Buscar en LA ABEJA:

Lunes, 16 de Julio 2018


Frase Cabecera 245px

Vinaora Nivo SliderVinaora Nivo Slider

perrapro

Escribe: Rolando Villanueva.- Para vencer al comunismo/marxismo tenemos que entender que esta ideología es mucho más que solo terrorismo, caos y pobreza, el comunismo es la religión de los malvados, de los perdedores y de los resentidos que en lugar de aceptar las cosas o en lugar de trabajar fuerte y honradamente para cambiar su situación, buscan destruir para igualar a todos en la miseria material y moral.

Su meta es acabar con la civilización cristiana y el método que usa es la revolución. Por lo tanto para ser anticomunista es necesario ser contrarrevolucionario, hay que buscar la restauración de todo lo que la revolución, por su odio al orden natural, ha cambiado.

Hasta ahora la revolución es más conocida por la violencia física con la que ha actuado y por la miseria que ha generado a consecuencia de su errada interpretación de la economía y de la naturaleza humana, pero en vista del rechazo mundial que ha conseguido, se cambió la máscara y desde la mitad del siglo pasado comenzó con el discurso pacifista, ecologista, feminista, etc para aparentar una imagen de sensatez y bondad pero sin ocultar nunca su propósito de destruir las bases de nuestra civilización.

Los políticos de izquierda que empezaron su carrera el siglo pasado, ahora hablan menos de la lucha de clases, incluso aceptan al libre mercado como algo más o menos bueno, sin embargo se les oye defender los supuestos derechos de unas minorías que dicen haber sido oprimidas y maltratadas: Como siempre están creando enfrentamientos, inventando “víctimas” a las que puedan convencer para rebelarse contra todo y así alimentar a la revolución.

La lucha entre ricos y pobres fue un pretexto para hacer daño en el pasado, lo moderno es enfrentar a hombres contra mujeres, a homosexuales contra personas normales, a mineros contra “ecologistas” o a cualquier grupo contra otro si es que logran fabricar un pretexto para hacerlos pelear.

El principal argumento para armar los conflictos es hablar de la igualdad como una virtud suprema por la que todos debemos luchar. El comunismo no solo quiere desconocer las jerarquías naturales, también intenta que creamos que no existen diferencias entre todos los seres humanos y que la meta es igualarnos a todos.

Como evidentemente esto es imposible, los revolucionarios siempre van a tener combustible para alimentar sus desórdenes.

 

Nos equivocamos si creemos que ser capitalista es lo contrario a ser revolucionario. Hay mucha gente que hace negocios y a la vez se dedica a subvertir el orden, siempre que se mantengan dentro de la legalidad, ambas actividades pueden ser compatibles. Además, hacer una revolución es algo muy caro y de algún lado deben salir los recursos para financiar dicha empresa.

Un buen ejemplo de esto son los lugares donde se hacen abortos legales. Asesinar niños es una de las acciones revolucionarias por excelencia, es la degradación máxima de la persona y sin embargo es legal en muchas partes del mundo y es una actividad muy lucrativa.

Una de las consecuencias de la economía socialista es la creación de personas dependientes, sin capacidad para crear riqueza y que solo esperan que el gobierno les de todo por que creen tener derecho a todo sin dar nada a cambio (excepto su libertad). Esta clase de gente es altamente materialista y egoísta y son fácilmente dominables, son los esclavos perfectos que busca la revolución.

Por otro lado vemos a otras personas que confunden la prioridad de las cosas y ponen al ser humano al servicio de la economía (cuando debería ser lo contrario) y están buscando nuevas maneras de conseguir ganancias sin importar el método que usen, incluso llegan a romper el equilibrio natural que deben tener los mercados libres. Estos suelen ser los “empresarios” que viven de los favores del gobierno y están felices cuando el estado impone condiciones y distorsiona la economía.

Este tipo de gente, que también es materialista y egoista, no tiene lugar en una sociedad libre y con valores cristianos, por eso apoyan a cualquier político que tenga la apariencia de ser revoltoso.

La revolución necesita personas que no vean más allá de los bienes materiales, por eso crea caos con la economía socialista y se adapta muy bien al mercantilismo y al capitalismo salvaje.

También nos equivocamos si confundimos el concepto de libertad y creemos que esta consiste en hacer lo que nos de la gana, sin límite alguno, exceptuando el afectar a otros.

La verdadera libertad es nuestra capacidad de poder hacer el bien sin impedimento. La revolución quiere evitarlo y pretende obligarnos a probar y a aceptar lo que sea usando nuevamente el pretexto de que tenemos “derecho” a todo – claro, sin deberes por nada – y reprime a cualquiera que se oponga.

La dictadura de la corrección política resultó ser un totalitarismo tan malo como el que existió en los países con gobiernos comunistas el siglo pasado.

Asimismo la revolución actúa con mucha fuerza en el campo cultural y personal. Es de sobra conocido como las buenas maneras y el respeto al buen gusto han sido reemplazados por la vulgaridad, siendo esto un derivado directo del mal uso de la libertad individual.

Además vemos como se usa de modo diferente al lenguaje. Cambiando el significado de las palabras también se modifica la percepción de la realidad. El mejor ejemplo es la misma palabra “revolución”, ahora ser revolucionario se ve como algo bueno, como ser innovador, como ser alguien que trae progreso y la acción de ser rebelde dejó de verse como mala para convertirse en sinónimo de buscar un cambio positivo.

Incluso los conservadores decimos que vamos a rebelarnos contra la forma en que va el mundo y lo correcto sería decir que vamos a reaccionar y vamos a restaurar el orden.
Una persona bien educada difícilmente será engañada por la revolución, más bien es un enemigo peligroso para ella.

Ahora bien, para los que somos Católicos es más fácil ver de donde viene todo esto.
El primer resentido, el primero que por falta de humildad no quiso aceptar su condición, fue Lucifer y por eso armó la primera revolución. Y como resultado terminó expulsado del cielo y se convirtió en el gran perdedor que es ahora.
Por eso anda buscando a quien engañar para convertirlo en un pobre diablo como el.

Nos toca elegir entre la civilización que trae orden y belleza y la revolución que quiere destruir todo y que solo ofrece ruinas a sus seguidores.

Col arriba
Correccion Disenso
Columna Contra MundumCol genealogia peruana
Columna Navegando
Columna PinceladasCol 002
Columna 09
Columna Patrimonium
Columna 11Col Dario Enriquez chico
Col Mirada legalCol 04Col Manifesto
Col morrocotudo
Col Ganzalez
Col A primera vistaCol 001Columna Pepe LaddCol dardo en el blanco
Col El higadoCol Libertad bajo palabraCol ElvisCol Homenaje RecuerdoCol 01
Col A tempo
Columna 14
Col La otraCol 02Col B CriolloCol Peruano AColumna 16Correccion Sin sendero
Col Aldea VCol 05Col Desde el solar trujillanoColumna 17Col CEPCol ENTREVISTASCol Varios

EXTRANJEROS TITULO
Extranjeros 01Correccion Pensando en voz altaCol boliviano
Extranjeros 02
EXTRANJEROS LechinCol Rusa sin BanderaExtranjeros 04Col Cubano 06Correccion Agustin LajeExtranjeros 05
Extranjeros 06
Extranjeros 07Col Venezuela futura
Extranjeros 08
Extranjeros 09Correccion Carlos Sanchez BerzainCol 03 CubanoExtranjeros 10

Si desea...

Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *