Buscar en LA ABEJA:

Sábado, 19 de Agosto 2017


Frase Cabecera 245px

DORE

Escribe: Alfredo Gildemeister.- Aquella tarde del 8 de agosto de 1936, el estadio Hertha-BSC-Platz en Berlín estaba lleno hasta el tope. Se jugarían los cuartos de final del torneo de futbol de los Juegos Olímpicos de 1936. En el palco oficial se encontraba nada menos que el canciller del Reich de Alemania, Adolf Hitler, acompañado de los principales líderes nazis como Joseph Goebbels, Heinrich Himmler, Hermann Göring, Rudolf Hess y Martin Bormann, entre otros. El partido estelar se jugaría entre las selecciones del Perú y Austria. En la primera ronda del torneo, Austria habían vencido a Egipto por 3-1 mientras que Perú venció a Finlandia por nada menos que 7 goles a 3. El gran “Lolo” Teodoro Fernández anotó cinco de los siete goles. De otro lado, cabe recordar que Hitler había nacido en Austria, su tierra natal. De allí la importancia y lo delicado del partido. La ovación fue impresionante cuando el equipo austriaco salió a la cancha. El führer se puso de pie estirando el brazo derecho realizando el saludo nazi. Todos los lideres nazis lo imitaron. Luego procedieron a aplaudir. Un minuto más tarde salió la selección peruana a la cancha. Muy pocos aplausos se escucharon en el estadio. El gran “Lolo” Fernández fue de los primeros en ingresar a la cancha seguido de Alejandro Villanueva, entre otros. Los líderes nazis alemanes sonreían y miraban despectivamente al seleccionado peruano. Hitler sonreía abiertamente y reía de las ocurrencias que su secretario Bormann le decía al oído. Finalmente se procedió al canto de los himnos nacionales y todo se dispuso para el inicio del partido. Cabe mencionar que todo el estadio estaba literalmente rodeado de astas con grandes banderas nazis rojas con la esvástica negra flameando al viento. El árbitro era el noruego Thoralf Kristiansen.

 

El árbitro dio inicio al partido. Ambas selecciones querían clasificar. El partido fue muy disputado. Walter Werginz abrió el marcador para Austria a los 23 minutos del primer tiempo. Los líderes nazis felicitaban por el gol a Hitler y todos se abrazaban sonriendo y riendo de alegría. Incluso no faltó alguno que se mofaba de los peruanos y se reía señalándolos. Debemos mencionar que la mayoría de los jugadores peruanos eran de raza negra. De allí que tanto el público alemán asistente al estadio, como lo propios líderes nazis, se burlaban y abucheaban a los jugadores peruanos, especialmente a los de color. Luego de unas jugadas intensas por ambos equipos, en el minuto 37 el austriaco Klement Steinmetz dispara un tiro contundente que sobrepasa al arquero peruano Juan Valdivieso, anotando el segundo gol para Austria. Era innegable que el árbitro siempre terminaba sancionando los “fauls” de los peruanos, pero ninguno de los austriacos. Inclusive cobraba tiros libres a favor de Austria ante las protestas de los jugadores peruanos. Terminado el primer tiempo, el marcador quedó 2-0 a favor de los austriacos.

Iniciado el segundo tiempo, la selección peruana ingresó a la cancha resuelto a clasificar. Su juego era diferente y de ataque total. En el minuto 75 Jorge Alcalde el primer gol. Seis minutos más tarde, en el minuto 81 del partido, Alejandro Villanueva anota el segundo. El estadio enmudeció. Los espectadores miraron hacia la tribuna oficial. Se le veía a Hitler totalmente serio y a los demás nazis con cara molesta y contrariada. El partido continuó muy peleado sin que hubiese más goles. Se dio inicio luego al tiempo suplementario. La selección peruana, jugando y atacando de una manera arrolladora, metieron nada menos que cinco goles, de los cuales nada menos que tres, fueron anulados por el “imparcial árbitro”. Finalmente, la victoria del Perú fue un hecho, por más tiros libres directo a favor de los austriacos y fauls que no cobraba contra los peruanos. El Perú ganó con el marcador final de 4 a 2. Hitler estaba sentado con los labios apretados, el rostro medio colorado y los ojos se le saltaban. Se le veía furioso, a punto de reventar. Miraba al cielo de Berlín y a su ministro de propaganda Goebbels. Todos se miraba sin abrir la boca puesto que no había nada que decir. La victoria de Perú había sido contundente. Sin embargo, algo tenían que hacer los líderes nazis. Goebbels se pone de pie, sale del palco oficial y le habla a su asistente personal. A los pocos minutos se anuncia la anulación del partido debido a una presunta “invasión” de la cancha por parte de “hinchas peruanos” que habían “agredido” a jugadores austríacos. Se ordena repetir el partido, pero a puerta cerrada. La delegación peruana intentó apelar, pero no pudieron llegar a tiempo y por ende no pudieron ser escuchados. Al final, la victoria en el partido le fue otorgada a Austria por defecto mientras que la delegación peruana se retiraba de los juegos.

Efectivamente, los austríacos habían exigido una revancha argumentando que los “aficionados peruanos” habían invadido el campo. Afirmaron además que los jugadores peruanos habían “maltratado” a los austriacos y que los espectadores, uno con un revólver, habían "caído en el campo". Posteriormente se descubrió que el grupo de “aficionados peruanos” eran mandados por nada menos que por el mismísimo Joseph Goebbels, y que uno de ellos fue asesinado. Adicionalmente, el árbitro noruego había sido amenazado de muerte. Los argumentos peruanos nunca fueron escuchados, el Comité Olímpico Internacional y la FIFA se alinearon con los austríacos. Una revancha a puerta cerrada había sido programada para el 10 de agosto y luego para el 11 de agosto. Ese mismo día, en una reunión del Comité Olímpico Peruano presidido por Eduardo Dibós, se envió un telegrama urgente al presidente de la delegación peruana en Alemania, Claudio Martínez: “Anulación inaceptable. Orden presidente Benavides regresar a Lima urgente”. Como señal de protesta contra estas acciones, que el Perú consideró insultante y discriminatorio, la delegación Olímpica completa de Perú abandonó Alemania. Cabe mencionar que la delegación de Colombia también abandonó Alemania en solidaridad con Perú. Argentina, Chile, Uruguay y México expresaron también su solidaridad con Perú. Mientras tanto en Lima, multitudes protestaron contra las decisiones del Comité Olímpico Internacional derribando una bandera olímpica, lanzando piedras contra el consulado alemán y negándose a cargar barcos alemanes en los muelles del Callao. Cuando la delegación peruana llegó al Callao, fue recibida por millares de personas, quienes la vitorearon como verdadera campeona.

Unos años más tarde, mi tío bisabuelo Heinrich Gildemeister -embajador del Perú en Berlín desde 1933- se negaría a obedecer la orden emitida por el presidente Benavides, de otorgar la Orden del Sol a Hitler y a su ministro de relaciones exteriores Joachim von Ribbentrop. Definitivamente aquella tarde del 8 de agosto de 1936, el “rodillo negro” -tal fue el apodo que adoptó esa brillante selección peruana- humilló a Hitler en su propia casa. Para nadie quedó en duda que el Perú fue mucho mejor selección y obtuvo una victoria aplastante por goleada. El honor y dignidad del Perú quedó a salvo.

Col arriba
Correccion Disenso
Columna Contra MundumCol genealogia peruana
Columna Navegando
Columna PinceladasCol 002
Columna 09
Columna Patrimonium
Columna 11Col Dario Enriquez chico
Col Mirada legalCol 04Col Manifesto
Col morrocotudo
Col Ganzalez
Col A primera vistaCol 001Columna Pepe LaddCol dardo en el blanco
Col El higadoCol Libertad bajo palabraCol ElvisCol Homenaje RecuerdoCol 01
Col A tempo
Columna 14
Col La otraCol 02Col B CriolloCol Peruano AColumna 16Correccion Sin sendero
Col Aldea VCol 05Col Desde el solar trujillanoColumna 17Col CEPCol ENTREVISTASCol Varios

EXTRANJEROS TITULO
Extranjeros 01Correccion Pensando en voz altaCol boliviano
Extranjeros 02
EXTRANJEROS LechinCol Rusa sin BanderaExtranjeros 04Col Cubano 06Correccion Agustin LajeExtranjeros 05
Extranjeros 06
Extranjeros 07Col Venezuela futura
Extranjeros 08
Extranjeros 09Correccion Carlos Sanchez BerzainCol 03 CubanoExtranjeros 10

Si desea...

Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *