Buscar en LA ABEJA:

Martes, 13 de Noviembre 2018


Frase Cabecera 245px

5ad685581f584terror

Escribe: Alfredo Gildemeister.- Los que hemos vivido y sufrido la lacra terrorista en el Perú, no podemos permitir ni tolerar que el terrorismo vuelva a campear por nuestro país como si no hubiera pasado nada. Me es imposible alejar de mi mente las imágenes de dolor y sangre en el rostro de tantos peruanos, especialmente en los mas humildes y desamparados. Se me viene a mi mente el recuerdo de tantas personas cuyas vidas fueron cegadas por estos asesinos genocidas miserables, que sangraron a un país y a un pueblo humilde sin importarles nada en absoluto, con la mayor sangre fría. De allí que los miles de víctimas de la lacra terrorista clamen hoy al Cielo de indignación, ante lo que estamos viendo: cientos de terroristas liberados que más que seguro volverán a sus hábitos asesinos, cambiando obviamente de estrategia y manera de matar.

 

Todo ello como consecuencia de un extraño ablandamiento y permisivismo que todos pudimos apreciar con asombro, durante los gobiernos de Paniagua y de Toledo, con el apoyo de su ministro García Sayán. Estos personajes no solamente anularon las sentencias a cadena perpetua de la mayoría de los líderes terroristas, alegando por ejemplo que los pobrecitos habían sido juzgados por los denominados “jueces sin rostro”. ¿Y qué pretendían? ¿Qué los jueces juzgaran a estos asesinos mostrando públicamente su rostro e identidad para que luego fueran amenazadas la vida de sus familias y la de ellos mismos por los propios terroristas a los que juzgaban? Así se juzgaba a los terroristas en los tribunales europeos por obvias razones de seguridad. Pero aquí en el Perú no.

Es muy fácil para estos políticos ser valientes cuando no se está ante la cara de un terrorista exponiendo a su familia y su propio pellejo. El asunto es que se anularon las sentencias dictadas y se volvió a juzgar a estos asesinos aplicándoles una ley mas benevolente, mediante la cual se les reducía la cadena perpetua a una pena privativa de la libertad de 25 años. Y eso fue lo que sucedió. Inclusive a algunos terroristas sentenciados se les trasladó a una prisión menos dura, caso de M. Garrido Lecca, trasladada de Yanamayo en Puno, a Lima, bajo la gestión del ministro García Sayán. ¡Para que no sufra las inclemencias del frio clima puneño!

Paniagua en febrero de 2001 decidió someter al Perú nuevamente a la nefasta Corte Interamericana de Derechos Humano – CIDH, luego que el gobierno de Fujimori en julio de 1999, mediante una nota presentada a la OEA, señalara que el Perú no cumpliría con las sentencias de la CIDH a favor de ciertos terroristas (los chilenos Petruzzi, Pincheira, Mellado, Astorga, del MRTA). Fue así como se juzgó nuevamente a Petruzzi. Este precedente fue el incentivo para que muchos otros terroristas condenados hicieran lo mismo y apelaran a la proterrorista CIDH solicitando el mismo tratamiento. La legislación de Fujimori quedó pues en el vacío, dando entrada a la nueva legislación benevolente de Toledo y García Sayán.

En los últimos meses hemos podido apreciar la liberación de connotados asesinos terroristas debido a que ya “cumplieron” su pena: Garrido Lecca, Martha Huatay, Enrique Pineda, etc. Pero ¿En realidad cumplieron su pena? ¿Han pagado acaso el terrible daño causado a la sociedad civil peruana? En este país en donde todo funciona al revés y la justicia es injusticia, recientemente hemos podido apreciar como el segundo líder terrorista de la banda criminal Sendero Luminoso (SL), Osmán Morote, y la senderista miembro de la cúpula de esta lacra asesina, Margot Liendo, fueron liberados y ahora afrontarán el proceso por el atentado de Tarata, plácidamente sentados en su casa viendo TV, tomándose un pisco y maquinando nuevas estrategias terroristas, pues el Poder Judicial, increíblemente, les ha decretado un cómodo arresto domiciliario. Como era de esperar, ante todas la cámaras y fotógrafos habidos y por haber, el cabecilla de SL, el asesino terrorista Abimael Guzmán, saltó de alegría y abrazó fuertemente a su lugarteniente de crímenes, atentados y asesinatos selectivos. Adicionalmente, como cereza del pastel, el Poder Judicial ordenó el pago de unos módicos diez mil soles en un plazo de cinco días. Un ripio para estos asesinos financiados desde el exterior y desde aquí mismo en el Perú, por el narcoterrorismo imperante en el VRAEM.

Finalmente, casi como un desafío y una burla a nuestro sistema democrático, Morote y Liendo tienen el cuajo de declararse en “huelga de hambre” por la supuesta “arbitrariedad” del sistema de justicia” en referencia al arresto domiciliario dictado en su contra, pues piden la libertad por exceso de carcelería, cuando deberían pudrirse en la cárcel con todos los demás terroristas. Para variar, el abogado de terroristas, Alfredo Crespo, anunció que interpondría una acción de nulidad para que estos dos asesinos senderistas afronten el proceso en libertad, puesto que es una “arbitrariedad” que ambos senderistas continúen bajo arresto domiciliario. ¡Pobrecitos estos miserables!

Como se ha podido apreciar, estos asesinos terroristas se valen y utilizan al sistema democrático cuando les conviene, apelan a sus leyes y a los principios del sistema, que ellos mismos violaron y seguirán violando, puesto que realmente no creen en el Estado de Derecho. Sin embargo, cuando les conviene, ¡son mas demócratas que el más insigne padre de la patria! De allí que cabe preguntarse al lado de las víctimas del terrorismo: ¿Hasta cuándo los peruanos toleraremos esta situación de permisivismo, cobardía y ablandamiento ante aquellos asesinos terroristas que destruyeron al país y asesinaron a miles de peruanos? ¿Hasta cuándo los peruanos toleraremos un sistema normativo que no respeta el más mínimo atisbo de justicia? ¿Qué espera el gobierno y el Congreso para derogar esta legislación benévola y nefasta para el país, que beneficia a terroristas que alguna vez fueron condenados a cadena perpetua -como debe ser- y fueron beneficiados por políticos débiles y hasta corruptos? ¿Hasta cuando tendremos que tolerar la sonrisa cínica y burlona del asesino Abimael Guzmán, el cual sin ningún atisbo de arrepentimiento, se burla descaradamente del sistema y de todos los peruanos?

¡Ya basta señores del gobierno, del Congreso y del Poder Judicial! ¡Tienen que actuar valientemente y tomar decisiones al respecto! ¡Los peruanos no podemos ser tan tontos de liberar y hasta “proteger” a esta lacra asesina para que continúen con sus masacres y ríos de sangre! ¡Ante esta situación urge tomar decisiones tajantes ya! ¡Nadie quiere otra plaga terrorista en el país! ¡Las víctimas del terrorismo claman al Cielo! ¡Despierta Perú!

Col arriba
Correccion Disenso
Columna Contra Mundum
Columna PinceladasCol 002
Columna 09
Columna Patrimonium
Columna 11Col Dario Enriquez chico
Col Manifesto
Col morrocotudo
Col Ganzalez
Col A primera vistaCol 001Columna Pepe Ladd
Col El higadoCol Libertad bajo palabraCol Elvis
Col A tempo
Columna 14
Col 02Col B CriolloColumna 16Correccion Sin sendero
Col Aldea VCol 05Col Desde el solar trujillanoColumna 17Col ENTREVISTASCol Varios

EXTRANJEROS TITULO
Extranjeros 01Correccion Pensando en voz altaCol bolivianoEXTRANJEROS LechinCol Cubano 06Correccion Agustin LajeExtranjeros 05
Extranjeros 06
Extranjeros 07Col Venezuela futura
Extranjeros 08
Extranjeros 09Correccion Carlos Sanchez BerzainCol 03 CubanoExtranjeros 10

Si desea...

Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *