Buscar en LA ABEJA:

Lunes, 11 de Diciembre 2017


Frase Cabecera 245px

Cabecera morrocotudo

b1bibi

Escribe: Alfredo Gildemeister.- Desde tiempos inmemoriales, tanto en Egipto, Grecia y Roma, aprender a leer y a escribir denotaba un nivel de cultura y estatus alto en el mundo social. Sin embargo, con la caída del imperio romano de occidente y las invasiones bárbaras, el nivel cultural comenzó a decaer. Con el advenimiento de la edad media, el analfabetismo fue en aumento, salvo en los conventos en donde los monjes o religiosos cultivaban la lectura y la escritura, incluyendo la lectura musical. Durante siglos, el nivel cultural y educativo de una sociedad se ha evaluado con su nivel de analfabetismo. Si éste era alto, denotaba un país subdesarrollado y si era bajo, esa sociedad era más desarrollada y culta. De allí que el saber leer y escribir era y es fundamental para una buena educación. Hoy en día, aún se continúa midiendo los niveles de analfabetismo y en muchos países en vías de desarrollo, éste aún es alto. Pero al margen de cifras e índices de analfabetismo, hoy viene ocurriendo un fenómeno más preocupante aún: que muchas personas sabiendo leer y escribir, ya no leen y menos escriben. Y peor aún, ¡si leen no entienden lo que leen! Ello lo podemos apreciar especialmente en miles de niños y jóvenes hoy en donde se lee poco o nada, y se escribe mal.

Leer más...

carabelas de colon

Escribe: Alfredo Gildemeister.- Mucho se sorprendieron los habitantes del puerto de Palos cuando en la mañana del 23 de mayo de 1492, un pregonero municipal tocó su cornetilla en la puerta de la iglesia de San Jorge. Una vez que pueblo estuvo reunido, procedió a dar lectura a un decreto de los reyes católicos. Sus majestades conminaban al pueblo a contribuir con hombres y medios al proyecto de un tal Cristóbal Colón, en pago de una vieja condena por “algunas cosas fechas e cometidas por vosotros en deserbicio nuestro” (posiblemente violación del tratado suscrito con Portugal sobre derechos de explotación en las costas de África). Por ello, se condenaba a Palos a servir a los reyes con dos carabelas armadas “a sus propias costas expensas” por espacio de dos meses “e agora, por quanto Nos avemos mandado a Christóbal Colón que vaya con tres carabelas para ciertas partes de la mar oceana... queremos que lleve consigo las dichas dos carabelas”. Colón debía pues designar los tres navíos. Se escogió un puerto de propiedad de la corona, como Palos, pues casi todos los puertos del litoral atlántico-andaluz eran de particulares.

¿De qué iba todo esto? Pues que a un tal Colón, marino genovés para más, se le había ocurrido nada menos que descubrir una nueva ruta -nada menos que por el oeste- hacia el Cipango (Japón) y al Catay (China), con el objeto de poder traer a España las famosas y tan codiciadas especias de manera más directa, que bordeando la costa de África como venían haciendo los portugueses. Para ello hacía siete años que venía gestionando con los reyes la aprobación de su proyecto. Finalmente, una vez tomada Granada a los moros y terminada la guerra, los reyes decidieron aprobar el proyecto del referido Colón. Sin embargo, faltaba determinar el pequeño detalle de los costos del proyecto. Los reyes no tenían donde caerse muertos. Luego de una larga guerra contra los moros, la corona prácticamente estaba quebrada. La famosa leyenda que dice que la reina donó sus joyas a Colón para la expedición es totalmente falsa. No existían las susodichas joyas puesto que estaban empeñadas desde hacía tres años con diversos prestamistas que sufragaron la campaña de Granada. ¿En qué terminó esto? Pues en que los reyes pusieron 1’400,000 maravedíes; Colón 500,000 maravedíes y la comunidad de Palos -en aplicación del famoso decreto de los reyes- 350,000 maravedíes. Cerca pues de dos millones de maravedíes costaría el viajecito de Colón. Obviamente que la Corona tuvo que endeudarse nuevamente para obtener el referido monto. Lo mismo hizo el propio Colón, al que le prestaron diversos banqueros genoveses afincados en Andalucía. Y la cantidad de la comunidad de Palos fue lo que se obtuvo de la multa por sus “deserbicios” a los reyes. El sueldo de las tripulaciones lo asumieron los reyes y adelantaron cuatro meses de sueldos.

Leer más...

bailappk

Escribe: Alfredo Gildemeister.- Recuerdo que, por el mes de octubre del año pasado, les pregunté en clase a mis alumnos de postgrado -todos gerentes y excelentes profesionales, trabajando en reconocidas empresas- si ya habían elaborado el presupuesto para el 2017 de las empresas en donde trabajan y qué metas tenían fijadas para dicho año. Todos me respondieron, casi a coro, que habían “tenido” que elaborar un presupuesto de tipo conservador, “como si Humala siguiera gobernando”. Cuando les pregunté del por qué no habían elaborado un presupuesto más dinámico, con planes de inversión y crecimiento, más aún que ahora nos gobernaba un presidente tecnócrata y con experiencia, acompañado adicionalmente de un “gabinete de lujo”, tal como el mismo presidente lo había denominado, todos me respondieron nuevamente que “sentían” y “veían” que nada había cambiado y que la sensación era que “Humala seguía gobernando”. Esta misma pregunta la hice a varios alumnos de las diferentes escuelas de postgrado de las universidades en donde enseño, y la respuesta fue prácticamente la misma: elaboraron un presupuesto conservador, “como si Humala siguiera gobernando”. ¿Qué estaba pasando? Pues que efectivamente, nada había cambiado. La sensación era de un gobierno improvisado, no preparado, sin un claro liderazgo, casi sin equipo y sin un plan coherente, técnico y bien elaborado. Como que el triunfo en las elecciones le cogió por sorpresa al actual presidente y a su reducido equipo. Un alumno exoficial, de la Marina me dijo: “Profesor, estamos como una nave al pairo, navegando al garete, a donde nos lleve la mar y los vientos. No hay capitán y para peor, la brújula del barco no funciona”. Me quedé mudo. Ese alumno, en su lenguaje de marino, había definido con total claridad la situación del país.

Recordemos un poco. Estando a pocos días de la segunda vuelta electoral, las encuestas daban por poco margen, el triunfo a Keiko Fujimori. Finalmente, el triunfo lo obtiene por un pelo el candidato Kuczynski (PPK) y como indicamos, muchos pensaron que PPK contaba con un plan concreto de gobierno, un equipo de asesores y técnicos estupendos, etc. Sin embargo, los días y los meses fueron pasando, y la dura realidad fue abriéndose paso: el triunfo cogió por sorpresa a PPK y a su gente. Pasadas las elecciones, PPK y su equipo se tuvo que poner realmente a trabajar en un plan serio de gobierno, ya no solo generalidades y buenas intenciones. Ya no estaba en campaña. Era el presidente electo. Pasado el mensaje presidencial -con bailecito y toque de flauta incluido- fue comprensible que dicho primer mensaje solo incluyera buenos deseos e intenciones, generalidades y alguna que otra cosa concreta. Entre esas cosas concretas, el presidente anunció que solicitaría al Congreso la delegación de facultades a fin de promulgar rápidamente decretos legislativos, con medidas que levanten y aceleren pronto la economía, incentiven la inversión privada, etc. en otras palabras, medidas concretas que dinamicen la alicaída economía peruana. Sin embargo, existía el lógico temor a que la mayoría de Frente Popular (FP) en el Congreso, denegara las facultades delegadas.

Curiosamente sucedió, para sorpresa de muchos, que la mayoría de FP aprobó, casi sin chistar, en primer lugar, al gabinete propuesto por el presidente; luego aprobó el presupuesto propuesto para el 2017 y finalmente, aprobó el otorgamiento de las tan esperadas facultades delegadas y por un plazo de noventa días. ¿Y ahora qué? Pues que no pasó nada. Las semanas comenzaron a transcurrir y los tan esperados y mentados decretos legislativos ¡no eran promulgados! ¿Qué estaba sucediendo? Pues ¡que no tenían listos ni elaborados los famosos decretos legislativos! ¿Habría sido una estratagema para ganar tiempo y armar un plan de gobierno serio? Solo Dios y PPK lo saben, pero el asunto fue que se perdieron seis meses, medio año, sin que nada pasara. Recién a principios de diciembre comienzan a ser promulgados tímidamente uno a uno los tan esperados decretos legislativos. Así transcurrió diciembre. Finalmente, a principios de enero de este año concluyó la publicación de los decretos legislativos cuando ya era “tarde piache” pues, ya todas las empresas tenían sus presupuestos hechos para el 2017 “como si siguiera Humala”. Los meses siguientes demostrarían que los famosos y tan esperados decretos legislativos no reactivaron nada ni dinamizaron nada.

Leer más...

mario varga

Escribe: Alfredo Gildemeister.- El pasado 16 de julio, el escritor Mario Vargas Llosa publicó en el Diario socialista español El País, un artículo en donde volcaba, para variar, todo el odio acumulado que viene guardando desde 1990, cuando un humilde ingeniero de la Universidad Agraria llamado Alberto Fujimori, lo derrotara contundentemente en las elecciones presidenciales de aquel año. En su artículo titulado “¿Indultar a Fujimori?” considera un “desafuero insensato” la posibilidad que el presidente Pedro pablo Kuczynski indulte al expresidente Fujimori. No me gusta perder mi tiempo escribiendo sobre las tonterías que desde aquel lejano 1990 suele declarar Varguitas sobre política, pero en este caso, creo que vale la pena, pues son de tales calibres las sandeces y necedades contenidas en su artículo que vale la pena destinar unos minutos a comentarlo.

En primer lugar, MVLL ignora que la posibilidad de otorgar un indulto se encuentra plasmado en nuestra Constitución Política y constituye una “gracia presidencial”, esto es, una atribución exclusiva del presidente de la República de indultar a un condenado, sin tener que dar razones de ello a nada ni a nadie. Por ello la doctrina jurídica establece que el indulto presidencial, al estar definido como una “gracia”, es el único atributo que históricamente deviene de la monarquía, y que posee el presidente de la República. De allí que al constituir una “gracia”, se actúa como en la institución monárquica, sin dar razones a nadie. El presidente puede pues indultar sin responder a nadie. Así consta en la Constitución. Estas son las razones por las cuales, el hecho que un presidente indulte a un condenado no constituye una “ilegalidad” como señala MVLL en su artículo, sino una atribución o gracia presidencial incorporado por nada menos que la Constitución Política, nuestra carta magna, la norma más importante en nuestro sistema jurídico.

En segundo lugar, MVLL señala que “hay quienes piensan que el indulto ablandaría al Parlamento que, hasta ahora, además de tumbar varios ministros del Gobierno, ha paralizado la acción gubernamental obstruyendo de manera sistemática las iniciativas del Ejecutivo para materializar su programa, introduciendo reformas económicas y sociales que dinamizaran la economía y extendieran la ayuda a las familias de menores ingresos”. Al parecer, una vez más, Varguitas peca de ignorante pues está totalmente desinformado y no conoce la realidad nacional de lo sucedido en este primer año de gobierno del presidente Kuczynski (PPK). El Congreso no ha paralizado al país. Es el mismo presidente de la República que con su falta de liderazgo y decisiones, simplemente no ha tenido acción gubernamental alguna que destacar hasta el momento, además que la mayoría de sus propios ministros son los que se disparan a los pies.

Cuando PPK obtiene el triunfo en las elecciones presidenciales -lo cual al parecer no esperaba- no contaba con un equipo ni con un plan de gobierno sólido y concreto. Sólo contaba con un pequeño grupo de técnicos, buenas intenciones e ideas generales, tal como lo manifestó en su mensaje de investidura del cargo. Luego se aferró e insistió hasta el cansancio con la obtención de facultades delegadas para poder hacer las grandes “reformas” necesarias. Fue así como luego que el Congreso aprobara a su gabinete y su presupuesto para el 2017 sin problema alguno, procedió a otorgarle las tan deseadas facultades delegadas, cosa que, al parecer, PPK no esperaba que se las dieran tan fácilmente. Otorgadas las facultades, increíblemente, tampoco tenían los decretos legislativos listos para ser promulgados -otro cuento de PPK pues no se tenía nada preparado-. Los decretos recién comenzaron a prepararse para luego promulgarse a finales de noviembre, diciembre y principios de enero. Siete meses perdidos en la nada. Una vez promulgados los famosos decretos, el país siguió igual o peor (y ahora no le echen la culpa al “niño costero” por favor). Los tan esperados decretos no incluyeron realmente “iniciativas del Ejecutivo” ni lograron introducir “reformas económicas y sociales” de fondo que dinamizaran la economía, tal como dice MVLL. De allí que el Congreso no obstaculizó. Fue el mismo Ejecutivo que literalmente tuvo que improvisar un gobierno y un plan económico en estos meses, sin resultado alguno hasta la fecha. Repito, fue el propio presidente quien paralizó al país, no el Congreso. Que se entere bien el señor MVLL.

Leer más...

Col arriba
Correccion Disenso
Columna Contra MundumCol genealogia peruana
Columna Navegando
Columna PinceladasCol 002
Columna 09
Columna Patrimonium
Columna 11Col Dario Enriquez chico
Col Mirada legalCol 04Col Manifesto
Col morrocotudo
Col Ganzalez
Col A primera vistaCol 001Columna Pepe LaddCol dardo en el blanco
Col El higadoCol Libertad bajo palabraCol ElvisCol Homenaje RecuerdoCol 01
Col A tempo
Columna 14
Col La otraCol 02Col B CriolloCol Peruano AColumna 16Correccion Sin sendero
Col Aldea VCol 05Col Desde el solar trujillanoColumna 17Col CEPCol ENTREVISTASCol Varios

EXTRANJEROS TITULO
Extranjeros 01Correccion Pensando en voz altaCol boliviano
Extranjeros 02
EXTRANJEROS LechinCol Rusa sin BanderaExtranjeros 04Col Cubano 06Correccion Agustin LajeExtranjeros 05
Extranjeros 06
Extranjeros 07Col Venezuela futura
Extranjeros 08
Extranjeros 09Correccion Carlos Sanchez BerzainCol 03 CubanoExtranjeros 10

Si desea...

Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *