Buscar en LA ABEJA:

Martes, 22 de Enero 2019


Frase Cabecera 245px

361423

Escribe: Alfredo Gildemeister.- Aquella soleada mañana del domingo 9 de diciembre, Toparpa Chunga de Osma Pinchi Ñanki -para sus amigos “Topy”- literalmente saltó de su cama muy temprano. Se había quedado dormido y quería llegar temprano a votar en la mesa que le había tocado en el colegio “San Gregory Santos”. Mientras se duchaba, pensaba casi en voz alta sobre la votación de ese día.

Su compañero de trabajo Calcuchimac Yupanqui le había instruido algo al respecto. Le había comentado que la votación a realizarse era muy importante puesto que llevaba el nombre de un prócer de la independencia: Don Reforestando Referondum, muy recordado en tierras de Chumbivilcas. Así se lo había dicho el tío de Calcuchimac, Don Celendonio Lescano, que trabajaba en un club de futbol llamado ONPE o algo parecido.

Topy recordó mientras se jabonaba, que efectivamente, en una pared cercana a su casa y en la calle siguiente, había visto varios afiches de ese club llamado ONPE en donde te decían -bien buenas gentes los del club- como marcar tu voto. Calcuchimac le había explicado que votar era “papaya” pues se trataba solo de responder cuatro preguntas muy fáciles. Ni siquiera había que escribir. Solo tenías que marcar con una equis “Sí” o “No” a las preguntas. Una vez que terminó de ducharse, Topy se vistió rápidamente, tomó un ligero desayuno con sus padres, sus tres hermanos, y salió a tomar el micro para ir a votar. Sus padres también se estaban preparado para ir a votar y todos conversaron en la mesa sobre el gran prócer Reforestando Referondum y sus hazañas en la lucha por la independencia, así como sobre la votación de ese día. Nadie sabía a duras penas qué marcar y por qué diablos había que responder a cuatro preguntas. La madre de Topy opinaba que se trataba de una especie de examen de conocimientos a fin de poder ganar la Tinka u otro premio parecido.

Mientras Topy le daba vueltas a todo esto en el micro y veía en los postes de la ciudad afiches del club ONPE, precisamente subió un señor que dijo ser del club del tío de Calcuchimac, el ONPE y les explicó a los pasajeros como votar, diciéndoles que tenían que marcar tres “sí” y un “no”. Pero cuando Topy le dijo que cuales eran las preguntas, el señor simplemente les dijo que marcaran lo que les decía y que no se hicieran problemas. La cosa era sencilla. Luego se bajó el señor del micro.

Al poco rato, Topy se bajó y llegó al colegio “San Gregory Santos”, un colegio muy grande y con imágenes de San Gregory en todas las paredes con una banderita roja y sombrero de jipijapa. “Que santo tan raro” pensó Topy. Luego de buscar su mesa y pasar por varios pabellones llenos de colas de gentes, encontró su mesa. La cola era larguísima. En la cola todos conversaban e intercambiaban pareceres sobre como diablos se votaba y sobre qué se votaba. “¿Hay que elegir de nuevo alcalde?” preguntó alguien. “No, creo que se eligen cuatro congresistas y uno pone el orden del uno al cuatro” respondió otro. Un señor con pinta de tinterillo argumentó muy doctamente que efectivamente, te ponían cuatro nombres y uno decidía con un “Si” o con un “No”, si elegías o no al nombre de cada candidato.

Finalmente, una señora con mediana pinta de intelectual les dijo que estaban todos equivocados. Que había que responder cuatro preguntas con un “Si” o con un “No” y se acabó. Ante la primera pregunta: “¿Aprueba la reforma constitucional sobre la conformación y funciones de la Junta Nacional de Justicia, antes Consejo Nacional de la Magistratura?”, la señora explicó que uno tenía que decidir si prefiere una “Junta” o un “Consejo”. Ella sugirió que mejor era el consejo, pues uno podía decidir si lo seguía o no. Las juntas son peligrosas pues depende con quien te juntes. Sugirió marcar “No”.

A la segunda pregunta: “¿Aprueba la reforma constitucional que regula el financiamiento de organizaciones políticas?”, la señora no sabía bien que era eso de “financiamiento” y menos qué eran “organizaciones políticas”, pues le sonaba a chamuchina y a sacadera de plata. Mejor sugería marcar “No”.

Con relación a la tercera pregunta: “¿Aprueba la reforma constitucional que prohíbe la reelección inmediata de parlamentarios de la República?” En esta pregunta sugirió marcar “No” pues ella tenía un primo lejano que hacía veinte años era congresista y siempre en navidad le mandaba un pavo bien gordo para celebrar la noche buena. De allí que era bueno reelegir a los congresistas que uno conociera pues tiene sus beneficios. Uno nunca sabe. Lo de “inmediata” no lo entendía bien. Quizá signifique tener congresista al toque.

Por último, a la cuarta pregunta: “¿Aprueba la reforma constitucional que establece la bicameralidad en el Congreso de la República?” A ello sugirió marcar rotundamente “No”. Les contó a todos los de la cola que en su trabajo había una mujer a la que le decían la “Bica” y que rea una tremenda descocada que coqueteaba con todos los hombres de la oficina, pero de dos en dos, de allí que le decían la “Bica”, era famosa en toda la empresa. ¡Toda una devoradora de hombres por pares! Por eso opinaba que instaurar la “bicameralidad” en el Congreso de la República daría una muy mala imagen del país. “¡Imagínese usted tener “Bicas” por todo el Congreso coqueteando y flirteando con hombres de a pares! ¡Ni hablar!” De allí que todos optamos por marcar “No” a esa última pregunta.

En esas estaba Topy cuando le tocó votar. Marcó tal como le había dicho la señora en la cola y salió del aula feliz de haber votado. En eso se acordó que tenía un primo, Casimiro Carhuancho, que era miembro de mesa en ese mismo colegio. Decidió ir a buscarlo. Luego de saludarlo de lejos, Casimiro le pidió que lo esperara hasta las 4pm de la tarde en que terminaba la votación. Topy decidió esperarlo así podría agüeitar cómo contaban los votos. No pasó ni media hora de haber terminado la votación cuando de la mesa de Casimiro se escuchaban gritos como: “¡Que yo tengo mas “no” que tú”! “A mí me sobran varios “Si” y no cuadran con tus “No”; “Bueno, basta. Negociemos. Iguales “Si” y “No”. No nos hagamos problemas”. Salió Casimiro agotado. “El cómputo ha sido un despelote pero llegamos a un acuerdo. Mitad “Si” y mitad “No”. Todos contentos”.

Topy llegó a su casa cansado. Sus padres lo esperaban y discutieron sobre la votación. Ninguno sabía a ciencia cierta que cosa era lo que habían votado ni para qué diablos servía. Su madre finalmente dijo: “Tengan fe en nuestro presidente Martincito. El Perú será otro desde mañana lunes. Esta votación en homenaje a nuestro prócer Reforestando Referondum traerá prosperidad y progreso a nuestro país, y si no es así... desde el cielo Reforestando Referondum nos hará el milagro de sacar adelante al Perú. ¡Reforestando Referondum ruega por el Perú!”. Y todos se arrodillaron...

Col arriba
Correccion Disenso
Columna Contra Mundum
Columna PinceladasCol 002
Columna 09
Columna Patrimonium
Columna 11Col Dario Enriquez chico
Col Manifesto
Col morrocotudo
Col Ganzalez
Col A primera vistaCol 001Columna Pepe Ladd
Col El higadoCol Libertad bajo palabraCol Elvis
Col A tempo
Columna 14
Col 02Col B CriolloColumna 16Correccion Sin sendero
Col Aldea VCol 05Col Desde el solar trujillanoColumna 17Col ENTREVISTASCol Varios

EXTRANJEROS TITULO
Extranjeros 01Correccion Pensando en voz altaCol bolivianoEXTRANJEROS LechinCol Cubano 06Correccion Agustin LajeExtranjeros 05
Extranjeros 06
Extranjeros 07Col Venezuela futura
Extranjeros 08
Extranjeros 09Correccion Carlos Sanchez BerzainCol 03 CubanoExtranjeros 10

Si desea...

Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *