Buscar en LA ABEJA:

Martes, 24 de Abril 2018


Frase Cabecera 245px

000477125W

Escribe: Alfredo Gildemeister.- Tal como dijera el gran Julio Cesar cuando cruzó el Rubicón con su ejército camino a Roma, se puede decir que el Papa Francisco: “Vini, vidi, vinci”, esto es, “vino, vio y venció”. Fueron poco mas de tres días en que pasó por el Perú el huracán Francisco y simplemente arrasó, movió, conmovió e inquietó el corazón y el alma de los peruanos. Con su gran simpatía, su manera sencilla y clara, puso el dedo en la llaga en una variedad de temas o “papas calientes” que pocos esperaban que tocara: la corrupción, la tratad de personas, la explotación indebida en la selva, el deterioro del medio ambiente, etc. Pero al margen de hacer referencia a estos importantes temas, Francisco nos habló de esperanza a un país que atraviesa un momento de desesperanza y poca o nada visión de futuro. Si bien los peruanos solemos ser pesimistas por naturaleza, Francisco, al igual que lo hiciera san Juan Pablo II en todos sus viajes y reuniones, se dirigió principalmente a los jóvenes, para los cuales ha dirigido un importante mensaje, indicándoles que no son solo el futuro del país ¡sino su presente! Las palabras que dirigiera durante el rezo del ángelus al mediodía del pasado domingo 21 de enero, fue dirigida casi con exclusividad a los jóvenes del Perú.

 

De arranque Francisco les habla de valentía, coraje y de la gran importancia que tienen los jóvenes para la Iglesia: “Sus rostros, sus búsquedas, sus vidas, son importantes para la Iglesia y debemos darle la importancia que se merecen y tener la valentía que tuvieron muchos jóvenes de esta tierra que no se asustaron de amar y jugar su vida por Jesús”. Les habla de ejemplos, esto es, de “modelos” que pueden tomar como el caso de san Martín de Porras. Bajo los parámetros de hoy, el mulato Martín de Porras sería un “perdedor”, un hombre humilde y sin futuro, lo más lejano al “hombre de éxito” que la sociedad actual nos presenta como “modelo” o meta, basado en el tener mucho dinero, una vida acomodada y poder: “Nada le impidió a ese joven cumplir sus sueños, nada le impidió gastar su vida por los demás, nada le impidió amar y lo hizo porque había experimentado que el Señor lo había amado primero. Así como era: mulato, y teniendo que enfrentar muchas privaciones. A los ojos humanos, o de sus amigos, parecía que tenía todo para «perder» pero él supo hacer algo que sería el secreto de su vida: confiar. Confiar en el Señor que lo amaba, ¿Y saben por qué? Porque el Señor había confiado primero en él; como confía en cada uno de ustedes y no se cansará nunca de confiar. A cada uno de nosotros el Señor nos confía algo, y la respuesta es confiar en Él”.

Francisco llama a los jóvenes a preguntarse por el sentido de sus vidas, sentido que no es fácil encontrar hoy en día. Para ello nos habla en “idioma futbolístico”: “Me podrán decir: pero hay veces que se vuelve muy difícil. Los entiendo. En esos momentos pueden venir pensamientos negativos, sentir que hay muchas situaciones que se nos vienen encima y pareciera que nos vamos quedando «fuera del mundial»; pareciera que nos van ganando. Pero no es así, aun en los momentos en que ya se nos viene la descalificación, seguir confiando”. Francisco nos anima a seguir adelante, a no desanimarse en la lucha diaria por encontrar el verdadero sentido de nuestras vidas: “Hay momentos donde pueden sentir que se quedan sin poder realizar el deseo de sus vidas, de sus sueños. Todos pasamos por situaciones así. En esos momentos donde parece que se apaga la fe no se olviden que Jesús está a su lado. ¡No se den por vencidos, no pierdan la esperanza!” Francisco nos da un consejo y nos anima a rezar. A ser hombres y mujeres de oración. Cristo también rezaba todos los días. El Evangelio nos cuenta muchos pasajes en que Cristo hace oración y pide, ruega, da gracias, etc. Francisco nos anima a recurrir a esos grandes santos que tiene el Perú: “No se olviden de los santos que desde el cielo nos acompañan; acudan a ellos, recen y no se cansen de pedir su intercesión. Esos santos de ayer pero también de hoy: esta tierra tiene muchos, porque es una tierra «ensantada». Perú es una tierra “ensantada”.

De otro lado, Francisco nos indica lo que espera Cristo de nosotros: “Jesús quiere verlos en movimiento. A vos te quiere ver llevar adelante tus ideales y que te animes a seguir sus instrucciones. Él los llevará por el camino de las bienaventuranzas, un camino nada fácil pero apasionante, es un camino que no se puede recorrer sólo, hay que recorrerlo en equipo, donde cada uno puede colaborar con lo mejor de sí. Jesús cuenta contigo como lo hizo hace mucho tiempo con santa Rosa de Lima, santo Toribio, san Juan Macías, san Francisco Solano y tantos otros. Y hoy te pregunta a vos si, al igual que ellos: ¿estás dispuesto, estás dispuesta a seguirlo? ¿Hoy, mañana, vas a estar dispuesto o dispuesta a seguirlo? ¿Y dentro de una semana? No estés tan seguro, no estés tan segura. Mirá, si querés estar dispuesto a seguirlo, pedíle a Él que te prepare el corazón para estar dispuesto a seguirlo, ¿está claro?” El Papa anima nuevamente a los jóvenes en un idioma “digital”: “El Señor los mira con esperanza, nunca se desanima de nosotros. Es muy lindo ver las fotos arregladas digitalmente, pero eso sólo sirve para las fotos, no podemos hacerle «photoshop» a los demás, a la realidad, ni a nosotros... déjenme decirles que el corazón no se puede «photoshopear», porque ahí es donde se juega el amor verdadero, ahí se juega la felicidad y ahí mostrás lo que sos: ¿cómo es tu corazón?” Finalmente nos dice con sus palabras tan argentinas: “Jesús no quiere que te «maquillen» el corazón; Él te ama, así como eres y tiene un sueño para realizar con cada uno de ustedes. No se olviden: Él no se desanima de nosotros. Y si ustedes se desaniman los invito a agarrar la Biblia y acordarse y leer ahí los amigos que Jesús eligió, que Dios eligió: Moisés era tartamudo; Abrahán, un anciano; Jeremías, era muy joven; Zaqueo, un petizo; los discípulos, cuando Jesús les decía que tenían que rezar, se dormían; la Magdalena, una pecadora pública; Pablo, un perseguidor de cristianos; y Pedro, lo negó, después lo hizo Papa, pero lo negó... Jesús te quiere como sos, así como quiso como eran a estos sus amigos, con sus defectos, con ganas de corregirse, pero así como sos, así te ama el Señor. No te maquilles, no te maquilles el corazón, pero muéstrate delante de Jesús como sos para que Él te pueda ayudar a progresar en la vida”. Y concluye Francisco animando a todos: “¡No se desanimen, vayan adelante, todos juntos! ¡Porque la vida vale la pena vivirla con la frente alta!” Definitivamente, el “huracán Francisco” pasó y dejó huella en el Perú.

Col arriba
Correccion Disenso
Columna Contra MundumCol genealogia peruana
Columna Navegando
Columna PinceladasCol 002
Columna 09
Columna Patrimonium
Columna 11Col Dario Enriquez chico
Col Mirada legalCol 04Col Manifesto
Col morrocotudo
Col Ganzalez
Col A primera vistaCol 001Columna Pepe LaddCol dardo en el blanco
Col El higadoCol Libertad bajo palabraCol ElvisCol Homenaje RecuerdoCol 01
Col A tempo
Columna 14
Col La otraCol 02Col B CriolloCol Peruano AColumna 16Correccion Sin sendero
Col Aldea VCol 05Col Desde el solar trujillanoColumna 17Col CEPCol ENTREVISTASCol Varios

EXTRANJEROS TITULO
Extranjeros 01Correccion Pensando en voz altaCol boliviano
Extranjeros 02
EXTRANJEROS LechinCol Rusa sin BanderaExtranjeros 04Col Cubano 06Correccion Agustin LajeExtranjeros 05
Extranjeros 06
Extranjeros 07Col Venezuela futura
Extranjeros 08
Extranjeros 09Correccion Carlos Sanchez BerzainCol 03 CubanoExtranjeros 10

Si desea...

Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *