Buscar en LA ABEJA:

Sábado, 19 de Agosto 2017


Frase Cabecera 245px

Cabecera Santiago

laksjdfgf

Escribe: Pedro Luis Llera.- 

Exordio

Me sientan mal las vacaciones. Me deprimen. Yo creo que eso de no ver cada mañana a los niños entrando en el colegio me sienta fatal. Esas caritas son un regalo de esperanza que Dios me entrega cada día. Y sin mis profesores, sin mis niños, sin las familias del colegio, sin mi capilla con el Señor allí presente en el Sagrario... Me siento perdido, mutilado... Es verdad que necesito descansar y que disfruto con mi familia... Pero me falta algo.

Y miro alrededor y se me cae el alma a los pies: corrupción política, miseria ideológica, modernismo religioso, subjetivismo, idealismo, irracionalismo, emotivismo vomitivo... ¡El daño que está haciendo y que va a hacer a los niños la ideología de género! ¡Qué pena! ¡Cuántas vidas quedarán dañadas o destrozadas...!

Para éste, mi nuevo artículo, había pensado en recurrir de nuevo a mi querido Aetandi Gos, con sus cintas magnetofónicas fósiles y sus planteamientos modernistas tan desquiciados como ajustados a la realidad eclesial hodierna. Pero, de momento, lo descartaré: hay lectores a quienes cuesta mucho desentrañar ironías y sarcasmos. También pensé en rescatar al P. Gabriel Vetusto y echarme con él al monte. Incluso pensé en bosquejar una distópica iglesia del 2081 que aceptara el matrimonio sacramental para los LGTBI, el sacerdocio femenino, la intercomunión con los protestantes, el casamiento de los sacerdotes (incluidos los homosexuales); la aceptación de la eutanasia, de los anticonceptivos, de la fecundación artificial, de los vientres de alquiler...

Pero ¿para qué? ¿Merece la pena? Yo creo que no. La realidad supera muchas veces toda ficción.

Leer más...

share

Escribe: Pedro Luis Llera.- Mis artículos son tan largos que garantizan que los posmodernos no me van a leer. “¡Qué pereza!” Los mensaje tienen que ser cortos, breves, concisos, sintéticos. Todo lo que pasa de medio folio...¡Medio folio! ¡Qué barbaridad!... Todo lo que pasa de un twitt es un rollo. Así que, señores modernos: dejen de leer. No sigan. ¿Para qué?

Los modernistas que se vayan también y me dejen en paz: que lean a Vidal y Bastante. Tal vez no me lea nadie... Da igual... Mis artículos van dirigidos sólo a los Siervos del Sagrado Corazón de Jesús, a los Partisanos de la Gracia, a los hijos de María Santísima. Los demás ya tienen muchos que les escriben.

La película Silencio de Martin Scorsese es una gran película, una de esas películas que no se debería usted perder. Su factura es magistral: una fotografía espléndida, actores aceptables y un buen guión. Pero no voy a hacer una crítica de la película de Scorsese. Ya se han escrito muchas a favor y en contra: busquen en Google.

Defenderé la tesis de que Scorsese no habla en su película de la persecución de los cristianos en el Japón del siglo XVII: habla de la actualidad. Habla de una disyuntiva que se nos plantea aquí y ahora. Y nos hace la pregunta que todos nos debemos plantear: ¿Qué hacemos: apostatamos o aceptamos el martirio, si llegara a resultar inevitable?

Imaginemos una sociedad dominada por una oligarquía tiránica: un pequeño grupo de iluminados – pequeño pero muy poderoso – que pretendiera cambiar el mundo, acabar con la civilización cristiana e imponer su inmoralidad, su ideología y su filosofía a todo el mundo. Pero sin que se note. Se trata de esclavizar sin que los muy cretinos se enteren de que son esclavos. Ya no hace falta recurrir a la fuerza de las armas para imponer una dictadura. Eso es muy antiguo. Hay que convertir a los ciudadanos en siervos mientras las víctimas aplauden y dan gracias por su esclavitud. Y así, todos tragan, asumen, aceptan. “Podréis hacer lo que os dé la gana, lo que os apetezca (por pervertido que pudiera resultar), lo que os guste. Así seréis felices. Dad rienda suelta a vuestros más bajos instintos. Todo vale. A cambio tendréis que apostatar, que pisotear a Dios. A cambio tendréis que adorarme“, dice Satanás.

Imaginémonos un grupo pequeño de presión tan poderoso que pretendiera imponer su pensamiento único a todo el mundo, aplacando y aplastando a todos los que piensen distinto. Imaginemos una democracia en la que todos los partidos políticos pensaran lo mismo y votaran por unanimidad todas aquellas leyes positivas que pretendieran aplastar la Ley de Dios y así convertir en delincuentes a los santos: a todos cuantos se manifestaran como católicos auténticos. Imaginemos una dictadura que impusiera un pensamiento único e incuestionable, aunque mantuviera la apariencia de democracia y de pluralismo: muchas siglas pero un solo pensamiento obligatorio y unanimidad en la concepción del hombre, de la vida, del mundo. Imaginemos un sistema democrático donde todos los partidos estuvieran de acuerdo en imponer las ideas del homosexualismo político, las del feminismo radical, las de la ideología de género. Imaginemos que cuantos quisieran oponerse a esas ideas quedaran fuera de la ley y fueran considerados delincuentes por no pensar ni creer lo que piensan y creen los oligarcas tiránicos.

Imaginemos que esa oligarquía empleara todos los recursos que ofrecen los medios de comunicación y la escuela para convencer a la mayoría alienada y cretinizada (como diría mi admirado Juan Manuel de Prada) de que lo malo es bueno y lo bueno es malo. ¿Se lo imaginan? ¿Se imaginan que todas las series de televisión se dedicaran a convencerles de que lo depravado es lo normal y que lo moral resulta ridículo y deleznable? ¿Se imaginan un pensamiento único que pretendiera cambiar incluso el lenguaje: la manera de hablar y de escribir de la gente? ¿Se imaginan una sociedad dominada por las ideologías satánicas? (No tienen que hacer un gran esfuerzo: miren a su alrededor). ¿Se imaginan un mundo que negara la Ley de Dios e impusiera la inmoralidad y el pecado como normas de conducta? ¿Se imaginan un mundo que adorara a Satanás? ¿Se imaginan una inquisición satánica que persiguiera a los que adoramos a Cristo y que nos acusara de delito de odio por negarnos a renegar, por poner un ejemplo, de Rom. 1, 26? ¿Se imaginan que estuviera prohibido adorar a Dios y renegar del pecado y de Satanás?

 

Ese es el planteamiento de Scorsese en Silencio. Una inquisición laicista y satánica persigue a la Iglesia y la obliga a vivir oculta en las catacumbas. Los cristianos están perseguidos y son proscritos y martirizados, si se niegan a apostatar.

Leer más...

 

falsum

Escribe: Pedro Luis Llera.- “Jesús ya no está sentado en el Cielo en gloria y majestad. Eso era antes. Jesús está en el corazón de cada uno de vosotros y os necesita para cambiar el mundo y bla, bla, bla...”.

“¡Dios mío: dame paciencia! ¡¿Qué está diciendo este señor?!” Así empezaba la celebración de la confirmación de mi hija. Y el señor obispo, allí delante, impertérrito, aguantando el chaparrón pelagiano modernista. Quien así hablaba era un señor trajeado y de aspecto serio, que se dirigía a los presentes en nombre de los catequistas que habían preparado a los chicos para recibir el sacramento. “Te doy gracias, Señor, porque no me llamaste a ser cura ni obispo, porque si yo fuera el obispo, en este momento me lío a mamporros con el báculo y se lía parda”. A punto estuve de levantarme y largarme de la iglesia. “Gracias te doy, Dios mío, que mi hija no ha ido a catequesis con estos señores”. “No se pueden decir más herejías en menos tiempo”, pensé.
El Santo Padre critica la hipocresía a cada paso: “la doble vida viene de seguir las pasiones del corazón, los pecados capitales (lujuria, pereza, gula, ira, envidia, avaricia y orgullo: el inciso es mío) que son las heridas del pecado original”. Además, el Papa critica a los fieles que posponen su conversión personal excusándose en que “el Señor me perdonará después todo”, y siguen pecando.

Es cierto: nada peor que un hipócrita. Nada peor que quien predica una cosa y practica la contraria. Nada peor que quien exige a los demás lo que no se exige a sí mismo. Nada peor que poner pesadas cargas sobre los hombros del prójimo cuando uno mismo no está dispuesto a mover un dedo. Nada peor que llamar hipócritas a los demás cuando el hipócrita eres tú. Nada peor que juzgar o condenar al prójimo sin ver la viga en tu propio ojo. Nada peor que quien va a misa y luego se comporta como un miserable en su día a día. El Papa Francisco insiste una y otra vez en la denuncia de la hipocresía, de la corrupción, del fariseísmo. Y tiene toda la razón.

Siempre intento hacer comprender a mis alumnos -no digamos a mis hijos- la importancia de la coherencia, de la autenticidad. Es lo que antiguamente se llamaba “honor”; es decir, asumir los principios morales cristianos y vivir en coherencia con ellos, con la ayuda de la gracia de Dios. ¡Cuánto mejor sería el mundo si cumpliéramos los Mandamientos y no mintiéramos, no matáramos, no robáramos, no fuéramos avariciosos o adúlteros...!

Leer más...

Modernis

Escribe: Pedro Luis Llera.- En mi reciente artículo Contra el Modernismo, sintetizaba las características de esta herejía siguiendo los pasos de San Pío X en su Encíclica Pascendi. En otros posts, me he cachondeado abiertamente de los modernistas, como en aquel artículo que causó tanto estupor y desconcierto por los nuevos papiros supuestamente encontrados en Qumrán.

Podríamos resumir los errores de estos herejes modernistas en estos puntos:

1.- No podemos conocer a Dios mediante la razón, lo cual acaba con la catequesis y la predicación: que los niños coloreen en catequesis dibujitos ñoños. Y no les enseñemos los mandamientos ni les hablemos de salvación o condenación eternas, que alguno se traumatiza.

2.- Sólo podemos conocer a Dios mediante experiencias que susciten sentimientos religiosos. La fe es un sentimiento: no un conocimiento. Fomentemos experiencias sensibleramente emotivas: démonos abrazos y besos y toquemos la guitarrita al ritmo de Bob Dylan (the answer my friend is blowin in the wind…), John Lennon (Nothing to kill or die for… and no religion too… You may say I’m a dreamer…) o George Harrison (My Sweet Lord, Hare Krishna, Hare, Hare…). Mola.

3.- Todas las religiones son iguamente verdaderas, porque en todas se suscitan igualmente experiencias y sentimientos religiosos. Todas las religiones conducen al mismo Dios: ¿Qué más da ser católico que budista? Lo mismo es…

4.- Jesucristo no hizo milagros ni es Dios ni resucitó de entre los muertos. Eso es un invento de la Iglesia. Los milagros son metáforas y símbolos y la resurrección de Cristo es como la de Lenin: vive en el corazón de sus seguidores. Como escribía tan solo hace unos días el teólogo modernista José Arregui:

“La fe en la resurrección de Jesús no proclama que sucedieran milagros sobrenaturales, tumba vacía y apariciones físicas, sino que la vida de Jesús, su rebeldía pacífica, su fe en el futuro, su bondad feliz no quedaron sepultadas bajo una losa fría. Y que todo paso hacia el bien, por pequeño que sea y no exento de equívocos, también es pascua de la vida, como la de Jesús”.
5.- Cristo no fundó ninguna Iglesia. Él se levantó contra los poderes políticos y religiosos de su tiempo y ellos lo mataron, pero no quería fundar nada. Eso vino después y fue un invento de San Pablo y tres o cuatro más.

Leer más...

Col arriba
Correccion Disenso
Columna Contra MundumCol genealogia peruana
Columna Navegando
Columna PinceladasCol 002
Columna 09
Columna Patrimonium
Columna 11Col Dario Enriquez chico
Col Mirada legalCol 04Col Manifesto
Col morrocotudo
Col Ganzalez
Col A primera vistaCol 001Columna Pepe LaddCol dardo en el blanco
Col El higadoCol Libertad bajo palabraCol ElvisCol Homenaje RecuerdoCol 01
Col A tempo
Columna 14
Col La otraCol 02Col B CriolloCol Peruano AColumna 16Correccion Sin sendero
Col Aldea VCol 05Col Desde el solar trujillanoColumna 17Col CEPCol ENTREVISTASCol Varios

EXTRANJEROS TITULO
Extranjeros 01Correccion Pensando en voz altaCol boliviano
Extranjeros 02
EXTRANJEROS LechinCol Rusa sin BanderaExtranjeros 04Col Cubano 06Correccion Agustin LajeExtranjeros 05
Extranjeros 06
Extranjeros 07Col Venezuela futura
Extranjeros 08
Extranjeros 09Correccion Carlos Sanchez BerzainCol 03 CubanoExtranjeros 10

Si desea...

Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *