Buscar en LA ABEJA:

Miércoles, 23 de Enero 2019


Frase Cabecera 245px

Cabecera morrocotudo

impartiran curso especializado para exorc

Escribe: Alfredo Gildemeister.- Desde muy niño me encantaron las películas de terror y de fantasmas. Me divertían y hasta me hacían reír. Igual me sucede hoy. Si se trata de películas de fantasmas, espíritus, brujas o de asesinos sanguinarios que aterran y matan a todo el mundo, ello entretiene y no pasa nada. Simple ficción. Pero la cosa cambia si se trata de películas sobre el demonio. En esto hay una gran diferencia: el demonio existe.

Es una realidad que –guste o no- está permanentemente acechándonos, muy cerca de nosotros y por muchos motivos, aunque muchos no se percaten de ello. ¿Cuál es su objetivo? Destruir nuestras vidas, perdernos, hacernos caer, alejarnos de Dios, hacernos infelices para finalmente, capturar nuestra alma y destruirnos para siempre. Para ello empleará todas las artimañas y engaños posibles. Es un experto en la materia. Es el “Padre de la mentira”. Es un maestro del engaño y en embaucarnos en las peores situaciones.

Recuerden que se trata de un ángel caído y como ángel que fue, aún posee una inteligencia sobrenatural muy superior a la nuestra. Se las sabe todas definitivamente. De allí que uno deba estar permanentemente preparado mediante los sacramentos, luchando permanentemente a fin de evitar caer en las tentaciones, trucos, trampas y toda clase de ardides que el demonio nos pone delante permanentemente, mientras estemos en este mundo.

Leer más...

5ad685581f584terror

Escribe: Alfredo Gildemeister.- Los que hemos vivido y sufrido la lacra terrorista en el Perú, no podemos permitir ni tolerar que el terrorismo vuelva a campear por nuestro país como si no hubiera pasado nada. Me es imposible alejar de mi mente las imágenes de dolor y sangre en el rostro de tantos peruanos, especialmente en los mas humildes y desamparados. Se me viene a mi mente el recuerdo de tantas personas cuyas vidas fueron cegadas por estos asesinos genocidas miserables, que sangraron a un país y a un pueblo humilde sin importarles nada en absoluto, con la mayor sangre fría. De allí que los miles de víctimas de la lacra terrorista clamen hoy al Cielo de indignación, ante lo que estamos viendo: cientos de terroristas liberados que más que seguro volverán a sus hábitos asesinos, cambiando obviamente de estrategia y manera de matar.

Leer más...

30738958 834933763356921 4566615434782048256 n

Escribe: Alfredo Gildemeister.- Uno de los episodios mas espeluznantes que mi padre me contara alguna vez, ocurrió en un vuelo entre Lisboa y Caracas allá a mediados de los años sesenta. Sucedió que por una cuestión de trabajo mi padre viajó a Lisboa y habiéndosele complicado el viaje de regreso, puesto que, al ser gerente de una compañía de aviación, tenía derecho a pasajes gratis de cortesía, pero sujeto a que hubiere cupo en el avión, ocurrió que, al querer regresar de Lisboa a Lima no había sitio alguno en el vuelo de Avianca en el cual tenía su pasaje reservado. De allí que no le quedó mejor cosa que embarcarse en una línea aérea portuguesa de padre desconocido y de cuyo nombre prefirió nunca acordarse, como diría el gran Cervantes. Se trataba de un avión cuatrimotor a hélice. Luego de recibir su bolsa de papel para las náuseas y con el logo de la compañía, tomó asiento al lado de la ventanilla. El avión despegó con toda parsimonia y lentitud. Las aeromozas pronto comenzaron a servir la cena, pues comenzaba a atardecer. Curiosamente, al lado de mi padre se sentó un conocido político peruano con el cual pronto inició franca conversación. El resto de los pasajeros eran portugueses y algún que otro francés o alemán. Lugo de la cena, mi padre se aprestó a leer un buen libro que llevaba en su maletín de mano -pues nunca pudo dormir en los aviones-. Al poco rato dejó de leer y se recostó contra la ventanilla, entreteniéndose en ver el inmenso mar y el cielo que comenzaba a enrojecer con el atardecer.

Leer más...

b1ce0527cbbdaddf25031c01b09857fe

Escribe: Alfredo Gildemeister.- Uno de los recuerdos más entrañables que tengo de la casa de mi niñez, es el de una jarra de porcelana  que adornaba la cocina de mi casa. La jarra en cuestión tenía la forma de un chanchito sentado, en la cual el líquido contenido en la jarra vertía por la nariz del chanchito. La jarra era hermosa, pues era policromada y se podían apreciar la cabeza, ojos y patas del chanchito. ¿Y qué tiene de especial esta jarra con forma de chanchito? Se trataba de una jarra con más de cien años de antigüedad y con una historia por detrás. Mi padre me contaba que esa jarra era el único recuerdo que tenía de la fabrica de cerámica que su tío abuelo, Aníbal Víctor de la Torre, tuvo en Argentina. La jarra la heredó su abuelo y así hasta llegar a sus manos y hoy a las mías. ¿Y quién era este tal Aníbal Víctor de la Torre? Pues nada manos que el funcionario peruano que, en representación del gobierno peruano, intentó por todos los medios que la Argentina se aliara a Perú y Bolivia, para luchar contra Chile.

Leer más...

Col arriba
Correccion Disenso
Columna Contra Mundum
Columna PinceladasCol 002
Columna 09
Columna Patrimonium
Columna 11Col Dario Enriquez chico
Col Manifesto
Col morrocotudo
Col Ganzalez
Col A primera vistaCol 001Columna Pepe Ladd
Col El higadoCol Libertad bajo palabraCol Elvis
Col A tempo
Columna 14
Col 02Col B CriolloColumna 16Correccion Sin sendero
Col Aldea VCol 05Col Desde el solar trujillanoColumna 17Col ENTREVISTASCol Varios

EXTRANJEROS TITULO
Extranjeros 01Correccion Pensando en voz altaCol bolivianoEXTRANJEROS LechinCol Cubano 06Correccion Agustin LajeExtranjeros 05
Extranjeros 06
Extranjeros 07Col Venezuela futura
Extranjeros 08
Extranjeros 09Correccion Carlos Sanchez BerzainCol 03 CubanoExtranjeros 10