Buscar en LA ABEJA:

Miércoles, 19 de Setiembre 2018


Frase Cabecera 245px

24900145 772243639625934 1133137873665362053 n

Escribe: Alfredo Gildemeister.- Los que hemos visto la película “Pearl Harbor”, recordamos la acción de los dos pilotos protagonistas, que, en pleno ataque japonés, corren a un aeródromo y despegan cada uno en sus aviones caza P40 para combatir a los Zeros japoneses, derribando luego a varios de ellos. Pues bien, resulta que ellos no fueron los únicos aviadores que ese fatídico día lucharon contra los japoneses en el aíre. Aquella mañana del domingo 7 de diciembre de 1941, más de setenta aviones americanos -entre aeronaves militares y civiles- lograron despegar o estaban ya en el aire durante el ataque. Los aviones cazas del Ejército se encontraban ubicados en Wheeler Field, en la mitad de la isla de Oahu, al sur de la cual se ubicaba Pearl Harbor, fueron uno de los objetivos de la primera oleada japonesa. Curiosamente, el humo de los aviones destruidos por los japoneses escondió a los poquísimos aviones que no fueron alcanzados, los cuales fueron llevados a lugares más seguros.

 

El ataque japonés se hizo en dos oleadas. La tercera fue anulada por el almirante Yamamoto, lo cual constituyó un grave error de éste. Entre los diversos casos de pilotos que se lanzaron a enfrentar como pudieron a los terribles aviones Zero japoneses, tenemos el caso de los pilotos Lawrence y Sanders. Durante la pausa entre las dos oleadas -alrededor de las 8.50am- el Teniente Segundo Henry W. Lawrence ayudó a cargar el único P-36 que quedaba del 45° Escuadrón de Persecución. Debido a que el P-36 sólo tenía una ametralladora de 0.50 y otra de 0.30, el proceso de armarlas no tomó mucho tiempo. Cuando el avión estuvo listo, Lawrence corrió donde su comandante de escuadrón, el capitán Aaron Tyer, para recibir órdenes. Tyer le dio algunas directrices de vuelo, y luego Lawrence volvió hacia la rampla de Wheeler. Mientras tanto, el Teniente Primero Lewis M. Sanders, comandante del 46° grupo de Persecución, logró salvar su P36 personal y estaba listo para salir a pelear. Escogió a tres de sus pilotos para volar con él en otros tantos P-36 salvados, incluyendo el P-36 del 45 PS que Lawrence ya había armado. El teniente segundo John M. Thacker, quien tenía algunas horas de vuelo en el más avanzado P-40, fue el líder del elemento. Sanders escogió al teniente segundo Philip M. Rasmussen como su alero; y el teniente segundo Othneil Norris como alero de Thacker's. Fue entonces cuando el teniente Gordon Sterling tomó de sorpresa el avión de Norris y voló con los otros pilotos.

El caso visto en la mencionada película “Pearl Harbor” es el de los tenientes Kenneth Taylor y George Welch (15° Grupo de Persecución) los cuales luego de pasar gran parte de la noche en un baile y jugar al póker hasta tarde, acabaron pasando el resto de la noche del 6 de diciembre y amanecer del día 7, en vela. Al amanecer, cuando pensaban en medio de la modorra darse un reparador baño en las playas de Oahu, repentinamente los sorprendió el ataque japonés. Rápidamente llamaron a la pista auxiliar de cazas de Haleiwa, al norte de la isla, para que les prepararan sus dos aeronaves. Fue así como estos dos pilotos, piloteando los famosos aviones P-40B Tomahawk, con los números tácticos “155” y “160” en sus fuselajes verde oliva, despegaron desde la pequeña cancha de tierra para enfrentar a los numerosos aviones japoneses.

Taylor logró acertarle a un bombardero D3A1 Val japonés que cayó en llamas. Luego, junto con Welch, compartieron el crédito de otro bombardero en picada que atacaron. Welch también tuvo otro derribo de un caza Aichi. Lo mejor de todo fue que cuando se quedaron sin municiones, se las ingeniaron para aterrizar, recargar municiones 0.30 así como combustible, y nuevamente salir a combatir. En su segunda salida, Welch logró derribar dos aviones más. Taylor sólo logró un derribo más cuando ambos debieron aterrizar nuevamente, pero en la base de Wheeler Field, en medio del terrible bombardeo, para intentar una tercera salida contra los japoneses. Sin embargo, el fuego antiaéreo era tan nutrido e indiscriminado que impidió que despegaran nuevamente, por lo que decidieron mover sus aviones a posiciones más seguras para evitar que los destruyeran.

Para comprender mejor el heroísmo de estos pilotos, debemos mencionar que el avión de caza Mitsubichi japonés, más conocido como “Zero”, fue el mejor avión de combate japonés de la Segunda Guerra Mundial, tanto por su velocidad como por su maniobrabilidad. Este avión solo fue igualado por los norteamericanos, más no superado, recién a finales de la guerra, por el célebre caza Mustang P51. De allí que imagínense enfrentarse a decenas de rápidos y efectivos Zeros japoneses, con los lentos aviones P36 o P40 norteamericanos. Con todo, los pilotos norteamericanos lograron una hazaña. En total fueron derribados 29 aviones japoneses.

Hubo el caso de otros pilotos que no pudieron despegar sus aviones o que, habiendo despegado, fueron destruidos rápidamente por los hábiles pilotos japoneses. Uno de ellos fue John Dains, el cual logró despegar y derribar un bombardero japonés antes de caer en su tercer vuelo, mientras trataba de aterrizar su P-36 en Wheeler. Otros fueron los casos de Harry Brown y Bob Rogers, ambos piloteando aviones P36, los cuales atacaron juntos a un bombardero Val japonés, incendiándolo y compartiendo el derribo. Brown se unió a Mike Moore para atacar dos Zeros, logrando dos derribos más. De otro lado, el aeródromo de Bellows Field -donde estaba basado el 18° Grupo de Persecución, escuadrón 44-, también fue bombardeado. El escritor Martin Caidin cuenta que, desesperados miembros del 86° escuadrón de observación pensaron montar ametralladoras en lentos y vulnerables aviones O-47 para así atacar a los más vulnerables bombarderos Vals desde arriba. George Whiteman logró subir a un P-40 y carretear por la pista, pero los Zeros japoneses le dispararon cuando se elevaba su avión, estrellando su avión al final de la pista quedando Whiteman muerto en los controles. Esto también se ve en la película “Pearl Harbor”. Así mismo, el piloto Samuel Bishop fue capaz de hacerse al aire inmediatamente después de Whiteman. Una jauría de Zeros lo atacaron cuando volaba muy bajo. A duras penas logró estrellarse cerca de una playa y ponerse a salvo, quedando herido.

Estas pues son pues algunas historias de aquellos poquísimos pilotos que se enfrentaron valientemente a un enjambre de aviones japoneses, para salvar el honor de su patria un 7 de diciembre de 1941-hoy hace exactamente hace 76 años- en una base naval llamada Pearl Harbor.

Col arriba
Correccion Disenso
Columna Contra MundumCol genealogia peruana
Columna Navegando
Columna PinceladasCol 002
Columna 09
Columna Patrimonium
Columna 11Col Dario Enriquez chico
Col Mirada legalCol 04Col Manifesto
Col morrocotudo
Col Ganzalez
Col A primera vistaCol 001Columna Pepe LaddCol dardo en el blanco
Col El higadoCol Libertad bajo palabraCol ElvisCol Homenaje RecuerdoCol 01
Col A tempo
Columna 14
Col La otraCol 02Col B CriolloCol Peruano AColumna 16Correccion Sin sendero
Col Aldea VCol 05Col Desde el solar trujillanoColumna 17Col CEPCol ENTREVISTASCol Varios

EXTRANJEROS TITULO
Extranjeros 01Correccion Pensando en voz altaCol boliviano
Extranjeros 02
EXTRANJEROS LechinCol Rusa sin BanderaExtranjeros 04Col Cubano 06Correccion Agustin LajeExtranjeros 05
Extranjeros 06
Extranjeros 07Col Venezuela futura
Extranjeros 08
Extranjeros 09Correccion Carlos Sanchez BerzainCol 03 CubanoExtranjeros 10

Si desea...

Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *