Buscar en LA ABEJA:

Viernes, 26 de Mayo 2017


Frase Cabecera 245px

Correccion Carlos Sanchez Berzain Grande

brasil

Escribe: Carlos Sánchez Berzaín.- La investigación de corrupción en Brasil pone en evidencia un sistema de corrupción regional montado por decisión política con el objetivo de tomar y retener el poder. La acción de la justicia y de la prensa brasileras, le dan al mundo la prueba que los miembros del Foro de Sao Paolo pusieron en marcha un aparato de obtención de dinero ilícito con fines políticos de izquierda y obvios beneficios ilegales para sus dirigentes. Este consorcio internacional de corrupción abarca toda la región y los regímenes de Cuba, Venezuela, Ecuador, Bolivia y Nicaragua, son socios principales que encubren sus delitos con su poder total. Las pruebas están en Brasil y con ellas se debe destapar esta línea de corrupción de las dictaduras de las Américas.

La democracia es el único sistema que puede garantizar transparencia y efectiva lucha contra la corrupción, porque tienen entre sus elementos esenciales el respeto a las libertades fundamentales, la división e independencia de los órganos del poder público y la vigencia del estado de derecho. Sólo con estas condiciones puede existir efectivo ejercicio de la prensa libre, de libertad de expresión, de investigación abierta a las autoridades, obligación de los gobernantes de rendir cuentas, transparencia, fiscales y jueces independientes del poder político eventual, reglas claras, alternancia en el poder y vigencia de la ley por encima del poder del Gobierno.

No es que en democracia no exista corrupción, se trata de que sólo en democracia se puede prevenir, detectar, investigar, publicitar, juzgar y sancionar la corrupción. En democracia se sabe que el destino de los corruptos es la condena, pero además la perdida y/o devolución de los frutos de la corrupción. El mensaje de la democracia es que el crimen desde el poder político no paga y debe ser ejemplarmente sancionado, porque se trata de delitos en abuso del soberano que sólo reside en el pueblo y que exige cuentas por medio de los mecanismos institucionalizados: una estructura con frenos, balances y contrapesos al ejercicio del poder.

Leer más...

madurocastro

Escribe: Carlos Sánchez Berzaín.- En la desigual confrontación del castrismo contra el pueblo venezolano la dictadura ya está moral y políticamente derrotada, pero se mantiene con el uso de la fuerza interna y de la complicidad internacional de los gobiernos aliados y sometidos a La Habana. La estrategia que aplican para la permanencia de Nicolás Maduro en el poder está basada en “ganar tiempo, dividir a la oposición y administrar el miedo”, que no es novedosa pero que les ha sido generalmente exitosa. Frente a tremenda experticia criminal, en este momento crucial de la lucha del pueblo venezolano por la libertad y democracia, hay que “persistir” en la protesta legítima y exigir el repudio internacional contra la dictadura venezolana.

Persistir es “mantenerse firme y constante en algo” y “durar por largo tiempo”. Por eso el peor enemigo del castrismo en Venezuela es la exigencia popular para que la dictadura deje el poder, es el valor de todo el pueblo venezolano volcado a las calles. Ya no se trata de concesiones, diálogos o elecciones; la voz del pueblo clama “fuera Maduro fuera”. La crisis en Venezuela está en el punto en que o la dictadura se acaba con la salida del régimen castrista o éste consolida la segunda Cuba de la región.

Los venezolanos han sido reiterativos y han ejercido presión creciente para retornar a un sistema de garantías y ejercicio pleno de derechos hasta llegar a la situación actual en la que el pueblo se confronta en las calles de todo el país contra un gobierno parapetado en su crisis, en su corrupción, en sus crímenes, en el narcotráfico, en la violación de los derechos humanos, en sus slogans y doctrina contra el imperialismo norteamericano y en el control del poder total como garantía de impunidad.

Venezuela es hoy un país paralizado por la protesta legítima, con niveles de aceptación del gobierno inferiores al diez por ciento, con una crisis humanitaria que produce muerte por falta de comida y medicina, con la economía destrozada, con una deuda externa multimillonaria de cifras secretas, con híper corrupción, con un régimen constituido en “narco estado”, con un sistema de justicia que es parte del ejercicio dictatorial, con un poder electoral que es la dictadura misma, con grupos paramilitares irregulares organizados y dirigidos por el gobierno, con mandos militares obsecuentes a la dictadura, con presos políticos, con casi millones de emigrantes forzados y miles de exiliados políticos.

Leer más...

Nicolas Morales Rafael Correa 300x203

Escribe: Carlos Sánchez Berzaín.- El régimen en Venezuela, para mantenerse en el gobierno, avanza frontalmente hacia una dictadura abierta que ha paramilitarizado el ejercicio del poder político. No queda ninguna duda que Nicolás Maduro y su gobierno son responsables del dominio más importante de la dictadura castrista. Maduro, fracasado en su disfraz de presidente, ahora ensaya el de comandante y la peligrosidad de la dictadura venezolana se hace evidente interna e internacionalmente como una amenaza para toda la región.

En el siglo XXI el eje de confrontación de la política en América Latina no es ideológico, no se trata de la lucha por el poder entre izquierdas y derechas, o entre nacionalistas y globalizadores, ni entre estatistas y liberales, tampoco entre progresistas y conservadores. La disputa fundamental se presenta entre quienes quieren el poder indefinidamente con su propia voluntad e interés como norma, contra los que creen en la institucionalidad del estado de derecho con el mandato de la ley como fundamento. Es la confrontación entre la dictadura y la democracia, entre el castrismo que logró expandir su proyecto anti democrático en la región, contra los pueblos que quieren libertad, con alternancia en el poder, rendición de cuentas y responsabilidad de los gobernantes. De la disputa de planes de gobierno se ha retrocedido a la confrontar la forma de gobierno y de Estado.

Esta situación resulta de la “destrucción institucionalizada del estado de derecho” y en consecuencia de la democracia que el castrismo expandió como nuevo método de lucha desde su alianza con Hugo Chávez. Con pretensión de revolución y discurso populista, con ingentes cantidades de dinero provenientes del petróleo venezolano, de la corrupción y hasta del narcotráfico, manipulando procesos electorales, plebiscitos y referéndums, suplantaron constituciones, introdujeron leyes infames, lograron el control total del estado y de sus órganos hasta obtener la concentración y manipulación total del poder al servicio de la corrupción.

En lo inmediato controlaron la región con éxito aparente. Luego llegó el inevitable fracaso, porque el sistema castrista de “dictaduras del socialismo del siglo XXI” (SSXXI) entró en crisis por su economía centralista, estatista y personalista, por la incapacidad, la corrupción y la ausencia de libertad; la falta de frenos y balances, de oposición real, alternancia en el poder, elecciones limpias, prensa libre, justicia independiente. Pasaron a destacarse por sus nuevos ricos, los crímenes de estados y los presos, exiliados y perseguidos políticos que además de ciudadanos cubanos desde hace casi 60 años ahora son venezolanos, bolivianos, ecuatorianos…

Leer más...

milvenc

Escribe: Carlos Sánchez Berzaín.- La extraordinaria lucha del pueblo venezolano por recuperar su libertad hubiera tenido éxito hace mucho tiempo si se tratara solamente de una confrontación interna entre venezolanos. El problema radica en que se enfrentan –casi solos- al imperio dictatorial castrista que ha convertido a Venezuela en su principal colonia. El triunfo del pueblo venezolano hace que Cuba pierda la hegemonía regional y sea forzada a defenderse en su propio territorio, por eso Venezuela es la última trinchera del imperio dictatorial castrista.

El enemigo real del pueblo venezolano es la dictadura cubana que tiene subordinadas las dictaduras del socialismo del siglo XXI (SSXXI) Venezuela, Ecuador, Bolivia y Nicaragua y que controla por medio de la prebenda con petróleo venezolano, a los países del Petrocaribe que son -además de Cuba y Venezuela- la República Dominicana, Nicaragua, Antigua y Barbuda, Bahamas, Belice, Dominica, Granada, Guyana, Jamaica, Surinam, Santa Lucia, Salvador, Guatemala, San Cristóbal y Nieves, San Vicente y las Granadinas, Honduras y Haití.

El control de los países del SSXXI y del Petrocaribe representa que Cuba sin estar activamente en la Organización de Estados Americanos (OEA), maneja un total de 22 votos de los 35 miembros activos. Por eso, mientras Cuba opere el gobierno títere de Nicolás Maduro en Venezuela o lo reemplace por un nuevo operador castrista, podrá sostener el control del Petrocaribe y en consecuencia manipulará la mayoría de votos en la OEA, amenazando y paralizando el rescate de sus principios y valores que lidera el Secretario General Luis Almagro. Esto hace imposible cualquier acción efectiva a favor de la democracia y cualquier sanción contra las dictaduras, incluso frente al fraude electoral, como acaba de suceder en Ecuador.

Esta estructura de poder regional fue creada por Hugo Chávez asociado con Fidel Castro con el dinero del petróleo venezolano, luego apoyado por la corrupción y el narcotráfico, con proclama antiimperialista y fue liderada por Chávez hasta su muerte. Mientras Chávez vivió, él era el líder, el jefe y los Castro estaban relegados a un segundo plano, al extremo que para dar un rol a Fidel Castro crearon esa especie de “oráculo de la Habana” donde todos visitaban y pedían consejo al dictador cubano mientras Chávez viajaba, intervenía, derrocaba o sostenía gobiernos, daba ordenes, repartía dinero, insultaba y amenazaba a los Estados Unidos y ejercía el poder en la región trapeando al secretario Insulza, señalando confiscaciones, presos, exilios o premios.

Leer más...

af10b7f16dc401a6ee55234e0674d22d

Escribe: Carlos Sánchez Berzaín.- “Alertar el aumento en el consumo y la producción de drogas” ha sido el mensaje del Papa Francisco, que poniendo como ejemplo su país natal Argentina, dijo que “hace 30 años era un país de tránsito y ahora es un país de consumo y hasta algo de producción”. La alerta papal aplica a todos los países de América Latina, hoy víctimas del incremento de la producción de coca y cocaína que los ha convertido en consumidores. El problema radica en el incremento de la producción de droga con los gobiernos del socialismo del siglo XXI y está en directa relación con la política de la Venezuela de Hugo Chávez-Nicolás Maduro, el Ecuador de Rafael Correa, las FARC, el gobierno cocalero Evo Morales en Bolivia y Cuba.

La CEPAL informó, que “América Latina concentra la totalidad de producción global de hoja de coca, pasta base de cocaína y clorhidrato de cocaína del mundo”. La ONU declaró que “los mayores productores de cocaína son Colombia, Bolivia y Perú” y que “tenemos un problema que es el de la producción y ello genera un problema del control de la cocaína en otros países”. En Colombia, el Procurador General declaró que el proceso de paz con las FARC ha dado lugar al incremento de los cultivos coca que están alrededor de las 100.000 hectáreas (hoy se denuncia el doble) que producen cerca de 700 toneladas de cocaína al año. Bolivia tenía 3.000 hectáreas de cultivos de coca ilegal en 2003 cuando derrocaron al Presidente Sánchez de Lozada y luego de 10 años de gobierno de Evo Morales superan las 40.000 hectáreas. Perú ofrece una reducción sostenida de los cultivos de coca desde 2011 de acuerdo a informes de la ONU.

La Comisión Interamericana para el Control del Abuso de Drogas (CICAD) de la OEA describe como “cocaína a tres sustancias o drogas que contienen el alcaloide cocaína, extraído de las hojas del arbusto de la coca y que son el clorhidrato de cocaína o simplemente cocaína, la pasta base y el crack…..la cocaína se esnifa, inhala o inyecta, la pasta base y el crack se fuman”. Respecto al consumo, la Oficina de las Naciones Unidas contra las Drogas y el Crimen (UNODC) informa que “la prevalencia anual en el consumo de cocaína se reduce en Europa Occidental y Central y en América del Norte”; que en “América del Norte ha disminuido el numero de consumidores abusivos de cocaína”. La CICAD informa que la prevalencia en el consumo de droga de estudiantes secundarios en Chile es 3,6%, en Argentina es 2,7%, en Colombia 2,6%, en Brasil y Uruguay 2,2%, en Bolivia 2% mientras que en Estados Unidos es de 1,6%, sin estadísticas de Venezuela. La UNODOC informó que “en América del Sur la prevalencia del consumo de cocaína es la mas elevada en la población adulta: Uruguay 2,1%, Brasil 1,75%, Chile 1,21,% y Argentina 0,73%”. En general señalan a Argentina y España como los países donde más cocaína se consume en el mundo.

Leer más...

Col arriba
Correccion Disenso
Columna Contra MundumCol genealogia peruana
Columna Navegando
Columna PinceladasCol 002
Columna 09
Columna Patrimonium
Columna 11Col Dario Enriquez chico
Col Mirada legalCol 04Col Manifesto
Col morrocotudo
Col Ganzalez
Col A primera vistaCol 001Columna Pepe LaddCol dardo en el blanco
Col El higadoCol Libertad bajo palabraCol ElvisCol Homenaje RecuerdoCol 01
Col A tempo
Columna 14
Col La otraCol 02Col B CriolloCol Peruano AColumna 16Correccion Sin sendero
Col Aldea VCol 05Col Desde el solar trujillanoColumna 17Col CEPCol ENTREVISTASCol Varios

EXTRANJEROS TITULO
Extranjeros 01Correccion Pensando en voz altaCol boliviano
Extranjeros 02
EXTRANJEROS LechinCol Rusa sin BanderaExtranjeros 04Col Cubano 06Correccion Agustin LajeExtranjeros 05
Extranjeros 06
Extranjeros 07Col Venezuela futura
Extranjeros 08
Extranjeros 09Correccion Carlos Sanchez BerzainCol 03 CubanoExtranjeros 10

Si desea...

Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *