Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Hoy Venezuela está en una encrucijada difícil. Por un lado los socialistas duros apuestan por más marxismo radical. Por el otro, los socialistas blandos pretenden apagar el fuego con los mismos viejos y gastados recursos políticos que dieron luz al chavismo. ¿Qué cambio real puede proponer Ramos Allup siendo vicepresidente en funciones de la Internacional Socialista?
Como sobreviviente del comunismo real no puedo darme el lujo de ser optimista cuando de socialismo se trata. No creo que el régimen de Maduro rompa con la naturaleza totalitaria y absolutista de un sistema que ha actuado predeciblemente por los últimos 100 años y, de suceder lo contrario, no demorará mucho en aparecer otro Chávez.
La verdadera revolución del siglo XXI es el capitalismo para todos, ese es el progreso político real. Es preciso acabar con el estatismo, el proteccionismo, el paternalismo estatal y la dependencia a instituciones burocráticas. El cambio necesario para salir del marasmo político y económico es abrirse a la libre empresa, respetar la propiedad privada y asumir la responsabilidad individual. Esa es la fórmula para detener el nacimiento de otro Chávez.