Buscar en LA ABEJA:

Martes, 20 de Febrero 2018


Frase Cabecera 245px

papafran

Escribe: Alfredo Gildemeister.- Encontrándonos a pocos días de la llegada del Papa Francisco al Perú, muchos se preguntan: ¿Por qué viene el Papa Francisco al Perú? ¿Acaso viene a visitar el Perú cual turista? ¿Acaso viene como Jefe de Estado a una reunión con el presidente de la República? ¿A qué viene el Papa Francisco? ¿Qué se le ha perdido por aquí? En primer lugar, Francisco viene especialmente como líder espiritual, mas que como jefe de Estado del Vaticano. El mismo Francisco lo ha señalado en su último mensaje dirigido a los pueblos de Chile y Perú: “Voy hacia ustedes como peregrino de la alegría del Evangelio, para compartir con todos ‘la paz del Señor’ y ‘confirmarlos en una misma esperanza’. Paz y esperanza, compartidas entre todos”. Ello nos recuerda a las decenas de viajes que hiciera san Juan Pablo II al cual denominábamos el “papa peregrino”. En el caso de Francisco, también viene como peregrino para anunciarnos o recordarnos, la alegría del Evangelio. Quiere compartirnos su paz, la paz del Señor, la verdadera paz, no la paz de los hombres entendida como ausencia de guerra o de conflictos. Francisco nos trae la verdadera paz, la paz que el Señor nos ha anunciado. Además de la paz, nos quiere confirmar en una “misma esperanza”. Cuando nos habla de paz se refiere a esa paz que solo viene de Dios. No una paz prefabricada o artificial, sentimentalona como la que gusta a los hombres. Francisco nos habla de una paz interior, profunda, que solo la tiene quien tiene a Dios como fundamento de su vida. De allí que principalmente viene a traernos un mensaje de paz y esperanza, en un mundo que tanto la necesita.

 

En segundo lugar, Francisco viene porque quiere conocernos mejor, ha manifestado su deseo de “encontrarme con ustedes, mirarlos a los ojos, ver sus rostros y poder entre todos experimentar la cercanía de Dios, su ternura y misericordia que nos abraza y consuela... quiero hacerme partícipe de las alegrías de ustedes, las tristezas, de sus dificultades y esperanzas, y decirles que no están solos, que el Papa está con ustedes, que la Iglesia entera los acoge, que la Iglesia los mira”. Si bien Francisco ha declarado que conoce “la historia de sus países, fraguada con tesón, entrega; deseo, con ustedes, dar gracias a Dios por la fe y el amor a Dios y a los hermanos más necesitados, especialmente por el amor que ustedes tienen hacia aquellos que están descartados de la sociedad. La cultura del descarte cada vez nos ha invadido más”. Francisco defiende la vida y declara algo que ha manifestado ya en anteriores declaraciones: hace referencia a lo que el denomina “la cultura del descarte”, esto es, lo que san Juan Pablo II llamaba “la cultura de la muerte”, y critica esa cultura del “descarte” que hace que el ser humano hoy “descarte” a los más débiles e indefensos de la sociedad: los ancianos, los enfermos, los pobres y mas necesitados, los que viven en la miseria y, especialmente, los niños indefensos concebidos por nacer, pues constituyen un estorvo para sus intereses egoístas. Francisco está en contra de esta cultura que “cosifica” al ser humano y lo trata como un objeto prescindible en cuanto no sea útil o necesario para el consumismo y el materialismo actual. Aquel que es un estorbo, un problema, una preocupación más, simplemente se le “descarta”. Francisco nos pide rebelarnos contra una sociedad utilitarista, materialista, hedonista y consumista, que “descarta” a todo aquél que le estorba o complica: ancianos, niños por nacer, enfermos, pobres, etc. Y, todo lo contrario, nos pide que nos unamos a ellos con Cristo.

En tercer lugar, Francisco nos quiere traer la verdadera paz: “Con ustedes deseo experimentar la paz que viene de Dios, tan necesaria; solo Él nos la puede dar. Es el regalo que Cristo nos hace a todos, el fundamento de nuestra convivencia y de la sociedad; la paz se sostiene en la justicia y nos permite encontrar instancias de comunión y armonía”. Francisco es mas preciso pues nos indica que la paz “hay que pedirla constantemente al Señor y el Señor la da. Es la paz del Resucitado que trae la alegría y nos impulsa para ser misioneros, reavivando el don de la fe que nos lleva al encuentro, a la comunión compartida de una misma fe celebrada y entregada”. De allí que el mensaje que nos trae Francisco es de orden espiritual y no material. Francisco nos quiere elevar y sacar de ese materialismo que lo inunda todo, de esa frivolidad que lo llena todo para finalmente dejarnos en el peor de los vacíos y soledad. Por ello Francisco nos habla de Cristo, nos quiere elevar por encima del mundo. De allí que nos diga que “ese encuentro con Cristo resucitado nos confirma en la esperanza. No queremos estar anclados a las cosas de este mundo, nuestra mirada va mucho más allá, nuestros ojos están puestos en Su misericordia que cura nuestras miserias. Solo Él nos da el empuje para levantarnos y seguir”. Por ello Francisco nos anima a ir mas allá. No quedarnos en lo frívolo, en lo material, en lo pasajero, en lo mundano, pues su “felicidad” es pasajera y fatua, vacía. Francisco nos quiere sacar de este anclaje en las cosas de este mundo: el poder, el dinero, el sexo, etc. Por todo ello, el acercarnos a Dios será lo único que le dará verdadero sentido a nuestras vidas: “palpar esta cercanía de Dios nos hace comunidad viva que es capaz de conmoverse con los que están a nuestro lado y dar pasos firmes de amistad y de fraternidad. Somos hermanos que salimos al encuentro de los demás para confirmarnos en una misma fe y esperanza”.

Finalmente, cabe recordar que, como Papa, Francisco es el vicario de Cristo en la Tierra, su representante en medio de nosotros. De allí que, si el Papa está con nosotros, Cristo está con nosotros. Por ello Francisco insiste en que no estamos solos. Él está con nosotros. Su mensaje es de orden espiritual pues es lo que tanto necesita el ser humano hoy. Quiere satisfacer esa sed de Dios que existe en todo ser humano, pues solo en Dios encontraremos la verdadera paz, la esperanza y el verdadero sentido a nuestras vidas. Ya lo dijo alguna vez dirigiéndose a los jóvenes en especial: “Arriésguense, salgan, hagan algo bien, háganlo por Dios. Busquen ¿qué puedo hacer por Jesús? ¿Qué puedo hacer por el bien de los demás? ¡Salgan a las calles!” Entonces, volvemos a preguntarnos, ¿Por qué viene el Papa Francisco? Para darte un mensaje de amor, de paz, de esperanza, para animarte a tener la osadía de meter a Dios en tu vida, todo lo cual le dará verdadero sentido a tu existir. Así de simple y así de claro.

Col arriba
Correccion Disenso
Columna Contra MundumCol genealogia peruana
Columna Navegando
Columna PinceladasCol 002
Columna 09
Columna Patrimonium
Columna 11Col Dario Enriquez chico
Col Mirada legalCol 04Col Manifesto
Col morrocotudo
Col Ganzalez
Col A primera vistaCol 001Columna Pepe LaddCol dardo en el blanco
Col El higadoCol Libertad bajo palabraCol ElvisCol Homenaje RecuerdoCol 01
Col A tempo
Columna 14
Col La otraCol 02Col B CriolloCol Peruano AColumna 16Correccion Sin sendero
Col Aldea VCol 05Col Desde el solar trujillanoColumna 17Col CEPCol ENTREVISTASCol Varios

EXTRANJEROS TITULO
Extranjeros 01Correccion Pensando en voz altaCol boliviano
Extranjeros 02
EXTRANJEROS LechinCol Rusa sin BanderaExtranjeros 04Col Cubano 06Correccion Agustin LajeExtranjeros 05
Extranjeros 06
Extranjeros 07Col Venezuela futura
Extranjeros 08
Extranjeros 09Correccion Carlos Sanchez BerzainCol 03 CubanoExtranjeros 10

Si desea...

Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *