Buscar en LA ABEJA:

Martes, 16 de Octubre 2018


Frase Cabecera 245px

la publicidad electoral baja

Escribe: Alfredo Gildemeister.- Recuerdo la primera vez que ejercí mi derecho al voto en las elecciones presidenciales y legislativas de 1980. Por primera vez votamos los que cumplimos 18 años de edad, tal como lo mandaba la nueva Constitución de 1979. Luego de doce años de dictadura militar, el Perú volvía a la democracia y al Estado de Derecho.

Durante doce años habíamos vivido sin Congreso, sin cámara de diputados y senadores, esto es, sin representantes del pueblo, gobernados por un militar como el general Velasco y luego el general Morales Bermúdez, esto es, una dictadura o gobierno de facto en todas sus formas y manifestaciones, en donde la voluntad del individuo, sus derechos fundamentales y libertades no contaban para nada.

La expresión de voluntad del pueblo peruano no existía. Al volver a la democracia, ya los peruanos podíamos votar y elegir al presidente y a nuestros representantes para el Parlamento en sus dos cámaras, ejerciendo nuestro derecho al voto cada cinco años, tal como sucede hasta el día de hoy.

De allí que debamos recordar uno de los requisitos fundamentales para el funcionamiento de toda democracia como lo es el derecho de sufragio, a través del cual se expresa la voluntad del pueblo. El pueblo designa a sus representantes, aquellos que legislarán por él en un periodo determinado. Concluido el periodo, se volverá a elegir nuevos representantes o a reelegir a los que el elector considere que merecen continuar en la labor legislativa. Ese es el sistema.

Cuando un elector emite su voto, cada ciudadano pone en juego, voluntariamente, la parte que le toca de soberanía popular y así designa a sus representantes. Ello debido a que hoy ya no es posible -como si lo era en la antigua Grecia o los primeros años de la república romana-, que el pueblo delibere y tome decisiones directamente en asambleas públicas. Debido al crecimiento de las poblaciones, se hizo necesario utilizar el sistema representativo o de delegación de poder, mediante el cual los legisladores y ejecutivos (como el presidente de la República) ejercen el poder en representación de sus electores, o sea, por mandato del pueblo. De allí que, terminado el periodo establecido, el mismo pueblo puede retirarles la representación, eligiendo a otros ciudadanos para reemplazarlos. Como requisitos esenciales del voto tenemos la libertad y el secreto, a fin de eliminar la posibilidad de coacción y corrupción o fraude.

La democracia o el Estado de Derecho implica el respeto de las minorías a lo votado por las mayorías. Este aspecto es lo que mas cuesta aceptar en las democracias jóvenes como la nuestra, con poca cultura democrática: aprender a ganar y aprender a perder cuando tu candidato o tu partido es mayoría o minoría. Como bien escribió Bertrand Russell: “La democracia fue concebida como un recurso para conciliar al gobierno (como expresión de fuerza opresiva) con la libertad. Creo firmemente en la democracia representativa como la mejor forma de gobierno de que pueden disfrutar quienes tengan la tolerancia y el dominio propio requeridos para hacerla prosperar. Pero los partidarios de la democracia comenten un error si creen que puede ser aplicada en países en los que el ciudadano medio no ha tenido todavía preparación en el juego de saber dar y saber recibir golpes, que en la democracia es indispensable”.

Sin embargo, ¿Cómo suelen elegir los peruanos a sus representantes, ya sea al Congreso, a la presidencia de la República o a las alcaldías? Por lo general, por simple sensiblería. Se deja impresionar por el candidato mas simpático, o el que regala cosas o el que te abrazó o saludó y hasta te dio un beso. Mejor si es pintón o habla bien y si cuenta chistes, mejor. Son “factores” que pesan en nuestros electores. Sin embargo, ¿Cuántos electores leen las propuestas del candidato? ¿Cuántos se informan de la vida pasada o de la experiencia del candidato? Muy pocos o casi nadie.

Hace un par de días pregunté a los alumnos en una de mis clases en la universidad, cuantos habían ya revisado las propuestas y hojas de vida de los principales candidatos a la alcaldía de Lima o de su distrito. Ninguno levantó la mano. Nadie había averiguado nada de nada. Muchos inclusive ¡ni conocían la fecha de las próximas elecciones municipales! ¡Cuando estamos prácticamente a menos de un mes!

De allí que ante “propuestas” tan absurdas como las que escuchamos o leemos hoy: “Que se vayan todos”, “Cierren el Congreso”, “Asamblea Constituyente”, “Fuera todos los políticos”, etc. cabe recordar que a los actuales congresistas ¡los elegimos hace poco mas de dos años nosotros mismos! No se han elegido en “automático” ni “en modo Congresal”. ¡Nosotros los elegimos! Razón por la cual la calidad de nuestros representantes -pues nos guste o no, nos representan- depende de nosotros los electores. De allí que el reto consista en elegir bien. ¡Después no nos quejemos! A los congresistas los elegimos nosotros. Así es la democracia. De allí que el asunto consiste en aprender a elegir bien.

¿Qué no elegiste bien y tenemos lo que tenemos? Pues habrá que esperar a que termine el periodo establecido en la Constitución y elegir mejores representantes; o a lo mejor pensar en modificar el sistema democrático establecido en la Constitución, pero no en “patear el tablero” tontamente invocando el cierre del parlamento, para hacerle tontamente el juego a los que no quieren una democracia en el Perú como los terroristas, marxistas o la extrema izquierda. Al igual que sucede en otras democracias como en Francia, por ejemplo, podemos reformar la Constitución para que cada tres años se renueve un tercio del Congreso a fin de actualizar la representatividad del pueblo, mas no desaparecer el Parlamento, pues ello significaría caer en un sistema autocrático y finalmente en una dictadura. La clave es tomarnos el tiempo necesario para informarnos de la mejor manera posible sobre un candidato y elegir bien, lo mejor posible. La base de toda democracia es la representación del pueblo. No debemos olvidar eso. Lo contrario, es dictadura.

Col arriba
Correccion Disenso
Columna Contra Mundum
Columna PinceladasCol 002
Columna 09
Columna Patrimonium
Columna 11Col Dario Enriquez chico
Col Manifesto
Col morrocotudo
Col Ganzalez
Col A primera vistaCol 001Columna Pepe Ladd
Col El higadoCol Libertad bajo palabraCol Elvis
Col A tempo
Columna 14
Col 02Col B CriolloColumna 16Correccion Sin sendero
Col Aldea VCol 05Col Desde el solar trujillanoColumna 17Col ENTREVISTASCol Varios

EXTRANJEROS TITULO
Extranjeros 01Correccion Pensando en voz altaCol bolivianoEXTRANJEROS LechinCol Cubano 06Correccion Agustin LajeExtranjeros 05
Extranjeros 06
Extranjeros 07Col Venezuela futura
Extranjeros 08
Extranjeros 09Correccion Carlos Sanchez BerzainCol 03 CubanoExtranjeros 10

Si desea...

Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *