Buscar en LA ABEJA:

Martes, 22 de Enero 2019


Frase Cabecera 245px

000091616W

Escribe: Alfredo Gildemeister.- Nunca imaginaría el sacerdote Juan Luis Cipriani Thorne, ingeniero, exjugador de la selección peruana de baloncesto, mientras era consagrado Obispo Auxiliar de Ayacucho aquella lejana tarde de julio de 1988, que su vida cambiaría de manera tan radical.

Han transcurrido más de treinta años. Mientras contempla unas vieja fotografías, por su mente van pasando muchos recuerdos familiares, rostros de amigos y de tanta gente de toda clase y condición social que conociera -desde políticos y empresarios, hasta terroristas inclusive-. Tal vez vinieron a su memoria aquellas palabras que tantas veces escuchara personalmente a San Josemaría Escrivá de Balaguer: “Soñad y os quedareis cortos”.

El problema era que él nunca soñó con ser obispo ni arzobispo -y que fuera destinado a Ayacucho en pleno auge del terrorismo senderista- y ¡Menos aún imaginó ser cardenal primado del Perú y arzobispo de Lima! Pero así actúa la Providencia Divina. Recordó uno a uno los rostros de aquellos jóvenes ayacuchanos que arranchaba de las manos a los senderistas cuando en las noches durante los toques de queda en Ayacucho, salía a hurtadillas por las calles oscuras de Ayacucho a traerlos para esconderlos en su casa, a fin de salvarlos de los terribles reclutamientos de Sendero. Suerte que no lo vieran los senderistas o los soldados que patrullaban por allí. ¡Si la gente supiera las angustias vividas! ¡Cuántas noches sin dormir, preocupado por tantas cosas! Recordaba aquellos emocionantes partidos de básquet con los muchachos. Jugaban de lo mas bien. ¡Cómo se entregaban al deporte! Mejor hacer deporte que asesinar gente. ¡Cuánto se lo agradecerían sus padres!

Recordó aquellas interminables conversaciones con los terroristas del MRTA cuando tomaron la residencia del embajador de Japón con rehenes hace más de 22 años. ¡Qué locura! Nunca se imaginó negociando con terroristas fanáticos, arriesgando su vida por tantos. Inclusive les hablaba de Dios ¡Mientras otros cobardemente evadían sus responsabilidades! Que familiar se hizo su figura caminando valientemente hacia dicha mansión, jalando su pequeña maletita negra con rueditas. ¡Si supieran los ornamentos y libros sagrados que guardaba!  Cuantos recuerdos, y así todo, “tan callando” como diría el poeta Manrique. Sin llamar la atención.

Cuantos enfrentamientos por decir tantas verdades desde el púlpito, ante un mundo que prefiere callar cobardemente o hacerse de la vista gorda. Pero él no es así. Nunca fue así. Cristo hablaba con la verdad ya que Él es la Verdad, por lo que Juan Luis siempre prefirió decir las cosas claras, sin rodeos, coger al toro por las astas, nada de medias verdades y menos mentir por quedar bien. Por más que lo criticaban e inclusive difamaban e injuriaban. Pero no es el discípulo más que su maestro. Si al Señor, al mismo Cristo lo criticaron y difamaron... “Lo mismo harán con ustedes”, ya lo había vaticinado el Señor.

Cueste lo que cueste, le duela a quien le duela. Aceptando calladamente y con humildad las bofetadas y difamaciones de enemigos que no faltan, Juan Luis valientemente proclamaba la verdad. “Seréis signos de contradicción” le había adelantado ya el Señor en el Evangelio. Así debe ser un pastor, así es Juan Luis y así lo será siempre, desde que lo conociera como un joven curita, profesor en el Seminario de Santo Toribio. Me recomendó unos libros para mi tesis de bachiller sobre Ética fiscal allá por 1985. Ya mi hermano Lalo me lo había recomendado. Fue su profesor en Santo Toribio. “Ese curita del Opus es brillante”, me había dicho. “Llegará muy lejos”.

600 1451036293347

Pero así es Juan Luis. Francote, sencillo y directo a la vena en sus opiniones y pareceres. No puede ser de otra manera. La Verdad es simple y clara, no se puede ser “diplomático” cuando se anuncia y dice la Verdad a la gente. En una sociedad como la peruana en donde el “qué dirán” y los dimes y diretes sobreabundan, se preferiría quizá a un sacerdote discreto, casi mejor que calle y que no “haga lío”. Pero Juan Luis no es así. ¡El mismo Papa Francisco pide hoy a los jóvenes que hagan lío! Juan Luis conoce su misión y sus obligaciones. El no puede callar la Verdad. ¡No debe! Y lo sabe. Menos aún en una época en que todo se dice y sale a la luz crudamente, hasta los peores errores y horrores de los seres humanos. “Signo de contradicción” dijo el Señor. De allí que cuando Juan Luis habla, guste a muchos su franqueza y claridad, pero también escandalice a otros que prefieren que calle y no denuncie ni diga nada. Pero así no es ni será Juan Luis. Es más, ¡No debe serlo!

Juan Luis es pastor. Esa es su misión y su razón de vivir. Siempre velando por sus ovejas, con un cariño infinito, pero también recriminándolas valientemente y cuidándolas, callando cuando hay que callar y diciendo valientemente las cosas cuando hay que decirlas mientras otros cobardemente callan.

En febrero del 2001 Juan Luis fue nombrado cardenal por San Juan Pablo II. La cruz pesa más sobre sus hombros y acepta la voluntad de Dios. En enero pasado, Juan Luis recibió y acompañó al Papa Francisco en su visita al Perú. Francisco no podía oculta su asombro, alegría y admiración por la feligresía católica peruana y la gran labor desempeñada por Juan Luis.

El próximo 28 de diciembre Juan Luis cumple 75 años de edad y tal como mandan las normas de la Iglesia, debe poner su cargo a disposición del Papa Francisco. Seguirá siendo cardenal, pero dejará de ser el arzobispo de Lima. Ya Su Santidad decidirá si acepta su renuncia de inmediato o le permite un tiempo más seguir en funciones mientras busca un sucesor.

En todo caso, da igual. Juan Luis está satisfecho con la misión cumplida. Nunca perdió la paz en los difíciles momentos de terrorismo, violencia, corrupción y tantos otros difíciles momentos más que vivió el país. El pastor cuida de sus ovejas. Ama y las conoce una a una. Así será Juan Luis hasta el día que el Señor le llame por su nombre y le agregue lo de “siervo bueno y fiel”, puesto que ha sido todo un privilegio para la Iglesia Católica peruana haber contado con un arzobispo de Lima como Juan Luis Cipriani. Muchos lo extrañaremos. Vayan estas sencillas líneas en homenaje y agradecimiento a este valiente y humilde pastor.

Col arriba
Correccion Disenso
Columna Contra Mundum
Columna PinceladasCol 002
Columna 09
Columna Patrimonium
Columna 11Col Dario Enriquez chico
Col Manifesto
Col morrocotudo
Col Ganzalez
Col A primera vistaCol 001Columna Pepe Ladd
Col El higadoCol Libertad bajo palabraCol Elvis
Col A tempo
Columna 14
Col 02Col B CriolloColumna 16Correccion Sin sendero
Col Aldea VCol 05Col Desde el solar trujillanoColumna 17Col ENTREVISTASCol Varios

EXTRANJEROS TITULO
Extranjeros 01Correccion Pensando en voz altaCol bolivianoEXTRANJEROS LechinCol Cubano 06Correccion Agustin LajeExtranjeros 05
Extranjeros 06
Extranjeros 07Col Venezuela futura
Extranjeros 08
Extranjeros 09Correccion Carlos Sanchez BerzainCol 03 CubanoExtranjeros 10

Si desea...

Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *