Buscar en LA ABEJA:

Lunes, 20 de Noviembre 2017


Frase Cabecera 245px

yahemo

Escribe: Alfredo Gildemeister.- Luego del clamoroso fracaso del tan cacareado Censo Nacional 2018, la renuncia de Pablo de la Flor como zar de la reconstrucción constituye el segundo gran fracaso del actual gobierno en menos de una semana. El presidente de la República viajó el fin de semana a Piura en donde es sabido que nadie lo quiere ver ni en pintura puesto que la tan mentada “reconstrucción con cambios” no se hace presente ni de a balas.

Miles de personas continúan desde el mes de marzo viviendo en carpas, luego de perderlo literalmente todo, por lo que proceden con toda razón a criticar desde hace meses la desidia y lentitud del gobierno al respecto. Sin embargo, ante las preguntas sobre los supuestos “avances” de la reconstrucción, el presidente Kuczynski declaró’: “Estamos enfocando el esfuerzo de la reconstrucción, primero en la prevención, por eso no ven tantas casitas construyéndose, hay que estar seguros que no va a haber inundaciones...”.

 

Nadie duda que hay que prevenir futuras lluvias e inundaciones. Pero en paralelo es también urgente el tema de las viviendas para los damnificados. Estos no pueden estar metidos en carpas esperando meses de meses a que este lento gobierno se organice, decida y funcione. Sin embargo, al presidente no se le ocurre mejor cosa que responder a miles de damnificados: “Ladran, gritan, pero avanzamos”. ¿Acaso el presidente está llamando “perros” a los damnificados del norte que con toda justicia claman ayuda pronta? ¡Una torpeza más de nuestro soberbio presidente! Como se nota que el presidente no vive meses en una carpa con toda su familia ni pasa frio o hambre. Obviamente los piuranos y todo el norte del Perú, ante respuesta tan burda y chabacana, se han indignado, manifestando su total desacuerdo con el presidente y su proceder.

No es la primera vez que el presidente ante una crítica o desacuerdo u opinión contraria a la suya; contesta una pachotada, manifestando con ello una clara intolerancia ante cualquier opinión, periodista, asesor, ciudadano o ministro que lo contradiga. ¿Olvida acaso el presidente que vivimos en un sistema democrático en donde todos tenemos derecho a opinar lo que se nos venga en gana, debiendo ser tolerantes con todas las opiniones así no nos gusten? Los damnificados del norte tienen toda la razón del mundo. Han pasado ocho meses y quien visite el norte del Perú desde Huarmey hasta Tumbes y se dé un saltito por la ciudad de Piura, podrá constatar que la presencia del Estado brilla por su ausencia ante el gran descontento de los piuranos, sus alcaldes y gobierno regional.

Luego de seis meses del nombramiento de Pablo de la Flor, resulta que hoy para variar, cuando estamos ad portas de una nueva época de lluvias y huaicos, el denominado Zar de la Reconstrucción renuncia al cargo, alegando que el Estado “tiene limitadísimas capacidades para imprimirle velocidad y agilidad a las iniciativas”. ¿Cómo es posible que haya esperado seis meses para darse cuenta de esto ante un norte destruido y que requiere soluciones rápidas y de aplicación inmediata? Este funcionario de nivel ministerial, con poder para manejar un presupuesto que va entre US$ 8 mil millones a 10 mil millones, y ejecutar la llamada “reconstrucción con cambios”, finalmente terminó en una “reconstrucción sin cambios”, al menos hasta el momento.

La difícil situación del norte, luego de las terribles lluvias originadas por el Niño Costero, requería la toma de coordinaciones y decisiones inmediatas. El poder para ello se tenía. ¿Qué sucedió entonces? Que, de un lado, no se tuvo la muñeca suficiente y necesaria para articular la reconstrucción con las autoridades regionales y locales de las zonas afectadas. Todo lo contrario. Se dieron ciertos enfrentamientos y roces, ante las narices de los miles de damnificados que veían como pasaban los días, semanas y meses, sin que nadie se acordara de ellos.

De otro lado, el presidente vivía en su limbo particular en Lima, en la calle Choquehuanca, preocupado por otros temas para él más urgentes y olvidando que es presidente de todos los peruanos, especialmente de los más pobres y humildes. El presidente, como si de una empresa privada se tratase, delegó todo el peso de la reconstrucción en De la Flor y se olvidó del asunto. Allí fue donde se equivocó pues no se percató que De la Flor no podía cargar solo con tremendo encargo.

No es cuestión de darle fondos y punto. Le faltó el apoyo del presidente y del gabinete entero, especialmente del presidente del Consejo de Ministros. Lo dejaron literalmente solo, mientras los miles de damnificados comenzaban a desesperarse, viendo como la calma chicha dominaba al gobierno. Luego de ocho meses todo sigue prácticamente igual. Gran parte de las zonas afectadas continúan destruidas y abandonadas. Baste no más apreciar aquí no más, a unos kilómetros de Lima, como sigue el mismo puente Bailey sobre el rio Huaycoloro, en la autopista Ramiro Prialé. Como siempre en el Perú, lo provisional se vuelve definitivo. La inacción del Estado -o en todo caso su terrible lentitud- se puede ver y sentir, especialmente por los miles de afectados.

Se ha venido improvisando en todo, mintiendo a los miles de damnificados, mientras el país se encuentra entretenido con las eliminatorias al mundial de futbol, etc. ¿Para qué entonces el gobierno solicitó al Congreso la conformación de una autoridad autónoma premunida de las facultades más absolutas que, “de manera inmediata”, iniciara la reconstrucción de todo el territorio afectado?

El Congreso promulgó inmediatamente la norma correspondiente, autorizando lo solicitado. Han pasado casi ocho meses y como diría el desaparecido periodista deportivo Humberto Martinez Morosini: “no pasa nada”. Basta visitar Piura y ver su lamentable estado. En un principio los gobiernos locales y regionales serían los socios de la reconstrucción. Sin embargo, al poco tiempo se decidió la toma del control de las iniciativas que por lentas no se estaban llevando a cabo. Sea como sea, otro fracaso más del gobierno cuando se viene una nueva temporada de lluvias y huaicos. Ya basa de tanta mediocridad e improvisación. Esperemos que el nuevo Zar de la “reconstrucción con cambios” efectúe ya una verdadera reconstrucción, con verdaderos cambios, o que al menos reconstruya, sin olvidar en paralelo a los miles de damnificados que claman ayuda inmediata.

Col arriba
Correccion Disenso
Columna Contra MundumCol genealogia peruana
Columna Navegando
Columna PinceladasCol 002
Columna 09
Columna Patrimonium
Columna 11Col Dario Enriquez chico
Col Mirada legalCol 04Col Manifesto
Col morrocotudo
Col Ganzalez
Col A primera vistaCol 001Columna Pepe LaddCol dardo en el blanco
Col El higadoCol Libertad bajo palabraCol ElvisCol Homenaje RecuerdoCol 01
Col A tempo
Columna 14
Col La otraCol 02Col B CriolloCol Peruano AColumna 16Correccion Sin sendero
Col Aldea VCol 05Col Desde el solar trujillanoColumna 17Col CEPCol ENTREVISTASCol Varios

EXTRANJEROS TITULO
Extranjeros 01Correccion Pensando en voz altaCol boliviano
Extranjeros 02
EXTRANJEROS LechinCol Rusa sin BanderaExtranjeros 04Col Cubano 06Correccion Agustin LajeExtranjeros 05
Extranjeros 06
Extranjeros 07Col Venezuela futura
Extranjeros 08
Extranjeros 09Correccion Carlos Sanchez BerzainCol 03 CubanoExtranjeros 10

Si desea...

Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *