Buscar en LA ABEJA:

Viernes, 26 de Mayo 2017


Frase Cabecera 245px

Cabecera Santiago

Modernis

Escribe: Pedro Luis Llera.- En mi reciente artículo Contra el Modernismo, sintetizaba las características de esta herejía siguiendo los pasos de San Pío X en su Encíclica Pascendi. En otros posts, me he cachondeado abiertamente de los modernistas, como en aquel artículo que causó tanto estupor y desconcierto por los nuevos papiros supuestamente encontrados en Qumrán.

Podríamos resumir los errores de estos herejes modernistas en estos puntos:

1.- No podemos conocer a Dios mediante la razón, lo cual acaba con la catequesis y la predicación: que los niños coloreen en catequesis dibujitos ñoños. Y no les enseñemos los mandamientos ni les hablemos de salvación o condenación eternas, que alguno se traumatiza.

2.- Sólo podemos conocer a Dios mediante experiencias que susciten sentimientos religiosos. La fe es un sentimiento: no un conocimiento. Fomentemos experiencias sensibleramente emotivas: démonos abrazos y besos y toquemos la guitarrita al ritmo de Bob Dylan (the answer my friend is blowin in the wind…), John Lennon (Nothing to kill or die for… and no religion too… You may say I’m a dreamer…) o George Harrison (My Sweet Lord, Hare Krishna, Hare, Hare…). Mola.

3.- Todas las religiones son iguamente verdaderas, porque en todas se suscitan igualmente experiencias y sentimientos religiosos. Todas las religiones conducen al mismo Dios: ¿Qué más da ser católico que budista? Lo mismo es…

4.- Jesucristo no hizo milagros ni es Dios ni resucitó de entre los muertos. Eso es un invento de la Iglesia. Los milagros son metáforas y símbolos y la resurrección de Cristo es como la de Lenin: vive en el corazón de sus seguidores. Como escribía tan solo hace unos días el teólogo modernista José Arregui:

“La fe en la resurrección de Jesús no proclama que sucedieran milagros sobrenaturales, tumba vacía y apariciones físicas, sino que la vida de Jesús, su rebeldía pacífica, su fe en el futuro, su bondad feliz no quedaron sepultadas bajo una losa fría. Y que todo paso hacia el bien, por pequeño que sea y no exento de equívocos, también es pascua de la vida, como la de Jesús”.
5.- Cristo no fundó ninguna Iglesia. Él se levantó contra los poderes políticos y religiosos de su tiempo y ellos lo mataron, pero no quería fundar nada. Eso vino después y fue un invento de San Pablo y tres o cuatro más.

Leer más...

bfffffffffffffffffff

Escribe: Pedreo Luis Llera.- El Reverendo Aetandi Gos, teólogo islandés, experto en estudios bíblicos y en paleografía griega, latina y aramea, acaba de hacer público un descubrimiento transcendental que puede hacer que se tambaleen los cimientos de la Iglesia Católica. En una cueva cerca del Mar Muerto, en Qumrán, acaba de aparecer una nueva colección de vasijas con decenas de manuscritos en un excelente estado de conservación. Al parecer los manuscritos contienen comentarios a textos del Antiguo Testamento, pero también aparecen glosas a los evangelios sinópticos, al evangelio de Juan, al Apocalipsis y a las cartas de San Pablo. Pero lo más asombroso ha sido el descubrimiento de un quinto Evangelio: el Evangelio de Judas. Se conocía su existencia por los escritos del obispo Ireneo de Lyon en el año 180, pero no se había encontrado hasta ahora el texto original.

Reproducimos a continuación la entrevista que el Reverendo Gos concedió a la prestigiosa revista New theology on the knees.

Buenas tardes, Rev. Gos. Y enhorabuena por su descubrimiento que parece de una relevancia transcendental para la historia de la fe cristiana.

Sin duda. Los nuevos hallazgos nos obligarán a replantearnos todo lo que la tradición católica ha venido enseñando hasta la fecha.

¿Cómo se encontraron los manuscritos?

Por pura casualidad. Estaba dando un paseo por la zona de Qumrán y sobrevino una tormenta que me obligó a buscar refugio en una pequeña cueva. Apoyé la espalda contra el fondo de la cavidad y las piedras y la tierra cedieron. De pronto me encontré ante la entrada, sellada durante miles de años, de una amplia habitación abovedada repleta de vasijas. Y en aquellas vasijas, guardados cuidadosamente, aparecieron los rollos de papiro en un asombroso estado de conservación. La primera impresión me causó tal estupor que pasaron horas sin que pudiera reaccionar. Simplemente tomé un rollo de papiro y me puse a leer con la ayuda de la linterna de mi celular. Hasta que se agotó la batería, no pude dejar de estudiar los textos.

Uno de los descubrimientos más transcendentales es el rollo que recoge un supuesto quinto evangelio: el de Judas…

Efectivamente. Y no sólo eso. También aparece una biografía que nos desvela la verdadera figura de Judas, tan vilipendiada a lo largo de los siglos por la Iglesia oficial. Judas era uno de los primeros obispos, una persona de la máxima confianza del carpintero de Nazaret: nada menos que el ecónomo de la comunidad. El Nazareno no le habría delegado una responsabilidad tan importante si no confiara plenamente en Judas. Según los manuscritos que acabamos de encontrar, cuando traiciona al Maestro, Judas no hace sino cumplir un encargo del propio Jesús. Lo que Judas no sabía eran las consecuencias de aquel encargo… Judas, al comprobar esas consecuencias de la misión que Jesús le había encomendado, se arrepintió de haberle obedecido. Pero en realidad estaba cumpliendo la voluntad del Maestro.

Otra novedad importante es que Judas estaba casado…

Judas era el novio de las bodas de Caná. Según los nuevos datos de que disponemos, aquellas bodas a las que Jesús asistió con sus amigos y su madre eran las terceras nupcias de Judas. Sí, Judas era un divorciado vuelto a casar. En concreto se había casado dos veces y había repudiado a sus dos esposas anteriores. Y Jesús participa en las bodas y convierte el agua en vino. Evidentemente, estos textos dejan cerrada de una vez por todas las polémicas sobre si los divorciados pueden comulgar o no. El texto de las bodas de Caná, con los nuevos textos encontrados en Qumrán, zanja definitivamente cualquier duda. La Iglesia debe aceptar el divorcio – los judios lo admitían – y aceptar la plena participación en los sacramentos de los divorciados recasados.

Leer más...

Pio X

Escribe: Pedro Luis Llera.- El hereje modernista es el posverdadiano en católico. Obviamente, yo no soy nadie para convertirme en “martillo de herejes” ni para condenar a nadie. Para eso están los Papas y los obispos. Por eso, es preciso recordar lo que San Pio X denunciara en su Encíclica Pasciendi, escrita en 1907. Esa Encíclica lo deja todo muy clarito. Si entonces el Modernismo era un peligro, ahora estamos aún peor. Así empieza San Pío X su Encíclica:

“Jamás han faltado, suscitados por el enemigo del género humano, «hombres de lenguaje perverso», «decidores de novedades y seductores», «sujetos al error y que arrastran al error»”. (Pascendi, Introducción).

“En estos últimos tiempos ha crecido, en modo extraño, el número de los enemigos de la cruz de Cristo.[…] Guardar silencio no es ya decoroso, si no queremos aparecer infieles al más sacrosanto de nuestros deberes”.

“Lo que sobre todo exige que rompamos sin dilación el silencio es que hoy no es menester ya ir a buscar los fabricantes de errores entre los enemigos declarados: se ocultan en el seno y gremio mismo de la Iglesia, siendo enemigos tanto más perjudiciales cuanto lo son menos declarados”.

“Hablamos, venerables hermanos, de un gran número de católicos seglares y, lo que es aún más deplorable, hasta de sacerdotes, los cuales, so pretexto de amor a la Iglesia […]asaltan con audacia todo cuanto hay de más sagrado en la obra de Jesucristo, sin respetar ni aun la propia persona del divino Redentor, que con sacrílega temeridad rebajan a la categoría de puro y simple hombre”. (Pascendi, 1)

“Ellos traman la ruina de la Iglesia, no desde fuera, sino desde dentro: en nuestros días, el peligro está casi en las entrañas mismas de la Iglesia y en sus mismas venas; y el daño producido por tales enemigos es tanto más inevitable cuanto más a fondo conocen a la Iglesia”. (Pascendi, 2).

Resumimos: hay seglares, sacerdotes (y ahora yo añadiría a la lista a más de un obispo) que desde las mismas venas de la Iglesia traman su ruina. Son enemigos de la cruz de Cristo que no respetan ni lo más sagrado: ni siquiera la figura del propio Redentor. Ante esta amenaza, guardar silencio ya no es decoroso.

¿Verdad que resultan actuales estas palabras?

¿En qué consiste la falsa doctrina modernista?

1.- “La razón humana, encerrada rigurosamente en el círculo de los fenómenos, es decir, de las cosas que aparecen, y tales ni más ni menos como aparecen, no posee facultad ni derecho de franquear los límites de aquéllas. Por lo tanto, es incapaz de elevarse hasta Dios, ni aun para conocer su existencia, de algún modo, por medio de las criaturas: tal es su doctrina. De donde infieren dos cosas: que Dios no puede ser objeto directo de la ciencia; y, por lo que a la historia pertenece, que Dios de ningún modo puede ser sujeto de la historia”. (Pascendi, 4).

No podemos conocer a Dios mediante el entendimiento. De un plumazo, los modernistas se cargan la teología, el catecismo y todos los dogmas de la Iglesia.

Nada les detiene, ni aun las condenaciones de la Iglesia contra errores tan monstruosos. Porque el concilio Vaticano decretó lo que sigue: «Si alguno dijere que la luz natural de la razón humana es incapaz de conocer con certeza, por medio de las cosas creadas, el único y verdadera Dios, nuestro Creador y Señor, sea excomulgado». Igualmente: «Si alguno dijere no ser posible o conveniente que el hombre sea instruido, mediante la revelación divina, sobre Dios y sobre el culto a él debido, sea excomulgado». Y por último: «Si alguno dijere que la revelación divina no puede hacerse creíble por signos exteriores, y que, en consecuencia, sólo por la experiencia individual o por una inspiración privada deben ser movidos los hombres a la fe, sea excomulgado». (Pascendi, 4).
2.- “El sentimiento religioso, que brota por vital inmanencia de los senos de la subconsciencia, es el germen de toda religión y la razón asimismo de todo cuanto en cada una haya habido o habrá. […]Tenemos así explicado el origen de toda religión, aun de la sobrenatural: no son sino aquel puro desarrollo del sentimiento religioso. Y nadie piense que la católica quedará exceptuada: queda al nivel de las demás en todo. Tuvo su origen en la conciencia de Cristo, varón de privilegiadísima naturaleza, cual jamás hubo ni habrá, en virtud del desarrollo de la inmanencia vital, y no de otra manera”.

¡Estupor causa oír tan gran atrevimiento en hacer tales afirmaciones, tamaña blasfemia!¡Y, sin embargo, venerables hermanos, no son los incrédulos sólo los que tan atrevidamente hablan así; católicos hay, más aún, muchos entre los sacerdotes, que claramente publican tales cosas y tales delirios presumen restaurar la Iglesia! (Pascendi, 8).

Leer más...

post verdad

Escribe: Pedro Luis Llera.- Está decidido: quiero ser modernista. Después de tantos años, por fin he descubierto mi verdadero caminio. Ya está bien de verdades dogmáticas, propias de fanáticos integristas. Yo pertenezco a la Era de la Posverdad, que es la palabra de moda: la palabra del año para el Diccionario Oxford (registraré el término «posverdadiano» en la Sociedad General de Autores). ¿Que no habían oído hablar de esta palabra? ¿Que no la conocían? Están ustedes out. No están en la onda (ni buena ni mala: si la tienen buena, mándenmela). Han quedado ustedes desfasados, anticuados, carrozas, carcas… Permítanme humildemente que les ilustre: la posverdad significa que los hechos objetivos importan un bledo; lo que cuenta es lo que cada uno sienta o crea.

La posverdad representa el triunfo final del subjetivismo absoluto sobre la verdad objetiva. La validez universal de la norma moral objetiva ha quedado definitivamente abrogada. Algo es bueno si yo opino y siento que es bueno; y es malo, si siento lo contrario.

Otro tanto sucede con la percepción de la realidad. No existe una realidad objetiva, sino tantas realidades virtuales como individuos. Si yo me siento un pez y creo que soy un pez, entonces ¿por qué no voy a ser un pez? ¿Qué más da lo que diga la biología? La verdad científica no importa: solo cuenta lo que yo siento, lo que yo creo, lo que yo opino o lo que yo quiero. Esto es una especie de egolatría narcisista y hedonista. La posverdad, como diría mi buen amigo Néstor Mora, es líquida y poliédrica: es el triunfo de Matrix.

Yo quiero ser, definitivamente, posverdadiano. ¿Mandamientos, dogmas, sacramentos, doctrina? Eso ya no nos sirve. ¿Moral? ¡Vade retro! Lo bueno y lo malo no es aquello que dicta el Catecismo, sino lo que yo siento. El Catecismo, los padres de la Iglesia, la tradición, el magisterio milenario de la Iglesia están pasados de moda. No están con los tiempos: «¡Los tiempos cambian y la Iglesia tiene que estar con los tiempos!». Es que no se enteran ustedes… De verdad…

- Los rigoristas con cara de pepinillo en vinagre se empeñan en defender que todo es blanco o negro. Pero no es así. Ni hablar. Hay una infinita gama de grises y hay que discernir…

- Vamos a ver: tú, ¿qué sientes?

- Yo vivo en adulterio pero me siento fenomenal y voy a seguir teniendo relaciones adúlteras porque me siento bien así. Me fastidia no comulgar cuando voy a misa y siento que tengo derecho a comulgar.

- Pues nada… Pero, ¿no podría usted vivir en castidad y en continencia?

- ¡Huy, no! Eso perjudicaría la relación con mi pareja… A ver si me abandona por otro…

- Tiene usted razón. La comunión no es un privilegio de los santos, sino medicina para los pecadores. Comulgue usted.

- Los mandamientos, ¿no son criterios válidos de discernimiento? Yo creía que si los cumplías, ibas al Cielo y si no los cumplías, era pecado y te condenabas… Y los mandamientos dicen que ese señor vive en pecado mortal y que así no se puede comulgar…

- Así argumentan los que no han aprendido todavía que la fe es compasión y misericordia. Hay situaciones objetivas de pecado mortal que, según las circunstancias, pueden no serlo tanto y estar interiormente en estado de gracia. Entonces puedes comulgar. Lo importante no son las leyes o las normas, sino lo que te dice la propia conciencia. Los que ponen las leyes y las normas por encima del corazón son fariseos clericalistas. Como Caifás, que condenó al pobre Judas Iscariote. Pobrecillo Judas, el infeliz…

- Pero dice San Pablo que quien comulga en pecado mortal se gana su propia condenación…

- Eso era antes, cuando se hablaba del Infierno a todas horas. Los modernistas posverdadianos creemos (opinamos, sentimos) que Dios es tan bueno que nadie se condena. Dios nos perdona siempre y a todos. Todos vamos a ir al Cielo.

- Pero la confesión… ¿para qué sirve?

- Dios nos perdona siempre. Y si te confiesas, el cura te va a perdonar en cualquier caso. No hace falta propósito de la enmienda ni hay que cumplir ninguna penitencia.

- ¿Y la gracia?

- ¿Qué gracia ni qué niño muerto? «¡Otro mundo es posible!» Lo importante es que todos nos comprometamos con los pobres y con los excluidos; con los descartados de este mundo capitalista sin escrúpulos. Ahí es donde está Dios: menos rosarios, menos sagrarios y menos adoración eucarística. Eso es perder el tiempo: comprométete con una ONG que mole: si es pacifista, no violenta y ecologista, mejor que mejor. Porque el planeta, la Madre Tierra, está siendo expoliada por la voracidad de las multinacionales y quienes pagan las consecuencias del cambio climático siempre son los pobres, los excluidos, los descartados…

- Pero si el clima cambia, ¿no cambia igual para los ricos que para los pobres? Y ese planteamiento, ¿no es puro pelagianismo?

- Eso lo dice porque es usted un fascista y un negacionista. ¿Quién dice que esto sea pelagianismo?

- Alonso Gracián, por ejemplo… Luis Fernando Pérez Bustamante…

- ¡InfoCatólica!: ultraconservadores que se resisten a la primavera.

- Pero ¿lo que está llegando no es el invierno?

- ¡Rigorista! ¡Integrista dogmático! ¡Homófobo! Seguro que usted tampoco está a favor del matrimonio homosexual…

- Pero las relaciones homosexuales, ¿no estaban condenadas en el Antiguo y en el Nuevo Testamento? ¿La fornicación y la lujuria ya no son pecados graves?

- Yo bendigo a cientos de perros y gatos todos los años, ¿no voy a bendecir el amor de los gays? Lo importante es que las personas se quieran. Jesús predicó el amor. Esas páginas hay que interpretarlas en el contexto patriarcal, machista y falócrata de la época. Hoy eso ya no vale. Eso aleja a los fieles de la Iglesia. La doctrina no la cambiamos (total para lo que sirve…). Pero tenemos que cambiar la ortopráxis para adaptarnos a la Era de la Posverdad.

- Y ¿qué me dice de las adopciones por parte de las parejas homosexuales?

- Estamos contra todo tipo de discriminación. A fin de cuentas, todos los hijos son de alguna manera adoptados y da igual que lo sean por parejas heterosexuales que homosexuales.

- ¿Y sobre los vientres de alquiler y la fecundación artificial?

- Grandes avances de la humanidad que liberan del sufrimiento a tantas parejas que no podían tener hijos.

- Pero en los procesos de fertilidad se descartan muchos embriones…

- Los embriones no son seres humanos.

Leer más...

Col arriba
Correccion Disenso
Columna Contra MundumCol genealogia peruana
Columna Navegando
Columna PinceladasCol 002
Columna 09
Columna Patrimonium
Columna 11Col Dario Enriquez chico
Col Mirada legalCol 04Col Manifesto
Col morrocotudo
Col Ganzalez
Col A primera vistaCol 001Columna Pepe LaddCol dardo en el blanco
Col El higadoCol Libertad bajo palabraCol ElvisCol Homenaje RecuerdoCol 01
Col A tempo
Columna 14
Col La otraCol 02Col B CriolloCol Peruano AColumna 16Correccion Sin sendero
Col Aldea VCol 05Col Desde el solar trujillanoColumna 17Col CEPCol ENTREVISTASCol Varios

EXTRANJEROS TITULO
Extranjeros 01Correccion Pensando en voz altaCol boliviano
Extranjeros 02
EXTRANJEROS LechinCol Rusa sin BanderaExtranjeros 04Col Cubano 06Correccion Agustin LajeExtranjeros 05
Extranjeros 06
Extranjeros 07Col Venezuela futura
Extranjeros 08
Extranjeros 09Correccion Carlos Sanchez BerzainCol 03 CubanoExtranjeros 10

Si desea...

Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *