Buscar en LA ABEJA:

Jueves, 15 de Noviembre 2018


Frase Cabecera 245px

derecho

Escribe: Edgar Pereda Lozano.- No es de extrañar que en sociedades tan acostumbradas al autoritarismo como la nuestra, el sentido común termine convirtiéndose en el menos común de los sentidos. Esta situación se manifiesta muy a menudo, por ejemplo, en el ejercicio de la función legislativa.

Es frecuente que nuestros legisladores piensen que su labor consiste en la creación de leyes. Así, la labor legislativa ha pasado a convertirse en una competencia por quien produce en mayor cantidad. Aúna a esta visión equivocada el hecho de que la prensa califique como buena “producción legislativa” de un legislador la emisión del mayor número de propuestas legislativa que terminan convirtiéndose en leyes.

Antes de señalar cuál desde el enfoque liberal sería el sentido de la función legislativa debe quedar en claro que entendemos por Derecho y Ley. A diferencia de la corriente del positivismo jurídico que define al Derecho como el conjunto de normas jurídicas que regulan la vida en sociedad, desde una perspectiva austriaca (hayekiana) el Derecho viene a ser la síntesis (inacabada) de un proceso de descubrimiento de reglas de juego (instituciones) que permiten la cooperación social voluntaria de las personas que interactuando entre sí satisfacen sus múltiples necesidades. Así de manera inintencionada los individuos producto de su cooperación van descubriendo instituciones jurídicas en la medida que interactúan en la búsqueda de un mutuo beneficio (piénsese por ejemplo, en instituciones tradicionales como el matrimonio, el cheque, o, en instituciones más modernas producto de la economía de pares o sharing economy).

Contrario a la visión tradicional positivista el Derecho no tiene un carácter monopólico, es decir, no viene creado por el poder político emanado del legislador de turno, tampoco por una mente racional omnisciente que decide que leyes deben cumplir los ciudadanos. Por el contrario, al surgir de interacción cooperativa de los individuos adquiere un carácter competitivo, siendo una de sus expresiones la ley. Sin embargo, también se manifiesta a través de los contratos, las costumbres, la jurisprudencia, los reglamentos, directivas, los acuerdos comerciales, decisiones administrativas, etc. Es decir, son tan diversas las fuentes proveedoras normas e instituciones jurídicas como lo son las interacciones humanas.

Siendo así, la ley como manifestación del Derecho debe expresar la voluntad de los individuos cooperantes. Los legisladores, por tanto, deben entender que si las normas jurídicas que promulgan no tienen un carácter abstracto y general, a pesar de tener el rótulo de ‘ley’ en el fondo solo serán lo que Friedrich Hayek denominaba: mandatos, es decir, legislación que no expresa el sentir de la cooperación social sino la voluntad del legislador, la cual llevada a un nivel de hiperregulación puede derivar en una dictadura legislativa.
Es importante resaltar que el Derecho como ciencia de la acción humana tiene como eje central la libre elección de los individuos, quienes a un nivel agregado para llegar a acuerdos necesitan de reglas de juego (normas e instituciones jurídicas) que permitan que cada cual tienda a satisfacer predictivamente sus expectativas. Por tanto, de manera intrínseca a la acción, toda norma jurídica que quiera merecer el calificativo de ley debe procurar el respeto de la libertad de los individuos quienes a su vez la utilizarán como un instrumento más en busca de satisfacer sus propios e intransferibles proyectos de vida.

En ese orden de ideas la ley y por consiguiente la función legislativa debe tener por finalidad el buscar reducir los costos de transacción entre las personas e internalizar las externalidades negativas que se puedan generar en la sociedad (costos no contratados). De esta única forma la ley adquiriría un legítimo sentido de ciudadanía ya que permitiría la cooperación voluntaria entre las personas.

Hay algo que han olvidado nuestros legisladores y es que toda ley es costosa. Su labor, por ende consiste no en crear sino en descubrir de la propia sociedad cuales son las reglas de juego que menos costos les generan a las personas en su transitar de lo individual a lo cooperativo, caso contrario, la ley como cualquier bien de capital excesivamente costoso terminará siendo relegada por las personas. Recuérdese que la ley debe servir como instrumento, es decir, un medio (como un martillo o un lápiz) para un fin de índole exclusivamente personal. Por ende, si las leyes que promulgan nuestros legisladores son muy costosas, dado el carácter competitivo del Derecho, las personas terminarán dejándolas de lado y virando hacia la costumbre u otras fuentes del Derecho. Véase sino el problema de la informalidad, sus cifras no son más que el reflejo de la manifestación de las leyes desmedidamente costosas que tenemos.

A nuestros señores legisladores les valdría bien comprender que no necesitamos y, por el contrario, nos rehusamos a que gobiernen nuestras vidas. Solo les pedimos que realicen la labor que se les ha encomendado descubriendo de la misma sociedad cuales son las leyes que permiten que nosotros gobernemos nuestros propios destinos. Necesitamos que recuerden e interioricen el mensaje de Richard Epstein, solo necesitamos reglas simples para un mundo complejo.

 

 

 

 

Los artículos firmados son entera responsabilidad del autor. La Abeja no se solidariza necesariamente con sus contenidos

 
 

Col arriba
Correccion Disenso
Columna Contra Mundum
Columna PinceladasCol 002
Columna 09
Columna Patrimonium
Columna 11Col Dario Enriquez chico
Col Manifesto
Col morrocotudo
Col Ganzalez
Col A primera vistaCol 001Columna Pepe Ladd
Col El higadoCol Libertad bajo palabraCol Elvis
Col A tempo
Columna 14
Col 02Col B CriolloColumna 16Correccion Sin sendero
Col Aldea VCol 05Col Desde el solar trujillanoColumna 17Col ENTREVISTASCol Varios

EXTRANJEROS TITULO
Extranjeros 01Correccion Pensando en voz altaCol bolivianoEXTRANJEROS LechinCol Cubano 06Correccion Agustin LajeExtranjeros 05
Extranjeros 06
Extranjeros 07Col Venezuela futura
Extranjeros 08
Extranjeros 09Correccion Carlos Sanchez BerzainCol 03 CubanoExtranjeros 10

Si desea...

Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *