Buscar en LA ABEJA:

Domingo, 9 de Diciembre 2018


Frase Cabecera 245px

33586999 853858784797752 2063477472124469248 n

Escribe: Alfredo Gildemeister.- Si en la década de los ochenta o noventa, mientras el país se debatía a muerte contra el terrorismo, alguien me hubiera dicho que en unos veinticinco o treinta años más, a los terroristas detenidos y condenados a cadena perpetua, se les reduciría la pena a veinticinco años o menos, y se les liberaría e indemnizaría económicamente (¿?) con una significativa “indemnización” en miles de dólares, creería que esta persona está alucinando disparates; si alguien me hubiera dicho que a los terroristas condenados y una vez liberados se les daría trabajo en dependencias e instituciones del Estado y, peor aún, como “asesores de confianza” en el Congreso de la República, pensaría que hay que ser muy imbécil o también ser terrorista para hacer algo así.

Si alguien me hubiera dicho que el Estado permitiría que cientos de exterroristas y simpatizantes del terrorismo marcharan por calles y plazas de Lima con letreros apoyando a Abimael Guzmán, al “pensamiento Gonzalo”, a los “guerrilleros” senderistas y del MRTA, mientras son custodiados nada menos que por la Policía Nacional -sí, la misma institución a cuyos miembros SL asesinó por cientos- para que hagan su marcha con toda tranquilidad, pensaría que la Policía se volvió loca

Si además alguien me dijera que el Estado peruano construiría un lugar o especie de museo de la Memoria para resaltar la lucha armada que llevaron a cabo “gloriosamente” las huestes terroristas (“guerrilleros”) de Sendero Luminoso (SL) y del MRTA y, al contrario, para criticar a las Fuerzas Armadas por defender a la patria de los asesinos terroristas, pensaría que el Estado peruano perdió la brújula y que estamos en manos de gobiernos proterroristas; o si me vaticinaran que nuestros jueces juzgarían y condenarían a diversos miembros efectivos de nuestras Fuerzas Armadas por luchar contra el terrorismo o liberar de terroristas la residencia del embajador de Japón y sus rehenes o por atacar una cárcel como el Frontón tomada por terroristas armados hasta los dientes, estoy seguro que simplemente no me lo creería y que nadie después de ver y recordar a los miles de campesinos hombres, mujeres, niños y ancianos masacrados por SL en los pueblos de la sierra, los coches bombas, los apagones, destrucciones, voladuras de torres, atentados en Lima y demás ciudades del país, los asesinatos selectivos de SL y del MRTA sobre funcionarios del gobierno, las bombas y decenas de muertos en los atentados en Tarata, Canal 2, Banco de Crédito, etc., nadie repito, creería lo que hoy estamos viendo en nuestro país. Y es que, desde hace unos años, estamos viviendo lo que denomino una “democracia boba”.

Efectivamente, es paradójico e irónico ver como el terrorismo siempre intentó y sigue intentando destruir la democracia y el Estado de Derecho en nuestro país, pero a su vez, utiliza las instituciones democráticas de esa democracia que quiere destruir a su favor, esto es, para su defensa. Los terroristas son los primeros en apelar a los derechos fundamentales o humanos, apelan a la Constitución, a sus derechos procesales, al debido proceso, a los principios democráticos, etc. de las instituciones que precisamente intentaron e intentan destruir. Apelan a la nefasta Corte Interamericana de Derechos Humanos – CIDH, la cual suele favorecer a cuanto marxista o terrorista recurre a sus instancias, favoreciéndolos con sentencias y pingues indemnizaciones que el Estado peruano mansa y resignadamente suele cumplir, “indemnizando” a estos asesinos con dinero de todos los peruanos como son nuestros impuestos. Adicionalmente ¡Ironías de la vida! ¡Se les indemniza por los asesinatos y destrucciones efectuadas al pueblo peruano! Y lo peor de todo es que una vez que son liberados e indemnizados, ni siquiera cumplen con el pago de la reparación civil a su cargo.

¿Qué está pasando? Pues que vivimos lo que he denominado una “democracia boba”, es decir, una democracia que pese a tener los mecanismos legales necesarios para defenderse de la lacra terrorista y sus artimañas, cae en el “juego” de estos y no aplica ni recurre a su vez a las normas y mecanismos democráticos para su defensa establecidas en la Constitución y en las leyes. Tiene al Congreso que podría promulgar leyes más rigurosas o estrictas para los terroristas, tal como sucede en diversos países europeos, por ejemplo, en donde se encuentran prohibidos los partidos políticos proterroristas o conformados por “exterroristas” o simpatizantes del terrorismo; o prohibición de exterroristas de participar en la vida política del país, en marchas de apoyo, etc. ¿Qué ello atenta contra los derechos humanos de los terroristas? Pues no, ya que primero está el bien común de la sociedad civil y su seguridad por lo que no podemos caer en el juego de los terroristas, los cuales utilizan el sistema a su favor, sistema que precisamente buscan destruir y desaparecer, para instaurar su nefasto “sistema”.

De allí que no caigamos en una “democracia boba”, esto es, en una democracia débil, inocentona e ingenua, no inteligente, que tontamente –por no decir estúpidamente- le permite al terrorismo infiltrarse en sus instituciones, infectarlas y utilizarlas para sus propósitos. No permitamos que manipulen los medios de comunicación, al Poder Judicial, al Ministerio Público o Fiscalía o al Poder Ejecutivo a través de sus ministerios y direcciones, o mediante las universidades, colegios y demás centros educativos, o a través de un supuesto “arte” politizado a su favor, etc. La democracia puede y debe autodefenderse de la lacra terrorista y de sus nuevas estrategias de pintarse de oveja cuando se trata de un terrible lobo destructor. Defender nuestro sistema democrático y el Estado de Derecho no significa ceder ante las demandas e infiltraciones del terrorismo en las instituciones democráticas, bajo supuestos “derechos democráticos” manipulados por los defensores y simpatizantes de la lacra terrorista. Estemos alertas y cambiemos esta “democracia boba” por una democracia sólida y firme que defiende con autoridad los derechos fundamentales y principios democráticos, pero sin caer en la debilidad y en la manipulación, pues ello es una burla a los miles de víctimas del terrorismo, lo cual no podemos ni queremos tolerar

Col arriba
Correccion Disenso
Columna Contra Mundum
Columna PinceladasCol 002
Columna 09
Columna Patrimonium
Columna 11Col Dario Enriquez chico
Col Manifesto
Col morrocotudo
Col Ganzalez
Col A primera vistaCol 001Columna Pepe Ladd
Col El higadoCol Libertad bajo palabraCol Elvis
Col A tempo
Columna 14
Col 02Col B CriolloColumna 16Correccion Sin sendero
Col Aldea VCol 05Col Desde el solar trujillanoColumna 17Col ENTREVISTASCol Varios

EXTRANJEROS TITULO
Extranjeros 01Correccion Pensando en voz altaCol bolivianoEXTRANJEROS LechinCol Cubano 06Correccion Agustin LajeExtranjeros 05
Extranjeros 06
Extranjeros 07Col Venezuela futura
Extranjeros 08
Extranjeros 09Correccion Carlos Sanchez BerzainCol 03 CubanoExtranjeros 10

Si desea...

Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *