriani Thorne no es solamente Arzobispo de Lima, sino que, en la actualidad es el único cardenal peruano de la Iglesia Católica y, por ende, ocupa una posición en la jerarquía católica que podría hasta significar que, en un caso dado, pudiera ser o haber sido Sumo Pontífice de la Iglesia.

Nada tendría por qué enfadar que alguien discrepara de las posiciones del Cardenal. La libertad de conciencia y de opinión, están garantizadas por la Constitución, y son parte de las libertades por las cuales ha luchado la Iglesia durante veinte siglos, a despecho de lo que muchos ignorantes pudieran sostener alegando episodios de los que nada conocen. Pero insultar a quien es el líder y legítima autoridad eclesiástica de la Iglesia de Lima como lo ha hecho el señor Roncagliolo y que el diario ha recogido incomprensiblemente, es otra cosa.

No voy a entrar a deshacer cada uno de los infundios dichos por el señor Roncagliolo; eso lo dejo para que usted, si no lo vio anticipadamente, se dé cuenta por sí mismo al leer el “artículo”, al que más bien habría que calificar de “libelo”. No creo, señor director, que ni su padre, quien fuera catedrático mío y persona de bien y de impecable comportamiento, ni ninguno de los directores que tuve la ventura de conocer como los doctores Aurelio Miró Quesada Sosa y Alejandro Miró Quesada Garland y que me dispensaron su confianza y aprecio, hubieran permitido la publicación de tamaño despropósito.

Protesto por eso ante usted, como ciudadano y como católico por el insulto que el “artículo” significa contra quien es mi líder espiritual y autoridad eclesiástica de la diócesis a la que pertenezco. Y le hago presente, nada más, para que vea usted el abismo de ignorancia que ese escrito supone, que años atrás, cuando se dio el caso del grave escándalo de las llamadas esterilizaciones forzadas, fue precisamente Su Eminencia quien levantó su voz para condenar enérgicamente tan desgraciada práctica y ello lo hizo objeto de ataques diversos procedentes del Gobierno de entonces. Ello, motivó un artículo de mi autoría, que fue publicado en la página de Opinión del propio El Comercio, el viernes 6 de marzo de 1998 bajo el título de “Esterilizaciones: la cuestión moral”, lo que le será a usted muy fácil constatar.

Yo sé bien que puede contestárseme que el diario no es responsable por lo que dicen sus colaboradores, y no comparte necesariamente sus opiniones. Pero usted y yo sabemos que eso es solamente para efectos legales y que en términos morales y periodísticos no constituye más que un eufemismo. No me interesa, señor director, que me contesten. Ustedes son también libres de publicar o no esta protesta; no pienso reclamar en ningún sentido si no me responden o no dan cuenta de esta carta públicamente ni si se abstienen de emitir una disculpa pública o una disculpa privada a Su Eminencia. Solamente cumplo un deber de conciencia al remitirles esta, esperando, ojalá que con razón, retornen a la línea de mesura y respeto que distinguió a El Comercio y permitió que se erija como una institución nacional; y así, no termine de quedar demolida, por sus propios detentores, una institución más de las muchas que han ido desapareciendo de nuestra Patria y cuya pérdida nos ha colocado al borde de la disolución como sociedad civilizada.

Atentamente

Manuel Castañeda Jiménez
DNI 07827781

Col arriba
Correccion Disenso
Columna Contra Mundum
Columna PinceladasCol 002
Columna 09
Columna Patrimonium
Columna 11Col Dario Enriquez chico
Col Manifesto
Col morrocotudo
Col Ganzalez
Col A primera vistaCol 001Columna Pepe Ladd
Col El higadoCol Libertad bajo palabraCol Elvis
Col A tempo
Columna 14
Col 02Col B CriolloColumna 16Correccion Sin sendero
Col Aldea VCol 05Col Desde el solar trujillanoColumna 17Col ENTREVISTASCol Varios

EXTRANJEROS TITULO
Extranjeros 01Correccion Pensando en voz altaCol bolivianoEXTRANJEROS LechinCol Cubano 06Correccion Agustin LajeExtranjeros 05
Extranjeros 06
Extranjeros 07Col Venezuela futura
Extranjeros 08
Extranjeros 09Correccion Carlos Sanchez BerzainCol 03 CubanoExtranjeros 10

Si desea...

Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *