Buscar en LA ABEJA:

Jueves, 19 de Octubre 2017


Frase Cabecera 245px

Cabecera morrocotudo

actualidad gente 1748362

Escribe: Alfredo Gildemeister.- Hace unos años, San Juan Pablo II declaró una gran verdad: “El hombre no puede separarse de Dios, ni la política de la moralidad”. Esta declaración encierra dos grandes verdades. De un lado, que el hombre sin Dios no es nada, pues pierde su esencia, su razón de ser y sentido de vivir. De otro lado, que no se puede separar la política de la moralidad o ética, esto es, que la política sin moralidad, sin principios ni valores, deja de ser verdadera política y se transforma en un actuar deshumanizado, sin sentido, concluyendo en un desastre sin futuro alguno. ¿Podríamos aplicar lo declarado por San Juan Pablo II a la lamentable situación por la que viene atravesando nuestro país, ante la corrupción de carácter global desatada por las empresas Odebrecht, Camargo Correa, Oas, Andrade Gutierrez, etc.? ¿Qué ha sucedido para que políticos y exfuncionarios del primer nivel como expresidentes de la República, exministros, excongresistas, empresarios exitosos, etc. caigan en corrupción? Pues la respuesta la encontramos en lo arriba declarado por San Juan Pablo II. Que estos funcionarios separaron la política de la moralidad. Hicieron política sin respetar principios, valores, etc. con lo cual, ante la falta de principios, cayeron fácilmente en corruptelas, originando determinadas acciones que adicionalmente, perjudicaron al país puesto que una política sin principios ni valores afecta al bien común de la sociedad civil puesto que la corrupción admitirá, por ejemplo, contratos sobrevaludados, defectuosos, mal elaborados, engañosos, tremendamente fraudulentos, etc., todo lo cual es perjudicial para el país y para todos los peruanos, tal como lo hemos podido constatar recientemente con las obras “ganadas” en cuestionados procesos de licitación, por Odebrecht, por ejemplo.

¿Cuál es la causa que ha hecho que estas personas comentan actos de corrupción? ¿Cuál es el fondo real del asunto? El problema radica fundamentalmente en la persona y en su conciencia. Una persona que carece de formación ética, que carece de valores y virtudes, por ejemplo, está expuesta a caer tarde o temprano en determinados vicios y a realizar actos malos. La ética es una ciencia práctica que estudia la bondad de los actos humanos, esto es, si una acción es buena o mala, así de claro, no si es “correcta” o “incorrecta”. De allí que una persona debe procurar realizar actos buenos cuya repetición se transformará en un buen hábito. Al existir buenos hábitos, estos con el tiempo se transformarán en virtudes. Todo lo contrario, si una persona practica malos hábitos, obviamente con el tiempo, éstos se transformarán en vicios. El que tiene el mal hábito de pedir una coima, comenzó pidiendo coimas de a pocos, luego su conciencia se fue endureciendo o encalleciendo, y finalmente terminó transformándose en una persona viciosa, acostumbrada a pedir coimas o a robar inclusive sin ningún reparo de su conciencia porque precisamente su conciencia está entumecida, aletargada, como si no existiera.

De allí que lo que necesitamos son personas virtuosas en la política. La crisis que atraviesa el Perú por el caso Odebercht es una crisis de hombres virtuosos pues ¡Faltan hombres virtuosos en la política peruana! La clase política se ha visto invadida por personas que carecen de virtudes, valores y principios, lo cual origina que un funcionario de alto nivel como lo es un ministro o un congresista e inclusive un presidente de la República, caiga en vicios y cometa delitos como los de corrupción, robo, hurto, lavado de activos, defraudación tributaria, etc. Por lo tanto, esta crisis de valores por la que atravesamos solo se solucionará con hombres y mujeres virtuosas, esto es, con personas que practiquen virtudes en su vida diaria, en su trabajo, en su familia, en sus relaciones sociales, etc. No hay otra alternativa. Así de simple y claro.

Hoy en el Perú corremos el riesgo que sea aplicable lo que alguna vez escribiera Hannah Arendt: "Si todo el mundo miente, el efecto no es que usted crea las mentiras, sino más bien que nadie crea ya en nada más". Esto es lo que tenemos que evitar en el Perú. Que la personas dejen de creer en el sistema y en las personas. ¡El Perú es mucho más! No podemos tirar la toalla y pensar que todo está podrido porque unos cuantos sinvergüenzas cometieron delitos. ¡Hay muchísimas personas virtuosas, honestas con ganas de hacer bien las cosas y de participar en política y de hacer buena política! Hay que dejarlos participar y no que los malos políticos obstruyan o impidan por intereses particulares que gente buena y virtuosa participe en política.

Hace un par de años, el Papa Francisco declaraba acertadamente que un buen católico debe entrometerse en la política y que lo contrario no es un buen camino para los fieles. El Santo Padre recordó que "la política es una de las formas más elevadas de la caridad, porque sirve al bien común. No puedo lavarme las manos, ¿eh? ¡Todos tenemos que dar algo!... yo debo colaborar con mi opinión, con mi palabra, también con mi corrección" porque ¡todos "debemos participar al bien común!".

Leer más...

ghandii

Escribe: Alfredo Gildemeister.- Aquella fría mañana de noviembre de 1930, todo el público londinense esperaba con la mayor expectativa a aquél famoso líder hindú que había osado retar al Imperio Británico, exigiendo nada menos que la independencia de su país, la India. Un auto se detuvo ante las escalinatas del edificio institucional y todo el público observó cómo bajaba despacio del auto, un pequeño hombrecito, medio encorvado, totalmente calvo, de tez morena, con un bigote entrecano, con gafas, de sonrisa sencilla –la cual mostraba que le faltaban varios dientes- y envuelto en una sábana blanca y usando un taparrabo. En una mano llevaba un bastón y en la otra una cuerda con la cual jalaba una pequeña cabra también blanca. Decían que era para su alimentación pues solo se alimentaba de vegetales y leche de cabra. Ese pequeño hombrecito había movilizado a millones de hindúes en una lucha firme, decidida pero pacífica, por la independencia de la India. Ese hombrecito era Mahatma Gandhi.

Cuando Winston Churchill vio al hombrecito entrar al edificio e ingresar al gran salón en donde se firmaría nada menos que el documento que declaraba la independencia de la India, no pudo contenerse y exclamó con cierta altanería, muy británica por cierto: "Es alarmante y nauseabundo ver cómo el Sr. Gandhi, un abogado sedicioso de M.T., haciéndose ahora el fakir, de esos tan conocidos en Oriente, trepa semidesnudo las escalinatas del palacio virreinal mientras sigue organizando y dirigiendo una campaña de desobediencia civil, para parlamentar de igual a igual con el representante del Rey Emperador." Pero ¿Quién era este humilde hombrecito? ¿De dónde salió? ¿Cómo demonios logró que un país de millones de habitantes, se independizara de Gran Bretaña sin disparar un solo tiro?

Leer más...

tvbasura

Escribe: Alfredo Gildemeister.- Soy de la opinión que uno de los más nobles oficios que existen en el mundo es el de periodista. No hay labor más hermosa que la de informar la verdad. Comunicar a los demás sobre los hechos acontecidos en el día o en la semana, opinar sobre dichos acontecimientos, hacer un reportaje sobre algo o sobre alguien, entrevistar a una persona sobre la cual podamos aprender algo importante, etc. son solo algunas de las cosas que un periodista realiza. Pero esto que parece tan simple y sencillo en realidad no lo es. Un primer aspecto que debe determinar un buen periodista es establecer en qué casos se encuentra ante un hecho que verdaderamente es noticia. Puesto que pueden acontecer hechos o situaciones que no constituyen noticia ya sea porque no son relevantes, o son hechos comunes que no tienen nada de extraordinario o especial que destacar, etc. En todo caso, un periodista debe tener el criterio y el olfato o intuición suficiente para determinar cuando está ante un hecho, acontecimiento o persona, que trasciende, que realmente constituye “noticia”, la cual debe ser debidamente informada a la opinión pública o sociedad civil, puesto que la sociedad civil tiene el derecho a estar debidamente informada y un periodista tiene la obligación de informar, pero sobre todo, de informar con la verdad.

Lamentablemente en nuestro país, la actividad periodística se ha visto en muchos casos, controlada por los propietarios de los medios de comunicación o por el mismo Estado, los cuales imponen una “línea editorial” determinada, señalando, por ejemplo, qué hechos son y no son “noticias”; qué es lo que se informa y no se informa, e inclusive -lo que es más grave aún- que hechos pueden ser materia de manipulación y desinformación, con lo cual no solo se está ocultando la verdad, sino peor aún, difundiendo una mentira, esto es, engañando a los ciudadanos. ¿Puede ser esto posible? Por supuesto que sí. Y esto no es algo que solo ocurra en el Perú sino también en muchos países del mundo. Recientemente, a raíz de las elecciones presidenciales en los Estados Unidos, hemos sido testigos, por ejemplo, de la clara manipulación de la prensa en dicho país, a favor de la candidata Hillary Clinton, hecho que ha originado que el candidato ganador, hoy presidente Donad Trump, declare que “los periodistas son los seres humanos más deshonestos de la Tierra”, por lo que les “declara la guerra”. Bueno, en el caso del Perú, tampoco nos quedamos atrás al haber sido todos testigos en las pasadas elecciones presidenciales, del descarado apoyo de cierto sector de la prensa nacional a favor del candidato, hoy presidente, Kuczynski.

En todo caso, un periodista que se precie, está obligado a informar libremente con la verdad y a informar de los hechos que verdaderamente sean noticia y no otra cosa. Lamentablemente, en el Perú somos testigos a diario, de cómo la mayoría de noticieros y los denominados “programas políticos”, nos sepultan en “noticias” que en realidad no constituyen “noticias” sino simples crónicas criminales mediante las cuales nos “informan” de los asesinaros, robos y violaciones acontecidos en el día, o de los últimos escándalos de la alicaída farándula nacional (TV basura) y nada más. Y esto no es casualidad señores. Recientemente hemos tomado conocimiento que el Instituto Prensa y Sociedad (IPYS), recibió un suntuoso donativo de nada menos que de la corrupta empresa Odebrecht. De acuerdo a un contrato de donación que figura en el mismo portal del IPYS, se entregó el monto de $259,000 dólares, para “incentivar el ejercicio del periodismo fomentando el desarrollo de la profesión”. ¿Qué les parece? No obstante, rectifican que el monto donado desciende a US$220,150 dólares americanos. En la nota de prensa, explican que el monto recibido fue para el lanzamiento y organización del premio en 2014 y 2015. Sin embargo, el contrato de donación, señala que: “La donataria (IPYS) expresa su voluntad de aceptar la donación referida, declarando que se obliga a destinar la integridad de los montos que bajo cualquier modalidad o forma, directa o indirectamente, pudiera recibir en virtud del presente contrato”. Como se puede apreciar, en ninguna parte hace mención a un concurso o premiación anual. En todo caso, en la profesión periodística, se debe seguir al pie de la letra ese dicho que surgiera en Roma a raíz de los amoríos del famoso Cayo Julio Cesar: “La mujer del Cesar no solo debe ser buena sino parecerlo”.

Leer más...

obrasplaya

Escribe: Alfredo Gildemeister.- Cuando en 1964, Sebastián Salazar Bondy publicara, en México su ensayo “Lima la horrible” -la edición peruana aparecerá apenas unos meses después por la colección Populibros-, nunca imaginó que Miraflores haría honor a tan ilustre y conocido título. Como Miraflorino de nacimiento y descendiente de familia Miraflorina, no puedo dejar de ver como el paso de los años –y algunos alcaldes sin visión de futuro- han cambiado mi hermoso distrito, convertiéndolo en un sancochado de edificios de todas las alturas, tiendas, centros comerciales y viviendas, sin orden alguno. Recordemos que Miraflores es un distrito heroico. El pasado domingo 15 de enero, se celebró los 135 años de la batalla de Miraflores contra los chilenos, en donde murieron cientos de miraflorinos ilustres. De allí que Miraflores siempre será un distrito muy especial. Pero, ¿Qué ha pasado y qué está pasando con Miraflores? Pues sucede, que el distrito en lugar de conservar su original belleza, ornato, arquitectura característica y entorno especial, se está volviendo un distrito con un crecimiento desordenado en donde definitivamente el criterio comercial prima sobre el criterio de ornato, armonía arquitectónica y calidad de vida; y eso es lo que está destruyendo y malogrando el distrito desde sus raíces.

Nací y crecí en Miraflores. Mis abuelos maternos vivían en los altos de D’Onofrio y allí mi abuelo Rafael Ruiz Huidobro Araoz, atendía en su consultorio de dentista. Mi abuelo fue el primer dentista formal que hubo en Miraflores y fue condecorado como tal por alcalde Aramburú Menchaca. De allí que, durante mi niñez, si bien vivía –y vivo- en San Antonio, siempre estaba en la casa de mis abuelos. Jugaba con mis hermanos en el Parque Kennedy al frente de la casa. Mi abuelo compraba jamón y mantequilla australiana a la tienda de al lado de D´Onofrio, en donde se vendía un delicioso café cuyo aroma invadía toda la calle Lima. También estaba la ferretería del italiano Ridela que siempre olía a creso y a herramientas. En la esquina, la recordada tienda “La hormiguita Viajera” y en la otra cuadra, la Iglesia Virgen Milagrosa con su tienda en la esquina de artículos religiosos. La gente solía acudir a Larco a pasear, comprar o a tomarse un buen café o un churro en “Manolo” y si quería algo más, caminaba hasta “La Tiendecita Blanca”. Mi abuelo caminaba hasta el Casino de Miraflores en la Av. Ricardo Palma, casino fundado por él y otros amigos, y se quedaba jugando rocambor hasta tarde.

Lamentablemente, el Miraflores de hoy no ha sabido conservar su belleza original. Las viejas casonas estilo Tudor, descendientes de los antiguos ranchos miraflorinos, han sido demolidos para construir sosos edificios a diestra y siniestra, sin criterio alguno. Podemos apreciar altos edificios de veinte pisos al lado de casonas de dos pisos; oficinas y tiendas al lado de viviendas y talleres, etc. ¿Con qué criterio se otorgan las licencias de construcción? En cualquier ciudad europea, la alcaldía respeta el estilo arquitectónico, ornato y altura de las edificaciones, reservando para otras zonas las edificaciones de edificios altos y oficinas comerciales. En Miraflores impera el literalmente el caos. Se construyen altos edificios donde se desea, sin importar que existan viviendas al lado. Las calles han sido invadidas por camiones Buldozers, grúas gigantes y mezcladoras de cemento que con todo desparpajo ocupan un carril de la pista ocasionando un caos en el tránsito de vehículos. El centro de Miraflores y San Antonio se ven invadidos y prácticamente rodeados de altas edificaciones lo cual malogra la zona urbana. El criterio comercial no puede ser el único criterio para determinar los tipos de construcciones de una zona. En las ciudades europeas y norteamericanas, se respeta el estilo arquitectónico y las viviendas de los vecinos, prohibiéndose la construcción o la apertura de oficinas y comercios en determinadas zonas o cuadras –no como aquí por frentes, calles o avenidas-, reservándolas para otras zonas.

Al lado de la construcción, viene el problema de los estacionamientos. Hace un par de años, la municipalidad eliminó los estacionamientos en la Av. Larco y rehízo dicha avenida, dejándola hecha un desastre ya que la avenida se ha visto reducida a prácticamente un carril, puesto que el otro carril, delimitado por conos anaranjados, circulan ómnibuses y taxis y al otro lado, delimitado con un pequeño muro, existe ahora una ciclovía. La avenida luce espantosa e incómoda para circular. ¿Para qué eliminar los estacionamientos en Larco –y recientemente en la av. Diagonal- cuando en Miraflores existe un déficit de aproximadamente 4,000 estacionamientos? Pues para favorecer a la empresa Los Portales, la cual tiene a su cargo el tan cuestionado y carísimo estacionamiento subterráneo debajo del parque Kennedy, estacionamiento que no soluciona para nada el problema, pues proporciona 540 estacionamientos de los cuales cerca de 50 quedan para discapacitados, descargas, etc. Pareciera que no se ha pensado en los vecinos sino solo en favorecer a Los Portales. ¿Y por qué esta empresa y no otra con precios más cómodos? ¿Se ha hecho algún proceso de licitación? Qué casualidad que esta empresa viene monopolizando los estacionamientos en diversos distritos de Lima, caso de San Isidro, por ejemplo, donde su alcalde acaba literalmente de destrozar la Av. Libertadores.

Leer más...

Col arriba
Correccion Disenso
Columna Contra MundumCol genealogia peruana
Columna Navegando
Columna PinceladasCol 002
Columna 09
Columna Patrimonium
Columna 11Col Dario Enriquez chico
Col Mirada legalCol 04Col Manifesto
Col morrocotudo
Col Ganzalez
Col A primera vistaCol 001Columna Pepe LaddCol dardo en el blanco
Col El higadoCol Libertad bajo palabraCol ElvisCol Homenaje RecuerdoCol 01
Col A tempo
Columna 14
Col La otraCol 02Col B CriolloCol Peruano AColumna 16Correccion Sin sendero
Col Aldea VCol 05Col Desde el solar trujillanoColumna 17Col CEPCol ENTREVISTASCol Varios

EXTRANJEROS TITULO
Extranjeros 01Correccion Pensando en voz altaCol boliviano
Extranjeros 02
EXTRANJEROS LechinCol Rusa sin BanderaExtranjeros 04Col Cubano 06Correccion Agustin LajeExtranjeros 05
Extranjeros 06
Extranjeros 07Col Venezuela futura
Extranjeros 08
Extranjeros 09Correccion Carlos Sanchez BerzainCol 03 CubanoExtranjeros 10

Si desea...

Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *