Buscar en LA ABEJA:

Martes, 19 de Febrero 2019


Frase Cabecera 245px

Vinaora Nivo Slider

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Y ante la situación de emergencia extrema que viven nuestros hermanos venezolanos, ¿qué hacemos en España? Adherirnos a las posiciones de la «comunidad internacional», en su cerco al régimen de Maduro; pero ese cerco está contribuyendo a estrangular al pueblo venezolano. España tiene con Venezuela una antigua, permanente, irrompible relación que tiene que sobreponerse a cualquier avatar político, incluso cuando el avatar político provoque nuestro rechazo. España no puede sumarse lacayunamente a las medidas decretadas por los Estados Unidos contra el régimen de Maduro; España debe anteponer los indestructibles lazos humanos que nos vinculan con un pueblo hermano que es sangre de nuestra sangre. Me parece excelente que se denuncien, desde las cancillerías y desde los medios de comunicación, los abusos de régimen de Maduro; pero nuestros deberes de sangre con el pueblo venezolano no pueden supeditarse a coyunturales disensiones ideológicas, mucho menos a mandatos de potencias extranjeras. España no puede permitir que en los hospitales venezolanos nuestros hermanos agonicen entre la cochambre; España no puede permitir que los jóvenes venezolanos deambulen por otros países del continente, en un éxodo atroz, asomándose a los precipicios de la delincuencia y la prostitución. España debe intervenir con urgencia, fletando barcos y aviones con alimentos y medicinas que mitiguen los padecimientos de nuestros hermanos venezolanos. Así, además de cumplir con una obligación de consanguineidad, España se investirá de una mayor autoridad en su denuncia de los abusos del régimen de Maduro.

La situación de emergencia extrema en la que vive el pueblo venezolano es un asunto de familia. España no puede ser una madre desnaturalizada que, después de casarse en segundas nupcias con un millonetis, se desentiende de sus hijos. España debe intervenir urgentemente en auxilio del pueblo venezolano, víctima de sus gobernantes y de una «comunidad internacional» que, en su obsesión por derrocar a Maduro, está permitiendo impertérrita que el pueblo venezolano se desangre y fenezca. La obligación (que es también un designio) de España es –como escribía Rubén– formar con nuestros hermanos, que son «sangre de Hispania fecunda», un «sólo haz de energía ecuménica»; y esta obligación (que es también un designio) no la puede impedir ningún avatar político. Si España ha olvidado esta evidencia es porque ha dejado de ser España y se ha convertido en una colonia lacaya de sórdidos intereses extranjeros.

Col arriba
Correccion Disenso
Columna Contra Mundum
Columna PinceladasCol 002
Columna 09
Columna Patrimonium
Columna 11Col Dario Enriquez chico
Col Manifesto
Col morrocotudo
Col Ganzalez
Col A primera vistaCol 001Columna Pepe Ladd
Col El higadoCol Libertad bajo palabraCol Elvis
Col A tempo
Columna 14
Col 02Col B CriolloColumna 16Correccion Sin sendero
Col Aldea VCol 05Col Desde el solar trujillanoColumna 17Col ENTREVISTASCol Varios

EXTRANJEROS TITULO
Extranjeros 01Correccion Pensando en voz altaCol bolivianoEXTRANJEROS LechinCol Cubano 06Correccion Agustin LajeExtranjeros 05
Extranjeros 06
Extranjeros 07Col Venezuela futura
Extranjeros 08
Extranjeros 09Correccion Carlos Sanchez BerzainCol 03 CubanoExtranjeros 10