Buscar en LA ABEJA:

Lunes, 11 de Diciembre 2017


Frase Cabecera 245px

Cabecera morrocotudo

DORE

Escribe: Alfredo Gildemeister.- Aquella tarde del 8 de agosto de 1936, el estadio Hertha-BSC-Platz en Berlín estaba lleno hasta el tope. Se jugarían los cuartos de final del torneo de futbol de los Juegos Olímpicos de 1936. En el palco oficial se encontraba nada menos que el canciller del Reich de Alemania, Adolf Hitler, acompañado de los principales líderes nazis como Joseph Goebbels, Heinrich Himmler, Hermann Göring, Rudolf Hess y Martin Bormann, entre otros. El partido estelar se jugaría entre las selecciones del Perú y Austria. En la primera ronda del torneo, Austria habían vencido a Egipto por 3-1 mientras que Perú venció a Finlandia por nada menos que 7 goles a 3. El gran “Lolo” Teodoro Fernández anotó cinco de los siete goles. De otro lado, cabe recordar que Hitler había nacido en Austria, su tierra natal. De allí la importancia y lo delicado del partido. La ovación fue impresionante cuando el equipo austriaco salió a la cancha. El führer se puso de pie estirando el brazo derecho realizando el saludo nazi. Todos los lideres nazis lo imitaron. Luego procedieron a aplaudir. Un minuto más tarde salió la selección peruana a la cancha. Muy pocos aplausos se escucharon en el estadio. El gran “Lolo” Fernández fue de los primeros en ingresar a la cancha seguido de Alejandro Villanueva, entre otros. Los líderes nazis alemanes sonreían y miraban despectivamente al seleccionado peruano. Hitler sonreía abiertamente y reía de las ocurrencias que su secretario Bormann le decía al oído. Finalmente se procedió al canto de los himnos nacionales y todo se dispuso para el inicio del partido. Cabe mencionar que todo el estadio estaba literalmente rodeado de astas con grandes banderas nazis rojas con la esvástica negra flameando al viento. El árbitro era el noruego Thoralf Kristiansen.

Leer más...

000104059W

Escribe: Alfredo Gildemeister.- Cada vez que dicto clase en la universidad, puedo apreciar con sorpresa y con cierta tristeza, la pobre educación escolar con la que llegan los alumnos a la universidad. En esto incluyo al educando que proviene tanto de colegios públicos como privados. Inclusive me atrevería a incluir a muchos alumnos de postgrado, como sucede en maestrías y diplomados, en donde también se aprecia esta terrible situación. No voy a referirme a la terrible deficiencia educativa en cuanto a redacción y ortografía, por ejemplo, puesto que de la deficiencia en esto aspectos ya he hecho referencia en otros artículos y solo cabe decir que la situación es de espanto. Tan sólo quiero referirme a la formación en historia con la que terminan la mayoría de escolares que llegan a la universidad.

Por razones académicas y de formación, cuando trato de ciertos temas jurídicos tengo que hacer referencia al momento histórico en que tal o cual norma fue promulgada, comenzando por la actual Constitución de 1993, previa referencia a la Constitución anterior de 1979. Obviamente debo tratar la cuestión histórica del momento en que estas importantes normas fueron promulgadas, pero al momento de mencionar simplemente la época de finales de la dictadura militar o los gobiernos de Belaúnde y Alan García, o peor aún, los dos gobiernos de Fujimori y no sigo más, veo con asombro y cuasi estupefacción que los alumnos me miran como si les hablara de personajes de la mitología griega o escandinava. Mi asombro se ve seriamente crecentado, rayando en el paroxismo, cuando les hablo de la apoca de terrorismo. Es como si les contara un capítulo de “Juego de Tronos” o de “Harry Porter en el país de los incas”. No tienen ni idea de que han nacido en un país en donde apenas hace poco más de tan sólo veinte años, el terrorismo hacía estallar bombas y coches bomba ante nuestras narices, los apagones eran interdiarios por lo que estudiabas y trabajabas con velitas “Misioneras” o grupos electrógenos los que tenían la suerte de tenerlos, asesinaban policías como cancha en un principio y luego soldados, marinos y civiles, cientos de campesinos incluyendo sus familias en la sierra eran literalmente masacrados, volaban puentes y torres de alta tensión, etc. Les suena a exageraciones y hasta a cierta ficción. ¿Y ello por qué? ¿Qué es lo que está ocurriendo y viene ocurriendo de años atrás?

Leer más...

sanpedroahahah

Escribe: Alfredo Gildemeister.- Hace casi dos mil años, una multitud de hombres, mujeres y niños escuchaban sentados en los pastos de una de las laderas en una colina cercana a la ciudad de Jerusalén, en la región de Judea, las palabras que les decía un hombre, de estatura alta, de contextura fuerte, cabello castaño, largo, de barba medianamente poblada, ojos claros como los de su madre decían, y especialmente, de una mirada muy profunda que te calaba el alma, comentaban los que le conocían. De él un centurión había ya comentado alguna vez, que nunca se escuchó hablar a hombre alguna de esa manera. Sus palabras eran tan profundas, tenían tanto de verdad y hablaba como quien tiene autoridad, que la multitud decidió nombrarlo rey. Cuando aquel hombre escuchó que deseaban nombrarlo rey -otras veces la misma gente había intentado nombrarlo rey y él lo había evitado-, nuevamente lo rechazó y entonces la multitud lo dejó, alejándose de él con cierta decepción, pese a que no hacía mucho les había alimentado de la nada, con una abundancia de pan y peces como nunca nadie lo había visto jamás. Al verse tan sólo rodeado de sus discípulos, les preguntó directamente: “¿Ustedes también van a dejarme?” Y mientras todos se miraban entre sí, sin atreverse nadie a responderle, Simón, al que luego llamarían Pedro, se adelantó y le dijo: “Señor, ¿a quién iremos? Tú solo tienes palabras de vida eterna”.

De alguna manera, Pedro siempre se mostró como el más osado y valiente de los discípulos de aquel hombre tan especial: se animó a caminar sobre las aguas, al igual que su maestro; lo acompañó al monte Tabor donde aquel hombre se transfiguraría; lo recibió en su casa, en donde su suegra lo atendió; e inclusive le juró que daría su vida por él, paradójicamente antes de negarlo hasta tres veces, cosa de la cual luego se arrepentiría y por lo cual lloraría amargamente. Sin embargo, hubo un momento en aquellos días, al llegar a la región de Cesárea de Filipo, en donde aquel hombre decidió efectuar una pregunta fundamental a sus discípulos: “¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del Hombre?” Ante tan delicada y difícil pregunta, los discípulos se miraron entre sí, algunos inclusive se codearon, a ver si alguno se animaba a responder. Efectivamente, algunos intentaron dar una respuesta y respondieron: “Unos que Juan el Bautista, otros que Elías, otros que Jeremías o uno de los profetas”. Pero a aquél hombre, en realidad no le interesaba lo que otros pensaran, dijeran o creyeran de él. Lo que le interesaba era qué era lo que sus discípulos pensaban o creían, esto es, quien creían que era él. Por eso vuelve a preguntarles más directamente aún: “Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?” Nuevamente es Simón el que se anima y le responde: “Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo”. Todos los discípulos se quedaron mudos. Simón había llamado “Cristo”, “Dios vivo”, a aquél hombre. Estaban con los ojos muy abiertos, esperando saber, con cierto temor, si lo que Simón había respondido era correcto o si había metido la pata o dicho inclusive una gravísima blasfemia. Es en ese preciso momento en que aquel hombre lo mira directamente y con cierta ternura a Simón, esbozando una sonrisa, y le dice: “Bienaventurado eres Simón, hijo de Juan, porque esto no te lo ha revelado la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en los cielos. Y yo te digo que tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella. Te daré las llaves del reino de los cielos, y cuanto ates en la Tierra será atado en los cielos, y lo que desates en la Tierra quedará desatado en los cielos”.

Leer más...

obesos 0

Escribe: Alfredo Gildemeister.- Hace unos años, cuando trabajaba en una empresa norteamericana aquí en Lima, viajé en varias oportunidades a la casa matriz de dicha empresa ubicada en la ciudad de Minneapolis, en Minnesota, Estados Unidos. En dicha ciudad se encuentra el Mall más grande de los Estados Unidos, llamando el “Mall of America”. Recuerdo que con un compañero de trabajo nos íbamos a pasear por dicho mall, y cuando nos cansábamos de caminar -pues el mall era inmenso, del tamaño de un estadio de futbol techado, con tres pisos de tiendas y un campo de patinaje y juegos en el medio- nos sentábamos en una banca a descansar. Una de las cosas que más me impresionaba era la cantidad de personas obesas que paseaban por el mall. Por obesas me refiero a personas adultas que deberían pesar entre 120 y 150 kilos por lo menos, amén de los niños y niñas, que no bajarían de los 60 a 80 kilos. La verdad que no lo podía creer.

Con mi compañero de trabajo, jugábamos para entretenernos a apostar cuantos obesos pasaban en los siguientes cinco minutos delante de nosotros. Cada uno apostaba un número y contábamos a los gorditos que pasaban caminando. El que más se aproximaba al número resultante, ganaba. Lo impresionante, de acuerdo a las estadísticas que sacábamos, era que de cada diez personas que pasaban, ocho eran obesas. Siempre fui de la opinión que en los Estados Unidos las personas se alimentaban muy bien. Sin embargo, luego de apreciar este espectáculo de cientos de personas obesas, terminé convencido de que uno se convierte en aquello de lo que se alimenta. De ello dependerá tu salud y calidad de vida.

El pasado sábado 17 de junio, fue publicado en el diario oficial El Peruano, el Decreto Supremo No. 017-2017-SA, mediante el cual se aprueba el reglamento de la “Ley de Promoción de la Alimentación Saludable”. La Ley es la No. 30021. Obviamente que el tema de la alimentación es muy importante y más aún el establecer qué entendemos por “saludable” y por “alimentación”.

No bien publicado el referido decreto, el Colegio de Nutricionistas y diversos especialistas han protestado enérgicamente, convocando marchas, etc. mostrando su disconformidad con la norma en cuestión. Tanto así que la propia ministra de salud ha salido a declarar y a defender la norma, mencionando inclusive, que el reglamento copia el modelo chileno de hace cinco años, como si eso constituyera una garantía indiscutible de las bondades de dicho reglamento, si es que las tiene.

Leer más...

Col arriba
Correccion Disenso
Columna Contra MundumCol genealogia peruana
Columna Navegando
Columna PinceladasCol 002
Columna 09
Columna Patrimonium
Columna 11Col Dario Enriquez chico
Col Mirada legalCol 04Col Manifesto
Col morrocotudo
Col Ganzalez
Col A primera vistaCol 001Columna Pepe LaddCol dardo en el blanco
Col El higadoCol Libertad bajo palabraCol ElvisCol Homenaje RecuerdoCol 01
Col A tempo
Columna 14
Col La otraCol 02Col B CriolloCol Peruano AColumna 16Correccion Sin sendero
Col Aldea VCol 05Col Desde el solar trujillanoColumna 17Col CEPCol ENTREVISTASCol Varios

EXTRANJEROS TITULO
Extranjeros 01Correccion Pensando en voz altaCol boliviano
Extranjeros 02
EXTRANJEROS LechinCol Rusa sin BanderaExtranjeros 04Col Cubano 06Correccion Agustin LajeExtranjeros 05
Extranjeros 06
Extranjeros 07Col Venezuela futura
Extranjeros 08
Extranjeros 09Correccion Carlos Sanchez BerzainCol 03 CubanoExtranjeros 10

Si desea...

Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *