Buscar en LA ABEJA:

Miércoles, 13 de Diciembre 2017


Frase Cabecera 245px

b1bibi

Escribe: Alfredo Gildemeister.- Desde tiempos inmemoriales, tanto en Egipto, Grecia y Roma, aprender a leer y a escribir denotaba un nivel de cultura y estatus alto en el mundo social. Sin embargo, con la caída del imperio romano de occidente y las invasiones bárbaras, el nivel cultural comenzó a decaer. Con el advenimiento de la edad media, el analfabetismo fue en aumento, salvo en los conventos en donde los monjes o religiosos cultivaban la lectura y la escritura, incluyendo la lectura musical. Durante siglos, el nivel cultural y educativo de una sociedad se ha evaluado con su nivel de analfabetismo. Si éste era alto, denotaba un país subdesarrollado y si era bajo, esa sociedad era más desarrollada y culta. De allí que el saber leer y escribir era y es fundamental para una buena educación. Hoy en día, aún se continúa midiendo los niveles de analfabetismo y en muchos países en vías de desarrollo, éste aún es alto. Pero al margen de cifras e índices de analfabetismo, hoy viene ocurriendo un fenómeno más preocupante aún: que muchas personas sabiendo leer y escribir, ya no leen y menos escriben. Y peor aún, ¡si leen no entienden lo que leen! Ello lo podemos apreciar especialmente en miles de niños y jóvenes hoy en donde se lee poco o nada, y se escribe mal.

 

El domingo pasado concluyó la Feria Internacional del Libro Lima 2017. Asistió mucha gente, no cabe duda, pese a que la entrada costaba siete soles, más estacionamiento si uno iba en auto, etc. lo cual ya significaba un costo adicional, si uno compraba un libro, pero entendemos que los organizadores tuvieron que invertir mucho en la Feria. Al margen de ello, sería interesante conocer ¿Cuántos en realidad compraron un libro y cuantos lo leerán finalmente? De acuerdo con el estudio del observatorio Lima Cómo Vamos, efectuado al mes de mayo del presente año, el 48.8% de limeños y el 51.8% de chalacos no leyeron ni un solo libro en el último año, es decir, ¡más de cinco millones de persona no leyeron nada! Como es sabido, la lectura desarrolla la imaginación y la creatividad. Así mismo, desarrolla el vocabulario y la ortografía, y ello se refleja en la calidad de su redacción cuando una persona escribe. Sin embargo, hoy leer ya no es una actividad usual en los niños, jóvenes y adultos. Tiene razón cuando en una entrevista, Rony Quiroz, gerente comercial de SBS Larco, considera que se debe comenzar desde los más jóvenes: “El problema es de base, no le pidamos a los chicos que se lean un libro a la semana cuando no han tenido el hábito, ni siquiera desde el colegio. Ese es un problema que afecta no solo a la escuela pública, sino también a la privada”. Para ello debemos mencionar al conocido Plan Lector implementado en muchos colegios, el cual busca precisamente incentivar la lectura en niños y jóvenes. Sin embargo, debemos recalcar que la selección de lecturas no es de las mejores que digamos. Hoy muchos jóvenes desconocen clásicos como Verne, Salgari, Dumas, Defoe, Twain, por solo mencionar a algunos, puesto que en el colegio ni se los mencionaron. Sería bueno mejorar la selección de lecturas. Pero en todo caso, hoy se prefieren bestsellers, de baja o nula calidad literaria. En el caso de la literatura juvenil, muchos no pasan de “Harry Potter”, “After”, “Juegos del Hambre” y otros bestsellers por el estilo, lo cual no está mal, pero primero deberían conocer a los clásicos para formarles el buen gusto y el hábito de leer.

La lectura debe incentivarse desde niños definitivamente. Los padres de familia deben incluir a las librerías en sus salidas con sus hijos y regalarles libros. Mi padre me llevaba siempre a las mejores librerías en Lima y ello originó mi amor por la lectura y los libros. Todo ello crea el buen hábito de la lectura. Los niños aprenden por imitación, haciendo de sus padres sus primeros modelos lectores. De allí que el papel de los padres de familia sea fundamental. La implementación del mencionado Plan Lector en los colegios no debe quedarse en hacer que se lea por obligación, sino por el placer de leer. Y ello se logra comenzando con la lectura de los autores clásicos juveniles, por ejemplo, y no con lecturas intrascendentes de baja calidad literaria, lo cual hace que el lector se aburra, deje el libro o abandone la lectura.

Finalmente, ¿A qué se debe este fenómeno de alejamiento de la lectura y empeoramiento de la escritura? Aunque parezca increíble, este fenómeno surge a mediados del siglo XX con el invento y difusión de la televisión. El ser humano (“homo sapiens”), comienza a dejar de ser “homo escribens” para irse transformando poco a poco en “homo videns”, como bien observa el pensador italiano recientemente fallecido, Giovanni Sartori. Con la TV, el hecho de ver prevalece sobre el hecho de hablar o conversar, la voz pasa a un nivel secundario ante la imagen y el hombre se vuelve un ser vidente, un homo videns. Las cosas dichas con imágenes pesan más que las dichas con palabras. La TV nos permite verlo todo. Así de simple. Posteriormente, con el advenimiento de la computadora personal, si bien la TV nos muestra imágenes reales, la PC nos muestra imágenes “imaginarias”. De allí que la realidad virtual sea hoy una “irrealidad” y la pasión -o adicción- por los videojuegos. Por ello hoy los niños y jóvenes especialmente, sin descartar a los adultos, por cierto, con el advenimiento del celular (IFone, Smartfone, etc.) prefieren estos aparatitos que, si bien comenzaron por ser teléfonos móviles para comunicarse, terminaron por convertirse en máquinas fotográficas y de video, conectadas al internet, con lo cual la imagen terminó por imponerse sobre el texto, la palabra y la escritura. Hoy las personas, especialmente niños y adolescentes, vuelcan sus vidas íntimas en las redes sociales, en imágenes más que con palabras, y “dicen” con textos mal escritos (chat) lo que no se dicen cara a cara, desapareciendo la comunicación personal.

En resumen, los niños y jóvenes formados en la imagen simplemente no leen, o les cuesta mucho leer y entender lo que leen, puesto que el recurrir solo a la imagen y la falta de lectura, causa un efecto de pasividad en el cerebro, impidiéndoles la reflexión, el análisis, el cuestionamiento, comprender ideas abstractas, conceptos, etc. Ello se aprecia fácilmente tanto en colegios como en universidades en el Perú y en otras partes del mundo. Por ello no debe de extrañarnos nada que, pese a las excelentes ferias del libro celebradas todos los años, la mitad de nuestra capital no haya leído un solo libro en el último año. Definitivamente la lectura es una revolución que, si no la desarrollamos debidamente en nuestros niños y jóvenes, terminaremos por convertirlos y convertirnos... en una sociedad de autómatas homo videns.

Col arriba
Correccion Disenso
Columna Contra MundumCol genealogia peruana
Columna Navegando
Columna PinceladasCol 002
Columna 09
Columna Patrimonium
Columna 11Col Dario Enriquez chico
Col Mirada legalCol 04Col Manifesto
Col morrocotudo
Col Ganzalez
Col A primera vistaCol 001Columna Pepe LaddCol dardo en el blanco
Col El higadoCol Libertad bajo palabraCol ElvisCol Homenaje RecuerdoCol 01
Col A tempo
Columna 14
Col La otraCol 02Col B CriolloCol Peruano AColumna 16Correccion Sin sendero
Col Aldea VCol 05Col Desde el solar trujillanoColumna 17Col CEPCol ENTREVISTASCol Varios

EXTRANJEROS TITULO
Extranjeros 01Correccion Pensando en voz altaCol boliviano
Extranjeros 02
EXTRANJEROS LechinCol Rusa sin BanderaExtranjeros 04Col Cubano 06Correccion Agustin LajeExtranjeros 05
Extranjeros 06
Extranjeros 07Col Venezuela futura
Extranjeros 08
Extranjeros 09Correccion Carlos Sanchez BerzainCol 03 CubanoExtranjeros 10

Si desea...

Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *