Buscar en LA ABEJA:

Martes, 21 de Agosto 2018


Frase Cabecera 245px

Vinaora Nivo Slider

congresoalicia

Gracias por darme la posibilidad de hablar en este importante foro de oradores. Yo sólo soy una madre de familia que se esforzaba por hacer un mundo mejor desde asociaciones civiles. Una madre a quien la política invadió su vida privada a través de la intromisión en la educación de sus hijos, tratando de imponerles una moral estatal con una ideología totalitaria, la ideología de género, como preconizaba el icono feminista Kate Millet que decía aquello de “lo personal es político”. Una madre que tuvo que lanzarse a la vida pública y a la política para luchar contra ella en su propio terreno y así poder expulsarla de su vida y de su familia. Y en ello estamos. (Ahora milito en un joven partido, VOX, el único en España que se opone frontalmente a las políticas de género)

Soy consciente de que tras la dimisión del ex presidente Kuczynski por un tema de corrupción económica, se ha constituido un nuevo gabinete gubernamental al que le deseo la mejor de las fortunas en su andadura por el bien del Perú y los peruanos.

Y por si pudiera ser de utilidad a la andadura venturosa de este mandato, me gustaría informar al Perú y sus representantes políticos de la situación de España. Situación a la que diversos gobiernos afines a la dictadura de la ideología de género, de forma expresa, y sobre todo, soterrada, nos han abocado a los españoles. Situación que también están viviendo gran parte de los ciudadanos de la Unión Europea.

 

Y digo que nos han abocado de forma expresa y sobre todo, soterrada porque, contra cualquier lógica, la imposición de esa ideología y las legislaciones que la consolidan se han ido sucediendo sin que, en muchos casos, apareciera en ningún programa de los partidos gobernantes pese a su enorme trascendencia en la vida y la libertad de la población. Y porque, partidos de ideario contrario a los principios que sustentan esa ideología, han apuntalado los logros de los anteriores sin dar un solo paso atrás en un camino sin retorno que parece haber sido marcado de antemano. Incluso han legislado avanzando en esa agenda liberticida.

He leído con atención el discurso de investidura del presidente Vizcarra y si algo puede resumirlo es su intención de atacar la corrupción, lo que le honra. Solo le pediría que no se circunscriba a la corrupción económica ligada al robo y la malversación de caudales públicos. Al final, y siendo grave, el dinero es sólo dinero. Mi experiencia es que hay una corrupción mucho más lesiva para los ciudadanos, y es la vulneración de derechos fundamentales a través de legislaciones aberrantes, la corrupción de los menores en la escuela a través de currículos innecesarios e ideológicos que los empujan a situaciones antes impensables y llenas de sufrimiento personal, y la devastación social y presupuestaria de tener grupos sociales privilegiados, amamantados por el dinero público y dedicados a todo lo anterior: conculcar derechos y adoctrinar menores. Grupos que dicen luchar por los derechos de mujeres y diversos sexuales y que, en realidad, luchan por consolidar privilegios y recepción de dinero público, y porque no se eliminen las causas de esos privilegios y el sustento económico que les resuelve la vida.

Corrupción a todos los niveles y ausencia de libertades fundamentales es exactamente todo lo que trae consigo la imposición de la ideología de género en los países. Precisamente porque se impone y precisamente porque hay que IMPONERLA para que triunfe. Como las dictaduras.

En el discurso del nuevo presidente se lee que se compromete a “defender la integridad física y moral del Estado y la independencia de las instituciones democráticas”. Me gustaría poder informar a todos de que hay un alto riesgo de corrupción institucional cuando se impone la ideología de género como una moral de Estado. Moral estatal obligatoria, en todos los ámbitos, por presión e intereses de unos lobbies privilegiados y altamente subvencionados por poderosos organismos internacionales. Trataré de explicarme.

La implantación de una moral estatal implica coacción e imposición, puesto que el Estado se inmiscuye en ámbitos de la privacidad personal. En España se han promulgado una maraña de legislaciones que vulneran derechos fundamentales, crean extraños delitos de pensamiento y expresión e imponen sanciones y censuras de todo tipo para conseguir esa implantación. Y muestran un poder legislativo mancillado por la traición a los intereses de los ciudadanos que les han votado.

Y si el poder legislativo se corrompe con leyes liberticidas, el ejecutivo se corrompe con su aplicación. Y el poder judicial pierde toda ecuanimidad cuando, no sólo no hay presunción de inocencia para determinados ciudadanos, sino que ha de juzgar nuevos delitos imprecisos y de imposible tipificación que, en muchos casos, dependen de la percepción del agraviado y no de hechos objetivos.

Las actitudes masculinas, la opinión sobre un comportamiento homosexual o la mención de estudios médicos y científicos respecto a la transexualidad son ahora en muchos lugares de España infracciones punibles de machismo, homofobia y transfobia.

Y cuando se mancillan los tres poderes, cuando los tres colaboran en actuar contra la Constitución y los derechos humanos fundamentales, cuando pierden su independencia en lo que respecta a temas de la ideología de género, el propio Estado se convierte en un organismo corrupto.

Veamos el caso de España.

En España hay miles de grupos que dicen defender los derechos de las mujeres sin contar con la inmensa mayoría de nosotras, que se han arrogado nuestra voz sin motivo, y comienzan a multiplicarse poderosos grupos que dicen defender los derechos de las personas LGBTI sin ninguna representatividad. Los más poderosos son afines a partidos políticos consolidados Y se les subvenciona con miles de millones de euros como si su presunta representatividad de mujeres y personas LGBTI fuera cierta. Ese dinero público se justifica en su misión de erradicar la existencia de desigualdades entre hombres y mujeres, entre homos y heteros. Desigualdades inexistentes en España que, después de miles de millones de euros, de marchas multitudinarias mujeriles y “días del orgullo” pagados con dinero público, de acceder a los menores con cursos y talleres... estos grupos afirman que esas desigualdades siguen igual, e incluso, que se acrecientan. Y es lógico: si un grupo justifica su existencia en la existencia de un problema, es el primer interesado en perpetuarlo... o en decir que sigue existiendo. Y esto es corrupción pura y dura.

Las políticas de género en España han creado un entramado de redes clientelares que luchan por su sustento y que cada vez es más difícil de desmontar. Y más caro de mantener económicamente. No dejen que esto suceda en el Perú.

En España, los lobbies de género han generadoo artificialmente problemas para presentarse como solución. Y para ello, han ocultado o manipulado datos y cifras a su conveniencia con el apoyo de los gobiernos que asumen esta ideología. Este engaño social ha llevado a la magnificación de cifras de violencia y muerte de mujeres a manos de los hombres, pese a ser España uno de los países con cifras más bajas en Europa de la mal llamada violencia de género; a la desaparición de las cifras de hombres maltratados o muertos a manos de sus mujeres; a la ocultación de niños muertos a manos de sus madres o a la imposibilidad de determinar los suicidios de hombres muertos en procesos de divorcio. NO dejen que esto suceda en el Perú.

En España, las denuncias falsas de la mal llamada violencia de género son casi inexistentes en cifras oficiales y, sin embargo, cada uno de los españoles conoce casos de mujeres que han mentido y denunciado a sus parejas para obtener ventajas en los procesos de divorcio. Imaginen la esquizofrenia entre la sociedad y los medios de comunicación que supone el que la realidad y las cifras oficiales, voceadas por estos medios, sean completamente divergentes. Y que no se pueda decir en voz alta que esto está sucediendo. Porque en España existe una ley de género para erradicar la violencia contra las mujeres que persigue al varón, que le despoja de su presunción de inocencia convirtiéndole en un maltratador genético, que no ha salvado a una sola mujer, que se ha llevado infinitos fondos públicos y que necesita de la ocultación y la mentira para justificarse. No dejen que esto suceda en el Perú.

En España se han promulgado leyes que, con el objetivo de igualar derechos de heterosexuales y personas LGBTI, vulneran la igualdad ante la ley creando una casta privilegiada por su opción sexual. Leyes que instauran nuevos delitos sin tipificación clara (a veces son sólo faltas) generando arbitrariedad y inseguridad jurídica, que imponen una inversión de la carga de la prueba dejando al acusado sin presunción de inocencia, que niegan el derecho a la libre expresión, opinión, pensamiento y culto, que autorizan a personas del colectivo a acceder a los menores para adoctrinarlos en género, que imponen conocimientos sobre la homosexualidad en todas las etapas educativas vulnerando el derecho de los padres a la educación de sus hijos en los propios valores y que, finalmente, prohíben con multas la crítica de la propia ley y con altas multas, las terapias de reasignación de orientación sexual con el consentimiento del interesado. No dejen esto suceda en el Perú.
----------------------------------------------------------------------------------

Y vamos al eje de mi alocución: Las políticas educativas, la prueba de fuego que señala el grado de libertad y de tolerancia de una sociedad. Porque si hay algo que la historia nos ha evidenciado es que los totalitarismos siempre han puesto sus sucias manos en la educación de los menores por dos razones claras: su incapacidad de ser críticos con ese adoctrinamiento al no tener bagaje vivencia, ético y cultural que les ayude a discernir y el hecho de que, una vez adoctrinados, son los que van a perpetuar el sistema transmitiéndolo a las nuevas generaciones.

Por eso es tan grave y tan determinante detectar y eliminar las intromisiones estatales en los ámbitos privados y las conciencias de los ciudadanos y, en especial, de los menores.

La salud de una sociedad democrática depende en gran medida de que no se corrompan y no pierdan su independencia los tres poderes, ejecutivo, legislativo y judicial. Sí, es cierto. Pero todo puede caer como un castillo de naipes si quienes han de sustentar ese sistema en el futuro, los niños de ahora, son corrompidos con ideologías totalitarias. Si esos futuros adultos van a subvertir los valores que inspiran los derechos humanos fundamentales porque han sido manipulados y adoctrinados en una nueva moral estatal de corte liberticida.

Una moral estatal basada en una ideología que justifica cualquier medio para conseguir sus fines, como puede ser vulnerar el derecho fundamental de los padres a educar a sus hijos según sus convicciones y valores. Y como puede ser utilizar la mentira como arma de implantación, negando la evidencia de un adoctrinamiento y no llamando a las cosas por su nombre: ideología al adoctrinamiento de género. Seguro que les suena algo de esto.

Pueden imaginarse qué tipo de resultados podemos esperar de una ideología que se implanta mediante la mentira, el engaño y la vulneración de los derechos fundamentales que garantiza y refleja la Constitución.

En España, nuestros legisladores han olvidado que la enseñanza debe ser neutral y centrada en conocimientos académicos y científicos consensuados y contrastados por la comunidad científica.

Y que la parte educativa, la que forma la conciencia moral de la persona, ha de quedar en manos de los padres, en tanto la escuela ha de ser subsidiaria de esta educación, en todo caso fortalecerla según los valores de los padres y de ninguna manera contradecirla. Y la enseñanza cada vez pierde más, en el camino hacia la imposición de la ideología de género, ese componente de instrucción pública y de conocimientos académicos para llenarse de una moral estatal nada neutral, que en muchos casos contradice los valores educativos de los padres y que exige sea impartida como algo científico e incuestionable. NO dejen que esto les suceda en el Perú.

En España, muchos padres han olvidado, o les han robado, su derecho fundamental y su obligación parental de educar a sus hijos, de transmitirles los valores que les han dado sentido a sus vidas, que les han hecho felices. Su derecho y obligación de darles las herramientas éticas que les parecen las adecuados para que tengan una vida plena y se enfrenten a los retos y problemas que esta les va a plantear a nivel personal y moral. Y han perdido, o les han robado, la capacidad de discernir lo que es un derecho y un deber, educar a los hijos, con lo que es una función asistencial del Estado, la instrucción pública, la preparación intelectual. No dejen que esto les suceda en el Perú.

En España tenemos miles de docentes adoctrinados que imparten ideología de género a los menores afirmando a niños muy pequeños que pueden ser hombres o mujeres a su criterio, lo que ha hecho crecer artificialmente el número de presuntos niños transexuales, consecuencia directa de ese engaño que ahora se impone por ley. La misma ley que quita la patria potestad a los padres que, informados por médicos y expertos científicos, ponen objeciones a las terapias de inhibidores de la pubertad, hormonales y de reasignación de sexo a sus hijos menores. La misma ley que obliga a aceptar el sexo sentido por cualquier persona sin terapias o cirugías de reasignación y su acceso a lugares de privacidad, como vestuarios y baños, bajo la amenaza de delito de transfobia. No dejen que esto les suceda en el Perú.

En España tenemos leyes que permiten la entrada de los lobbies homosexualistas a las aulas y el adoctrinamiento en una diversidad sexual que se nos ha vendido como tolerancia e inclusividad y que es una clara promoción de la homosexualidad y el lesbianismo, hasta el punto de que han aumentado exponencialmente el número de jóvenes que se definen como no heterosexuales.

En España, los lobbies feministas imparten unos cursillos para erradicar la presunta violencia de género en la que se criminalizan al varón, se genera desconfianza entre los sexos y se destruyen las parejas heterosexuales aún antes de que se formen. En las aulas españolas, con la disculpa de ayudar a la mujer, se enseña a discriminar al hombre.

En España tenemos millones de menores hipersexualizados sin que los periódicos den una sola cifra sobre un incremento de SIDA y ETS que sólo conocemos algunos y de forma accidental. En España las niñas consumen sin control y sin receta la llamada Píldora del Día Después, que ha venido a solucionar parcialmente unas escandalosas cifras de aborto consecuencia de unas clases de educación sexual contraproducentes, si no pura corrupción de menores. Cursillos que se dan cada vez a niños más pequeños y que propician el efecto que dicen querer evitar. No dejen que esto les suceda en el Perú.

Finalmente, y para cerrar esta implantación del totalitarismo de género, en España se está tramitando una ley mordaza en la que va a estar prohibido criticar este entramado, exigir los derechos vulnerados, opinar libremente sobre determinados colectivos, ejercer del derecho a la objeción de conciencia en imposiciones de género y enseñar a los menores y a los hijos otra visión de la vida, la moral y las relaciones humanas que la que impone la ideología de género. NO dejen que esto les suceda en el Perú.

Dice el Sr. Presidente Vizcarra que “quiere marcar el punto final de una política de odio y confrontación”. Y yo solo puedo avisarle de que la ideología de género, con sus nuevos delitos de odio y sus injusticias para quienes las leyes de discriminación positiva desamparan, genera odio y confrontación. Y discordia social, y persecución de disidentes. Y censura, y opresión. No dejen que esto les suceda en el Perú.

Me dicen que, a veces, desde Hispanoamérica se mira hacia España como la hermana europea, moderna y avanzada, como el referente a imitar. Desde España algunos miramos a Perú como lo que queremos volver a ser: un país de ciudadanos libres e iguales. Un país de ciudadanos que exige que se respeten sus derechos fundamentales y que está dispuesto a luchar por su libertad y la de sus hijos.

Las políticas de género no nos han hecho ni más modernos, ni más felices, ni más libres: Sólo somos más pobres (una buena parte de la enorme deuda pública de España se ha ido en esas políticas de género) estamos más divididos, somos mucho menos libres y más desgraciados a nivel personal y familiar. NO permitan que esto les suceda en Perú.

Valga mi caso para que entiendan que no pueden perder de ninguna manera su libertad y sus derechos, dejándolos en manos de los lobbies del género y los partidos políticos que los nutren y amparan. En Perú estoy hablando en el Congreso; en la moderna España no puedo ni hablar en una sala pública de un pueblo. En un local de esos centros culturales, pagados con dinero de todos, que ahora solo se dedican a permitir e irradiar la moral estatal de la ideología de género. Y no puedo hablar porque, aunque la pago con mis impuestos, me deniegan su uso, culpabilizándome sin juicio, sin presunción de inocencia, de los modernos delitos de fobias. O porque me envían grupos de aleccionados matones, jóvenes adoctrinados en el odio y el falso derecho de poder perseguir al disidente sin que nadie haga nada. Cuando la ley mordaza se imponga, la persecución social contará también con la maquinaria del Estado para acallar disidencias.

Porque, la última vuelta de tuerca de esta dictadura moral de la corrección política, es que no se puede ni criticar, ni avisar de lo que está pasando. Y se ve en el horizonte esa nueva ley en trámites que contempla la destrucción de libros, documentos y materiales que señale como “non gratos” un órgano administrativo, y no judicial, formado por personas de los lobbies. En España estamos a punto de llegar a la quema de libros, a la prohibición de autores. Al totalitarismo en nombre de la libertad. A la intolerancia más severa en nombre de la tolerancia, a la violencia en nombre de la paz y a la persecución en nombre de la inclusividad.

Porque en la implantación de la dictadura del género se puede comenzar de muchas maneras: legalizando el aborto, fortaleciendo lobbies feministas o imponiendo ideología de género en las aulas. Pero siempre se termina de la misma forma: en una dictadura de pensamiento y en una inversión desproporcionada de fondos públicos para el género, sus políticas y sus lobbies.

No lleguen ustedes a ello. Señores Congresistas: NO lo permitan.

Porque en su discurso, el Sr. Presidente dijo: “Propongo a los Congresistas un pacto social a fin de luchar contra la corrupción e impulsar el desarrollo democrático e integrador. Podemos transformar este difícil momento en una nueva etapa política”.

Si les vale mi opinión, para impulsar la democracia y la integración la vía es integrar a la familia en las políticas de gobierno para fortalecerla. La perspectiva de familia como célula social básica es imprescindible si se quiere una democracia saludable y fuerte. Porque la debilidad y desaparición de la familia, objetivo último de las políticas de género, hace necesarias más políticas asistenciales, lo que hace mayor la presencia estatal (“a menos familia, más Estado”). Esa mayor presencia del Estado en la vida privada se traduce en menos libertad (“a más Estado, menos libertad”), y a su vez la menor libertad, trae más corrupción.

NO permitan que la política entre en sus hogares. NO permitan que se eduque a sus hijos en una moral estatal que los hará esclavos. NO permitan que el Estado peruano se torne en una dictadura de género. No permitan políticas de género, perspectivas de género, enfoques de género. Todo es la misma basura: dictadura de la ideología de género.

Salí de mi casa para luchar en una guerra ideológica y cultural incruenta en sangre, pero terrible en sufrimiento para sus víctimas. Hemos perdido todas las batallas hasta ahora por incomparecencia, porque no sabíamos que estábamos en guerra. Cuando esta guerra termine, para bien o para mal, volveré a mi casa. Mientras tanto, les emplazo a todos en el campo de batalla.

Muchas gracias.
Alicia V. Rubio Calle
Congreso Peruano 20-4-2018

Col arriba
Correccion Disenso
Columna Contra MundumCol genealogia peruana
Columna Navegando
Columna PinceladasCol 002
Columna 09
Columna Patrimonium
Columna 11Col Dario Enriquez chico
Col Mirada legalCol 04Col Manifesto
Col morrocotudo
Col Ganzalez
Col A primera vistaCol 001Columna Pepe LaddCol dardo en el blanco
Col El higadoCol Libertad bajo palabraCol ElvisCol Homenaje RecuerdoCol 01
Col A tempo
Columna 14
Col La otraCol 02Col B CriolloCol Peruano AColumna 16Correccion Sin sendero
Col Aldea VCol 05Col Desde el solar trujillanoColumna 17Col CEPCol ENTREVISTASCol Varios

EXTRANJEROS TITULO
Extranjeros 01Correccion Pensando en voz altaCol boliviano
Extranjeros 02
EXTRANJEROS LechinCol Rusa sin BanderaExtranjeros 04Col Cubano 06Correccion Agustin LajeExtranjeros 05
Extranjeros 06
Extranjeros 07Col Venezuela futura
Extranjeros 08
Extranjeros 09Correccion Carlos Sanchez BerzainCol 03 CubanoExtranjeros 10

Si desea...

Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *